Los responsables

* Valle de México. Ecatepec. Tecámac. Una banda de niños de 14 años, en el 2012, confiesa por separado haber asesinado hasta a sesenta personas. ¿Sesenta son muchas si se compara la densidad poblacional? ¿Si se compara la población de Iguala con la del valle de México? ¿Si se compara la población de San Pedro Limón en Tlatlaya? ¿Cuánto es demasiado? ¿Una es demasiado? ¿Las víctimas tienen nombre? ¿Sabe Eruviel Ávila sobre esas víctimas? De cualquier manera, existe un expediente, averiguaciones previas. Hay una historia que ninguna ficción puede narrar.

 

Miguel Alvarado

Ecatepec es el segundo municipio más poblado del país, con casi 2 millones de habitantes, detrás de Iztapalapa, en El DF. Por allí pasa el Río de los Remedio o Canal de la Compañía, una autopista de aguas negras para el valle de México que todos los años inunda parte del valle de Chalco. También es útil para otras cosas. Es un enorme tiradero de cadáveres, por ejemplo.

 

II

Eruviel Ávila, gobernador priista del Estado de México, habla de cualquier cosa, menos de seguridad pública. Su entidad, la más poblada del país, es también la más insegura. Los datos oficiales respaldan ese panorama pero no lo reflejan fielmente. La agenda de Ávila Villegas incluye reuniones con líderes sociales como la dirigencia estatal de los boy scouts mexiquenses, por ejemplo, o el reparto de cobijas en comunidades susceptibles de frío. Un día antes, anuncia internet gratuito en cinco pueblos mágicos. De pronto le sale lo estadista o lo que se confunde con ese concepto tan manido, desarticulado. Desde Acambay, en 29 de octubre, Ávila dice en micrófono abierto “que cada quien asumamos nuestra responsabilidad, que todos los gobernadores, que todos los presidentes municipales, hagamos la parte que nos corresponda, que le entreguemos las mejores cuentas al señor presidente pero, sobre todo, a la gente en materia de seguridad, que todos cumplamos cabalmente con la misión que tenemos en materia de seguridad pública y estoy cierto que si todos nos aplicamos y si todos hacemos lo que nos corresponde, vamos a entregar en esta materia las mejores cuentas”. De Tlatlaya, por ejemplo, nada. De Ecatepec, por ejemplo, nada.

 

III

El 29 de octubre del 2014 los Gigantes de San Francisco en Estados Unidos ganan el séptimo juego de la Serie Mundial de Beisbol 2014. En el  Kauffman Stadium derrotan al Reales de Kansas 3 a 2. Y es que tienen un pitcher fenómeno, Madison Bumgarner, hombre de hielo, ganador de tres juegos en la serie final. Él solo puede con todo, como en los tiempos de Ruth. En México, a la misma hora, cerca de las nueve y media de la noche, los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero, terminaban una reunión de cinco horas con el presidente de México, Enrique Peña. La reunión había terminado a las siete, pero Peña y su gabinete se habían retirado sin firmar la minuta correspondiente. Les costó dos horas a los padres que regresaran. Un pliego de 10 puntos, como de aire, fue el acuerdo final, tambaleante como las investigaciones.

 

IV

A las 11 de la noche la Presidencia de Peña anuncia triunfalista que “en una reunión que duró cerca de cinco horas, escuché con atención las demandas, peticiones y preocupaciones de los padres, familiares y compañeros de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Todos ellos, con quienes comparto una absoluta indignación, tienen mi solidaridad y respaldo. Las investigaciones de este caso llegarán hasta las últimas consecuencias. Las familias y el pueblo de México tienen mi palabra: seguiremos hablando con transparencia y buscando la verdad de los hechos”.

 

V

Nadie le creyó. Ni siquiera él mismo, que apareció demudado. Su rostro lució como golpeado. Nunca antes el presidente había aparecido tan demacrado. Su expresión contradecía sus palabras. No hay nada qué decir. Un gobierno sin brújula, perdido, sin éxito. Pensó que era lo mismo gobernar México que el Estado de México. Que era lo mismo Ayotzinapa que San Salvador Atenco. Y por una vez en su vida pública tuvo razón. Atenco y Ayotzinapa son lo mismo. El Estado de México y México son lo mismo. Peña y su grupo, el de Atlacomulco, nunca lo han entendido. Ahora ya es tarde. También habrá una fosa, política, pero fosa al fin y al cabo, para ellos. Demudado, cansado, sí, pero al menos tenía la posibilidad de una noche de descanso, seguridad irrestricta, como al él le gusta decir, la compañía de su familia y comida, la que él quiera.

 

VI

A las 11 de la noche, los padres de los normalistas, cansados y sin esperanzas reales, dieron su propia conferencia de prensa. Campesinos obligados a hablar ante cientos de miles, ante reporteros indiferentes, ante el valemadrismo del aparato oficial, de lo que se denomina sistema; obligados a hablar sin tener las palabras, sólo la angustia; obligados a hablar desde las tarimas de los inexistentes derechos humanos en México, desde la desolación de la fosa o las páginas de los diarios. “No le creemos al presidente”, dijeron. David Flores, líder de los normalistas de Ayotzinapa, exigió dejar de buscar a sus compañeros en fosas y denunció que ni siquiera las promesas de Peña fueron suficientes ni concretas. No hubo nada. No hay hechos, no hay nada. “Y estamos dispuestos a dar la vida por ellos”.

 

VII

Hay otros que ni siquiera pueden expresar su angustia. Valle de México. Ecatepec. Tecámac. Una banda de niños de 14 años, en el 2012, confiesa por separado haber asesinado hasta a sesenta personas. ¿Sesenta son muchas si se compara la densidad poblacional? ¿Si se compara la población de Iguala con la del valle de México? ¿Si se compara la población de San Pedro Limón en Tlatlaya? ¿Cuánto es demasiado? ¿Una es demasiado? ¿Las víctimas tienen nombre? ¿Sabe Eruviel Ávila sobre esas víctimas? De cualquier manera, existe un expediente, averiguaciones previas. Hay una historia que ninguna ficción puede narrar.

 

VIII

En México se perpetran seis feminicidios a diario, según datos de Amnistía Internacional. En Ecatepec una orden de un juez de Zinacantepec que investiga los asesinatos de dos niñas de 14 años para dragar el río de los Remedios puso al descubierto casi 7 mil restos óseos de seres humanos. El gobierno del Estado de México se ha negado a practicar los estudios correspondientes para determinar sus características alegando que cada uno de ellos cuesta 4 mil pesos, pero que además, “son huesos de animales”, según la postura oficial de la Procuraduría estatal, que luego ratificaría José Manzur, secretario de Gobierno mexiquense. Eruviel Ávila tiene su propia respuesta para los 922 feminicidios pendientes de resolver en el Estado de México. Esa respuesta, “eruveliana” desde sus formulación y el entorno en la que fue lanzada, revela la lealtad kafkiana, de mazmorra, al modelo peñista de la simulación, del montaje telenovelero, del paisaje renderizado. Es una explicación barata pero directa de Tlatelolco, Atenco, Ayotzinapa, de Paulette Gebara, Tlatlaya y de por qué un hombre como Peña Nieto es presidente de un país como México.

“Hay cosas más graves que atender”, les dijo al Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio en mayo del 2014, quienes apuntan que hay mil 500 mujeres asesinadas en la entidad entre el 2007 y el 2013 y seiscientas menores de 20 años desaparecidos en lo que va de su administración.

 

IX

“No somos sus ovejas para que nos maten cuando se les dé la gana”.

“El sufrimiento no se negocia”.

“Tuvimos la necesidad de venir a exigirle y a preguntarle por qué su gobierno actúa de esa manera”.

“Mi hijo no fue desaparecido, fue raptado por los policías”.

“¿Quiénes son los de las fosas? Tienen nombre, tienen a su familia y a lo mejor los están buscando, también están sufriendo”.

 

 

X

Estadísticas del Secretariado Ejecutivo Nacional, dice el portal local Métrica reporta 200 secuestros para el Estado de México los primeros cuatro meses del 2014, que lo ubican en el segundo lugar nacional en ese aspecto. El discurso de Eruviel Ávila tampoco incluye el tema de los secuestros, ni siquiera cuando los afectados pertenecen a los círculos afectivos del presidente de México, como sucedió hace meses con una familia de políticos en Metepec, Estado de México.

 

X

El periodista Francisco Cruz, autor de los libros Tierra Narca; Negocios de Familia, la Biografía no Autorizada de Enrique Peña y Los Junior del poder para editorial Planeta, dice de las ejecuciones de Tlatlaya que todo es terriblemente confuso, y que no está claro que los 22 masacrados, jóvenes de entre 15 y 23 años, hayan sido sicarios, como dice el informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Se soslaya, esconde, dice, el factor guerrillero. Hay otra versión que indica que los soldados matadores del batallón 102 del ejército mexicano en realidad iban a vender armas a ese grupo de supuestos sicarios a la famosa bodega de San Pedro Limón. El control del armamento en México pasa siempre por las manos de las fuerzas armadas y las policías. Ellos necesariamente las distribuyen y así habría sucedido la madrugada del 30 de junio del 2014. Pero lago pasó que se desató un tiroteo y los compradores terminaron muertos. Los guerrilleros fueron ejecutados.

 

XI

Era cuestión de tiempo que el violento sur mexiquense, unido geográficamente con Guerrero y Michoacán en el Triángulo de la Brecha estallara e incendiara al país con la mayor crisis social y de seguridad de las últimas décadas. Pobreza, guerrilla, corrupción política, inequidad, narcotráfico, incomunicación, crimen, ignorancia, mala voluntad, ejército, marina, simulación y una larga lista de ítems fueron mezcla que pacientemente se baten todavía. No habrá revolución. Es otra cosa.

 

XII

El portal electrónico local Métrica recopila que en el Edomex hay mil 487 homicidios dolosos en lo que va del 2014.

 

XIII

Los enfrentamientos en el sur mexiquense continúan. Uno de los bandos, es claro, está formado por soldados pero de los otros se sabe sólo lo que los soldados, marinos o policías informan, Pueden ser cualquiera. La información es solo migajas, incluso la de primera mano. El 30 de octubre del 2014 una versión del ejército indicaba que un grupo delictivo en Luvianos los había enfrentado. Los muertos no eran tantos esta vez. Había seis, quizás cuatro detenidos, según datos de la Agencia MVT, la misma que publicara fotografías de los cadáveres en la bodega de Tlatlaya.

Este nuevo enfrentamiento se había registrado en la localidad de Cerro de la Culebra, la mañana de ese jueves, cuando el ejército localizó a un grupo de personas. El paralelismo con Tlatlaya es evidente, excepto que esta vez el gobernador mexiquense no ha felicitado al ejército. Tal vez lo haga en las siguientes horas o días. La lección, si la hubo, no significa nada para otros actores. El diario local Tres PM reportaba: “al momento de intentar acercarse para realizar una revisión, los sujetos que se encontraban en ese lugar dispararon contra los elementos militares, por lo que éstos repelieron la agresión, lo que desató un enfrentamiento por varios minutos. Durante la refriega, cinco presuntos delincuentes perdieron la vida, mientras se logró capturar a cuatro personas, así como decomisar armas largas y cortas, cartuchos útiles y droga que transportaban esas personas. Personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México acudieron al lugar para apoyar a los elementos del Ejército Mexicano e iniciar con las investigaciones para verificar si este grupo se encuentran relacionados con otros ilícitos que se presentan en la región sur del estado. Hasta el momento, las autoridades estatales y federales no han informado oficialmente si este hecho se presentó de manera aislada o forma parte de operativos específicos contra el crimen organizado que se realizan de manera conjunta en la zona sur del Estado de México”.

El enfrentamiento de Luvianos, a pocas horas de Tlatlaya y Arcelia, se presenta entre rumores de todo tipo que incluye una liga inevitable con Iguala y el narco-corredor del estado de Morelos, donde ubican al ex alcalde José Luis Abarca en Cuernavaca o bien en una comunidad llamada Las Lajas, en Ajuchitán, Guerrero, donde recientemente se registraron actos de violencia y ajusticiamientos entre narcotaxistas.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s