Represión gubernamental

*

* Siguieron tantas cosas malas y negativas ─amenazas de muerte, secuestro, el desistimiento de los más débiles para disminuir a menos de veinte en el expediente de registro sindical y lograr su archivo legal, entre otras─, que sólo el valor supremo de la libertad y la justicia dio las fuerzas necesaria para aguantar los agravios, no lograron espantar, tampoco se disolvió la iniciativa de un nuevo sindicato; finalmente se obtuvo el registro en noviembre del 2009, la primera toma de nota en junio del 2014.

*

Luis Zamora Calzada

La detención de cuatro maestros, el jueves 29 de octubre en Oaxaca, los métodos de aprehensión utilizados y la estrategia mediática de traslado al Centro Federal de Readaptación Social del Altiplano, llamado de alta seguridad, etiqueta superada por el Chapo Guzmán en días recientes, a todas luces tiene como meta apanicar a los maestros.

Este lamentable hecho y de clara vulneración al Estado de Derecho nos hace evocar las afrentas implementadas en contra de los veintinueve fundadores del Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM), en el 2007.

El ocho de octubre de ese año, a cada una de las escuelas en donde laboraban los constituyentes del SUMAEM llegó personal de los departamentos de Administración central, con abogados de las misma unidades administrativas y maestros del hasta entonces sindicato único ─algunos incluso integrantes de comisiones especiales de esa institución, supuestamente constituida para defender a los docentes─, con la encomienda de correr a cada uno y dejar como sustituto a uno de los últimos citados, llevando, por supuesto, el oficio de rescisión laboral emitida por instancias de la Secretaría de Educación estatal.

La forma en que actuaron en contra de los maestros que ejercían el derecho constitucional de libertad sindical para sacarlos de las escuelas fue realmente agresiva, intimidadora, grosera, prepotente, humillante; sin ser delincuentes, les dieron un trato peor, acompañados de supervisores escolares, con directores en actitud a modo, en muchos casos, sentenciaron que “no vas a volver a ser maestra, nunca más trabajarás en educación, el poder es el poder, entiéndelo, de mi cuenta corre que nunca vuelves a poner un pie en esta escuela” ─intención que no se le cumplió porque dos años ocho meses después la maestra fue reinstalada en el mismo lugar─, decía una directora, que por unas migajas de canonjías administrativas se convertía en la más cruel verdugo de quien un día antes, decía, era su amiga; fueron veintisiete hechos en diferentes instituciones y la etiqueta común el autoritarismo con violencia no sólo simbólica y la clara pretensión de espantar, para disolver la pretensión de crear un nuevo sindicato.

Por la tarde-noche de ese mismo día, aprehendieron a uno de los constituyentes acusándolo de un delito inexistente y sin miramiento alguno lo encerraron en la cárcel, en Barrientos, del que fue excarcelado días después; lo habían detenido por un error, un homónimo de nombre y apellidos habría sido la causa; sin embargo la amarga experiencia del encierro, nada la quitaría ya; la intención de aterrorizar al equipo fundador del SUMAEM quedaba a la vista.

En días posteriores, terceras personas ─todos docentes, hombres y mujeres─, obligados por diferentes actores de instancias diversas, iniciaron denuncias penales en contra de más integrantes del SUMAEM ─denuncias que finalmente fueron archivadas─, imputaron hechos falsos, utilizaron direcciones inexistentes, credenciales de elector clonadas, entre otras; las comparecencias por estos asuntos ante agentes del ministerio público fue con temores, nunca se había vivido algo igual, sin embargo el impacto emocional fue superado.

Incluso personal de Gobierno se dio a la tarea de seguir a varios de los fundadores, no se sabe si por iniciativa propia o por instrucciones, lo que por cierto generó incertidumbre e inseguridad.

A todo ello se sumaba la suspensión del salario a partir de ese represor mes de octubre, y radio pasillo reportó en ese tiempo que voces directivas de instancias educativas, ubicadas en palacio de gobierno aseguraban que: “son pinches maestritos, en quince días los tienes aquí hincados para que los perdonen y les devuelvan su sueldito, si no se mueren de hambre, no saben hacer otra cosa…”, entre otras linduras mencionadas, que no dibujan la personalidad de un maestro en lucha.

Una vez emitida la lista de los fundadores rescindidos, fue reproducida para distribuirla entre muchas escuelas y profesores, los repartidores repetían en cada entrega: “pobre del que se quiera salir del huacal, les va a pasar lo mismo que a estos revoltosos, ustedes saben a lo que le tiran, profes, no les hagan caso a estos microbios, nunca van a ganar”.

Llegaron al extremo de editar las “astillas”, una hoja impresa dedicada a desprestigiar a quien encabezaba el movimiento fundacional, se repartía cada quince días en muchos centros de pago en diferentes municipios del Estado, particularmente donde laboraba algún integrante de la entonces directiva del SUMAEM.

Siguieron tantas cosas malas y negativas ─amenazas de muerte, secuestro, el desistimiento de los más débiles para disminuir a menos de veinte en el expediente de registro sindical y lograr su archivo legal, entre otras─, que sólo el valor supremo de la libertad y la justicia dio las fuerzas necesaria para aguantar los agravios, no lograron espantar, tampoco se disolvió la iniciativa de un nuevo sindicato; finalmente se obtuvo el registro en noviembre del 2009, la primera toma de nota en junio del 2014, los que no tienen marcha atrás, a pesar de los intentos del otro sindicato por cancelar el registro del SUMAEM, lo que nunca lograron, incluso el expediente llegó a la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, concediendo la razón jurídica al sindicato independiente, pero esa es otra historia.

Los maestros fueron reinstalados en junio y julio del 2010, en sus centros de trabajo, en los mismos términos y condiciones, hoy verdaderos activos y ejemplos sociales a seguir por otros docentes, que creen en la libertad sindical conquistada por el SUMAEM para todo el magisterio, afiliándose al mismo con la seguridad y certeza jurídica, de que sus derechos están protegidos en primer lugar por la ley.

La estrategia para espantar no le funcionó a las instancias gubernativas, la libertad sindical se conquistó para defenderlo permanentemente, a pesar de las acciones más represivas que se puedan implementar, diseñadas más de iniciativas personales de trabajadores del gobierno y no como planteamientos institucionales, al de menos no de un gobierno que se dice democrático.

*

¿Quién castiga a la autoridad?

*

Por enésima vez se amplía el plazo para que los maestros notificados a presentar el examen de permanencia suban sus evidencias ─se extiende el plazo al día siete de noviembre del año en curso─, lo que habla de fallas que van a trascender al resultado y son producto de improvisación y negligencia de quienes están implementando el procedimiento y que las leyes en la materia les reconocen como autoridades, aun cuando se justifiquen que es por “la nutrida participación” mostrada en octubre.

Lo anterior no es congruente con que a última hora, con fecha veintisiete de octubre del 2015, la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, esté emitiendo listados para que otros maestros sean evaluados, persista la omisión de enviar las claves para subir las temidas evidencias, solicite requerimientos que colocan en crisis a las escuelas, entre otras.

En avisos vía internet de la misma fecha, solicitan de los directores escolares “su valiosa colaboración para exhortar a los docentes de ese centro de trabajo y que participan en el primer grupo de Evaluación del Desempeño, ciclo escolar 2015-2016, a efecto de que cumplan la Etapa II, ““Expediente de Evidencias de Enseñanza””, asignando tareas estrictamente de su responsabilidad a los docentes.

A manera de ejemplo, predeterminaron algunas situaciones en que puede encontrase el maestro, que implicará la realización de requerimientos a los docentes, como los siguientes:

*

A. Situación

Correo electrónico incorrecto

Acción a promover

Pedir al docente que envíe desde su correo electrónico VIGENTE, en un plazo de 24 horas, a la dirección spd@sep.gob.mx, el número que tienen asignado en la lista, anotándolo en el espacio de “asunto”.  Requerirle que lleve a cabo el proceso de la Etapa II, “Expediente de Evidencias de Enseñanza”, y subir el expediente al sistema.

*

B. Situación                                

Correo electrónico que requiere ser ratificado

Acción a promover

La misma establecida en el apartado anterior.

*

C. Situación

Correo electrónico no abierto.

Acción a promover

Exhortar al docente a abrir el correo electrónico para que lleve a cabo el proceso de la Etapa II, “Expediente de Evidencias de Enseñanza”, y subir el expediente al sistema. En el caso de que el correo electrónico no sea el vigente, pedirle al docente que realice  la acción del apartado A.

*

D. Situación

Correo electrónico abierto sin actividad

Acción a promover

La misma establecida en el apartado C.

*

E. Situación

Correo electrónico abierto con el proceso incompleto

Acción a promover

Concluir el proceso de la Etapa II, “Expediente de Evidencias de Enseñanza”, y subir el expediente al sistema.

*

F. Situación

Proceso concluido

Acción a promover

Ninguna.

*

G.  Situación

Proceso concluido, pero se requiere confirmar su correo electrónico.

Acción a promover

Pedir al docente que envíe desde su correo electrónico VIGENTE, en un plazo de 24 horas, a la dirección spd@sep.gob.mx, el número que tienen asignado en la lista, anotándolo en el espacio de “asunto”.

Lo anterior no habla de “la nutrida participación” que pretenden difundir y sí de una clara muestra de deficiencias, que contrasta con la acción ejercida contra 291 docentes despedidos, la detención de maestros en Oaxaca, las órdenes de aprehensión ya emitidas contra más profesores inclinando la balanza de un solo lado, sin que exista sanción alguna a los responsables de estas fallas, las mismas autoridades evaluadoras y educativas del país. La gran incógnita: ¿a ellos quién los va a castigar?

Este contexto obliga a desconfiar de los resultados que se emitirán, el reciente examen para la promoción dejó un mal sabor de boca, perfiles bajos ─académicamente y de eficiencia educativa─, resultaron con excelentes puntajes sobre todo en las plazas de supervisión escolar, que les fueron asignados y actualmente están cometiendo errores incomprensibles, afectando a los maestros de las zonas escolares a las que fueron ubicados.

Estas deficiencias son producto de un proceso de evaluación no transparente, los docentes estamos obligados a requerir la transparencia total del proceso, hasta ahora algo huele muy mal en la aplicación deficiente de la Ley General del Servicio Profesional Docente.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Calendario

    • noviembre 2015
      L M X J V S D
      « Oct   Ago »
       1
      2345678
      9101112131415
      16171819202122
      23242526272829
      30  
  • Buscar