El Barco Ebrio

*

La escuela primaria Gustavo Baz Prada en Metepec es un caos. O por lo menos eso piensan los padres de familia de alumnos que estudian allí, y que detectan serias irregularidades por parte del director, el profesor Melitón Delgado Trejo, a quien le imputan, puntualmente, lo siguiente:

Acoso sexual contra madres de familia.

Manejos turbios del dinero que aportan los padres.

Conduce un taxi para ayudarse en los gastos de su hogar, pero lo hace en horas laborales.

Durante un año, los niños tomaron clases de guitarra, impartidas por un padre de familia pero, de buenas a primeras, al siguiente año ya no las permitió, sin razón alguna. Hoy los niños toman clases de guitarra en la calle.

Esos mismos niños, declarados rebeldes desde la dirección de aquella escuela, no tuvieron acceso al Festival del Día de las Madres por órdenes de Melitón, el profesor.

“Yo mando aquí y todos me obedecen, papás, alumnos y maestros, les guste o no y nadie me puede hacer nada, estoy bien parado”, señala Melitón cuando alguien intenta reclamarle o acude a las instancias correspondientes. “Nos hemos quejado y las autoridades no hacen nada”, dicen los afligidos padres, quienes buscan desde ahora asesoría para, desde lo legal, enfrentar al director de la Gustavo Baz, quien por otro lado colecciona rosarios de quejas y señalamientos. Hasta un video hicieron los padres para denunciar al profesor, todavía sin resultados. Bueno, todavía. En esa grabación, la madre que denuncia, Eli Esparza, apunta que Melitón contabiliza 22 años de abusos. Y sí, los niños músicos, unos diez, separados del programa oficial de la escuela en esa celebración, se acomodan en las bancas de un parque y cantar para sus madres.

Ay, Melitón.

*

El ex gobernador del Estado de México, Arturo Montiel, prepara su tercer divorcio en los términos que los anteriores matrimonios conocieron. Tío de sangre de Enrique Peña, Montiel se ha visto, toda su vida, envuelto en escándalos domésticos que tarde o temprano trascienden a la vida pública. Su primer casorio, con la señora Paula Yáñez, una ex reina de belleza de la Feria de San Marcos en Aguascalientes, terminó es escándalo cuando, para divorciarse en friega, cambió algunas leyes mexiquenses que le ayudaron a casarse, también en friega, con la francesa Maude Versini, una periodista, según describe ella misma, que al entrevistar a Montiel se dio cuenta de su carisma y atractivo, inteligencia y bondad. Bueno, ya casado con la francesa, los ánimos de Montiel para buscar la presidencia de México se dispararon. Ella era la porrista principal y en Toluca se supo que la ambición, la única ambición de Versini, era verse como Primera Dama de México. No se dio cuenta de que Montiel, más listo que Peña, que por supuesto cualquiera lo es, pero infinitamente menos guapo, perdió en el tramo final porque, sí, era más listo que Peña, pero menos guapo, muchísimo menos. Allí se vino abajo ese matrimonio. La francesa se regresó a su querida París y rehízo su vida, mientras que Montiel, luego de un tiempo, volvió a casar, esta vez con una reportera, Norma Meraz, representante del gobierno de Durango en el Distrito Federal y con un paso por Radio y Televisión Mexiquense. “Ella comenzó como reportera en Televisa y se sabe que es amiga de Dolores “Lolita” Ayala y la desaparecida Diana Laura Riojas de Colosio al grado de que  tuvo que declarar en el asesinato del ex candidato presidencial asesinado. Tuvo un puesto directivo en el gobierno de Montiel Rojas como directora del Sistema de Radio y Televisión Mexiquense de 1999 a 2001”, recuerda una crónica del portal Las Noticias.

*

Con ella, con Versini, tuvo hijos, que hoy son todavía pequeños. Cuando todo se fue al diablo, ella le disputó la fortuna que tantos años le había costado hacer a don Arturo. Él, que había comenzado desde abajo, cargando el camión de cerveza que su padre, don Goyo, tenía en Atlacomulco, sabe mejor que nadie lo que es sufrir. Con eso en la cabeza, en menos de 30 años se convirtió en una de las luces, al menos públicas, del Grupo Atlacomulco.

*

Versini acusó a Montiel de golpearla y la demanda de divorcio, desde Francia, incluía un pago de 20 millones de euros, que desde lo legal Montiel no tiene, según su propia declaración e investigaciones judiciales –je, je- que lo exoneraron del delito de enriquecimiento ilícito. A esas alturas, a Paula Yáñez ya le había dado una casa en Ixtapan de la Sal y formado un fideicomiso que involucraba al menos, 10 millones de pesos. Montiel pagó, nadie sabe cuánto, tal vez los 38 millones de pesos que luego aparecieron en los contratos firmados y se liberó de Versini, quien se volvió a casar, esta vez con un francés de su edad, y en Marruecos.

(Je, je).

*

Pero estaban los niños y en enero del 2012, en un viaje que los chicos hicieron desde Francia para ver a su padre, fueron retenidos alegado que eran víctimas de violencia. Montiel se vengaba por algo, no se sabe de qué, y los niños estaban en medio. Versini reclamó ante quienes pudo. Olvidado el pasado de lujos y viajes, de dinero proveniente de quién sabe dónde, los ex esposos se dedicaron a pelear. Tres años después, Versini estaba harta y se decidió a revelar el origen de la fortuna de don Arturo, quien se empecinó hasta lo último para que la madre no viera a sus chicos. El castigo resultó. La hizo sufrir, aunque Versini sabía desde el principio con quiénes emparentaba. Lo supo cuando, desde ese principio, paseaba con Arturo Montiel junior y sus amigos, en los centro nocturnos de Toluca y después, ya casada con don Arturo, lo volvió a saber.

Pero la hicieron sufrir. Y pues cómo.

*

El conflicto escaló hasta cierto grado de peligrosidad cuando Versini amagó. La fortuna, sus orígenes, deben permanecer donde están ahora. Una recomendación del presidente México, Enrique Peña, hizo que Montiel desistiera, por fin, y permitiera un acuerdo para ver a los tres niños en las francias. Y es que Peña o quien lo asesora, al menos en eso vieron un golpe más contra el magullado presidente. Y más, ya no se puede. ¿O sí?

Je, je.

*

Montiel cedió y salió regañado. Pero todavía faltaba resolver su propia vida y Norma Meraz ya no estaba en esa ecuación. Los que los conocen aseguran que, una vez más la violencia doméstica es uno de los detonadores de esta separación y por lo pronto la señora Meraz y don Arturo están inmersos, decidiendo. La verdad, que todo sea para bien, que logren ser felices y tener salud, que eso es lo importante.

Ya lo había dicho el “Chepo” de la Torre, ¿no?

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s