El Barco Ebrio

*

El diputado perredista Octavio Martínez no tiene idea todavía de lo que ha destapado el hallazgo de cuerpos humanos en el río de Los Remedios, donde había 21 cuerpos, 16 de ellos de mujeres, diría después la también diputada local perredista, Ana Yurixi Leyva. Pero si Martínez tiene idea, deberá entender que las muertes de aquellas mujeres están relacionadas con el narcotráfico en una zona, Ecatepec, donde aquella actividad –qué raro- está protegida por autoridades policiacas y locales. La tierra del actual gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, es ahora un cementerio de aguas negras donde apenas se “descubre” la cantidad de mujeres asesinadas. El narcotráfico, los gobiernos y las policías actúan de la mano, coordinadas y el Estado de México no es la excepción, con sus 922 casos de feminicidio.

 

*

El diputado Octavio Martínez ha tratado lo mejor posible ese caso, al darlo a conocer a la opinión pública. De todas maneras se sabe en los pasillos del Congreso estatal que habría recibido amenazas intimidatorias. Muy grave, pues. Lo que sí recibió fue un “regaño” por parte de la Procuraduría estatal, que lo reconvino por las denuncias que realizó. La PGJEM primero lo llamó irresponsable; después el secretario de Gobierno, José Manzur, señaló que los restos hallado eran de animales y después que el dragado de aquel río, el de Los Remedios, era parte de un programa de limpieza y no la orden de un juez que buscaba los cuerpos de jovencitas asesinadas por una banda de narcomenudistas. Octavio Martínez es toda una figura en Ecatepec, donde será postulado por el PRD para la alcaldía local. Pero si Martínez es conocido, lo es más el abogado Carlos Mata, defensor de uno de los asesinos ya presos. Los relatos que ha contado sobre el salvajismo de los adolescentes criminales eriza la piel. Mata está dispuesto a contar las historias porque sabe lo que significan. Defiende casos indefendibles pero al hacerlo pone al descubierto una de las escenas más podridas de la sociedad mexiquense.

 

*

Uno que no conoce los límites y que sostiene que el mundo es de los aventados es el tío de sangre del presidente, Enrique Peña, el exgobernador mexiquense Arturo Montiel Rojas, quien ya hace  campaña interna para conseguir una diputación federal plurinominal. Dicen los que saben que habla y mucho con el presidente nacional del PRI, otro exgobernador mexiquense, César Camacho Quiroz, a quien le pide de todas las maneras, todas amables, claro, que le eche la mano para que se le haga un lugarcito en aquella selecta lista tricolor, que tiene como misión seguir administrando la parte de miseria mexicana que le corresponde.

 

*

Montiel se placea, él solito, por algunos sitios públicos como el estadio de futbol de La Bombonera, donde se tomó “la foto p’al Face” con algunos aficionados y admiradores. También acude a eventos públicos y se sienta en presídiums todavía muy discretos. Pero sabe que tiene las canicas en la bolsa. Fue aplaudido a rabiar por unos cinco minutos en una de las despedidas de Peña, en el teatro Morelos, en el 2011, por ejemplo. Él hizo a Peña, aunque no le quedó tan bien. Y si no, al menos se lo presentó a Carlos Salinas.

 

*

La aspiración de Montiel es legal, pero nada más, y llega en el momento más inoportuno para su partido. César Camacho, ahogado en una de las crisis de credibilidad más severas del tricolor y donde el tema de Ayotzinapa amenaza con quitarle lo obtenido con Peña, declara el 22 de octubre desde su trinchera que va con todo contra la corrupción, que se compromete con la legalidad, la transparencia y la rendición de cuentas. Estos políticos son un espectáculo circense. Payasos, sí, pero ensangrentados.

 

*

Desde Zitácuaro, Michoacán, reportan la desaparición de niños, secuestrados la mayoría por un grupo de personas disfrazadas de payasos y que viajan en una camioneta blanca. Llegan a las escuelas, los atraen y se los llevan. Hace una semana hicieron esa operación en un centro escolar pero los padres pudieron rescatar a los niños, no a todos. Días después, en una presa cercana a esa cabecera municipal, aparecieron 20 de ellos muertos, abiertos desde la garganta hasta el abdomen, abiertos quirúrgicamente.

 

*

A los cuerpos los rellenaron con dinero, dicen que no más de 5 mil pesos y una nota que dice “gracias por la donación”. Los padres y la ciudadanía afirma que en los casos están involucrados trabajadores de Protección Civil y empleados del ayuntamiento. El alcalde de Zitácuaro, Juan Carlos Campos Ponce, niega todo, incluso las muertes. Zitácuaro es una frontera michoacana con el Estado de México, a una hora y media de Toluca, la capital mexiquense.

 

*

Los niños o jóvenes asesinados para extraerles los órganos no aparecen solamente en Zitácuaro. Es un caso que tiene algunos meses en la comunidad de San Pablo Autopan, donde se afirma que hay al menos 20 muchachos desaparecidos y cuatro, al menos, encontrados muertos con dinero en su cuerpo y la consabida nota de agradecimiento.

 

*

Luego de Tlatlaya, Ayotzinapa y las muertas de Los Remedios, resulta una frivolidad la preparación de las elecciones del 2015, donde ya todos los partidos han elegido a sus candidatos. Así, los frívolos aspirantes comienzan el juego de siempre. Aparecen en tele, en radio, en redes sociales todos bien vestidos y trajeados o haciendo una labor de suma importancia. Las palabras, las mismas, las frases y las promesas, las mismas. Las caras y los apellidos, los mismos. Lo que ha cambiado es el electorado, que se le percibe golpeado, harto, dolorido, manchado de sangre, hambriento. ¿De qué tamaño es por ejemplo, la fosa líquida de Los Remedios? ¿O río Lerma y su Verdiguel hipercontaminado? ¿Cuántos narcofosas hay en el sur mexiquense, en Luvianos o Amatepec, por ejemplo?

 

*

Al gobernador Eruviel Ávila se le perfila como aspirante a la presidencia de México. En otra frivolidad de la política, pero ésta grave porque se impulsa a un hombre chato, gris, sin decisiones propias, pero sobre todo ajeno a la ciudadanía. Hace mucho que se sabe que cualquiera puede ser presidente de México, como los ejemplos últimos pero también la historia nos lo recuerda, pero uno más egresado de la escuela peñista terminará de partir, desintegrar al país. Nadie necesita en el poder a Eruviel Ávila, pero tampoco a la gran mayoría política de cualquier partido.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s