Acróbatas electorales

* Con apenas un millón de habitantes reconocidos desde lo oficial, la capital del Estado de México forma parte de la zona conurbada del valle de Toluca, que agrupa a los municipios vecinos. La cifra de pobladores asciende así a unos 3 millones y si bien el narcotráfico no es una de las actividades criminales preponderantes, es la que más se ha desarrollado en los últimos años.  Pero esta vez se une a la ecuación la casualidad de que hay elecciones.

Miguel Alvarado

Metepec, Estado de México, 8 de abril del 2015. El Estado de México afronta elecciones para diputados locales, federales y la renovación de las presidencias municipales. Poco a poco, los comicios del 7 de julio del 2015 se entrelazan en la rutina de los poco más de 10 millones y medio de inscritos en el padrón electoral, y que de los cuales apenas vota la mitad. Un abstencionismo del cincuenta por ciento para el estado más poblado del país no es sino la interpretación del desencanto, pero también de la búsqueda de otra manera de organizarse contra un sistema que, a propósito o no, ha socavado los derechos elementales.

El ejercicio de la simulación acompaña a las ya comenzadas campañas federales. Un ejemplo es la de la priista Carolina Monroy, prima del presidente de México, Enrique Peña, y esposa de Ernesto Nemer, subsecretario federal de Desarrollo Social y recientemente imbuido, gracias a él mismo, en un lamentable sainete por un reloj valuado en 3 millones de pesos que el funcionario llevaba durante una reunión reciente en Nueva York.

Monroy, reciente presidenta municipal de Metepec, recorre el distrito 27 que aspira a representar y no se extraña. Se equipo, desde ella misma, desarrolla una visión periférica, la interpretación del caos desde la excelencia, la miseria como una oportunidad para salir adelante y el mensaje recurrente, rueda kármica, de que el cambio es posible, a pesar de ser ellos mismos el pasado reciente, hace cinco minutos.

Monroy se encarga de destacar el valor de abrazar niños y la admiración, la tolerancia ante el ritmo despacioso de los ancianos. La mirada, estudiada por años en la travesía de las decenas de cargos públicos de primer nivel que Monroy ha desarrollado en el Edomex en la franja afantasmada de los grises, le permite interpretar los momentos públicos. Sabe que, por pactada que esté, la campaña es una vitrina pública que al menos en lo inmediato no perdona.

La antiquísima fórmula del afecto que inhibe de golpe cualquier reclamo, aunque ese cariño haya sido montado en un escenario planeado, eliminado el azar, la posibilidad de la réplica, surte efecto. De nada sirve que las mismas escenas para la foto del feis se desarrollen en las calles más jodidas, inacabadas para siempre porque entonces no habría nada para prometer. Y, absurda, cada campaña es también una invitación al enojo cuando el aspirante, del partido que sea, parece salido de una realidad ni siquiera paralela, inalcanzable para el ciudadano de a pie.

Carolina une sus manos con las de niños que entienden desde esta subcultura que hay gato encerrado y, con ella, todos a una, las levantan en un gesto que simboliza la fuerza y la esperanza. Incluso, patriotismo. La candidata es una mujer fresca y ese carácter lo combina con la ligereza de su imagen. Vestida sencillamente, con un pantalón café y, pues sí, una camisa blanca donde ha bordado su nombre, no hay sol que la haga sudar. En la mano, como si de una bolsa de noche se tratara -porque el garbo es el mismo- carga minicarteles con ella misma impresa, eternizada allí al menos hasta que termine su autopromoción.

Camina Carolina en San Mateo Atenco, el 8 de abril del 2015. Apenas presta atención a la barda pintarrajeada que le recuerda mirar hacia otro lado. Pensará: este no es un municipio que yo haya gobernado, esto qué. Rodeada por su war room, a Monroy del Mazo le abre camino una pequeña avanzada. El equipo pacta conversaciones con vecinos dispuestos a ser amables. Técnica elemental practicada en campañas, evita confrontaciones innecesarias, reclamos desde la desesperanza. Entonces lo mismo aceptan la charla los ambulantes, apostados en plena calle –los que venden herramientas en la banqueta, los que tienen los jugos frescos, con los tamaleros, los de los esquites, -que los que encabezan clubes de tés Herbalife, el conductor tardío, el ferretero o la tienda de la esquina, el simple peatón.

“Honestidad. Nuestra fortaleza”. Es el eslogan de la campaña para una más de sus campañas.

“Carolina Monroy yo al igual que tu soy Madre estoy pasando por una crisis inesperada de desempleo te pido nos ayudes alos empleos en san mateo atenco por ejemplo yo ahorita nesecito ayuda porque mi hija esta hospitalizada en una clinica cercana a mi domicilio nesecito de tu ayuda no tengo para sacarla del hospital ojala me ayudaras tendrias en mi ala mas fiel integrante de tu campaña en todo gracias Te dejo mi núm”, le escriben desde las redes sociales, donde los espacios permiten mayores expresiones.

¿Qué tiene Carolina que consigue que la escuchen?

La respuesta, a botepronto, la entrega uno de los curiosos.

– Nada. No tiene nada, sólo presupuesto.

En descargo de aquel comentario, la hija de Carolina, Verónica Nemer Monroy, tiene un restorán, Casa Senzo, muy cerca del fraccionamiento La Providencia en Metepec, en sociedad con su esposo, Gerardo Gámez, donde una de sus especialidades es el pato laqueado, para mayores frivolidades. No sólo hay presupuesto, pues.

A Monroy nadie le pregunta por los resultados en Metepec o en TV Mexiquense, cuando lo dirigió en el sexenio de gobernador de Peña Nieto, o por el Instituto Mexiquense de Cultura. Nadie se acuerda o parece inapropiado machacar en eso. Porque, de verdad, ella viene a charlar en buena onda.

Juan Rodolfo Sánchez Gómez, aspirante panista para la alcaldía de Toluca, ilustra ese punto desde un chiste: “vamos a suponer que voy caminando, aquí cerca, saliendo de mi casa y al pasar por la secundaria –qué raro, ¿no?- pues me asaltan. Es un tipo que me quita mil pesos, me bolsea y al final hasta me da mi coscorrón, para luego alejarse caminando porque no hay una sola patrulla aquí en la colonia. Yo, todo amoscado, me alejo. De pronto escucho que alguien me chifla, me grita. Volteo y es el tipo que me acaba de robar, quien me hace señas para que me acerque.

“- Eyy, sí tú, ven acá, canijo –me dice.

“Así que yo, por una razón que no tiene fundamento, regreso con mi asaltante, esperando no sé qué.

“-Mira –me dice el ladrón- me voy a robar este tanque de gas pero está muy pesado y quiero que me ayudes a cargarlo. Así que de los mil pesos que te quité hace rato, te voy a dar 50, para pagarte por la carga.

“Yo le ayudo y me llevo mis 50 pesos, bien contento”.

Y así.

La candidata panista para la diputación federal es Vanessa Languendik, una primeriza en estas lides, como ella misma se asume. Su mayor cualidad política es ser hermana de Carlos Languendik, primer delegado municipal de la colonia Izcalli Cuauhtémoc IV, cercano colaborador del ayuntamiento de Carolina Monroy y quien en el 2012 se vio involucrado en la detención de células del cártel de Sinaloa, que aclaró después.

Aquí, en el distrito 27, se valen todas las aberraciones. También en los otros.

II

A Juan Carlos Núñez, Armas, un ex alcalde del PAN que compitió por segunda vez por Toluca, le decían recurrentemente, durante una de sus giras en el 2009, por la colonia Morelos, que “¿puede bajar los impuestos?”.

– No, no es mi función legal.

– ¿Puede subir los salarios?

– No, no es mi función legal.

– ¿Y entonces?

– Puede votar por mí, porque mire, le traigo unas propuestas -decía el ex aspirante con la mejor de sus caras.

– ¿Puede mejorar la seguridad? Porque hace unos días nos acaban de asaltar y las patrullas llegaron 20 minutos después. Nos han obligado a cerrar el local y ahora no tenemos oficinas para trabajar. ¿Cuál es la propuesta sobre seguridad pública que nos tiene, señor?

– Bueno, qué lamentable. Por ahora les vamos a dar un folleto con los pasos a seguir en caso de alguna emergencia como la que nos cuenta.

– …

– …

Núñez Armas perdió aquellas elecciones, terminando con nueve años de gobiernos panista. María Elena Barrera, ex secretaria particular de Enrique Peña, recuperaba la alcaldía para el PRI. También había repartido folletos para leerse en caso de ser asaltado. O antes de serlo, como uno prefiriera.

III

Un gramo de mariguana cuesta, en los Emiratos Árabes Unidos, 110 dólares. En Estados Unidos, hasta 450 dólares por onza. En Japón, 68 dólares por gramo.

En México, una AK-47 cuesta, en la frontera gringa, mil 400 dólares y 3 mil dólares en el interior del país. Pasar migrantes a EU, entre 4 mil y 9 mil dólares. El mercado de los libros pirata está calculado en 41 millones de dólares y el de los cigarros ilícitos, en 582 millones de dólares.

El número de prostitutas reconocidas es de medio millón para todo el país.

El mercado negro mexicano está valuado en 126 billones de dólares, según datos del sitio web havocscope.com, especializado en estudios de riesgo sobre mercancías ilegales y sus costos.

De acuerdo a un reporte de la International Narcotics Control Board, cerca de mil toneladas de mariguana fueron requisadas en la frontera entre México y Estados Unidos por agentes norteamericanos en el año 2013.

Y en Toluca, ¿cuáles son las estadísticas?

Con apenas un millón de habitantes reconocidos desde lo oficial, la capital del Estado de México forma parte de la zona conurbada del valle de Toluca, que agrupa a los municipios vecinos. La cifra de pobladores asciende así a unos 3 millones y si bien el narcotráfico no es una de las actividades criminales preponderantes, es la que más se ha desarrollado en los últimos años.

Algunos ejemplos duros, pocos, pero distinguidos:

En el 2007 el empresario chino Zhenli Ye Gon instalaba su empresa justo enfrente del aeropuerto internacional de Toluca. Un operativo federal revelaba que en realidad fabrica metanfetaminas. También, en su casa de Las Lomas que allanó la policía, se encontraron 205 millones de dólares en efectivo. El edificio, a medio terminar, en 14 mil metros de terreno, fue puesto a la venta tres años después, en el 2010. Un discreto letrero anunciaba los teléfonos.

El reportero Elpidio Hernández recuerda que “el número telefónico divulgado en aquella frazada conecta directamente a la compañía Etic Art, una de las tantas empresas pertenecientes al Grupo IUSA, propiedad de la familia Peralta. Una voz amable pero con recelo detalla que se trata de un predio de 24 mil metros cuadrados ubicado en el lugar donde está el anuncio. El precio es de mil 200 pesos por metro cuadrado -unos 29 millones de pesos- y para mayores informes ofrece concertar una cita a todo aquel interesado.

“De acuerdo a la página web que se puede consultar en la dirección http://www.etic-art.com.mx, la empresa que oferta el inmueble es una compañía dedicada a la elaboración de todo tipo de etiquetas, dirigida a cualquier particular o empresa que necesite proyectar una imagen; se anuncia como una empresa de calidad, experiencia y liderazgo. El espacio virtual detalla que la firma fue fundada en 1969 e incorporada al Grupo Iusa en 1979. Está ubicada en el número 284 del antiguo camino a San Lorenzo, en la delegación Iztapalapa del Distrito Federal.

“Etic Art es una de las múltiples empresas que maneja Carlos Peralta Quintero, heredero del emporio IUSA (Industrias Unidas SA), consorcio fundado por Alejo Peralta y asentado en la población de Pastejé, en el municipio de Ixtlahuaca, Estado de México”.

En el 2012 la alcaldesa María Elena Barrera contrataba como director de Inteligencia a Germán Reyes Figueroa, jefe de plaza de La Familia Michoacana, con un salario de 30 mil pesos mensuales.

En el 2013 hubo 12 ejecutados en menos de un mes, relacionados con el narcotráfico.

Pasar por el valle de Toluca un cargamento de droga costaba, hace cuatro años, 200 mil pesos que alcanzaban para que una patrulla como escolta–estatal o municipal- cuidara que el transporte no fuera detenido.

El narcomenudeo en las calles representa en realidad la parte más productiva de las drogas en Toluca. Comerciantes ambulantes, desde el 2000, fueron utilizados para darle forma al negocio, que en años anteriores se ubicaba en zonas específicas como la colonia El Seminario y el barrio de Santa Ana Tlapaltitlán, dos de las más peligrosas de la ciudad. También Zopilocalco, un barrio en lo alto de la ciudad, era un enclave tradicional de ventas, protegido por la policía y surtido por militares renegados que aprovechaban el temor que produce aquel uniforme.

Primero la Familia Michoacana se internó en la ciudad agrupándose en sitios públicos pero controlables, como sucedió en el mercado de Autopan, en el 2006. La Familia, perseguida a sangre y fuego desde sus raíces en Michoacán y Luvianos, dejó la plaza toluqueña en manos de los Caballeros Templarios, escisión inventada por Servando Gómez, La Tuta y que prácticamente inició una guerra en Michoacán. Según la Federación, los Templarios han sido exterminados pero en Toluca campean los restos esparcidos de aquel cártel, reorganizado en torno a figuras locales del ambulantaje desprendidas de la organización de Gerardo Sotelo, “Alma Grande”, impulsivo líder asesinado después de intentar pactar con su ex esposa, Esmeralda de Luna, el reparto de puntos de venta en la ciudad, en julio del 2009. De Luna es ahora candidata por Movimiento Ciudadano para una diputación federal por el distrito 34, en Toluca. A ella se le adelanta, al menos una regiduría, gane quien gane. Nada mal para una secretaria recepcionista que ha sabido aprovechar la coyuntura entre crimen organizado y políticos, que ahora es más visible que nunca. El valle de Toluca no es la excepción y las elecciones del 2015 tampoco serán las más limpias.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s