El Barco Ebrio

*

¿Qué significa que el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, haya aceptado reunirse con Enrique Peña en Toluca? ¿Qué mensaje se envía, cómo se debe interpretara que apenas a dos horas y media de distancia se libre una de las guerras civiles más cruentas, en Michoacán? ¿Por qué Obama opina que “fumar mariguana no es peor que beber alcohol? ¿Cómo terminarán lo conflictos michoacanos? ¿Quién inventó a los Caballeros Templarios? ¿Por qué el gobierno del Estado de México ha dejado que por décadas la zona sur mexiquense este en control de distintos cárteles de la droga? ¿Qué empresarios y políticos locales se apuntan ya para trabajar en el negocio de la venta de mota, esta vez de manera legal? ¿Y quién es Obama?

 

*

Históricamente, el gobierno norteamericano ha depredado en nuestro país. Despojados de más de la mitad del territorio, a los mexicanos no nos quedó de otra que observar cómo los emprendedores gringos se ponían a trabajar para generar riquezas, que los ha convertido en el país que ahora son. Dos de las explicaciones más sencillas que responden sobre el origen de las riquezas de EU señalan que gracias a la esclavitud y al despojo de tierra su economía se apuntaló. Luego vinieron los factores legales, el maquillaje y el trabajo continuo, la esclavitud y el despojo disfrazados de otra cosa, pero en esencia iguales.

 

*

Y lo que Estados Unidos es ahora no se diferencia mucho de una sociedad paramilitarizada, llena de miedo, fascistoide, por mucho que un discurso tragado con chocolate Abuelita nos haga creer en libertades y bondades adquisitivas como suplementos. Al final, tener como tienen los gringos significa carecer de algo. No son un país, son un conglomerado de empresas, grandes y pequeñas, empeñadas en obtener dinero hasta de las piedras, y su sociedad se desarrolla en una confusión de términos y cristales de un solo lado adecuados convenientemente. La idílica forma de vida norteamericana le ha costado a México las 60 mil muertes relacionados con el narco en el sexenio de Calderón y las 15 mil o poco menos en la administración de Peña Nieto. Una nación narcoléptica o que necesita de sustancias para activarse no ha dejado de participar en el negocio de las drogas. No tendría por qué convertirse en un ente pasivo, que sólo consume. El poder o parte de él se encuentra en ese comercio y no es necesario compartir. Se necesita, sí, mano de obra, camaradas que trabajen el campo y se maten para producir. Aquí y allá. Obama, un presidente negro que al principio daba la impresión de favorecer a los desposeídos –el hecho de ser negro no garantiza ni un ápice- es como todos los mandatarios gringos. Apegado a una agenda bélica y económica, Obama se parece más a Vicente Fox que a Luther King y como tal se comporta.

 

*

 

Toluca hace historia, dice la alcaldesa priista Martha Hilda González Calderón, quien se ha empeñado en que al menos las calles del centro de la ciudad luzcan impecables, sin agujeros, transitables, remozadas para que el mandatario gringo las reconozca y se lleve una grata impresión. Obama conoce la ciudad. Sabe su problemática y quién es Peña Nieto y el Grupo Atlacomulco. Nada va a cambiar porque no le toquen baches. Al menos por un rato los ciudadanos podrán transitar de mejor manera o eso dicen.

 

*

La alcaldesa Martha Hilda se ha pasado este mes en reuniones con diferentes sectores sociales. Desde poetas o escritores hasta vecinos enojados porque su colonia es de lo más peligrosa cuando antes no era así. A algunos les ha abierto las puertas de su administración y los conmina para que presentes proyectos de todo tipo. No pierde ocasión para proyectar un video sobre el modelo educador que quiere que se aplique en la ciudad. A veces no le alcanzan las palabras para convencer a la gente, ni siquiera para explicar. Sin embargo, hace su lucha. Los  vecinos de las colonias Granjas, Federal y Morelos le hicieron saber, en una reunión, que la delincuencia tiene tomada aquellos barrios, que todos los días había asaltos, balaceras y hasta secuestros. Casi de inmediato llegó la respuesta de la alcaldesa. Más patrullaje, policía permanente, luces de la calle encendidas, papelería con logotipos de “Mi vecino me vigila” y una serie de pequeñas acciones que por lo pronto han devuelto cierta tranquilidad. Esperemos que dure.

 

*

Algunos operativos anticrimen se han implementado en arterias de la ciudad, sobre todo en Paseo Tollocan y avenida Las Torres. Los policías detienen a camiones urbanos con métodos singulares. Un oficial, desde abajo, y que no pone un pie dentro de la unidad, invita a los usuarios a bajarse para ser revisados. No se asusten, es por su seguridad, no pasa nada. Pero un testigo afirma que esa forma de actuar permite que quienes porten droga y armas puedan pasarlas sin dificultades, porque simplemente las dejan en sus asientos, bajan son revisados, vuelven a subir y siguen su camino. Los operativos policiales son una bomba de tiempo porque están diseñados solamente para meter miedo.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s