El Barco Ebrio

*

Grupo Higa cambió sus oficinas. Inencontrables ahora, eluden a la prensa pero también al linchamiento público que, al menos en redes sociales, no pueden detener. Higa, la sede, que estaba en pleno centro de la ciudad, en la esquina de Villada y Morelos de la pequeña pero tenebrosa Toluca, se ha largado. Por lo menos se invisibilizó. Por ahora nadie sabe dónde andan, pero eso no significa que sus negocios se detengan.

*

Y es que los de Higa, propiedad de Juan Armando Hinojosa, ya se sentaron con autoridades del Edomex y del ayuntamiento de Toluca para dar forma a sus dos nuevos proyectos para el municipio. Uno, el más importante, tiene que ver con el Nevado de Toluca. No, no van a construirle a Arturo Montiel su pistita de esquí ni tampoco su casitita de retiro, con vistas a la nata contaminada que es el valle de Toluca.

*

Lo que ellos harán tiene que ver con un plan gestado hace mucho: la privatización del agua.

Desde esa perspectiva, toma sentido el cambio de adscripción del volcán toluqueño. Antes, Parque Nacional y hoy área de protección de flora y fauna, será privatizado pero debido a la cantidad de agua que produce. La actual denominación permite instalar estructura e infraestructura privada en el volcán. Todavía no se sabe bien a bien qué será lo que Higa construya en algún lugar de los bosques volcánicos, pero es seguro que sucederá. Sin embargo, se entiende que será una planta captadora, una tratadora o hasta una refresquera. De todas maneras ya hay una, en las faldas del Nevado, de Coca-Cola para variar, que es la primera en utilizar el agua que viene desde las alturas. Más allá de que el gobierno federal falseara información para hacer el cambio, el tema del agua se le ocurrió a bien pocos, que se fueron con la finta (nos fuimos) de que el tema central era otro.

*

Curiosamente, el gobierno del Edomex se ha mostrado reacio a seguir apoyando al empresario más amado por Peña Nieto, pero el ayuntamiento de Toluca, emocionado, ha dicho que sí a todas las propuestas emanadas de Higa.

*

Y quien encabezaba aquella negociación era el ex secretario estatal del Agua, el Señor de las Rodillas, David Korenfeld, a quien se le había encargado encarecidamente este apartado. Porque la privatización del agua, dicen algunos, es una especie de preludio para un caos más profundo, del que no habrá regreso.

*

A ese respecto, algunos altos mandos militares ya ven con demasiado malos ojos la administración de Peña Nieto. Afirman que su equipo de gobierno es el peor de la historia y lanzan una advertencia, desde sus ropas de civiles: “tengan a la mano documentos y pasaportes. Ah, y dinero en efectivo”.

*

Pero Higa.

El segundo proyecto es un teatro. Un nuevo Teatro Morelos, donde está el viejito, que será demolido desde los cimientos y emergerá uno nuevo, muy reluciente, en esa onda extraña de megalomanía que los del Atlacomulco desarrollan luego. Algo así como los edificios nazis que proyectaba don Adolfo Hitler y que nunca llegó a cristalizar. Esto se sabe desde mediados del 2014, pero se olvidó cuando salieron a la luz la casa blanca de Peña y el resto de la hinojosiana historia. El nuevo Teatro Morelos tendrá “mirador panorámico, una azotea verde, área comercial, lobby, taquillas, camerinos, sanitarios, área de trampillas y foso de orquesta”. Este proyecto fue presentado por el góber Eruviel Ávila, y costará 273 millones de pesos, de los cuales 150 serán de origen municipal. Los de Higa, tan odiados de pronto por los desposeídos y por otros que tienen, pero no  tanto, han decidido llevarse leve la obra, que debería estar lista en diciembre del 2015.

*

Un admirador de Carolina Monroy del Mazo envía algunas consideraciones relacionadas con la candidata a diputada federal por el PRI, esposa del humildísimo subsecretario de Desarrollo federal, Ernesto Nemer y ex alcaldesa de Metepec. Ah, y prima de sangre de Peña Nieto.

“Si no has escrito el barco ebrio nuevo, te mando unos datos: desde hace por lo menos seis meses, Carolina Monroy tiene comisionados en la casa de su mamá a seis empleados del ayuntamiento, que tienen plaza en Servicios Generales; los trabajadores del ayuntamiento retapizan, entre otros, muebles antiguos o supuestamente antiguos, de la mamá de la ex alcaldesa. Incluso la nómina de los seis, que sale de la alcaldía, la cobran en la casa de la mamá de Carolina. Trabajan de nueve de la mañana a la seis de la tarde en la casa de la señora. Incluso los llevan en una camioneta del ayuntamiento”.

Servidos.

*

El plan del panista Juan Rodolfo Sánchez Gómez es ambicioso. Nadie sabe qué hizo cuando se retiró de la política, hace unos seis años, pero lo que haya sido no desgastó sus cuadros. Y ahora, como candidato azul a la alcaldía de Toluca, que ya ocupó una vez, su intención es más amplia. Si consigue el triunfo, el siguiente paso, dicen el equipo cercano que lo rodea, es la gubernatura del Edomex. Por primera es posible que un personaje ajeno al Grupo Atlacomulco ocupara ese encargo. Ya lo hizo nuestro doctor Ávila, pero no era tan alejado desde la protección que le daba Montiel Rojas. Sánchez Gómez, pues tiene un proyecto ambicioso que deberá sustentar por sí mismo. ¿Es amigo de Peña? ¿Influye esa amistad en el camino político de Juan Rodolfo? ¿Y si llega será en el PAN pero con el PRI? ¿Y después Los Pinos? ¿O cómo?

Bueno, primero la campaña municipal.

*

Niños robados en Toluca, quince diarios, dicen en redes sociales. Violados, asesinados, con los órganos extraídos. Que una camioneta blanca. Que una banda operando desde San Mateo Atenco hasta Zinacantepec. Doscientos cuarenta niños en dos semanas. Más tarde que pronto ha prendido esa versión en la ciudad. Padres preocupados señalan que la noticia “ya salió en 24 Horas” o que conocen a un compadre, amigo de un señor al que le robaron al niño. Esas cosas suceden, y si esa escala fuera cierta, habría una revuelta en la ciudad. Hasta el momento nadie ha presentado un caso sólido. Pero nadie pela los que hay de verdad.

*

El tema de los niños robados lo interpretan otros como una campaña negra del PRI contra el mismo PRI. Porque, bien fácil: el rumor desalentará a la ciudadanía, que mentará madres y maldecirá a los gobiernos tricolores. Dejará de votar. El voto duro tricolor hará el resto.

*

El Semanario Nuestro Tiempo envía una felicitación a Marissa Mendoza Cahuatzin y a su pequeña niña, Melissa, quien hace pocos días fue bautizada en Tenancingo. Ellas, dos, tan bonitas, tan heroicas, tan valientes.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s