Las apariencias engañan

* Quienes escuchan heavy metal tienen más tendencia a ser agresivos o que incluso tienen un mayor riesgo de suicidarse. Y sin embargo, más allá de los estereotipos, podríamos estar frente a un superdotado que intenta deshacerse de todas las tensiones y relajarse.

 

Ascenet Garduño

La música revela nuestra personalidad, nuestros ideales, visión del mundo y nuestra psicología. El psicólogo Viren Swami y un grupo de investigadores de la Universidad de Westminster, en Londres, Inglaterra, publicaron los resultados del estudio llamado Metalheads: la influencia de la personalidad y las diferencias individuales en la preferencia por el heavy metal”, donde además de intentar derribar algunos de los fuertes estereotipos que existen hacia los fanáticos de los estilos musicales derivados del metal, intenta un retrato psicológico de los metaleros, quienes tendrían “una peculiar constelación de rasgos en la personalidad”, de acuerdo al modelo de los cinco grandes y la teoría del rasgo.

Un total de 414 personas participaron en el estudio, 219 mujeres y 195 hombres, todos ellos británicos, quienes se sometieron a una sesión de escucha de 10 pistas musicales de diferentes estilos de metal contemporáneo extremo (desde heavy metal a metalcore, thrash, death, black, etc.), con una escala de 7 puntos que iba de “extremo desagrado” a “extremo agrado”.

Una vez culminaron, los participantes también completaron pruebas del modelo de los cinco grandes de personalidad, el cual revela las actitudes de cada individuo frente a la autoridad y sus máximas figuras, la autoestima, las necesidades de singularidad y la religiosidad.

 

Los resultados: la individualidad y el rechazo a la autoridad

 

La evidente coincidencia entre la preferencia musical de los participantes con el modelo de la personalidad de los cinco grandes no fue algo que sorprendiera a Swami. Numerosos estudios han demostrado la fidedigna y fiable asociación entre la personalidad y la subjetividad de los individuos y sus preferencias musicales, pero no en forma específica y detallada. Es decir, que hasta entonces esas preferencias no se habían analizado a niveles tan específicos de acuerdo a subgéneros musicales, como el metal extremo.

Los resultados fueron muy claros y demostraron que las composiciones más extremas, con los riffs de guitarra más “pesados”, de ritmos complejos y tiempos fuera de lo común, con bruscos cambios a pasajes intenso y melódicos, así como cantos caracterizadas por “gritos, chillidos y gruñidos”, eran de más agrado para quienes marcaban un claro pasaje a lo que en psicología se conoce como la apertura a la experiencia. En otros términos, el gusto por estas características musicales coincidía con las actitudes más negativas y de rechazo hacia la autoridad, la baja autoestima, una mayor necesidad de singularidad y un fuerte desapego por la religiosidad.

Los investigadores resumieron que “nuestros resultados confirman informes anteriores sobre el hecho de que la apertura se asocia con una preferencia por el rock pesado y el heavy metal, incluyendo subgéneros “nonmainstream”. En la explicación se ha sugerido que los individuos que puntúan alto en la apertura muestran una preferencia por la intensidad, la variedad, la complejidad y el sector más extremo y menos convencional del heavy metal.

“[…] también mostraron que los individuos con actitudes más negativas hacia la autoridad institucional eran más propensos a mostrar una preferencia por las pistas de metal extremo. En general, esto es consistente con la descripción de los fans de heavy metal como habitar una subcultura de la alienación, que se traduce en una oposición a la autoridad y a la sociedad en general… Es posible, por ejemplo, que el heavy metal pueda evocar imágenes referentes que son inherentemente antiautoritarias o la señal de una rebelión contra la cultura dominante. En este sentido, las personas que tienen actitudes más negativas hacia la autoridad pueden mostrar una preferencia por el metal extremo precisamente porque expresa su descontento con la autoridad.

“Los encuestados que mostraron una mayor preferencia por las pistas de metal en el presente estudio también eran más propensos a tener baja autoestima y una mayor necesidad de la singularidad. En el primer caso, es posible que las personas con autoestima relativamente baja se sientan atraídas por el metal pesado debido a que este estilo de música permite una purga de los sentimientos negativos. La catarsis ofrecida por el metal, a su vez, les ayuda a aumentar la autoestima y promover autoevaluaciones positivas entre los que de otro modo, la baja autoestima podría preponderar.

“Las personas más cercanas a la apertura a la experiencia tienen una marcada tendencia a sentirse a gusto con las formas más complejas, intensas, interesantes y estimulantes de la música y el metal es sólo una de esas varias formas”, termina señalando Swami.

Un artículo de la revista Muy Interesante, de enero del 2013, afirma que las personas que escuchan este tipo de música tienen más tendencia a ser agresivos o que incluso tienen un mayor riesgo de suicidarse. Y sin embargo, más allá de los estereotipos, podríamos estar frente a un superdotado que intenta deshacerse de todas las tensiones y relajarse. Al menos así lo cuenta un estudio de la Universidad de Warwick. Tras preguntar a más de mil estudiantes con altas capacidades intelectuales, encontraron que el rock era el estilo musical preferido por chavos de entre 11 y 18 años. Aquellos estudiantes comentaron que utilizaban el heavy metal para alcanzar una catarsis, como una forma de superar sus emociones negativas y afrontar la presión académica a la que estaban sometidos.

 

¿Escuchar heavy metal es propio de personas inteligentes?

 

Un trabajo presentado en la 18th Annual Conference of the Association for Psychological Science, en Nueva York, mostraba que las personas que preferían la música alternativa, el rock y el heavy metal obtuvieron puntuaciones más altas en una medida objetiva de inteligenciaEran particularmente mejores en la capacidad de abstracción. Los autores del trabajo plantearon la posibilidad de que esto se debiera a la mayor frecuencia de metáforas y lenguaje abstracto que existe en las canciones propias de este estilo, al que están expuestos de forma recurrente los fans.

 

¿Cómo son los “rockeros” y los “metalheads”?

 

El rock, la música alternativa y el heavy metal fueron definidos en otra investigación como música “intensa y rebelde”. Según este estudio, preferir este tipo de música se asocia con frecuencia a ciertos rasgos de personalidad como estar abierto a experiencias nuevas, disfrutar con el riesgo y ser físicamente activo. Sin embargo, no encontraron relación con el neuroticismo, como sería esperable según los estereotipos que asocian este estilo musical con las emociones negativas.

En definitiva, lo que está claro es que las apariencias engañan.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Calendario

  • Buscar