De cómo los Hombres X reescribieron el presupuesto de egresos de Eruviel Ávila

* Pareciera que Pensar en Grande, cualquier cosa que signifique la frase, no radica en gobernar y administrar a la entidad más rica del país, sino en meterse a hacer películas de dinosaurios y viajeros temporales. Bueno, ni siquiera sería negocio robar ni darles permiso y protección a los cárteles del narcotráfico para realizar sus actividades. Nada. Nada. La realidad mexiquense es aplastada en media patada por la uña más pequeña del infame Godzilla, destructor de ciudades y sueños guajiros.

 

Miguel Alvarado

Los Hombres X van al pasado para arreglar el presente de los mutantes y de paso el futuro, cualquiera que sea, del ser humano que los maltrata tanto. Bien chillones, se dedican a la trata de tiempo como si fueran empleados de Slim o de Movistar jugando con las recargas de los inocentes suscriptores. En fin. Una baratija de guión es proyectada con la potencia de 200 millones de dólares como presupuesto inicial y el resultado es un circo volátil capaz de transportar por los aires estadios enteros de beisbol y revivir al maligno Richard Nixon, además de dar una explicación así como de paso, del asesinato de JFK, a quien Magneto, el terrible Erick Lehnsher califica como “igual a nosotros”. ¿Igual a nosotros? ¿Entonces es verdad que JFK revelaría el complot Illuminati de reptilianos y anunnakis para controlar el universo? ¿Pero iguales a nosotros? ¿Era el admirador número uno de la señorita Marilyn tolerante con los mexicanos? ¿Hay mutantes mexicanos, que no sean zetas, templarios, alfredos castillos o papás pitufos? Porque si los había, chin. Cuántas dudas, diosanto.

Volviendo al entorno cinematográfico, doscientos millones de dólares sirven en Toluca para que la universidad estatal opere dos años sin problemas o para que el ayuntamiento local resuelva los problemas de presupuesto por el mismo tiempo. Tal vez alcanzaría para reparar todas las calles con baches de la ciudad y pavimentar las terracerías. Podría usarse para resolver problemas de distribución de agua potable y otras lindezas. Doscientos millones de dólares son, al tipo de cambio del 3 de junio del 2014, 2 mil 650 millones de pesos.

El costo de otro megablockbuster, Godzilla, fue también de 200 millones de dólares, otros 2 mil 650 millones de pesos. Así pues, tenemos que con dos películas gringas medianamente malonas porque no tienen ningún tipo de actuación, matices histriónicos y ni siquiera fotografía que no pase por efectos especiales, juntamos 5 mil trescientos millones de pesos. Sólo en dos películas. Una lana, señores.

Por ejemplo: el presupuesto para el Poder Judicial en el ejercicio fiscal de 2014, “importa un monto de 2 mil 817 millones 302 mil 370 pesos”, que Godzilla y Wolverine aprobarán y ya no habría que ir a Coppel ni al Banco Azteca a pedir prestado.

El DIF, que dirige Isis, la dinámica hija de Eruviel Ávila, gasta al año 101 millones 515 mil 400 pesos, que bien les puede donar el profesor Charles Xavier, que hasta inválido extiende el cheque.

El pago por el Servicio de la Deuda en la entidad es de 3 mil 914 millones de pesos, que puede congelar hasta en el refri el simpático Iceman.

La Secretaría del Agua y Obra Pública tiene en su haber 5 mil 486 millones 534 mil 652 pesos, una bicoca para The Beast y su piel azul bien fashion.

La Secretaría de Salud tiene un gasto autorizado por mil 7 millones 919 mil 147 pesos, ni para el catarro del temible Cíclope.

El Instituto Electoral del Estado de México accede a 640 millones 345 mil pesos.

Radio y Televisión Mexiquense, con todo y los pagos al presentador Ricardo Alemán, apenas tiene designados 207 millones 858 mil 630 pesos. Los datos, proporcionados por el gobierno del Estado de México, pueden consultarse enteros en la dirección web http://www.edomex.gob.mx/legistelfon/doc/pdf/ley/vig/leyvig084.pdf, que todavía no está “protegida” por Transparencia.

Pareciera que Pensar en Grande, cualquier cosa que signifique la frase, no radica en gobernar y administrar a la entidad más rica del país, sino en meterse a hacer películas de dinosaurios y viajeros temporales. Bueno, ni siquiera sería negocio robar ni darles permiso y protección a los cárteles del narcotráfico para realizar sus actividades. Nada. Nada. La realidad mexiquense es aplastada en media patada por la uña más pequeña del infame Godzilla, destructor de ciudades y sueños guajiros.

¿En serio el presupuesto de dos películas chafas resolvería parte de los problemas sociales de los mexiquenses? Pues sí, siempre y cuando ese dinero no lo administraran el Grupo Atlacomulco ni el hombre que piensa en grande, más grande que todos los demás juntos.

México es, pues, un patio trasero donde los gringos tiran sus cáscaras y basura.

¿Pero de dónde sale un presupuesto, allá en Hollywood, tan bestial, al menos para el pobre Estado de México? Mientras ellos hacen sus peliculitas financiadas por la milicia y las ganancias globales del negocio de la droga y el lavado de dinero vía Wall Street, acá en la entidad sucede lo más cercano al realismo mágico del muerto García Márquez, a quien le faltó conocer los presupuestos estatales para redondear sus macondos recónditos y sus años larguísimos de soledad inenarrable.

Por ejemplo, y en lo más superfluo pero bizarro de todas maneras, la Orquesta Sinfónica del Estado de México tocará los éxitos de Belanova, un grupo que tocan algo así como… aahh… mmhh… esteeeee… algo así como música pop electrónica, en alguna gira bien chida que le armaron las autoridades. ¿Cuáles? Pues quién sabe, pero ahí estará el ínclito Bátiz o alguna otra personalidad tan imponente como él echándose a la batuta clásicos como Rosa Pastel. Y, bueno, no es de risa pero casi. Hace cuatro años el periodista Jenaro Villamil escribía que “más de diez mil millones de pesos de diferencia existen entre el presupuesto de egresos aprobado para el ejercicio del 2010 en el Estado de México y el presupuesto autorizado de las distintas dependencias gubernamentales mexiquenses, de acuerdo a la propia información de las páginas de transparencia del mismo gobierno”.

Y luego apuntaba, vil como es, que “el Congreso local no aprobó presupuesto alguno para el Conservatorio de Música del Estado de México, pero en internet aparece que tiene 26 millones 156 mil pesos de presupuesto autorizado, de los cuales ya ejerció 12 millones 432 mil pesos hasta junio de 2010. Caso similar es el de la Orquesta Sinfónica del Estado de México que no tuvo partida presupuestal del Congreso, pero ejercerá 99 millones 209 mil pesos para este año”. Uts. Que les toquen una de Belanova.

Y bueno, la cosa es que Godzilla es la ley. Es el rey de los monstruos y los Hombres X son los superhéroes más chidos del Universo Marvel, aunque sus películas apestan pero nada que no pueda verse sin palomitas o refresco. Los gringos apendejan, ya se sabe, su pueblo ha llegado a creer que efectivamente aquellas entelequias existen, funcionan, encierran el significado de la vida y la muerte y uno puede ser feliz atrapado en un gas expelido por el tal Godzilla.

Mientras Eruviel se va o no se va, la cosa es que con dos presupuestos de cine le pueden romper a uno la santa madre. ¿Cuánto les costará invadirnos, pero ya en forma, con declaración de guerra y toda la cosa?

La suerte está echada. Godzilla para diputado y Logan a la Secretaría General de Gobierno. Pero esperen, ya están allí, trabajando.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s