Dictadura perfecta

* La manipulación que ejerce la televisión es mostrada de manera magistral, sus alcances son ilimitados mientras exista una masa humana que los vea y les crea, explotando sus pensamientos y sentimientos, los productores son capaces de convertir en héroe al más tonto y si se lo proponen hasta mostrarlo como el más inteligente.

 

Luis Zamora Calzada

“Hijos de su… nos han visto la cara, ¿cómo es posible que nos engañen tanto…?”, decía entre otras cosas una señora sentada en la fila anterior a donde estábamos ubicados, su acompañante le contestaba en tono indefinible: “son chingaderas, siempre se los dije, nos mangonean sin que nos demos cuenta, es verdad que cada quién tiene lo que quiere,… nos lo merecemos por…”, continuaba.

Conforme las escenas avanzaban, los comentarios se desgranaban como maíz de una mazorca, fueron diversos y de diferentes significados, reflejando inconformidad, coraje, auto castigo entre otros.

Los hechos ocurrieron en una sala de cine, donde se proyectó la película “La Dictadura Perfecta”, el pasado 16 de octubre, dejando al descubierto lo que llaman en el comercio de la televisión la “caja chica”, consistente en la estrategia para editar e imponer una realidad inexistente en los amables televidentes, utilizada para diluir el impacto en la sociedad de escándalos, errores, desaciertos, violaciones al estado de derecho entre otros, cometidas por la llamada clase política, que paga según se muestra una fortuna económica para construirse una imagen, eliminar obstáculos, rivales y todo lo que se ponga en frente de sus ambiciones.

La manipulación que ejerce la televisión es mostrada de manera magistral, sus alcances son ilimitados mientras exista una masa humana que los vea y les crea, explotando sus pensamientos y sentimientos, los productores son capaces de convertir en héroe al más tonto y si se lo proponen hasta mostrarlo como el más inteligente.

El contenido de la película es la descripción de un proceso de imposición de una realidad ficticia, personajes y dramas colocados en el imaginario social, hasta construirlos como verdades en los menos informados.

La tesis planteada es el papel de elector único que jugarán las televisoras en la elección del presidente de la república para el período 2018-2024. Las despensas, la compra del voto, los utilitarios, los programas asistenciales de instancias gubernativas, la pinta de bardas, propaganda excesiva entre otros, son adicionales, simples complementos, el éxito está en la tele y en quienes no cuestionan la realidad impuesta, vale la pena ver la dictadura perfecta y formarse una opinión al respecto.

 

 

“Sube la gasolina”

 

Los lamentables hechos ocurridos el 30 de junio del 2014 en Tlatlaya, la muerte de veintidós civiles en manos del ejército sin juicio alguno y que sólo gracias a la presión internacional condujo a la cárcel a algunos militares, más la destitución del responsable de la zona militar a la que pertenecían, sin cerrarse aún el caso…

El despertar académico e independista del Instituto Politécnico Nacional, que logró la suspensión definitiva de planes reformados en perjuicio de sus carreras y la invalidez del reglamento interior, entre otros, continuando con una lucha para lograr su  autonomía  institucional, con marchas anunciadas y paros de labores en proceso.

La atrocidad de la muerte y desaparición de estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, que concentra en estos momentos la presión nacional e internacional en contra del gobierno local y federal, con una Caja de Pandora abierta en su totalidad, con los contenidos que se alcanzan a ver, dejan impactada a la sociedad por el claro vínculo de gobiernos coludidos con la delincuencia, creando incertidumbre y zozobra en los habitantes de nuestro país, que se solidariza en marchas y manifestaciones de repudio a los acontecimientos que no pueden volver a ocurrir…

Por los acontecimientos anteriores, para muchos pasó desapercibido que la Cámara de diputados del Congreso de la Unión aprobó el pasado jueves 17 de octubre la Ley de Ingresos para 2015, fijando como precio de la gasolina Magna la cantidad de 13 pesos con 31 centavos al mes de diciembre del año en curso, gracias a los gasolinazos mensuales restantes, lo que se traduce en 33 por ciento más cara que en Estados Unidos.

En el mes de enero del año entrante, sobre el precio citado, aumentará 3 por ciento más, en un solo golpe contra la economía de los mexicanos. Aseguran los diputados que el aumento es equivalente a la inflación calculada, precio que se sostendrá hasta que la propia inflación requiera otro aumento a las gasolinas y el diesel.

Las consecuencias de estos aumentos son por todos conocidos. Subirán los costos de productos y servicios, el pasaje, alimentos, vestido, colegiaturas, por mencionar algunos, que traerá como consecuencia el aumento automático del famoso IVA, que pagamos los consumidores, a pesar de la promesa gubernamental de no imponer nuevos impuestos.

Nada alentador se ve el panorama de 2015 para la gente de carne y hueso, más vale prepararse para las sorpresas venideras, no nos vayan a agarrar descuidados porque camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s