Brecha educativa internacional

*

* Pasada la anestesia nacional, la terca realidad no se ha movido, el precio del dólar sigue en aumento, el poder adquisitivo del salario está en caída libre, a millones de mexicanos les es más complicado garantizar la subsistencia de sus familias, la inequidad económica y social va en aumento, los problemas de inseguridad siguen, los actos de corrupción están a la orden del día, los determinaciones autoritarias prevalecen, las manifestaciones en contra de las reformas al artículo 3ro. y 73 constitucionales no paran.

Luis Zamora Calzada

La semana pasada los medios nacionales, locales y muchos internacionales se volcaron en el asunto de la fuga del “Chapo” Guzmán, que ya el túnel, que si nadie notó la cantidad de tierra extraída para su construcción, si estaba rapado o no, la corrupción y los corruptos participantes en el hecho, la inversión calculada en dólares que infiltró la seguridad del penal de “máxima seguridad del Antiplano”, la renuncia probable de funcionarios federales de primer nivel, entre otros inherentes a la ya llamada Fuga del Siglo, acompañado cada subtema de sesudos análisis de comentaristas, con una clara tendencia de colocar en la opinión pública nacional el acontecimiento, como el hecho imperante en la vida de cada mexicano, que en opinión de un trabajador de instancia gubernativa federal, en días pasados, al respecto afirmó que “la gente está contenta que se haya escapado, es el tema del día, los otros asuntos han pasado a otros términos, casi nadie habla otra cosa, la figura del presidente está fuerte de nuevo…”.

Pasada la anestesia nacional, la terca realidad no se ha movido, el precio del dólar sigue en aumento, el poder adquisitivo del salario está en caída libre, a millones de mexicanos les es más complicado garantizar la subsistencia de sus familias, la inequidad económica y social va en aumento, los problemas de inseguridad siguen, los actos de corrupción están a la orden del día, los determinaciones autoritarias prevalecen, las manifestaciones en contra de las reformas al artículo 3ro. y 73 constitucionales no paran, los calificativos para denigrar la imagen de los maestros suben de tono, al extremo de llamarlos el “Cártel Organizado Nacional de Delincuentes de Trabajadores de la Educación”, como lo hace irresponsablemente una estación de radio local en Toluca.

Nada ha cambiado, el extravío en materia educativa nacional continúa, la falta de definición y comprensión del significado de calidad educativa permea la actuación de la Secretaría del ramo educativo federal, en el artículo tercero constitucional sigue firme que “el Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria de manera que los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos”, incurriendo en reduccionismos que tampoco concatenan con lo establecido en otros documentos como la Ley General de Educación, la Ley General del Servicio Profesional Docente, diversos acuerdos emitidos por el titular de la Secretaría de Educación Pública Federal (SEP), incluso el propio Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) no tiene claro el significado, por ello sus instrumentos no evalúan el estilo de docencia del profesorado, dedicándose a aterrorizar a los maestros con el tema del despido amenazador.

Contrario a la desdicha educativa nacional, el Foro Mundial sobre la Educación 2015, a convocatoria de la UNESCO, en la declaración de Incheon, República de Corea, determina que “la educación de calidad fomenta la creatividad y el conocimiento, garantiza la adquisición de las competencias básicas  de lectura, escritura y cálculo, así como de aptitudes analíticas, de solución de problemas y otras habilidades cognitivas, interpersonales y sociales de alto nivel. Además la educación de calidad propicia el desarrollo de las competencias, los valores y las actitudes que permiten a los ciudadanos llevar vidas saludables y plenas, tomar decisiones con conocimiento de causa y responder a los desafíos locales y mundiales mediante la educación para el desarrollo sostenible y la educación para la ciudadanía mundial”, lo que supera a todas luces “el máximo logro de aprendizaje de los educandos”, establecido por los diputados del pacto por México, reformadores del artículo 3ro. Constitucional, para desgracia de los mexicanos.

Reloj educativo

Hoy por hoy, nadie puede negar que la política educativa nacional se centra en destruir la imagen del maestro para colocarlo en contra de la sociedad al denigrar su figura en hechos  aislados y desafortunados, visible en acciones como maximizar mediáticamente actos como lo acontecido a la “maestra grosera” del Estado de México o a la “maestra rapada” de Oaxaca, quien resultó ser periodista oportunista, especializada en camuflajes e infiltración.

La semana pasada, durante la marcha de los maestros en la ciudad de Toluca, supuestos docentes intentaron golpear a camarógrafos, quienes fueron defendidos por periodistas que cubrían la manifestación de rechazo a la evaluación del desempeño profesional, y que determinará el despido del profesor al tercer examen reprobado.

Como consta, la nota mediática fue la agresión que propinaron los “peligrosos delincuentes y vándalos maestros”, las imágenes difundidas se enfocaron en el momento de los manoteos y leves empujones entre los agresores nada educados y el ejército defensor de los camarógrafos, las publicaciones y difusiones en radio y televisión ya no utilizaron el término “seudomaestros”, simplemente dijeron los maestros, generalizando, sin certeza alguna de que quienes generaron los hechos hayan sido maestros, no hay pruebas al respecto.

Colocar en tela de juicio al docente parece ser la pretensión fundamental, es notorio que a nadie le interesa que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), no evalúe a todos los maestros en su totalidad desde un inicio, es público que la evaluación para la permanencia se aplicará sólo a los profesores que fueron enlistados unilateralmente, sin cumplir el INEE con lo que ordena la Ley General del Servicio Profesional Docente, estrategia que ha generado miedo e inestabilidad emocional en los maestros, tanto en los que se encuentran en la lista fatal, como en los que están en espera de su turno para el fusilamiento ejecutor de los verdugos evaluadores erráticos.

Lo anterior demuestra que la política educativa implementada por el estado mexicano, contraviene rotundamente lo determinado en el Foro Mundial sobre la Educación 2015, establecido en el documento de la declaración de Incheon, República de Corea, en el apartado “Hacia 2030: una nueva visión de la educación”, que señala respecto al maestro: “…Velaremos porque los docentes y los educadores estén empoderados, sean debidamente contratados, reciban una buena formación, estén cualificados profesionalmente, motivados y apoyados dentro de sistemas que dispongan de recursos suficientes, que sean eficientes y que estén dirigidos de manera eficaz”, para proporcionar ”… educación primaria y secundaria de calidad, equitativa, gratuita y financiada con fondos públicos, durante 12 años, de los cuales al menos nueve serán obligatorios…”.

No cabe ningún espacio comparativo entre el planteamiento mundial y lo que ocurre en México, simplemente entre el empoderamiento docente que se propone a nivel mundial y el maestro satanizado y devaluado que construyen la SEP y el INEE en nuestro país, son polos opuestos, direcciones contrarias, que en el caso nacional, tienden a destruir la educación pública, gratuita y obligatoria, además laica que garantiza la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La estrategia de evaluación implementada en el examen para la permanencia, aumenta la generación de maestros miedosos y cambia el contexto de todos en general, al disminuir el tiempo de trabajo áulico, para dedicarse más a tareas administrativas, que aumentaran por la exigencia de recopilación de evidencias que exige el INEE, los que se reunirán durante el tiempo de desarrollo de la docencia, incluso se ocupará parte de ese tiempo para la lectura de la bibliografía impuesta para pasar el examen y el copiado de diseños burocráticos de una “planeación argumentada”, por tanto no garantizarán jamás resultados de aprendizajes pertinentes, desde esta óptica y con la creatividad docente secuestrada, el reloj educativo de México gira en dirección contraria al planteamiento mundial, que aprobará la UNESCO en su sesión del mes de septiembre del año en curso.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s