Tiemblan los recomendados

* En las escuelas es fácil ver, por ejemplo, el extremo de algunas personas que, con estudios técnicos, pueden conseguir plaza docente por medio de sus padrinos y hasta con doble turno, con el enojo natural de quienes realizaron estudios normalistas o incluso licenciaturas.

 

Luis Zamora Calzada

Los compadres, amigos, parientes cercanos, simpatizantes, compradores de plazas entre otros, conocidos también como recomendados, y que en los últimos años recibieron una plaza docente en funciones de maestros de grupo, directores, supervisores, por mencionar algunas categorías del escalafón del subsistema educativo estatal, sin tener el perfil y mucho menos la preparación profesional para la función, se encuentran en vísperas de tiempos de angustia y desesperación por los exámenes de permanencia en el magisterio.

Algunos negarán su existencia, pero en las escuelas es fácil ver, por ejemplo, el extremo de algunas personas que, con estudios técnicos, pueden conseguir plaza docente por medio de sus padrinos y hasta con doble turno, con el enojo natural de quienes realizaron estudios normalistas o incluso licenciaturas que a todas luces les daría mayores ventajas y derechos que los apadrinados (se dice que, en bastantes casos, los ahijados realizaron el pago de cómodas aportaciones económicas para lograr la plaza o el ascenso pretendido).

No se omite mencionar a quienes han sido ubicados en puestos directivos o de supervisión sin reunir los requisitos que marca la ley. Vaya que son muchos y por sus trabajos deficientes los conocerán, sobre todo si se accede a sus currículas, seguramente el perfil que presentan es inferior al de un maestro que entrega buenos resultados y es docente por vocación.

Sin embargo, su tiempo se acabó, la publicación del calendario de aplicación de pruebas para la permanencia en el servicio fue difundida por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, los exámenes están a la vuelta de la esquina, por la información siguiente:

Emisión de la convocatoria: 15 de junio de 2015.

Emisión de perfiles, parámetros e indicadores para la evaluación del desempeño en preescolar, primaria y secundaria: 20 de abril de 2015. Para bachillerato, 20 de mayo del mismo año.

Aplicación de evaluaciones grupo 1: del 9 de septiembre al 30 de noviembre de 2015.

Difusión de resultados obtenidos de este grupo: 31 de enero de 2016.

Aplicación de evaluaciones grupo 2: del 1 de febrero al 31 de mayo de 2016.

Difusión de resultados obtenidos: 21 de julio de 2016.

Se asegura que estos resultados serán el fundamento para la entrega de estímulos a los docentes, con independencia de los programados a nivel estatal, se menciona que serán considerados para el incremento de horas y ascenso de categorías escalafonaria, entre otros, tal y como lo planteó el Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM) en el 2010.

A los maestros con estudios normalistas u otras licenciaturas, con vocación y entrega a la docencia en su trabajo diario, se prevé que no tendrán dificultad alguna para acreditar estas evaluaciones y las que vengan. Caso contrario, quienes no reúnen estas condiciones se verán en serios problemas, en razón de que sus padrinos no podrán intervenir en los procesos de evaluación.

 

No entiendo

 

Ayuda, ayuda, alguien ayude por favor, realmente no entiendo qué pasa. La semana pasada, en el Parlamento británico, se escuchaba decir que en nuestro país “…tenemos instituciones públicas sólidas, con una efectiva división de poderes; una ciudadanía madura e informada, partidos políticos fuertes, medios de comunicación libres y críticos, así como una sociedad civil organizada y cada vez más participativa”, afirmación a todas luces susceptible de interrogantes e interpretaciones, en cada una de sus aseveraciones emitidas.

La duda la centramos respecto a la ciudadanía madura e informada, de hecho nos limitaremos a la sociedad informada en virtud de que un estudio dado a conocer el 2 de marzo contradice aquel dicho de Londres en el trabajo titulado “Habilidades lingüísticas de los estudiantes de primer ingreso a las Instituciones de Educación Superior. Área metropolitana de la ciudad de México”, presentado en la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Los datos alarmantes indican que únicamente el 20 por ciento de los estudiantes que ingresan a una licenciatura tienen una alta comprensión de textos, mientras que el 30 por ciento está por debajo de la media, encontrando como supuesto origen el retiro del estudio de la gramática de educación básica y media superior desde |970, así como no profundizar en el entendimiento de la lengua.

En un rubro denominado “conciencia lingüística” o “dominio del español”, en términos de calificación, los estudiantes reprobarían con 5.9 en escala de diez, asegurando que quienes tienen una mejor posición económica presentan más ventajas en esto, lo que es muy grave en un país con habitantes pobres como en el nuestro.

Octavio Rodríguez, docente de la UNAM, con casi cincuenta años dedicados a la docencia en licenciatura y postgrado, señala que, salvo algunas excepciones, sus estudiantes no son capaces de redactar coherentemente un párrafo y en alusión a un estudio de años anteriores, que consideró que el periódico más leído en ese tiempo fue Excélsior, se afirma que con el vocabulario de un estudiante de media superior de la época no les era fácil comprender una nota común del periódico citado, lo que ahora puede estar ocurriendo de nueva cuenta.

Una ciudadanía informada debe comprender lo que lee, pero si en estudiantes que afortunadamente han llegado al índice estadístico de acceso a educación superior, presentan problemas de comprensión, qué pasa con la población que no tiene éxito escolar, los que  han desertado desde edades tempranas para incorporarse a un mal pagado mercado laboral o quienes tienen como grado máximo de estudios cualquier grado de la escuela primaria, los que no leen un periódico, un libro, una revista seria, ajenos a las noticias, ¿estarán informados? Parece ser que alguien no dice la verdad.

En otro orden de ideas, desde mi punto de vista, el problema de comprensión inicia en el primer grado de primaria al parcializar el conocimiento de las letras y sus combinaciones, cuando está demostrado que el cerebro humano capta totalidades. No es comprensible, por ejemplo, que por muchos años las sílabas compuestas se dieran a conocer, hasta seis meses en promedio, después de ingresado al grado citado. Desde esa edad temprana es probable que se haya iniciado la integración de una ciudadanía desinformada contraviniendo la afirmación realizada en días pasados en el Parlamento británico.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s