La lucha por la libertad

*

* He aquí una referencia diferente, proveniente de la otra historia de México, Hidalgo e Iturbide (Catón, 2008, pág. 219, 220), en donde se asegura que don José Antonio Torres, apodado el “Amo”, hacendado que se unió a don Miguel Hidalgo y mantuvo la insurrección en la Nueva Galicia, que tenía como capital Guadalajara, fue vencido en Palo Alto el cuatro de abril de 1812, hecho prisionero, se le dictó una sentencia de las más crueles que puede tener la historia.

*

Luis Zamora Calzada

Paradójico, cada quince de septiembre dicen muchos que se hincha el corazón de tal sentimiento de libertad que, hasta aseguran, su tamaño aumenta en espera de oír al grupo contratado para la ocasión, la verbena popular o las otras tareas que se han hecho costumbre, asociadas infamemente a la idea de libertad, que circula en bastantes referentes individuales.

He aquí una referencia diferente, proveniente de la otra historia de México, Hidalgo e Iturbide (Catón, 2008, pág. 219, 220), en donde se asegura que don José Antonio Torres, apodado el “Amo”, hacendado que se unió a don Miguel Hidalgo y mantuvo la insurrección en la Nueva Galicia, que tenía como capital Guadalajara, fue vencido en Palo Alto el cuatro de abril de 1812, hecho prisionero, se le dictó una sentencia de las más crueles que puede tener la historia, al tenor siguiente:

““Se declara al mencionado José Antonio Torres traidor al Rey y a la Patria, reo confeso en casi todas las sentadas atrocidades, condenándolo en consecuencia a ser arrastrado, ahorcado y descuartizado, con confiscación de todos sus bienes, y que manteniéndose el cadáver en el patíbulo hasta las cinco de la tarde, se baje a esta hora, y conducido a la plaza nueva de Venegas, se le corte la cabeza y se le fije en el centro de ella  sobre un palo alto, descuartizándose ahí mismo el cuerpo, y remitiéndose el cuarto del brazo derecho al pueblo de Zacoalco, en donde se fijará sobre un madero elevado; otro en la garita del pueblo de Mexicaltzingo de esta ciudad, por donde entró a invadirla, otro en la del Carmen,  salida al rumbo de Tepic y San Blas, y otro en la del bajío de San Pedro, que lo es para el puente de Calderón. Que en cada uno de dichos parajes se fije en una tabla el siguiente rótulo: JOSÉ ANTONIO TORRES, TRAIDOR AL REY Y A LA PATRIA, REBELDE E INVASOR DE ESTA CAPITAL. Que pasados 40 días se bajen los cuartos, y a inmediación de los lugares respectivos en que se han puesto se quemen en llamas vivas de fuego, esparciéndose las cenizas por el aire. Que con testimonio de esta sentencia se pase oficio al subdelegado de San Pedro Piedragorda para que, teniendo el reo casa propia en aquel pueblo, la haga derribar inmediatamente, y sembrar de sal…””.

Se asegura que la infame sentencia fue ejecutada el veintitrés de mayo de 1812, que nada tiene que ver con lo que hoy se acostumbra, tan alejado de la lucha por lograr la libertad del ciudadano, libertades aún no conquistadas en diferentes ámbitos.

Concatenado al párrafo que antecede está la lucha por la libertad sindical en 2015, que protagonizan los maestros afiliados al Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México, quienes a lo largo de ocho años no han dejado de trabajar para que se cumpla lo que garantiza la ley; en dos mil nueve lograron la declaración de inconstitucionalidad de artículos de la Ley del Trabajo, que prohibían la existencia de otro sindicato entre los maestros estatales, posteriormente, en 2012 se logró la Toma de Nota de la Directiva, ahora la batalla está en la obtención de las cuotas sindicales.

La contraparte en esta lucha no son otros maestros, tampoco el otro sindicato, simple y llanamente son diferentes titulares de instancias gubernativas, nombrados por el Ejecutivo estatal para acatar la ley y que no lo hacen, colocando en tela de juicio al propio gobierno, que está obligado a cumplir y hacer cumplir la ley que le mandata, partiendo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la propia del Estado y las leyes que de ambas emanan, lo que en la lucha por la Libertad Sindical no ocurre, incurriendo en violaciones al estado de derecho en perjuicio de los docentes que ejercen el derecho Constitucional de asociación.

*

Al día siguiente

*

El amor a la libertad concluye con un desfile, antes militar, ahora con variantes en pueblos y municipios; el famoso grito de independencia ─que en realidad fue arenga del dieciséis de septiembre de 1810, protagonizado por don Miguel Hidalgo y Costilla, en la madrugada de ese domingo y después de haber tomado chocolate caliente, para iniciar la lucha por la libertad─, con la resaca que suele dejar, me refiero al de las emociones, se cierra el dieciséis de septiembre con la obligada visita al desfile, obligatoriedad aumentada, cuando participan los hijos de la nación que se encuentran matriculados en la escuelas públicas; si la economía de la familia lo permite, el colofón con un huarache de frijoles, nopales y salsa roja marcará el regreso a casa, para preparar el retorno a las labores cotidianas de chicos y grandes, unos a la escuela, otros al trabajo para el día diecisiete.

De Hidalgo, Allende, Rayón, Morelos,  Guerrero, Iturbide y otros cuyos nombres no son conocidos, habrá quedado casi nada, su día fue el quince, no el dieciséis, los cuetes ─los que truenan─, y las luces de colores, se los llevaron conforme se fueron apagando, a ciencia cierta, el colectivo al parecer no comprende la justa dimensión del festejo, los hechos actuales tienden a mandar al olvido los acontecimientos y las obras dejadas para la posteridad, incluso al parecer pocos se acuerda de la existencia de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que da vida al Estado mexicano, con su gente y su territorio.

Un episodio, quizá por vincularse a la mexicanidad, poco conocido por cierto, narrado en la obra Hidalgo e Iturbide (Catón, 2008; pág. 224, 225), señala lo siguiente:

“Luego del desastroso final del Sitio de Cuautla, se retiró Morelos a Chiautla, y ahí espero a que se le unieran las dispersadas fuerzas de su menguado ejército. Logró reunir 800 hombres, y con ellos se dirigió a auxiliar a don Valerio Trujano, quien resistía en Huajuapan,…que las fuerzas del virrey pusieron un sitio que duraría desde el 5 de abril hasta el 13 de julio de 1812… desde las alturas de Huajuapan vieron don Valerio y los suyos llegar el ejército de Morelos, cuya aproximación no fue sentida por los realistas. Grandes luminarias encendieron los insurgentes, que no pudieron repicar las campanas de las iglesias en señal de júbilo porque las habían fundido todas para hacer cañones. Los realistas, que vieron arder esas hogueras en las azoteas de Huajuapan, no sabían a que atribuir esos regocijos, y lo supieron sólo cuando les cayeron por la retaguardia los soldados de Morelos. Salió de la ciudad sitiada don Valerio Trujano con sus hombres, y entre ambas fuerzas dieron rápida cuenta de los sitiadores, que fueron vencidos aplastantemente.

Ese mismo día Morelos otorgó a la tropa de don Valerio Trujano el título de Batallón de San Lorenzo. Cuando don Valerio preguntó a Morelos la razón de tal nombre, pues ni siquiera era aquél el día del santo, don José María le respondió sonriendo que porque sus hombres habían estado sometidos al fuego por todos lados, igual que San Lorenzo, que murió martirizado en una parrilla”.

La historia señala hechos, no conocidos por todos los mexicanos, la dimensión de las mismas la tendrá el lector, la libertad conquistada no ejercida, seguirá siendo esclavitud, la libertad sindical conquistada por el Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM), ya la ejercen más maestros, faltan muchos más, que aún no conocen nuestra historia, pero con el ferviente deseo de que pronto lo hagan, porque es de explorado derecho, que no se puede tapar con un dedo el sol.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s