“¿Quién se atreve contra Romero Deschamps?”

*

* “Caracterizado por ser un depredador sindical, la fuerza de Romero Deschamps tiene su base en el control de permisos y venta de plazas de trabajo, donde lo que importa no es la preparación, sino lo que se puede pagar por obtenerla, llegando algunas plazas a cotizarse en unos 150 mil pesos. Pese a todo, entregado el dinero no hay garantía de nada. El trabajo puede ser temporal. También le representan un negocio las plazas permanentes y la formación de grupos de choque”, escribe el periodista Francisco Cruz en el libro Los Amos de la Mafia Sindical, editado por Planeta en el 2013.

* 

Francisco Cruz Jiménez

Las pequeñas prebendas gubernamentales y la extraña habilidad financiera de Romero Deschamps han dado material de sobra. Destaca entre los personajes que han hecho fortuna al amparo de sus amigos-aliados, encumbrados por Carlos Salinas de Gortari. Se ha convertido en la clase de políticos que no tiene necesidad de recibir aumentos salariales para ver incrementadas sus posesiones personales y su fortuna. Hace años que su salario nominal es el mismo, y sus detractores, todos ellos despedidos o castigados en Pemex por exigir el respeto a sus derechos, están convencidos de que se hizo accionista del Grupo Banorte. Estas versiones se basan en el reporte de resultados 2001 de dicho consorcio que circula todavía por Internet. En el informe se incluye, en la página 21, a Carlos Romero Deschamps como uno de sus consejeros propietarios, junto a los empresarios Roberto González Barrera, Nezahualcóyotl de la Vega García, Eugenio Clariond Reyes-Retana y Carlos Hank Rhon.

Partes del documento en estipulan: “Casa de Bolsa Banorte tiene una lista de 9 mil 249 clientes y un balance de 62.4 billones de pesos, casi dos veces el monto del cierre de 2000 y mantiene un portafolio total de activos (assets) por 96 mil millones de pesos”.

Sobre este punto, Jorge Fuentes García, coordinador de la Alianza Petrolera y quien también se ha convertido en una sombra del STPRM, declaró, el 18 de marzo de 2011, a Jorge Vega, del periódico Reforma: “Romero Deschamps parece más accionista de Pemex que representante de los trabajadores. […] El flujo de recursos que maneja discrecionalmente alcanza no sólo para el Ferrari Enzo de dos millones de dólares de su hijo —aunque en realidad está valuado en 7 millones de dólares—, sino también para sostener una red de complicidades en Pemex, que derivan en un cómodo control de la base trabajadora”.

Desde ese ambiente opulento se hizo pública la información sobre cómo, patrocinado por la chequera de su ostentoso padre, José Carlos Romero Durán, de 44 años de edad, y su esposa, María Fernanda Ocejo Garrido, habían tomado la decisión de abandonar México para mudarse a Miami, Florida, a donde se asentaron en el corredor de los millonarios y fundaron dos empresas de bienes raíces. “Y a través de esas dos compañías, de las cuales es propietario y director Juan Carlos, de manera mancomunada con su cónyuge —BC Properties V5, LLC y BC Properties 18C, LLC—, la pareja compró dos lujosos departamentos en un exclusivo edificio” de aquella ciudad del suroeste de Estado Unidos, según documentos que publicó, en su edición del miércoles 6 de febrero, el periódico Tabasco Hoy.

Según los reporteros David Casco y Haim Torres: “El primero fue adquirido el 12 de enero de 2005. La propiedad está en el número 5959 de Collins Avenue suite 3005, en la zona de South Beach. Y, por la misma, José Carlos pagó 2 millones 50 mil dólares. Vale anotar que la adquisición de este departamento fue una verdadera ganga, pues dicho inmueble —a nombre de BC Properties V5, LLC—, al momento de su compra, tenía un valor en el mercado de 4.97 millones de dólares. […] El 1 de marzo de 2006, el hijo de Romero Deschamps compró otro departamento en el mismo edificio. Es la suite 1803, por la que pagó 5 millones 500 mil dólares, registrada a nombre de su otra empresa: BC Properties 18C, LLC. […] La suma que pagó por ambas propiedades fue 7 millones 550 mil dólares.

”Los lujos, servicios y comodidades de los residentes de este edificio de 20 pisos no son pocos. Los inquilinos disfrutan de una alberca con carriles de competencia, sauna, canchas de tenis con arcilla europea, spa, club de salud, elevadores súper rápidos, un amplio y lujoso lobby, centro de negocios, tienda gourmet, gimnasio, puesto de periódicos y revistas, hermosos y bien cuidados jardines y seguridad las 24 horas del día. […] Hay servicio de restaurante, salón de billar, club privado, centro de abastecimiento, conserjería, valet parking y otros, como en un hotel de 5 estrellas. Cada propiedad tiene derecho a dos o tres cajones de estacionamiento techado. Los condominios tienen acabados de lujo y sus techos miden 3 metros de altura. La recámara principal tiene jacuzzi, los pisos son de mármol italiano y la cocina está equipada con electrodomésticos de la marca alemana Miele.

”Para registrar a las empresas, la pareja dio la dirección de 1200 Brickell Avenue, suite 900, ubicada en el exclusivo circuito financiero de Miami. Según los reportes anuales de las dos compañías, a partir de 2009, y hasta el año pasado (2012), cambiaron de suite en el mismo edificio, registrando el número 300. (Y según) su historial crediticio, ambas empresas se encuentran al corriente en el pago de sus impuestos. […] BC Properties V5, LLC, pagó, en 2012, la cantidad de 92 mil 863 dólares. Y BC Properties 18C, LLC, desembolsó 32 mil 268 dólares por el mismo concepto”.

Petróleos Mexicanos y el sindicato guardaron silencio. El caso de Romero Durán está bañado de perlas informativas. Si bien tomó la decisión de abandonar México, allá en la península de Florida no ha pasado inadvertido. Por el contrario, se ha hecho notar desde que llegó por el lujo de sus propiedades; el Enzo Ferrari que le regaló su padre, por ejemplo, está valuado en dos millones de dólares. Según los informes que circulan en la prensa y en la publicidad para promocionarlo, dicho automóvil es una unidad que ensambló la famosa firma italiana entre 2002 y 2004, y de la que sólo se elaboraron 399 para un selecto mercado en el mundo.

Además, para encargar un Enzo Ferrari —un vehículo con un motor de 12 cilindros que desarrolla una potencia de 650 caballos de fuerza con su caja de seis velocidades y que alcanza una velocidad de 350 kilómetros por hora—, es necesario que el comprador haya sido propietario de otros dos autos Ferrari, comprobar solvencia económica, pasar una sofisticada prueba de manejo y que el país de destino cuente con una agencia automotriz de la marca. Si bien el valor de venta inicial se fijó en 700 mil euros, el costo de la unidad aumenta con su salida al mercado por tratarse de una edición limitada. Y todavía puede aumentar, según su estado y kilometraje.

En mayo de 2012, cuando desde Pemex se hablaba de pérdidas millonarias, sorprendió una nota publicada por el periódico Reforma sobre el escandaloso estilo de vida que lleva Paulina Deschamps, hija del magnate, pagado, desde luego, con la fortuna que su padre ha sabido procurarse en el sindicato petrolero. El escándalo se suscitó luego de que se hicieran públicas algunas fotos que la misma Paulina exhibió en su cuenta de Facebook en la que presumía “sus viajes por todo el mundo en aviones comerciales y privados; paseos en yates, comidas en restaurantes exclusivos y beber vinos Vega Sicilia de más de 10 mil pesos la botella. [Además de sus] bolsas Hermés de miles de dólares —12 mil aproximadamente—, las que considera sus bolsas del Superama”. Y tiene razón, sólo si las compara con el bolso Louis Vuitton Lockit PM Sahali, que pertenece a una edición limitada de 2007, cuyo costo es de 51 mil 500 pesos.

Acostumbrado a no dar cuentas a nadie, Romero Deschamps evitó opinar sobre el tema, argumentando estar “tranquilo y con las manos limpias”. La cuenta de Facebook fue eliminada de la red. Si bien la imagen que prevalece en el presente es la del líder millonario por encima de su origen de obrero que luchaba por “ganarse la vida”, se puede decir que su encumbramiento ha tenido un precio muy alto. Desde que tomó posesión se ha modificado, en varias ocasiones, el Contrato Colectivo de Trabajo para ceder a Pemex todas las decisiones mayores y fundamentales: contratación de personal, incluido el sindicalizado y el temporal, despido unilateral de los trabajadores afiliados al sindicato, así como poder para decidir permisos y, sobre todo, el establecimiento de los salarios en la paraestatal.

Según los trabajadores, bajo la conducción de Romero Deschamps se han suprimido al menos 55 de las 517 cláusulas del contrato. Y otras 172 se han modificado. Además, el gobierno federal y los funcionarios de Pemex han tenido vía libre para reducir de 160 mil a unos 120 mil empleados sindicalizados. Sin embargo, según informes de fines de la década de 1980, Pemex llegó a tener hasta 250 mil trabajadores de planta y unos 50 mil transitorios. Visto así, el costo es todavía mayor: al menos 150 mil plazas. También hay informes internos en el sentido de que, a mediados de 2007, Romero Deschamps llegó a un acuerdo con el gobierno federal para desaparecer, paulatinamente y a través de la supresión o liquidación, la mayoría de las plazas sindicalizadas y beneficiar a las de confianza en todos los niveles.

Caracterizado por ser un depredador sindical, la fuerza de Romero Deschamps tiene su base en el control de permisos y venta de plazas de trabajo, donde lo que importa no es la preparación, sino lo que se puede pagar por obtenerla, llegando algunas plazas a cotizarse en unos 150 mil pesos. Pese a todo, entregado el dinero no hay garantía de nada. El trabajo puede ser temporal. También le representan un negocio las plazas permanentes y la formación de grupos de choque.

En su columna “Historias de reportero”, en el periódico El Universal, y bajo el encabezado de “El dueño de Pemex”, Carlos Loret de Mola escribió el 3 de abril de 2010: “En efecto, Romero Deschamps parece más accionista que representante de los trabajadores. Los tentáculos del sindicato abrazan licitaciones, asignaciones y todo aquello que implique reparto de recursos. Su poder se hace sentir en nombramientos y gestiones administrativas. Tienen a su gente colocada en puestos estratégicos clave, no de alto nivel que llamen la atención y sean objeto de auditorías, sino a nivel operativo que puedan jugar con la ‘letra chiquita’ de los contratos y virarlos en cualquier sentido. Su red de informantes le permite detectar a tiempo cualquier intento por ponerle un alto. No conocen más reacción que la amenaza: ‘Reventar’ procesos, ‘parar Pemex’, convocar a una huelga en la empresa —a pesar de todo, paraestatal— que nutre al gobierno con uno de cada tres pesos que gasta en el presupuesto.

”¿Quién se atreve contra Romero Deschamps? Parece que nadie. Fox hizo un intento y reculó. La reforma energética de Calderón lo dejó intocado. Ni sus enemigos dentro del Partido Revolucionario Institucional se atrevieron a meterle una zancadilla aprovechando ese viaje”.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s