El Grupo Hidalgo

* “Jesús Murillo ha sido un político con mucha suerte. El domingo 18 de febrero de 2007 llegó a la Secretaría General del PRI, haciendo mancuerna con la tlaxcalteca Beatriz Paredes Rangel, quien ganó la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) priista. Todo parecía perfecto, hasta que, en algunos estados, se denunció el regreso —si alguna vez se fue— del viejo estilo del PRI, empezando por el acarreo”, escribe el periodista Francisco Cruz en el libro Los Golden Boy’s”, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz Jiménez

A su paso por la gubernatura hidalguense, Jesús Murillo dejó “algunos” muy amargos recuerdos, por la proliferación de presuntos negocios personales y otros entuertos que propiciaron, por ejemplo, que la tercera semana de mayo de 2007 unos 160 comuneros de Dios Padre “invadieran” y recuperaran las tierras del rancho Damasco, en el corazón del Valle el Mezquital, cuya propiedad se atribuyó a Murillo Karam, y que se mantenían en litigio en los tribunales agrarios federales.

Las tierras se mantenían en litigio desde finales de la década de 1940, pero aquel mayo de 2007 los comuneros se enteraron que, de pronto, ya tenían dueño. Un mes antes, los comuneros habían lanzado una pregunta que nadie supo cómo responder: ¿a quién le debe dar preferencia la ley, al comunero huarachudo o a los políticos?”.

La propiedad se disputaba a balazos desde principios de la década de 1970 pero nadie, por lo menos no en el gobierno hidalguense, quiso recordar que la región Dios Padre fue decretada propiedad comunal por una resolución presidencial de 1947. Y luego se hizo público que el “nuevo” dueño del rancho damasco era un personaje conocido como Alejandro González Murillo, sobrino del entonces secretario general del PRI y ex gobernador hidalguense, Jesús Murillo Karam.

Los comuneros también volvieron la vista a Roberto Pedraza, suplente de Murillo Karam en el Senado, como presunto operador de la compra del rancho de la discordia. El “litigio” público llegó a la prensa del Distrito Federal. Emilio Ruiz, del periódico Reforma escribió el 8 de abril de 2007: “Pedraza es el hombre fuerte del PRI en el Valle del Mezquital y líder moral del Consejo Supremo Hñahñú. Ha sido presidente municipal y legislador por Ixmiquilpan. Cada primero de mayo celebra su cumpleaños en Dios Padre con miles de invitados.

Aun sabiendo los políticos que estaba en conflicto, porque es comunal, lo compra el sobrino de Murillo Karam. Se sabe que quien está detrás de esta operación es Roberto Pedraza, afirma Manuel Canales, abogado de los comuneros. […] El Rancho, si bien está dentro de un terreno comunal, tiene también un ‘certificado de inafectabilidad agrícola’ expedido por la Presidencia de la República en 1946, un año antes de que todo el terreno fuera decretado como régimen comunal. […] Según González Murillo, el certificado de inafectabilidad ampara su propiedad. La tendencia es muy clara que va a salir la sentencia a favor mío”.

Murillo ha sido un político con mucha suerte. El domingo 18 de febrero de 2007 llegó a la Secretaría General del PRI, haciendo mancuerna con la tlaxcalteca Beatriz Paredes Rangel, quien ganó la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) priista. Todo parecía perfecto, hasta que, en algunos estados, se denunció el regreso —si alguna vez se fue— del viejo estilo del PRI, empezando por el acarreo.

Para amarrar el “triunfo”, en estados como Durango, por ejemplo, se apalabró a los consejeros políticos estatales. Se les acuarteló en un desayuno. Al término, el gobernador Ismael Hernández Deras, hizo sentir su malestar por la chamaqueada: “es una falta de respeto, no estamos tratando con retrasados mentales ni estamos tratando con gente que no tenga capacidad política para reflexionar su voto, ¿usted cree que con un desayuno, con un acarreo a un consejero (se pueda influenciar el voto)? Pues es una falta de respeto a la gente de nuestro partido”.

En Oaxaca, escribieron Claudia Salazar y Claudia Guerrero, del periódico Reforma, “el gobernador Ulises Ruiz también desayunó con los consejeros de su entidad en un hotel cercano a la sede del tricolor y después se los llevó a votar. Durante una hora, Ruiz se reunió con 445 de los 635 consejeros de Oaxaca, y lo acompañaron el presidente del Congreso local, Bulmaro Rito; el dirigente estatal de la CNC, Elpidio Concha Arellano, así como legisladores federales y funcionarios de su gabinete. Al filo de las 12 horas, Ruiz encabezó la caminata del hotel al edificio del tricolor, acompañado por unos 50 consejeros priistas”.

Paredes, con su compañero Murillo, triunfó en 26 de las 32 entidades.

Situaciones de esa naturaleza no le eran desconocidas al ex gobernador hidalguense. El 23 de febrero de 1998 el senador José Guadarrama lo responsabilizó de un fraude interno para imponer a Manuel Ángel Núñez Soto como candidato priista a la gubernatura de Hidalgo.

“He demandado que se le retire el registro a Núñez porque, con el gobernador Murillo, son los responsables de un fraude grotesco en Hidalgo. […] Voy a luchar por la democracia en el estado, a luchar en el interior del partido y ante las últimas instancias”.

La suerte de Murillo persigue a su paisano Miguel Ángel Osorio Chong, un político de mano dura, clave en el reclutamiento de gobernadores para lograr el apoyo a la candidatura presidencial de Peña. También fue fundamental en la estructura de promoción del voto. La periodista Martha Martínez, del periódico Reforma, encontró que Osorio es el enlace entre la vieja clase política priista, como lo escribió el 9 de septiembre de 2012.

“Durante la campaña presidencial fungió como coordinador de Diálogo Político, desde donde operó la comunicación entre Peña y los gobernadores priistas. […] Ya como parte del equipo de Peña, el 5 de junio de 2012 fue artífice de uno de los eventos más comentados durante la campaña del mexiquense: la presentación de Concertación Mexicana, un grupo de políticos que habían militado en el PAN y el PRD y que a partir de ese día se sumaron formalmente a las filas del equipo peñista. Entre los integrantes de ese grupo se encuentran René Arce, Lía Limón, Víctor Hugo Círigo, Ramón Sosamontes y dos ex dirigentes nacionales de la oposición al PRI: el ex panista Manuel Espino y la ex perredista Rosario Robles, ambos expulsados de sus partidos”.

Pupilo de la lideresa sindical Elba Esther Gordillo, Osorio y su equipo operativo —entre ellos Eugenio Ímaz, David Hernández Madrid, Cuauhtémoc Ochoa y Alejandro Márquez— fueron claves en la campaña de Eruviel Ávila Villegas y el aislamientos que sufrió su rival el izquierdista Alejandro Encinas Rodríguez. En julio de 2011, Ávila ganó la gubernatura mexiquense con una mano en la cintura.

El equipo compacto de Osorio lo complementaba la diputada Nuvia Mayorga Delgado, secretaria de Finanzas en el sexenio de Osorio; Paula Hernández, ex secretaria estatal de Obras Públicas y Alma Carolina Viggiano Austria, esposa de Rubén Moreira, (ex) gobernador de Coahuila. Esta última fue incluida como coordinadora de Vinculación con Organizaciones de la Sociedad Civil en el equipo de transición presidencial de Peña.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s