El Barco Ebrio

*

La casa de Ixtapan de la Sal de Arturo Montiel, en el fraccionamiento Grand Reserva, es una de las más lujosas de aquel complejo pero también es una de las más custodiadas. Nadie, o casi nadie tiene la seguridad que se ve en esa propiedad, custodiada por soldados del Ejército mexicano permanentemente. ¿Qué guarda Montiel allí? ¿De qué tamaño es el miedo? Ni siquiera los San Román lo pueden decir.

 

*

“Ya sé que no aplauden”. La desafortunada frase del presidente Enrique Peña lo pinta de cuerpo entero. Acostumbrado desde que era funcionario en el Estado de México, al halago fácil, construyó su poder político desde la apariencia y las relaciones familiares. En Toluca se le aplaudía hasta porque estornudaba. No dejó nunca de aplaudírsele, ni siquiera en los peores momentos. Se le aplaudió cuando su tío, el ex gobernador mexiquense Arturo Montiel, fue acusado de enriquecimiento inexplicable y al sobrino le tocó exonerarlo. Peña es experto en ordenar investigaciones contra sí mismo o sus familiares. A Montiel lo exoneró Alfonso Navarrete Prida, ex procurador mexiquense y ahora secretario federal del Trabajo. Luego, unos años más tarde, dijo en entrevista banquetera que él no recordaba o no sabía si era pariente de sangre de cinco ex gobernadores del Estado de México. Tampoco recordaba quiénes eran sus familiares en el poder del Estado de México ni los orígenes de su propia familia. “Que me investiguen”, dijo aquella vez, entre sonrisas. Lo investigaron y el periodista Francisco Cruz logró establecer el árbol genealógico de Peña y sus relaciones de poder, todas ellas muy de su familia.

Va un aplauso para el presidente.

 

*

La dirigencia estatal de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador y que participará por primera en elecciones, está fracturada. Militantes de esa organización denuncian que su líder estatal, el doctor Pedro Zenteno, impone desde ya a sus amigos para los cargos de elección. Incluso, dicen los inconformes, hasta a militantes panistas ha invitado para participar. Zenteno, acusan, ha fracturado al partido mexiquense por su inmovilidad, para empezar. El manejo político de Zenteno radica en, primero, eliminar a quienes considera sus enemigos internos, aun a costa de perder las elecciones de la manera más apabullante pero más absurda. Para Zenteno, el poder radica en el control absoluto, dicen, a la usanza priista, pero sin el mecanismo económico. Afín y cercano a López Obrador, sin embargo desde la dirigencia nacional no están conformes con él. Han detectado un vacío de poder que llena con el dinero que ya cobra de las partidas presupuestales que por ley le tocan a esa organización. Sin embargo, el músculo político es tan débil que, apuntan, puede organizar mínimamente mítines y las minigiras obradoristas por los poblados del Edomex. Apenas nace Morena y parece ya un viejo partido de 200 años.

 

*

El PRI, por su parte, siempre consciente de que su negocio es el poder, arregló lo más pronto que pudo el reparto de las candidaturas y, compradas o no, ya están listas. Negociantes de toda la vida, mercaderes de la democracia, al PRI le vale un comino quién gane, siempre y cuando sea de su partido. Lo mismo pasa en las demás organizaciones. Los del PRI entendieron hace mucho que la división interna no permite hacer dinero. El negocio del poder, el más lucrativo en México junto con la religión y el narco, se pone en movimiento una vez más, para beneficio de unos cuantos.

 

*

Mal le ha ido a la Orquesta Sinfónica del Estado de México en la gira a la que la enviaron por Estados Unidos. Una presentación en la Universidad George Mason, en Virginia, le acarreó una desoladora crítica en los medios más importantes de Estados Unidos. El maestro Enrique Bátiz fue acremente vapuleado. Le criticaron todo, hasta la fuerza de su mano izquierda, dicen los tolucos desde las redes sociales. Llena de hoyos en su calidad profesional, le dijeron, además de remarcarle al director que la oferta musical fue un insulto para la audiencia. En otras palabras, dice la nota, firmada por Robert Battey el primero de febrero del 2015, “el grupo vino de Toluca sin la elemental noción de composición sinfónica”. Lo malo, también, es que esa nota fue publicada por The Washington Post. Se puede leer en el link http://www.washingtonpost.com/lifestyle/style/orquesta-sinfonica-del-estado-de-mexico-program-is-mired-by-a-lack-of-direction/2015/02/01/9f02e92c-aa3f-11e4-8876-460b1144cbc1_story.html. No todo fue malo. También le destacaron algunos brillos, todos de los ejecutantes, que opacaron desde esa perspectiva a su eterno director.

 

*

Si no hay dinero, ¿cómo funcionará el país? Por lo pronto, las únicas empresas con cierta certeza son las de los amigos del presidente Peña, como Higa, de Juan Armando Hinojosa, cuya casa en Metepec, dentro del fraccionamiento La Asunción, luce abandonada desde hace un tiempo. ¿Nadie ha visto a Hinojosa? ¿Ahora en qué casa anda metido? En ese fraccionamiento vivía el presiente Peña, cuando, todavía casado con su primera mujer, Mónica Pretelini, era un simpático servidor público en el gobierno mexiquense. Esa zona habitacional, de alto nivel, es además el lugar preferido para los funcionarios estatales de cierto tipo económico. Secretarios de Estado, directores, empresarios y asesores encuentran allí grata convivencia y hasta salen a comprar el pan y la leche en las tienditas de la zona. Bueno, eso dicen ellos.

 

*

La negativa del gobernador Eruviel Ávila para declarar una alerta por feminicidios es fácil de entender. Esa alerta implica la aceptación pública de que su gobierno no puede resolver ese problema y sus derivaciones, y que hay ineptitud. Lo pondría todavía más en los reflectores nacionales, que ahora ocupa por hacerse el omiso sobre ese tema, además de su macabro Tlatlaya. La entrada de la Federación revelaría las condiciones de corrupción o al menos de trabajo en las que se desarrollan esas indagatorias y al menos en Ecatepec y Tecámac se pondría de manifiesto, se haría público, evidente, que son los policías de las diferentes corporaciones las que participan activamente en homicidios y desapariciones. Entonces, omiso o incapaz, de todas maneras no hace nada. El 54 por ciento de los feminicidios en el Estado de México se concentra en diez municipios, entre ellos Ecatepec, Toluca, Neza, Naucalpan, Valle de Chalco y Tlalnepantla.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s