Sí, señor

* “La respuesta al llamado de Osorio Chong fue un rotundo “sí, señor”. Díaz de la Torre regresó con su rebaño magisterial para hacerles saber que debían elegirlo como el sucesor de su mentora, no sin antes reiterar su amistad a la Maestra en la espera de que se haga justicia. Este fue el “beso de Judas”, como se diría coloquialmente. Quién le va a creer que no fue él quien dio a conocer que ese día—26 de febrero de 2013—, que ella viajaría a Guadalajara, Jalisco, para tener una reunión con diversos líderes seccionales y decidir cómo se iba actuar frente a la Reforma Educativa. Quién le puede creer que no había considerado ya ocupar el puesto de La Maestra”, escribe el periodista Francisco Cruz en el libro Los Amos de la Mafia Sindical, publicado por Planeta en el 2013.

 

Francisco Cruz

El 4 de marzo de 2013, una nota de Leticia Robles en Excélsior aclaró algunos puntos sobre las acusaciones de nepotismo que le hace CNTE: “De acuerdo con la Coordinación de Administración de la Secretaría de Educación del estado de Jalisco, Juan Díaz de la Torre, junto con su hermano Gabriel Díaz de la Torre y su hijo, Juan Óscar Alejandro Díaz Medina, forman parte de los poco más de 300 maestros que están comisionados a labores del SNTE. […] Además, su hijo Juan Óscar comenzó su propia carrera política de la mano de su padre, quien lo convirtió en trabajador de la Sección 16 del sindicato, en Jalisco, mientras ejerció la Secretaría General, entre 2000 y 2003, posición que ocupó gracias al respaldo de Elba Esther Gordillo. […] Y a su hijo también lo convirtió en el primer presidente del Partido Nueva Alianza (Panal) en Jalisco, en 2005; fue diputado local y hasta hace un año subdelegado de Prestaciones y secretario técnico del ISSSTE en Jalisco; el ISSSTE era conducido por el grupo afín a la maestra que hoy está presa. […] El año pasado impuso a su hijo como candidato plurinominal a la Cámara de Diputados, pero los votos no le alcanzaron y su heredero no pudo convertirse en legislador federal.

”Según los relatos de los maestros de Jalisco, Díaz de la Torre mostró una gran habilidad económica con el apuntalamiento del Fideicomiso Global del SNTE 16, operado por los maestros de Jalisco, junto con un banco, desde el cual hacen préstamos a los maestros, manejan una caja de ahorros y les ayudan a abonar para una mejor pensión, entre otros servicios financieros. […] Fue esa habilidad la que acrecentó la filia de la maestra Gordillo por él, al grado que en 2010, cuando el entonces secretario general del sindicato, Rafael Ochoa Guzmán, cae de las estimaciones y es destituido, una vez que hizo pública su intención de regresar a su escaño en el Senado de la República, la presidenta vitalicia del magisterio lo nombra (a Díaz de la Torre) encargado de esa vacante y en junio del 2011 lo convierte formalmente en el secretario general. […] Los maestros de la CNTE aseguran que Juan Díaz de la Torre tiene un historial de corrupción y abuso en el manejo de las cuotas sindicales, igual que Elba Esther Gordillo; pero sus amigos del SNTE lo consideran un hombre honesto, que ha trabajado por el magisterio y con una trayectoria limpia.

Maestros de la CNTE también aseguran que si la maestra tuvo amores platónicos secretos con el extinto Adolfo Aguilar Zinzer, quien de 2000 a 2002 fue consejero presidencial de seguridad nacional y embajador de México ante la ONU de 2002 a 2003, donde se desempeñó como presidente del Consejo de Seguridad; el ex canciller Jorge Castañeda Gutman, el ex jefe de Gobierno del Distrito Federal Marcelo Ebrard Casaubón, y el ex secretario de Gobernación Esteban Moctezuma Barragán, sólo Díaz de la Torre lo puede saber, porque, además de su protegido, era también su confidente. Por esa confianza, ella le confió en 2010 el operativo electoral que, al año siguiente, llevaría a la gubernatura de Puebla al panista Rafael Moreno Valle-Rosas.

Sobre el fideicomiso que atrajo las miradas de Elba Esther, el opositor Movimiento de Bases Magisteriales en Jalisco ha señalado: “El período del comité seccional que encabezó Díaz de la Torre fue gris, pero implementó el FIGLOSNTE para hacerse de recursos que pudiera manejar a su antojo sin depender de la cuotas sindicales y que actualmente es la caja chica de los secretarios seccionales en turno”.

La respuesta al llamado de Osorio Chong fue un rotundo “sí, señor”. Díaz de la Torre regresó con su rebaño magisterial para hacerles saber que debían elegirlo como el sucesor de su mentora, no sin antes reiterar su amistad a la Maestra en la espera de que se haga justicia. Este fue el “beso de Judas”, como se diría coloquialmente. Quién le va a creer que no fue él quien dio a conocer que ese día—26 de febrero de 2013—, que ella viajaría a Guadalajara, Jalisco, para tener una reunión con diversos líderes seccionales y decidir cómo se iba actuar frente a la Reforma Educativa. Quién le puede creer que no había considerado ya ocupar el puesto de La Maestra.

Tras haber sido electo por unanimidad en reemplazo de su antigua jefa, amiga y confidente, conociendo el poder pleno, Juan Díaz de La Torre —el maestro de carácter fuerte, autoritario o gris, como lo ven sus detractores, pegado siempre a las faldas de La Maestra— no se atrevió a hacer ninguna proyección sobre su futuro, excepto que permanecerá en el cargo “hasta que los compañeros lo decidan. Eso yo no lo puedo determinar”.

Por otra parte, la detención de Elba Esther vino a confirmar las especulaciones que se hicieron en torno a lo que haría Enrique Peña Nieto con el liderazgo de Elba Esther Gordillo una vez que asumiera el cargo como presidente de la República: ya la veían caer aunque, a decir verdad, el gabinete peñista hizo cualquier cantidad de esfuerzos para integrarla al equipo. Terca Elba Esther, pronto llegarían las señales de su caída. En primera instancia es necesario tomar en cuenta el juego de espejos y especulaciones con que se manejó la propuesta de la Reforma Educativa: su reunión privada antes de presentarla, la aceptación de Gordillo, el nombramiento de Emilio Chuayffet— viejo enemigo de Elba Esther— como secretario de Educación Pública y las declaraciones ambiguas de La Maestra sobre la Reforma Educativa. Estos fueron indicadores claros de que, inevitablemente, el fin estaba cerca. En segundo lugar, pocos políticos de todos los partidos pasaron por alto el 15 de enero de 2013, cuando el gobernador panista de Puebla, Rafael Moreno Valle, no escatimó elogios para quien llaman su madrina política: Elba Esther Gordillo Morales.

“En el marco de su II Informe de Gobierno, se les vio juntos y sonrientes”, reseñaron las crónicas de prensa. “Ella apareció al lado de Moreno usando un vestido color oro —uno de tantos de su extenso y costoso guardarropa—. Estaba feliz, dijo entonces, de estar con el gobernador, quien ahora se dice panista —pero que era priista— y quien sonaba como el candidato de La Maestra a la Presidencia de la República para 2018”.

Para rematar, se tiene el mensaje de guerra que La Maestra pronunció ante más de 5 mil agremiados que el 6 de febrero se reunieron junto con el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas para festejar el XXXVI aniversario de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación: “Que nadie nos amenace, no podemos bajo amenazas actuar. Sabemos ser suaves, tersos, amorosos, pero también firmes, dispuestos como guerreros. Buen trato, buen trato, la lealtad obliga”. La respuesta fue un estruendoso aplauso de sus seguidores que no sólo coreaban su nombre, sino también aprovecharon la ocasión para entonar las mañanitas a su Maestra quien, justo ese día, estaba cumpliendo 68 años de edad.

Ya entrada en calor, aprovechó para subir el tono y enviar un mensaje a quienes venían pronosticando su caída: “Si Elba se va, hay otros que pueden dar la pelea y el SNTE no se cae. Me voy cuando los maestros lo pidan, las amenazas no me quitan”; por último, envió un mensaje claro al presidente Peña Nieto: “Los maestros somos sus amigos”. Si esto último es verdad, sólo ellos lo saben.

Por los términos en que se presentó Elba Esther al aniversario de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; es decir, como invitada de honor del gobernador mexiquense Ávila Villegas, se supuso que la relación de la Maestra con el presidente y su partido estaba en orden, pero no fue así. El mensaje de Elba Esther se entendió como un acto de soberbia e insurrección, que se sumó a otras declaraciones hechas por ella en el VI Congreso Nacional del sindicato: “Nunca he pensado ser secretaria de Educación ni sirvienta de nadie, más que del SNTE”, a lo que agregó una exhortación a sus agremiados a no estar “arrodillados ante nadie” y, como colofón, envió un mensaje nada diplomático a Enrique Peña Nieto que, para esos tiempos—octubre de 2012—, ya era presidente electo: “Le decimos al que anda por Europa que tendrá en este gremio, un gremio de compromiso, sin rubores, por un mejoramiento de México”.

Esta vez, la estrategia de estar bien con el Presidente de la República y peleada con su gabinete no dio resultado. Y es que ellos, Peña y quienes lo rodean, son un selecto grupo, los Golden Boys, que no actúan solos, sino en coordinación. Se puede decir que con el discurso pronunciado el 6 de febrero, La Maestra compró su boleto para ingresar al penal de Santa Martha. Veinte días después, Elba Esther Gordillo Morales padecía su caída.

Aunque desde la presidencia se insiste en que la detención es un proceso estrictamente legal en defensa del patrimonio del sindicato, y no a una cuestión política, esta declaración ha sembrado la desconfianza: ¿Por qué el gobierno federal hace una defensa que corresponde al SNTE? ¿Es producto de la coincidencia que el encarcelamiento de Gordillo coincida con el pronunciamiento de asuntos nacionales de importancia como la Reforma Energética y un eventual aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA)?

Lo que sí es un hecho es que la realidad del sindicato es un eterno retorno a lo mismo: obediencia absoluta al gobierno. Es una mentira que estén “volviendo a renacer”. La prueba está en que su “nuevo” líder es un aprendiz de brujo de Elba Esther. Un “guerrero” que se sirve de la institucionalidad como pretexto para conservarse. Debido a las circunstancias que rodean a La Maestra, bien se le puede comparar con un ángel caído, una mujer poderosa que se encuentra en condiciones de precariedad en comparación con la vida que llevaba cuando el poder era suyo. Tras las rejas, no sólo su enfermedad es visible, también la edad. Pero esto ya es el final, hubo tiempo de gloria.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s