Las vacaciones del licenciado Polo

* Este no es el único escándalo que se le puede encontrar a la oficina de Apolinar Mena, secretario de Comunicaciones del gobierno del Edomex, quien sabe, por ejemplo, que la empresa Autovan sigue construyendo la carretera Toluca-Naucalpan, en Xochicuautla, Lerma, sin los permisos correspondientes pero además violando un amparo concedido a los ejidatarios de aquel municipio que impide la compra-venta de tierras y por consiguiente que las obras continúen.

*

Miguel Alvarado

Toluca, México; 8 de mayo del 2015. Polo Mena es el secretario mexiquense de Comunicaciones. Por su oficina pasan todos los proyectos carreteros y los relacionados, que generalmente tienen inversiones superiores a mil millones de pesos. Trata con puro personaje, incluido Juan Armando Hinojosa y su constructora Autovan, perteneciente al Grupo Higa. Polo, que en realidad se llama Apolinar pero que le dicen así los que lo estiman, se metió, él solo, en un escándalo por corrupción con la empresa española OHL que construye, entre otras obras, la carretera Viaducto-Bicentenario, con un costo de 4 mil millones de pesos -pero disparada hasta 10 mil millones- dividida en tres etapas, la última a desarrollarse dentro de 20 años pero que ya ha cobrado, sin entregar ni un metro, al gobierno del Estado de México.

La oficina de Polo o Apolinar lo sabe, como también supo acerca de las vacaciones del secretario estatal y toda su familia al complejo turístico Mayakoba, en la Riviera Maya, donde la noche cuesta, como mínimo 10 mil pesos. Ese hotel es propiedad de OHL, obligada por la cortesía burocrática de Mena a pagar esa estancia, según videos difundidos en redes sociales. Mena aseguró, en una llamada filtrada con Pablo Wallentin, representante en México de la constructora, que necesitaba 150 mil pesos para cubrir aquellas vacaciones.

– ¿Te vas un año o qué? –le dijo el sorprendido ejecutivo, quien de inmediato se ofreció a resolver ese contratiempo para que en diciembre del 2014 Mena pudiera descansar.

El licenciado Polo, como lo llaman sus asistentes en su oficina, tuvo que salir a dar la cara, una de las más descompuestas, enmarcada por una corbata verde a rayas y un estado de cuenta donde, afirma, están los gastos que realiza, para contradecirse a sí mismo.

“Recurrí al señor Pablo Wallentin como directivo de la empresa para que me apoyara en el hotel Fairmont (Mayakoba), que es propiedad de esa misma empresa, porque me querían obligar a contratar un paquete de estancia por más días de los que yo necesitaba. Desde la primera llamada que hice al señor Wallentin, le comenté que los gastos del hospedaje lo cubriría con mi tarjeta bancaria y en este estado de cuenta se puede constatar que el 9 de diciembre del 2014 el hotel Fairmont realizó un cobro por la cantidad de 124 mil 38 pesos”, decía el apoquinado secretario, mientras sostenía un micrófono y un papel.

Polo y su oficina no solamente son participantes de una corrupción que apenas se hace pública pero que en realidad lleva décadas operando y que ha fundado escuela entre los funcionarios mexiquenses desde el Grupo Atlacomulco. El propio presidente de México, Enrique Peña y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, pueden confirmar los amaños a los que se sujetan funcionarios y empresas para obtener beneficios desde la obra pública, una de las carteras más peleadas en los gabinetes de cualquier administración. Cada uno con su casa blanca, Peña y Videgaray entienden desde su ejemplo que en el Estado de México así se trabaja y que quien no lo hace es porque no está en un cargo público de poder.

“Entre los sexenios de Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto, la empresa OHL obtuvo las concesiones de tres obras de alto impacto, cuyas inversiones rebasan los 37 mil millones de pesos… OHL es propietaria del 49 por ciento de la concesión para la ampliación, mejora y desarrollo del programa de explotación aeroportuaria en el Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT), que incluye la totalidad de la operación de los servicios aeroportuarios, complementarios y comerciales del lugar… La concesión del Aeropuerto Internacional de Toluca la manejará la triada hasta diciembre de 2055, y tuvo una inversión de tres mil 79 millones de pesos… (Desde) el actual gobierno de la República, encabezado por el mexiquense, Enrique Peña Nieto, OHL también ha sido beneficiada con diversas obras de infraestructura. En los primeros 18 meses del peñismo, la empresa española obtuvo 7 contratos por 41 mil 594 millones de pesos”, escribe la página electrónica Plana Mayor (http://planamayor.com.mx/ohl-beneficiada-por-37-mil-mdp-en-edomex-consentida-en-los-sexenios-de-montiel-y-pena/ y recuerda que quienes dirigen a OHL en México han sido altos funcionarios del gobierno mexicano, como “José Andrés de Oteyza, ex secretario de Patrimonio y Fomento Industrial en el Gobierno de José López Portillo”.

Mena es, además, uno de los promotores de la idea que transformaría al Aeropuerto Internacional de Toluca en una terminal alterna del de México, el actual y del que ya se construye. Esto, de hecho, ya sucede aunque también acepta que la terminal toluqueña ha perdido más de la mitad de los pasajeros transportados anualmente.

Después de conocerse los audios, las acciones de OHL cayeron 20.8 por ciento. Los ejecutivos, en esas pláticas, aceptaban que estaban cometiendo fraude por cobrar un trabajo por el que no había certeza de que, pasados los años, se pudiera hacer. Los españoles dicen que ni siquiera se ha firmado un contrato.

Polo, con todo y su maestría en Administración, debió arrastrar la vergüenza y aparecer en cuantos espacios informativos pudo para intentar el desmentido. En todos abrió los ojos con desmesura, tragando saliva, para mostrar el papelito de las cuentas. Para alguien que considera que “la transparencia y la rendición de cuentas son premisas básicas en el desempeño público”, como dijo públicamente el 4 de diciembre de 2013 cuando atestiguaba el informe municipal del alcalde de Naucalpan, David Sánchez, resultó demasiado fácil explicar, sin responder ninguna pregunta, el mecanismo en el cual se conduce su política de obra pública carretera.

Este no es el único escándalo que se le puede encontrar a la oficina del licenciado Polo, quien sabe, por ejemplo, que la empresa Autovan sigue construyendo la carretera Toluca-Naucalpan, en Xochicuautla, Lerma, sin los permisos correspondientes pero además violando un amparo concedido a los ejidatarios de aquel municipio que impide la compra-venta de tierras y por consiguiente que las obras continúen. Allá, a la vista de todos, una cuadrilla de obreros trabaja en las enormes columnas, de más de 30 metros de altura, que sostendrán los carriles de la pista y que parte al pueblo durante el trazo. Mena, quien era secretario del Consejo de Administración del Club Toluca, ha prometido que esa carretera estará terminada en el transcurso del 2015.

“Los obreros no deberían estar allí”, dice el doctor Armando García, representante de los comuneros afectados, quien también afirma que no se ha podido hablar con representantes del gobierno para que expliquen por qué las obras y la tala de los bosques continúan, pese a los impedimentos legales.

El mismo Polo se dio tiempo para explicar el asunto de la Toluca-Naucalpan y aceptó que se incrementaron en 200 los puntos donde se construye la autopista, que de 15 frentes de trabajo que había hasta enero, se abrieron otros 34 y que 764 personas laboran en distintos turnos en 19 kilómetros, apoyados por 258 vehículos, y registran un avance del 23 por ciento. Y luego recuerda que esa autopista, construida por Juan Armando Hinojosa, tiene un costo de 7 mil millones de pesos.

Polo olvidó decir que, efectivamente, la autopista cuesta 7 mil millones de pesos, pero que tiene seis años de retraso porque Hinojosa no tuvo dinero para arrancar el proyecto. Tuvo que esperar a que sus amigos llegaran a la presidencia de México para que la Federación le obsequiaran un crédito por 2 mil 775 millones de pesos para comenzar. De ese mismo monto salieron, incluso, los pagos a algunos ejidatarios (13 millones de pesos), para que no se opusieran a las obras. El presupuesto anual que maneja la Secretaría de Comunicaciones es de 3 mil 384 millones 789 mil 697 pesos para el ejercicio 2015.

El caso de OHL es distinto porque existen las grabaciones con la voz, confirmada, de Polo. “Sí es mi voz”, dijo el funcionario. El mismo Ávila, siempre hermético y con prioridades más importantes que atender, como cuando le preguntaron acerca de la alerta de género por feminicidios, el mismo Eruviel Ávila se comprometió a investigar lo sucedido. Su postura, sin embargo, es la misma que con respecto a las ejecuciones de Tlatlaya, así que desde el gobierno se descarta alguna sanción, a menos que se presione a Mena para que renuncie.

Mientras, Polo Mena al menos suda.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s