El Barco Ebrio

*

Ecatepec, la tierra del gobernador del Estado de México, es un municipio tomado por el ejército. Sus calles son patrulladas por la policía federal y por soldados, a quienes se les atribuye el control del narcotráfico en esa región y hasta la compra-venta de armas en el mercado negro, que en Ecatepec significa prácticamente todas las colonias. Ecatepec tiene sus propias autodefensas, ya para servicio de empresas privadas y para enfrentar, colonia por colonia, al narcotráfico y hasta a las fuerzas de seguridad pagadas por el Estado. En lo general es un municipio millonario pero en su territorio operan más de 300 bandas delincuenciales, con el 90 por ciento relacionadas de manera directa con el narcotráfico duro, con los cárteles regionales y algunos nacionales. Estos cárteles están asociados con las fuerzas públicas de seguridad, todos, absolutamente todos. Dieciséis estados en el país registran movimientos de autodefensa, que no son otra cosa que la expresión más amable de una guerrilla y que no se puede entender si no se acepta la depredación del Estado contra su propia sociedad. Cada vez más jodida, la parte civil, lo que algunos llaman “el pueblo”, está cada vez más acotada.

*

El espejismo de bonanza que el Grupo Atlacomulco pregona con bombo y platillo es insostenible. Las señales o condiciones que a lo largo de la historia en las naciones del Tercer Mundo significan guerra civil están cumpliéndose para la Nación Peña Nieto: fuga de capitales, extranjeros y nacionales; masacres, una detrás de otra, ligadas entre ellas de alguna manera; devaluación; la rebeldía o alzamiento del sector educativo, y por último, como en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, -donde se vive una guerra interna de baja intensidad, todavía- la guerra interna.

*

Enfrentados desde ya, los mexicanos se matan entre ellos. No saben bien por qué o de hecho no lo saben. Sólo que unos no representan al Estado y otros sí. Pero esos bandos, los que se encuentran en batalla, ahora disfrazadas de operativos militares o detenciones ahondan todavía más la profunda desigualdad, el encono. México está en guerra pero los causantes de ésta ni siquiera la ven por televisión. Peña ha desperdiciado una oportunidad única para arreglar México, desde el poder que la presidencia otorga de facto, incluso con todos encima de él. La ha tirado a la basura desde el primer segundo en que ha asumido, como lo hizo cuando era gobernador del Edomex, como lo hizo cuando fue diputado local, como lo hizo cuando fue secretario estatal en el gabinete de Arturo Montiel. Ecatepec es lo mismo que Tlatlaya, que Luvianos o Tejupilco, pero con tres millones de habitantes en una zona conurbada que, integrado el DF, tiene 23 millones de almas.

*

Luis Miranda Nava es el verdadero poder en México, la mano negra, el Chupacabras, un Raffles inverso, aprendiz a la mala de Rocambole. Ya nadie recuerda que Miranda estuvo casado con una hermana de la senadora María Elena Barrera ni tampoco que perdió una elección para la presidencia municipal de Toluca. Él mismo decía que se puede gobernar sin ganar los comicios. Tiene razón y ahora, desde su muy discreta Subsecretaría de Gobernación, maneja los hilos del poder en México. Toda pasa por su fábrica de títeres y tiene, si no la decisión final, al menos la influencia suficiente para cambiar cualquier acuerdo. Pero él diseña el país que le conviene. Claro, se le cae a pedazos el México que imaginó junto a Peña y sus Golden Boy’s, hace más de diez años, aunque por otro lado no tardará en aparecer como uno de los hombres más ricos del mundo. Luis Miranda, sin exageraciones, es el Estado.

*

Lo cierto es que Enrique Peña cumple 49 años y, enfermo o no, separado de su Gaviota o no, ha cumplido. Ha garantizado para su familia el eterno bienestar económico pero ha vendido México. Todo está comprado, consiguió hasta privatizar el petróleo, pero también el agua, los servicios de salud, las tierras y la educación, para empezar. El narcotráfico es el negocio más boyante y el “Chapo” Guzmán una moneda de cambio que la presidencia lanza como lo hace el personaje de los cómics, Harvey Dent, eligiendo la doble cara. Y paga para que cierta opinión pública lo favorezca. Cada vez es más difícil encontrar a un priista que opine bien de su partido, pero más difícil es encontrar a un priista que lo haga en público, y al que no le hayan pagado por hacerlo. Hoy, irle al América, trabajar en Televisa y votar por el PRI es la realidad mexicana. No la única, pero parece la única.

*

La fuga del “Chapo” Guzmán no obedece a la lógica en la que se ubica a las autoridades como incorruptibles. Un escape en esas condiciones habría sido imposible o, efectivamente, la hazaña de un genio criminal multimillonario. Pero no es así. El “Chapo” ni siquiera tuvo que pagar nada, si acaso el túnel y la casa aquella donde desembocaba, que nunca los usó. Pero no es que Guzmán detente el poder en México, pues no. Ubicado desde Estados Unidos como agente doble de la DEA y también de la CIA, Guzmán sabe, eso sí, cómo opera el narcotráfico en México y la relación de la política con los cárteles. En México, alguien que sabe a esos niveles, es hombre muerto. Pero en Google, por otro lado, se puede obtener una vista área aceptable del interior del penal federal de máxima seguridad de Almoloya de Juárez y sus calles aledañas. Así como para elegir una ruta de escape, hasta por internet. Además, Guzmán tiene un montón de dólares.

*

Es verdad. Guzmán fue involucrado en investigaciones de la DEA y la CIA sobre el narcotráfico en México, a fuerzas o no, luego de que su socio, Ismael Zambada, aceptara que el hijo, apellidado Zambada Niebla, negociara información a cambio de impunidad para los capos y menos años en la cárcel para el junior. También la DEA, ICE y la CIA tienen montado, en México, su tiendita de la esquina y trafican armas a gusto, sin dificultades, como cualquier miscelánea.

*

El triunfo de Fernando Zamora, aspirante del PRI a la presidencia municipal de Toluca, será ratificado. Él y solamente él será el alcalde de la ciudad más emblemática del Grupo Atlacomulco. Que pueda gobernar, tomar decisiones, es otro cuento, pero por lo pronto se quedará sentado en una silla que equivale a estar en una jaula de leones. El “profe” Zamora, de extrañas relaciones por otro lado, y que no ha explicado porque ya están choteadas, qué decimos choteadas, megachoteadas, ha cambiado las fotos posadas con AK-47 y caballerangos narcos por algo mejor. El poder político siempre deja más que hacerle al Al Capone. Zamora ganará la presidencia de Toluca. Será ratificado. Y así pasará con el 99 por ciento de los procesos. Se adelanta que sólo Villa Victoria se modificará, que el ganador actual será desclavado. Eso y nada es nada, pues. Nada, entonces.

*

Por otro lado, el panista Juan Rodolfo Sánchez Gómez ya está en campaña. Aunque el PAN en Toluca está fracturado, él mismo ya comenzó con reuniones pero su equipo acepta que no podrá con la aplanadora que representa el PRI, aunque se organice desde ahora, para los siguientes procesos. Será una masacre, adelantan, incluso con una coalición poderosa unida contra lo que ellos llaman “el sistema”. Entonces, ¿qué hacer? De todas maneras buscan alianzas, pues confían en que los yerros de Peña les abran las puertas. Por lo pronto, el dólar está a 16.30 pesos.

*

El PRI sigue pagando lo que prometieron a los acarreados. Es de alta prioridad que las próximas elecciones encuentren un Estado de México terso desde la estructura y no se dejará nada suelto. Los del PRI, con recursos del gobierno del Estado de México, llegan a quienes siguen esperando las promesas de una tele o de una despensa, de 500 pesos o lo que haya sido y allí, luego de la pregunta de a “¿ti cuánto te deben?”, entregan el equivalente en dinero, sin excusas ni pretexto. Es que para qué se arriesgan.

*

Que Peña y la Gaviota no vivían juntos, se sabía hace meses. Pero que convivieran tan mal, no. En fin, las parejas de Peña siempre han dicho lo mismo de él. Hay una revista del corazón que investiga la vida privada de Eruviel Ávila, en Ecatepec. Dice que han encontrado sorpresas increíbles en la vida del todavía gobernador del Estado de México y que está dispuesta a revelarlas cuando sea el momento. La vida privada de los funcionarios públicos, que operan negocios privados con dinero público es, también, uno de los grandes negocios dentro del espectáculo de corrupción que impera en la clase política. En realidad, la vida privada de Eruviel nos importa un comino.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s