El Barco Ebrio

*

Después del “incidente accidental” protagonizado por el presidente de México, Enrique Peña, en relación a una nueva casa de su propiedad en Ixtapan de la Sal, con valor de 372 mil dólares, las damas de la “socialité” en la ciudad del chorizo, Toluca, y que juegan canasta y bridge –es en serio- compararon los escándalos en los que los jefes de sus maridos se ha visto involucrado. Porque, dicen ellas, no pueden creer que nadie, pero nadie sepa que existen otras propiedades que harían palidecer la casita blanca en la calle de Sierra Gorda, en Lomas de Chapultepec, la propia de Ixtapan y lo que le vayan encontrando al más destacado miembro del Grupo Atlacomulco.

 

*

Porque en esas reuniones no solamente se habla de banalidades. Las esposas o compañeras de los empresarios y funcionarios del primer círculo de Peña arreglan, desde la mesa de juegos, las carreras políticas de los maridos pero también comparan los tamaños. Así, en una de esas tertulias, no precisamente de conchas y chocolate, las mujeres pusieron a prueba la profundidad de sus conocimientos en lo que se refiere a la “real politik” que se practica en nuestro tlatlayizado Estado de México y, entre asombros mutuos, revelaron lo que todas ellas saben hace meses.

 

*

Que en Londres, allá en la pérfida Albión, el presidente Peña le regaló una villa entera a su esposa, la tenaz Angélica Rivera, actriz de Televisa y Primera de Dama de México. Esa villa, ubicada en los suburbios más exclusivos de aquella Londres inalcanzable, haría palidecer a cualquiera y deja en calidad de departamento de Infonavit a las posesiones en México. Ya en confianza, las “doñas”, todas maduras pero vigorosas, confesaron que también acompañan a la pareja presidencial Luis Miranda Nava, subsecretario de Gobierno federal y principal operador de Peña en las campañas presidenciales, y otro funcionario de primer orden, cuyo nombre no recordaron pero que ubicaron como asiduo visitante a Malinalco, en aquella aventura inmobiliaria.

 

*

Una selecta multitud se reunió en el DF para atestiguar la lectura del Segundo Informe de Alejandro Encinas, perredista hasta el 22 de enero del 2015. Allí, en el Centro Cultural Indianilla de la colonia Doctores, el senador fue arropado por sus amigos, entre los que se encontraba Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. Pero esta es una crónica social, donde la política no cabe. Aclamado a su llegada, pero no tanto como él mismo esperaba, Cárdenas encabezó a la izquierda fresa que todavía cree y responde, aunque cada vez menos, a las convocatorias de sus líderes. Minutos antes, Porfirio Muñoz recorría trabajosamente la sillería de aquel centro para encontrar su lugar. Mal, afectado, a Muñoz se le vio sin embargo muy cómodo entre sus pares y a pesar de un natural deterioro por la edad tuvo arrestos para aguantar la embestida de los salvajes fotógrafos, que no le perdonaron un solo gesto al geriarca. Después, también muy guapo y galante, llegó Marcelo Ebrard, sonrosado y cachetón, saludando al oscuro auditorio que lo recibió frío, pero muy educado. Al final, aunque no al último, apareció Encinas en la escena, renunciado ya al PRD pero nunca jamás adherido a Morena, que se perfilaba como su nueva casa.

 

*

Muy inteligente, sabía que a nadie le interesaban las cifras de sus actividades ni los videos que prepararon sus eficaces colaboradores. Delgado en lo que cabe, se limitó a confirmar la renuncia y la negativa de adhesión. El gesto, hasta simple, fue aplaudido por todos, sin rabias ni aspavientos pero sí con diligencia, pues también anunciaba, pero esto en corto, a los de confianza, que establecería una organización civil con el ánimo de agrupar a quienes no quieren pertenecer a partido político alguno. Listo como dice ser, Encinas da cabida a todos y desde allí, desde esa organización, pivoteará a favor de quien lo necesite, incluso si se trata del PRD, que no todo es chuchería. Hasta el actor Héctor Bonilla estuvo allí, apadrinando aquel mágico espectáculo, aunque al final fue dejado solo, en la calle, hablando por su celular, pidiendo su automóvil. Entre la gente común, donde están los de terracería, como dice uno de los más eficientes colaboradores del equipo de Encinas, estaba sentado el Alto Comisionado de los Derechos Humanos por las Naciones Unidas, Javier Hernández, muy activo tomado fotos y apuntes.

 

*

Luego de los parabienes, ya concluido el acto social, vinieron los chimes. Uno de ellos resulta grave e involucra a casi todos los organismos mexicanos de Derechos Humanos que se asomaron de alguna manera a la masacre de Ayotzinapa pero que olvidaron a otras víctimas, como el estudiante Julio César Mondragón, uno de los primeros asesinados en septiembre del 2014, durante las primeras confrontaciones policiacas. A Mondragón lo torturaron y, vivo, le arrancaron la cara. Murió a causa del dolor pero los parientes de ese joven, sus tíos su esposa y su hijo, fueron olvidados. Nadie les dijo qué hacer, cómo hacer para obtener la impúdica justicia practicada en este país. Originarios de Tenancingo, Edomex, a los parientes de Mondragón los organismos de derechos humanos les cerraron las puertas porque, adujeron, eran acompañados por afiliados a Morena, dos o tres de ellos, los únicos que cobijaron a esa familia. “En un caso de seguridad nacional como lo es Ayotzinapa, nadie debería fijarse en quién lleva a las víctimas para ser atendidas”, dice uno de los militantes que acompañó a la familia. Es cierto. No se puede entender el estricto apego a las reglamentaciones, si es que las hay en ese sentido, que los organismos de Derechos Humanos exhibieron. Seres humanos o máquinas de servicio público y privado, no ha quedado clara cuál es su condición, pero no importa. Son, también reflejo de la Nación Peña Nieto.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s