Tecámac Power

* En la Cámara de Diputados estatal se han reducido prestaciones legales como el bono de productividad, apoyos económicos diversos, el pago de tiempo extra y viáticos, a lo que se suman amenazas constantes en el sentido de cerrar el comedor. Las mismas fuentes matizan que esto aplica para el personal con antigüedad, no así para los recién llegados de los municipios mencionados que disfrutan de privilegios tales como automóviles, pago de viáticos, combustible y casetas de autopistas.

 

Jorge Hernández

De septiembre de 2012 al presente han sido despedidos un promedio de 600 servidores del Poder Legislativo estatal, entre mandos altos y medios, trabajadores de base, eventuales, sindicalizados y claro, aviadores, con el pretexto de sanear a la institución, eliminar gastos superfluos y practicar la austeridad.

De acuerdo con fuentes confidenciales, en el mismo número se ha incrementado la nómina con personal traído en gran parte de los municipios de Tecámac y Ecatepec, muchos de los cuales podrían estar prestando sus servicios en ellos y no en la Cámara de Diputados, como cabría esperar.

Adicionalmente, se amenaza al personal que permanece, particularmente a las mujeres, secretarias y madres de familia, con que se reducirán estas plazas y la guardería infantil de la institución será cerrada.

Todavía más, se han reducido prestaciones legales como el bono de productividad, apoyos económicos diversos, el pago de tiempo extra y viáticos, a lo que se suman amenazas constantes en el sentido de cerrar el comedor. Las mismas fuentes matizan que esto aplica para el personal con antigüedad, no así para los recién llegados de los municipios mencionados que disfrutan de privilegios tales como automóviles, pago de viáticos, combustible y casetas de autopistas.

Nada tendría de extraño que esto fuera, en efecto, para sanear la institución. Pero resulta que el ritmo de gastos se mantiene, como puede comprobarse si se hace una visita a sus instalaciones y sede principal. Las “remodelaciones”, necesarias o no, siguen a la orden del día. Y no se han escatimado gastos para dotar de lujo palpable oficinas de diputados y salones de juntas de los grupos parlamentarios, por lo menos de los tres principales. Tampoco se ha dejado de renovar el parque vehicular ni de gratificar con suculentos bonos a los mandos altos y medios.

Podría pensarse que no hay nada de malo en esto, pero una mirada más cercana de sus efectos dejaría ver una institución inmovilizada y secuestrada. Áreas como el Instituto de Estudios Legislativos (Inesle) o la Biblioteca no pasan de ser un elefante blanco, sin actividades significativas ni aportaciones al trabajo legislativo cotidiano. Disminuidas en su presupuesto y personal, se encuentran al borde de la desaparición. Y no se diga la de prensa, al servicio prácticamente de un solo hombre, como se puede comprobar visitando su página web.

Y secuestrada por un solo grupo, si no es que por una sola persona. Según las fuentes consultadas, no se mueve una mota de polvo en el congreso mexiquense si no es con la autorización del presidente de la Junta de Coordinación Política (Aarón Urbina). Incluso corre una broma por los pasillos de la Cámara de Diputados: ya no es el Poder Legislativo del Estado de México, sino el Poder Legislativo de Tecámac.

Cierto que esta institución, una de las tres constituyentes de la entidad, que se supone soberana y con el mismo peso que el Ejecutivo y el Judicial, no era un ejemplo de pulcritud institucional, siempre sujeta a los caprichos del gobernador en turno, pero como ahora es conducida raya en lo grotesco. En lo general hacia fuera, ha sido reducida a una mera ventanilla de trámites para el gobierno estatal. Hacia dentro, es el pequeño feudo de un diputado extralimitado en sus facultades.

Nada tendría de extraño esto que sucede en el Congreso si no fuera porque antes, muy recientemente, pasaron por sus muros en calidad también de presidentes de la Junta de Coordinación Política el ahora gobernador Eruviel Ávila, el ahora secretario general de Gobierno, José Manzur Quiroga, el subsecretario de Desarrollo del gobierno federal, Ernesto Némer y el mismísimo presidente Enrique Peña Nieto. ¿Sabrán ellos esto que ahora sucede en la Cámara de Diputados estatal?

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s