Niños malos

* Hasta el 2012 el gobierno de Eruviel Ávila en el Estado de México reconocía 207 casos de bullying en escuelas públicas. Para una entidad que inscribe 3 millones de alumnos y gasta en educación, cultura y bienestar social 67 mil 708 millones 496 mil 814 pesos, esos casos no significan nada. Datos de asociaciones civiles señalan, por ejemplo, que 7 de cada 10 alumnos padecen bullyng en Neza.

 

Miguel Alvarado

En el 2004 el sitio web lajaula.net logró atención nacional cuando abrió un espacio para lo que ahora se denomina bullyng. Allí, alumnos de escuelas secundarias y preparatorias del Distrito Federal y el Estado de México publicaban una realidad hasta entonces soslayada en las instituciones educativas. Los estudiantes ventilaron todo. Con nombre y apellidos. Incluyeron relatos sexuales, golpizas, trampas, corrupción de maestros, problemas personales hasta de los directores. Diseñada por dos jóvenes, lograron la afiliación de casi mil escuelas antes de que fuera cerrada en el 2010. La página, sin embargo, no era la única ni la primera, aunque sí la más popular porque los usuarios se dieron cuenta del medio que representa internet. Pronto, videos de peleas entre niños fueron masificados en sitios como Youtube y redes sociales como Facebook y Twitter reproducían un tipo de violencia que explica una parte del entorno mexicano como reflejo agrandado del Estado de México.

Aquella jaula.net fue desarrollada por la empresa Iolek Networks en el año 2000, propiedad de los hermanos David y Carlos Hernández, chilangos veinteañeros cansados de que en su escuela, la ULA, reprimieran su derecho a expresarse libremente en aquel entonces.

Iolek fue relacionada con otra jaula, wwwlajaula.com, sitio pornográfico y pederasta que ya fue cerrado por la policía cibernética, hace unos años. Según los Hernández, no tuvo nada que ver con ella, pero sí con sitios de pornografía para adultos, http://www.zorritas.com, http://www.muypenetradas.com, http://www.blancasexxx.com, y http://www.curiosas.com”, de la cual los hermanos eran dueños.

Sus usuarios eran alumnos de las escuelas más reputadas. En Toluca, por ejemplo, estaban representados el Colegio Argos, la Paideia, el Instituto Universitario del Estado de México (IUEM), la Universidad del Valle de Toluca y el CENCA, instituciones particulares, pero también la Universidad Iberoamericana, los campus del Tec. de Monterrey en el estado e incluso la UNAM y las de actuación de Televisa y TV Azteca, así como las facultades de las universidades públicas mexiquenses. En Toluca, la jaula.net permitió, a pesar de todo, que los alumnos denunciaran hasta el tráfico de drogas intramuros, la corrupción de profesores y hasta de padres de familia. Pero poco a poco los contenidos fueron derivando en la violencia entre alumnos. Además de lajaula.net, otros espacios se desarrollaron a la par, como elforo.net, que mutó en hoyligo.cc, webiinn y el suronline, además de schoolfusion. Algunas de estas páginas incluían fotos, audio y planes de expansión, como crear una revista universitaria. Además promovían eventos entre escuelas, como la del elsuronline.com y losdelnorte.com, que buscaban a la chica más atractiva, situación que se presentó durante tres años y que involucró a las escuelas más prestigiadas de Monterrey.

La flexibilidad de las redes sociales es pasmosa. Sicarios o narcotraficantes como el “Broly” Banderas, guardaespaldas de la Tuta, se ha convertido en un fenómeno viral, algo así como killer star en facebook. También Claudia Ochoa Félix, “La Emperatriz de Los Antrax”, un cártel ha acaparado espacios virtuales en Twitter, donde se autopromociona y evidencia una vida de “lujos, armas y sex appeal”. Ni siquiera se sabe si estos personajes son reales o pertenecen solamente al imaginario de alguien o algunos que, como en lajuala.net, comenzaron “jugando”. Los mensajes, sin embargo, son enviados y se interpretan de miles de formas.

El bullyng, que significa abusivo o “manchado”, y que no sino la forma anglosajona de describir a rajatabla la violencia escolar, no es nuevo y ni siquiera es mayor que antes. Pero ahora hay diferentes formas para enterarse de eso. Internet con sus redes sociales y el anonimato han permitido difundir con toda crudeza la realidad escolar pero también la doméstica, donde la violencia es tan cotidiana como un partido de futbol. El hambre, la miseria, la escasa comprensión de los valores fundamentales y la impunidad que permea desde las cúpulas del poder y las instancias gubernamentales, volviéndose ejemplos y aun condiciones para sobresalir, tener éxito.

En el 2003 todavía no se hablaba de asesinatos. El hecho de cerrar espacios como lajaula.net no significaba que la violencia desaparecería. Al contrario, bastaron 10 años para que al menos en el Estado de México se asistiera a casos patéticos de violencia contra niños que implicaba ya que los propios alumnos eran los sicarios, y otros escenarios donde los padres o parientes se convierten en verdugos.

Hasta el 2012 el gobierno de Eruviel Ávila en el Estado de México reconocía 207 casos de bullying en escuelas públicas. Para una entidad que inscribe 3 millones de alumnos y gasta en educación, cultura y bienestar social 67 mil 708 millones 496 mil 814 pesos, esos casos no significan nada. Datos de asociaciones civiles señalan, por ejemplo, que 7 de cada 10 alumnos padecen bullyng en Neza. El diario electrónico Alfa en Toluca advierte sobre la muerte de tres niños que “sucedieron meses después de la puesta en marcha por el gobierno del estado de uno de los programas para combatir ese tipo de violencia en colegios, que contemplaba la implementación de un especialista en cada una de las 10 mil 500 escuelas para atender el fenómeno, un número gratuito de asesoría y atención, además del levantamiento estadístico de casos”.

Uno de ellos relata que un alumno de 13 años, Ricardo Alvarado Ordóñez, fue baleado por un compañero en Atizapán, Édgar Yoevani, en presencia de otros niños y la maestra, el 6 d emayo del 2014.

En San Mateo Atenco una niña llamada Tania murió cuando sus agresoras le encajaron un lápiz en el cuello, en mayo del 2012. Y finalmente se hizo público que un niño de Jilotepec, Oswaldo Joaquín Correa Romero, de 11 años, fue asfixiado por sus compañeros en una escuela de primaria. Al menos los dos últimos casos han sido negados o embrollados por autoridades escolares y el propio gobierno estatal. Más de tres mil casos en el DF y Edomex estaban denunciados o registrados, en los últimos cuatro años, según el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración de Justicia del Distrito Federal.

En Valle de Chalco, dice Reporteros en Movimiento, la bebé de dos años, Violet, fue masacrada y muerta por su padrastro, Jonathan Alonso Ramírez Teololtitla, el 11 de abril del 2014.

El gobernador mexiquense Ávila reacciona como casi siempre lo hace ante cualquier eventualidad. Uno de los mandatarios más grises, ocupado en políticas internas y proyector personales, afirma del bullyng que “no queremos más problemas relacionados con el bullying, al contrario, nos pronunciamos en favor de una cultura de la paz, de una convivencia armónica, en todas las escuelas del Estado de México y de todo México”.

Cualquiera pudo decirlo en la más elemental de las retóricas. Pero Ávila es así, pues lo mismo le sucedió con el tema de los 922 feminicidios en la entidad, donde su administración afirma que hay cosas más graves que atender. “Gobernador, ¿cuándo va a recibir a las víctimas de feminicidios?”, se le preguntó al mandatario en una conferencia de prensa donde él y el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, eran los protagonistas, luego de que el Doing Business 2014 otorgó altas calificaciones a sus entidades por las facilidades para hacer negocios. Ávila Villegas, quien recién acababa de ser elogiado por Moreno Valle, se quedó callado, enrojeció y dio por terminada la conferencia realizada en el DF. Se hizo el silencio y trató de salir por la puerta trasera, pero estaba cerrada. Se encaminó hacia la entrada principal del salón Don Alberto del Hotel Hilton y se le volvió a preguntar: “Gobernador, ¿cuándo  va a recibir a las víctimas de feminicidios? Ellas dicen que usted no las recibe”. El priista Eruviel Ávila negó con la mano y siguió caminando apresurado hacia la salida, mientras una mujer le pedía tomarse una foto con ella”, narra el portal sinembargo.mx.

México es primer lugar mundial en casos de bullyng, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, pues de los más de 26 millones de alumnos de preescolar, primaria y secundaria, el 70 por ciento ha sufrido algún tipo de acoso. El Estado de México es una de las nueve entidades que concentran el 59 por ciento de los acosos por bullyng.

Un “Estudio sobre violencia entre pares (Bullying) en las escuelas de nivel básico en México” realizado en el 2005 por la Cámara de Diputados federal, la Universidad Intercontinental y el gobierno del DF recopilaba que el 19 por ciento de los alumnos de primaria en México había participado en alguna pelea; el 10.9 por ciento había robado o amenazado a otro alumno y el 9 por ciento había dañado las instalaciones de la escuela.

El 46 por ciento de los alumnos de primaria refería que le habían robado dentro de la escuela; el 24 por ciento recibía burlas de sus compañeros; el 17 por ciento había sido lastimado dentro de la escuela y el 2.5 por ciento tenía miedo de ir a la escuela.

En secundaria no era muy diferente. El 43.6 por ciento había sido robado dentro de la escuela; el 13.6 por ciento recibía burlas de sus compañeros; el 14.1 por ciento había sido agredido físicamente y el 13 por ciento recibía amenazas de otros estudiantes.

Para el 2008, 46.4 por ciento de estudiantes mujeres decía que “he vivido situaciones que hacen desear dejar de existir”, según el libro “La violencia en la escuela. Bullies y víctimas”, de la investigadora María Teresa Mendoza. El 45.2 por ciento de mujeres decía que su vida era un fracaso; el 58. 5 por ciento que le era difícil hacer amigos y el 30 por ciento que valía más morir que vivir.

“ En México se han realizado estudios sobre Bullying uno de ellos denominado “Estudio exploratorio sobre maltrato e intimidación entre escolares 2008 y 2009”, se encontró que de manera global el 92 por ciento de estudiantes de nivel primaria  y secundaria reportaron acoso escolar, y 77 por ciento ha sido víctima. De quienes son agresores o testigos de actos de violencia dentro de las escuelas, se tiene que en nivel primaria cerca del 80 por ciento de niños expresaron estar viviendo, observando y/o ejerciendo violencia hacia y por parte de sus compañeros de  escuela; en secundaria es de 63 por ciento, mientras que en preescolar la cifra llega a 36 por ciento”, concluye aquella investigación.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s