El otro precandidato del PRI para Toluca

* Guillermo Molina Carbajal, prestigiado litigante, señala que él también es precandidato a la presidencia municipal de Toluca por el PRI,  dice que cubrió en tiempo y forma los trámites establecidos en la convocatoria para el proceso interno de selección y postulación de candidatos a miembros propietarios del ayuntamiento del municipio de Toluca, por el procedimiento de Convención de Delegados para el periodo 2016-2018.

 

Luis Zamora Calzada

“…Dile a la gente que no hay candidato del PRI para el ayuntamiento (de Toluca), la convención es hasta el 23 de marzo, es mentira que ya sea el diputado federal con licencia, el de San Cristóbal, él quiere engañar, hombre, pero no es cierto…”, dice el otro precandidato a la presidencia municipal, mientras pasa una a una las hojas de la convocatoria de fecha 19 de febrero de 2015.

Guillermo Molina Carbajal, prestigiado litigante, señala que él también es precandidato a la presidencia municipal de Toluca por el PRI,  dice que cubrió en tiempo y forma los trámites establecidos en la convocatoria para el proceso interno de selección y postulación de candidatos a miembros propietarios del ayuntamiento del municipio de Toluca, por el procedimiento de Convención de Delegados para el periodo 2016-2018.

El documento que enseña, de cuarenta páginas, contiene procedimientos y fundamentos del Consejo Político Nacional; llama la atención el apartado que hace hincapié en las “medidas para blindar al partido, sus aspirantes, precandidatos y candidatos en contra de la delincuencia organizada y del uso de recursos de procedencia ilícita en los procesos electorales federales y locales…”, así como la fecha de la convención y su lógica de desarrollo.

El otro precandidato, durante la entrega de documentos en el Comité Municipal de dicho partido, comenta: “me acompañé de dos notarios públicos para dar fe de los hechos. El elemento legal no puede hacerse a un lado, sobre todo cuando mi participación rompe el esquema del candidato único, que quiso hacer creer a la gente el presidente estatal del partido. ¡Qué unidad ni qué unidad, están equivocados! Si no querían que hubiera más participante, ¿para qué sacaron la convocatoria? Ahora se tienen que ajustar a lo que marca la Ley”.

Señala que “no hay candidato aún, lo que se realizó el 3 de marzo fue la simple entrega de documentos, eso da el carácter de precandidato, jamás de candidato, para ello se tiene que cumplir con las otras etapas que marca la convocatoria”.

Con el rostro serio, indica que superará los candados que le han impuesto, la presentación de 16 mil firmas el diecisiete de marzo, no serán un impedimento, por lo que hace un llamado a sus amigos, simpatizantes, ex clientes, entre otros, para que le sigan ayudando y, seguro, reta: “vamos a llegar con más firmas”.

 

Tareas inmediatas

 

El recién nombrado secretario de Educación del Estado de México, Simón Iván Villar Martínez, tiene un contexto complicado inmediato. El panorama educativo de la entidad requiere del cumplimiento de mandatos nacionales diversos, que a la fecha quienes administran a las escuelas públicas han sido omisos en realizar. Incluso, en algunos casos, son quienes provocan con sus acciones que no se lleven  a cabo.

Es del conocimiento de padres de familia y alumnos que el último viernes de cada mes no hay clases, porque los maestros asisten a los llamados Consejos Técnicos Escolares, reuniones con una agenda rígida, con escasas aportaciones a los estilos de docencia de las aulas escolares de las instituciones educativas.

Lo más novedoso de estos consejos ha sido la llamada Normalidad Mínima, enfocada a la parte operativa de la escuela con ocho obligaciones que llaman rasgos, y son, entre otros, cumplir con el servicio educativo durante todos los días establecidos en el calendario escolar, iniciando puntualmente los maestros sus actividades, ocupando todo el tiempo en actos de aprendizaje, garantizando además que todos los grupos cuenten con sus maestros todos los días.

En abierta contradicción a los rasgos señalados, el director general de Educación Básica de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de México, en  actividades que no son de su competencia desde lo establecido en la Ley Orgánica de la Administración Pública Estatal y del Reglamento interior de la Secretaría en comento, viene realizando tareas con su grupo político impidiendo el cumplimiento de lo señalado en el párrafo que antecede.

Ocupando tiempo del horario laboral, hay una estructura de maestros que han llamado “Reparte-despensas”, pertenecientes al grupo citado -con la anuencia, por supuesto, de directores escolares, supervisores, así como subdirectores regionales participantes, dependientes de la dirección general de Educación Básica- quienes con un estatus de “intocables”, abandonan a los alumnos a su cargo para recoger, organizar y entregar a las personas de sus listados, los enseres encomendados.

Nadie puede ni debe oponerse a estas salidas, tienen el respaldo de los “jefes”, sin importar que vulneren con su actuar la organización y administración escolar, se sienten protegidos pero no son los mejores maestros, aseguran muchos docentes que se han negado a incorporarse en estas tareas.

Esta es una de las primeras tareas que tendrá que resolver el actual secretario de Educación a menos que no esté en disposición de cumplir con la política educativa nacional y no tenga mayor interés en el asunto educativo.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s