El Barco Ebrio

*

Los integrantes del Grupo Atlacomulco demuestran, una vez más, que nacieron para robar. Primero, el secretario federal del Agua, David Korenfeld, se trasladó en un helicóptero de la Conagua con su familia. Un vecino, muy enojado, tomó fotos del hecho y la subió a las redes sociales.

*

El ex alcalde de Huixquilucan, quien como edil se preocupaba mucho por la tolerancia, luego, luego subió una foto de su rodilla y dijo, a modo de disculpa, que su lesión en cadera y rodilla iba de mal en peor y que necesitaba atención médica.

*

Pero al señor Korenfeled, quien hace esfuerzos sobrehumanos por mantener a raya el sobrepeso que lo aqueja hace años, se le ocurrió participar en una carrera atlética una semana antes, lo que fue evidenciado también, cayéndole en la mentira. Al secretario federal todo se le hace fácil, incluso la privatización del agua. Pero el asunto de su rodilla está por arruinarle hasta su carrera política y su materia gris no le ha dado para resolver el tema. Uno se pregunta por qué un secretario de Estado no es capaz de manejar una contingencia doméstica y sí, en cambio, la transforma en un desastre de Estado que además refleja el nivel de valemadrismo con el que el equipo de Peña Nieto se conduce.

*

Korenfeld, para salir del atolladero en el que él mismo se metió, volvió a postear que el helicóptero lo usaba para atenderse de sus males físicos y que su familia, con todo y maletas, como si se fueran de vacaciones, lo acompañaba en ese trance tan difícil. Así, la esposa y dos niños, corrieron alegremente para abordar aquel helicóptero, luego de bajar de una camioneta.

*

Korenfeld se defendió, pero alguien lo dejó solo, su inteligencia preclara, preclarísima, estaba de vacaciones. Un secretario de Estado que decide lo que decide desde su casa no es capaz, entonces, de encabezar una secretaría como la del Agua. Ni siquiera es duda. Korenfeld será capaz, en todo caso, de operar para los intereses del peñismo, que no son los de México ni sus habitantes.

*

Pero el secretario del Agua no se conformó con ser fotografiado, dar una explicación obtusa y, en el nivel de su inteligencia, volvió a postear otro mensaje diciendo que su conducta era inexcusable, pero que además depositaría el pago respectivo por el viaje realizado, que luego se supo, tenía como destino el aeropuerto internacional de la ciudad de México.

*

Y es que allí, Korenfeld, en su infinita inocencia, abordaría un avión hacia Denver, Estados Unidos, donde tenía una reservación para vacacionar merecidamente con su familia, en un centro de esquí.

Sí, de esquí, donde además no hay ninguna clínica de rehabilitación.

*

El pobre hombre, cuando se supo lo anterior, enmudeció al estilo Atlacomulco. Korenfeld, de quien ya piden su cabeza hasta en Viernes Santo, deberá decidir el siguiente paso. Porque en su futuro, si se queda, deberá resolver el asunto del agua, pero también la privatización del Nevado de Toluca.

*

Sí. La razón fundamental del cambio de categoría del Nevado de Toluca es el agua. Sí. La privatización del escurrimiento que el volcán genera y derrama en el valle de Toluca y los municipios circundantes, afluente fundamental del Lerma y todas las reservas de agua. Y eso vale tanto o más que Pemex. ¿Podrá hacerlo Korenfeld? ¿Servirá para esos menesteres, para la entrega los recursos públicos desde los subterfugios legaloides? Tal vez no pueda. Su rodilla y cadera se han agravado y así, pronto que tarde, requerirá una intervención delicada, allá en Denver, donde se podrá rehabilitar esquiando. O quizás sí pueda y a pesar de rodilla y caderas, y de él mismo, se dé un tiempo para esquiar en el Nevado de Toluca que, ya vendida su agua, lo de menos será construirle su pistita de patinaje al estilo Korenfeld.

*

El otro se llama Ernesto Nemer. Un tipo superchido con el que se puede platicar requetebién, que luego invita la comida y hasta se le puede preguntar la hora. Y es que Ernesto, el esposo de Carolina Monroy del Mazo, la prima-hermana de Peña Nieto, no sabe cómo llamar la atención para que alguien le pregunte. Lo malo es que Ernesto no se dio cuenta de que no estaba en Metepec, donde nadie le dice nada, porque cómo decirle al primo de Peña. Y como no se dio cuenta, se llevó a una gira un reloj de 3 millones de pesos, fotografiado oportunamente y valuado poco después.

*

¿Qué hace el subsecretario de Desarrollo federal con un reloj de 3 millones de pesos? ¿Cómo da la hora un reloj de tres millones de pesos? ¿Se puede llevar al Monte de Piedad, sin quebrar a esa instancia, cuando uno tiene dificultades económicas? Si así es su reloj, ¿cuánto cuestan sus calzones? ¿Usa tangas o prefiere los bóxers? ¿No se da cuenta de que es el responsable del combate a la pobreza? Una comida en los comedores comunitarios federales cuesta entre 5 y 10 pesos. ¿Cuánto cuesta la comida de Ernesto? ¿Por qué son así los de Grupo Atlacomulco?

*

En el 2005, enviados del priista Roberto Madrazo a Toluca comentaban que era imperante parar la candidatura de Arturo Montiel rumbo a la presidencia de México porque, de ganar, pulverizaría México.

– Esos güeyes –así lo dijeron- nos van a excluir a nosotros, los priistas y a la sociedad jamás la van a voltear a ver. Montiel perdió pero también Madrazo. Los de Atlacomulco tuvieron que esperar para que, al fin, uno de ellos accediera al máximo poder público de México.

*

Pero Nemer no es un descarado. Sólo le fallaron sus cálculos. Creyó que estaba entre amigos, los que sí aplauden y ahora deberá explicar, regresando de vacaciones, de dónde sacó para comprar un reloj de tres millones de pesos. Si a Korenfeld se le hizo agua la Semana Santa, a Némer lo crucificaron. La notita, porque eso fue, una notita, se llenó de mentadas e indignidades, impropias para un funcionario como Ernesto, a quien, por cierto, le dicen El Güero” y quiere ser gobernador del Estado de México. Seguramente no es un ladrón, debe tener un montón de negocios de los cuales obtiene lo que ostenta. No será difícil que explique cómo es que abrió esos negocios. Porque se los podemos contar. Unas cuantas gasolineras, una especie de controladora de gasolineras en Toluca, unos cuantos restorantitos y lo que resulte. Ya nos dirá el propio Ernesto.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s