El Camperra

 

* A Raúl Núñez Salgado le decían El Camperra y a él le gustaba que lo hicieran. Dueño de la carnicería El Chambarete desde 1997, se hizo amigo de los jefes de Guerreros Unidos y pasó de simple mandadero a operar como una especie de tesorero que repartía pagos en la región, respaldado por todos los Casarrubias.

 

Miguel Alvarado 1

Toluca, México; 12 de julio del 2016. A Raúl Núñez Salgado halcones y sicarios de los Guerreros Unidos en Iguala respetaban porque pagaba sus escuálidas nóminas, y le tenían más miedo porque tenía grabada una “R” en uno de sus dientes y una mujer tatuada en el hombro izquierdo, junto con la leyenda Kiko, que por su amistad con Mario Casarrubias, El Sapo Guapo, uno de los capos de aquel cártel en el 2014.

A Núñez Salgado le decían El Camperra y a él le gustaba que lo hicieran. Dueño de la carnicería El Chambarete desde 1997, se hizo amigo de los jefes de Guerreros Unidos y pasó de simple mandadero a operar como una especie de tesorero que repartía pagos en la región, respaldado por todos los Casarrubias. Los marinos lo atraparon en Acapulco, donde se hospedaba en el hotel Nilo y pasaba el tiempo apostando en un casino Play City, mientras trataba de vender 299 dosis de cocaína, el 14 de octubre del 2014, poco después del levantamiento de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Los  marinos tuvieron que pelear cuerpo a cuerpo con él para someterlo. Si lo que dicen ellos es verdad, Núñez perdió la razón y, ya dominado, se golpeaba él solo contra el metal del vehículo en el que lo llevaban, amenazando a los marinos con denunciarlos ante Derechos Humanos. De que eso haya pasado sólo se tiene la palabra de los involucrados, pero también el examen médico de El Camperra, asentado en la declaración ministerial del inculpado, el 16 de octubre del 2014 ante la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro, de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de la República, integrada a la averiguación previa A.P.: PGR/SEIDO/UEIDMS/2014, que investiga la desaparición forzada de la normal Raúl Isidro Burgos.

El examen médico era parco pero elocuente. Ojos rojos, ojos morados, al igual que los párpados y atrás de las orejas. Antebrazos, hombro izquierdo y manos magulladas, así como pectorales y región infraescapular. También moretones en la región renal izquierda. Esos fueron los resultados que ese examen arrojó de quien se encargara de pagar por un tiempo las nóminas sangrientas de los Guerreros Unidos, metido para eso en el Hotel del Andariego, un hostal ubicado justo a las espaldas del Camino del Andariego, donde el normalista de Ayotzinapa Julio César Mondragón Fontes fue hallado por soldados la madrugada del 27 de septiembre del 2014, torturado, desollado y muerto.

El Camperra sabía también cómo estaban repartidas las plazas de esa zona y dijo que Gildardo López Astudillo, El Gil, se encargaba de Iguala; que a El May, un sicario que trabajó Iguala, le confiaron luego la plaza de Teloloapan; a José Luis Ramírez, El Churros, le tocaba Buenavista hasta que desertó y Taxco era controlado por El Cholo, quien después entregó ese mando a El Charal.

Si El Walter no hubiera tenido problemas con El Mochomo, José Ángel Casarrubias, todavía seguiría como jefe de Tepecoacuilco y Huitzuco, pero no fue así y El Cholo se convirtió en el dueño de aquellos lugares. El Cholo no es sino uno de los hermanos de la banda de sicarios, narcomenudistas y distribuidores de Los Peques, que operan en Iguala desde los tiempos de los Beltrán Leyva y que venden su conocimiento al mejor postor. Alejandro Palacios Benítez es a quien versiones periodísticas atribuyen también el apodo de El Patrón, y que policías de Huitzuco que se llevaron a estudiantes de Ayotzinapa enfrente del Palacio de Justica de Iguala, mencionaron como el autor de las órdenes de esas desapariciones.

Raúl Núñez dijo después, en una ampliación de su declaración 2, el 17 de octubre del 2014, que el 26 de septiembre, a las siete de la noche estaba comiendo en un local enfrente de la terminal de Iguala. Conocía a la dueña, a quien identificó como la señora Paguis. Ese lugar le sirvió de observatorio porque desde ahí pudo ver que un camión daba vuelta en Periférico para entrar a la calle de Galeana. Avanzó hasta detenerse frente a la terminal y cuando lo hizo descendieron quienes El Camperra describe como “[…] encapuchados, otros sin playera y otros paliacates en el rostro y observé que la gente que se encontraba adentro de la Central empezó a correr y observé que las personas que descendieron del autobús comenzaron a romper los vidrios de las instalaciones de la Central Camionera y atrás de ellos venían tres autobuses no recuerdo la línea pero por las ventanas se observaba que iban a bordo los estudiantes de Ayotzinapan, los cuales se fueron por la calle Galeana hacia el centro de Iguala, por lo que ya no observé hacia dónde se dirigieron y pasaron aproximadamente 8 minutos y se escucharon detonaciones de armas de fuego, por lo que me retiré del lugar […]”.

La versión de El Camperra ubica entonces cuatro camiones llegando a la terminal de Iguala y a ningún policía municipal rondando las cercanías. El relato sobre el arribo de los normalistas a esa ciudad no concuerda con ningún otro, ni tampoco con las imágenes de las cámaras de la Central, liberadas por la PGR y trasmitidas por televisión abierta, que muestran dos camiones de normalistas y a ellos bajando en tropel pero sin causar destrozos. Raúl Núñez Salgado también dijo que los Guerreros Unidos se reunían a veces con el alcalde José Luis Abarca, quien les pedía ayuda para resolver algunos problemas, como una invasión de tianguistas al zócalo de la ciudad, a principios de septiembre del 2014. En la oficina de la presidencia del ayuntamiento, Abarca les diría a Gildardo López Astudillo, El Gil, a José Luis Ramírez, El Churros y a El Camperra, que le echaran la mano para quitárselos de encima.

 

______________________________________

1 Este reportaje fue realizado gracias a la participación directa de Francisco Cruz Jiménez y Félix Santana Ángeles, quienes llevan, por partes iguales, la firma de autores.

__________________________________

2 Ampliación de declaración ministerial del inculpado Raúl Núñez Salgado, alias “El Camperra”. Averiguación Previa A.P.: PGR/SEIDO/UEIDMS/816/2014.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Calendario

    • agosto 2016
      L M X J V S D
      « Nov    
      1234567
      891011121314
      15161718192021
      22232425262728
      293031  
  • Buscar