El Barco Ebrio

*

Enrique Peña. Ex gobernador del Estado de México entre el 2005 y el 2011, y ahora presidente de México, cree que hay un complot para desestabilizar a su gobierno. Miembro de un grupo que ha negado siempre que se le pregunta y al que pertenece la clase política mexiquense y empresarial, el Atlacomulco, Peña fue educado para obedecer extrañas reglas internas, al igual que su tío, Arturo Montiel y otros cinco parientes, todos ex gobernadores mexiquenses. También fue educado para el menosprecio de la sociedad, para la confabulación. Si se quiere ver el futuro de México, basta ver los números que dejó en el Estado de México, darse una vuelta por la miserable tierra que es el valle de México, observar al actual gobernador del Edomex, Eruviel Ávila Villegas, poner atención a César Cámacho, a Emilio Chuayffet, al propio Montiel Rojas.

 

*

El doctor Eruviel Ávila, quien se niega a implementar la alerta de género por feminicidios en el Estado de México y de paso cierra la boca cada vez que se menciona ese tema en lo público, tiene sus razones. Porque así, mirado a la ligera, que no la implemente, que su gobierno se niegue a investigar los cientos de casos denunciados, que lo único que diga que hay cosas más importantes que atender, es estúpido. Pero ya investigado sigue resultando estúpido pero también aterrador, macabro.

 

*

El doctor Ávila Villegas sabe que los 922 casos de feminicidios o los 532 que otras cifras le adjudican a la entidad no son todos y que apenas representan la punta visible de un problema que él y su gobierno valoran pero no desde el sufrimiento de la población, sino por las implicaciones que significan para su imagen. Y es que esas implicaciones, así nada más por encimita, involucran al valle de México, Ecatepec sobre todo, donde a diario desaparece una mujer.

 

*

Datos de la regidora perredista de Naucalpan, Lucina Cortés Cornejo, indican 7 mil 745 feminicidios en la entidad en nueve años.

 

*

Pero esas ejecuciones también son, apenas, el escaparate por donde uno comienza a mirar. Es sencillo. La alerta de género exigida a Eruviel Ávila y a su administración abrirá investigaciones públicas que ubicarán a quienes están involucrados en esas desapariciones y muertes. En esos procesos macabros, pues.

 

*

Y quienes mayormente están involucrados en esa industria de horror son policías de todos los niveles, quienes al mismo tiempo trafican con enervantes, secuestran y se coluden con todo tipo de actividades ilegales, incluyendo el narcotráfico y el homicidio. Las carpetas de averiguaciones previas están plagadas con esos nombres. Son las famosas “mañas”. Los mismos esquemas que operan en Cocula o Iguala. Igualitos.

 

*

El doctor Ávila está poco dispuesto a aceptar y encima a investigar a su propia policía y después a enjuiciarla, procesarla, castigarla. Prefiere irse por la fácil. Ese es parte del Estado Fallido de Peña Nieto, la heredad del Grupo Atlacomulco y de quienes les hacen el juego por las razones que sean. Nadie dice que Ávila o Peña empuñen las armas y vandalicen. Ni falta les hace. Pero ese Estado, administrado y operado de esa manera, agrede hasta el asesinato.

 

*

Los complots que señala Peña Nieto los fabricó él y su Grupo y luego se pusieron en medio. El tráfico de droga, por ejemplo, no se ha detenido un solo minuto ni ha bajado un solo cadáver el conteo de asesinatos. Ávila, en el Edomex, gobierna su propia fosa común, la más grande del país, pues es en el principio la extensión equivalente al valle de México. Ni siquiera consideremos al resto de la entidad. El terrorismo de Estado lo generan las propias instituciones de seguridad pública, con órdenes o sin ellas. Con objetivos establecidos o sin ellos.

 

*

Al doctor Eruviel todavía se le viene encima la masacre de Tlatlaya, un tema que por su lado considera un caso cerrado, ejecutado, muerto, indemnizado. Se equivoca. El 24 de noviembre del 2014, una manifestación de jóvenes en la Cámara local contra la develación de una placa que agradecía a la Armada sus servicios a México y cuestionaba el tema de Tlatlaya fue impedida por la seguridad interna de esa instancia. Les arrebataron sus pancartas. No pasó a mayores pero el sur del Estado de México, el norte de Guerrero es más que una serie de fosas para el mexiquense Peña, para el ecatepense Eruviel. ¿De verdad puede enfermar alguien de poder? ¿Se ven como Peña? ¿Cómo Salinas? ¿Cómo Obama? ¿En qué creen esas personas? Por lo pronto, el procurador del Edomex, Alejandro Gómez, anuncia que no dejará su cargo, al menos no por el tema de Tlatlaya.

El Edomex tendrá su Ayotzinapa. Ya lo tiene. Ya huele.

 

*

“Datos  de la Subprocuraduría para la Atención de Delitos Vinculados con la Violencia de Género, en lo que va del 2014, en el tema de feminicidios, sólo existen 41 denuncias, 22 en trámite, 19 judicializadas, 13 vinculaciones, y una sola sentencia”, dice el diario local en Toluca, Tres PM.

 

*

Manuel Camacho Solís está enfermo. Tiene cáncer, en fase terminal y descansa en su casa, en compañía de su familia.

 

*

El senador Alejandro Encinas se va del PRD. Las diferencias con aquella dirigencia nacional son irreconciliables. Esa salida la hará pública pronto. Irá con Morena y será, si no pasa nada extraño, el candidato a la gubernatura por el Estado de México. Sí, una vez más. Morena, por cierto, planifica los próximos comicios, los de 2015. Prevé tres escenarios y en el mejor de ellos, un millón de votos. Nada mal, pero también prevén el desastre. El PRI, por su lado, prepara los lonches  y sus tradicionales vales en Soriana, sus quinientos pesos.

 

*

Pero si al doctor Eruviel se le complica lo de los feminicios, hay que reconocer que tiene su lado chido. Amable, pues, buena onda, y nos ofrece dos notas dignas de comentarse. La primera es que uno de sus hijos, el joven Raúl Ávila, hace su debut como actor, con apenas 24 años de edad, en Cadena Tres, una canal que produce una serie llamada “Amor sin reserva”. Para juzgar su trabajo habrá que ver esa producción, pero por lo pronto el chico dice, según una nota de la gran revista Tv y Novelas, que nuca quiso seguir los pasos de su papá. “Desde pequeño estuve en las campañas apoyando a mi papá en todo, pero nunca me llamó la atención todo este mundo de la política. Mi hermana estudió derecho y a ella le latió mucho estudiar lo mismo que mi papá y mi mamá. Yo siempre supe que quería estar en este lugar y ahora que lo veo materializado me doy cuenta que no estaba nada perdido. Es difícil y es muy largo el camino, pero ahí vamos”. La información completa en este link: http://htl.li/ERnKj

 

*

Otra de las frivolidades, buena onda, pues, que regala el doctor Ávila es la donación al Teletón de don Emilio Azcárraga, uno de los desestabilizadores más prominentes y respetables de este país, desde su tiendita, Televisa. Ávila, a mediados de año, hacía un recuento sobre la ayuda otorgada a los centro del Teletón famoso y les pasaba lista a “los dos centros de Rehabilitación Infantil Teletón, en Tlalnepantla y Nezahualcóyotl, la Universidad Teletón y el Centro Autismo Teletón (CAT)”. Luego soltaba los números: “61.5 millones de pesos al CAT, en respuesta al compromiso adquirido para hacer una aportación anual de 20.5 millones, desde su creación en 2012; la entrega de 33 viviendas a familias de menores con esta enfermedad, así como un apoyo mensual de 500 pesos y una canasta alimentaria a 400 niños con este padecimiento”.

Que no pase desapercibido en tiempos de amor y paz.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s