Le digo a Selene

Miguel Alvarado

Le digo a Selene que aquí está todo

pero no consigo una lámpara o su luz.

Su voz se punza en una descarga cuando ella responde algo.

Le digo a Selene que hay albañiles levantando un muro

y que el árbol atrás se agita como una flama.

Ahora no puedo escribirle a Marissa Mendoza

porque algo adentro se ha roto

hizo “crac” hace unos días y los fragmentos andan

derivados en esa agua que sólo va.

Así que tomo los restos y los uno, conectándolos lo mejor que puedo

en estas hojas que me dio mi hermano.

Dice Luis que saque las líneas a pasear, que raye

cualquier hoja porque allí se encuentra el principio

pero también el final, aunque eso no lo menciona.

Esta libreta me la dio mi hermano

una vez que había niebla en la casa

y alguien tomaba café, partía con los dientes un pan.

Los árboles atrapan el aire, le digo a Selene,

a quien sueño en la casa rodeada de gatos y peces, construyéndola.

Le digo a Selene que ya es la hora.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s