Fantasmas sobre ruedas

* Sí, se necesitan más que ganas para ser motociclista en el Estado de México”. Esto lo dicen los integrantes del club Phantom, una agrupación de motociclistas que, además de presumir sus máquinas, hacen labor altruista en la capital del Estado de México. Fundado por René Santana, además presidente internacional, quien narra que empezó en la actividad hace 20 años, con una Toromex 250.

 

Juan Manuel Hernández

Transitar en una de las ciudades más frías de la república se convierte en un reto al corazón y para ser motociclista en Toluca, se necesita más que una chaqueta de piel. Es la convivencia diaria con los automovilistas, que carecen de alguna noción sobre manejo. Los automovilistas se molestan y no saben respetar un espacio de motocicleta, no conocen el reglamento de Tránsito pero ni siquiera existe una escuela pública que enseñe manejo o que aplique el examen correctamente. Ni siquiera saben que a una motocicleta se le debe tomar en cuenta con el mismo espacio que a un automóvil. Enfrentarse a las autoridades, en especial las de Metepec, equivale a ser expulsado de aquellas vialidades. Sí, se necesitan más que ganas para ser motociclista en el Estado de México. Esto lo dicen los integrantes del club Phantom, una agrupación de motociclistas que, además de presumir sus máquinas, hacen labor altruista en la capital del Estado de México. Fundado por René Santana, además presidente internacional, quien narra que empezó en la actividad hace 20 años, con una Toromex 250.

“Es recomendable comenzar con un motor pequeño. Hay países que te recomiendan una Scooter, aunque hay quienes se compran motos grandes. Sobre las reglas que debes seguir siempre, es no tomar. El exceso de velocidad está prohibidísimo. No es tenerle miedo a la moto, es respetarla.

– ¿Cuál fue tu experiencia decisiva en la moto?

– En Malinalco me salí de la carretera. Vi que la moto seguía funcionando y volví a la pista porque no podía dejar que me venciera.

Otro integrante es Alejandro Sánchez, quien está en el motociclismo desde 1977 y recuerda que había una pista de obstáculos frente a la Prepa 1. “Los primeros que empezaron fueron los San Juan. Ahora tienen un taller en la colonia Universidad”.

– ¿Y tus primeras motos?

– Una Carabela 100 Cross y una Honda 600.

– ¿Cómo se aprende a manejar en moto sin matarse en el intento?

– Aquí no hay de otra. Si desde que hueles la gasolina y escuchas el motor te llama, ya te atrapó. Todos aprendemos bajo la regla de los dos tipos de motociclistas: “el que se cayó y el que se va a caer”. Todos, en algún momento, nos hemos caído.

– ¿Existen cursos de manejo para motociclismo?

– Gratuitos no. Y los que dan las marcas son muy, muy caros. Vas aprendiendo con las rodadas de tu club (término que se le da a las salidas en motocicleta en grupo). El “capitán de punta”  dicta a qué velocidad vamos a ir, en qué formación, por cuál ruta. A él nunca se le rebasa y al que va hasta atrás se le llama barredora. Por lo regular es una moto que está en muy buena condición y de buena cilindrada para poder alcanzar la punta y avisar si hay algún contratiempo con algún miembro. Jamás se queda alguno.

Mario López inició desde muy pequeño, a los 8 años en una Carabela 100 Mini, y en recuento rápido dice que había dos marcas mexicanas, Carabela e Islo, de Isidro López en Monterrey, “y hoy en día sólo Marvis es la única que yo conozco. Cuesta a partir de 250 mil pesos en adelante.

– Cuando salen las motocicletas de menor cilindrada, ¿se quedan?

– No, la intención es que vayas aprendiendo y que adquieras experiencia en carretera y en cuidad. La intención es disfrutar el viaje, nunca nos vamos por pista, siempre es ir puebleando, vas conociendo gente… por eso el dicho de “un motociclista no debe usar reloj”. Si el motociclista no está en condiciones, no debe salir, debe contar con botas, pantalón de mezclilla, de piel, chamarra de piel. Todo esto tiene una función. En México no te lo exigen como debe ser, pero sabes que te salvan de muchos sufrimientos. Te accidentas y te salvas por el casco, las botas y en un arrastrón te llevas la piel de la chamarra y no tu piel.

– ¿Qué se necesita para entrar al club?

– Puedes entrar como acompañante o copiloto, pero lo más recomendable es entrar con una moto pequeña y sin pena. Es mejor un poquito de pena que matarte a la primera de cambios. Te vas acostumbrando a la vida de motociclista, que es cara, te gastas una lanita en cada salida. Cada biker también debe saber algo de mecánica.

– ¿Y para entrar al Phantom Club?

– Moto con papeles en regla, disposición, licencia, cumplir con el reglamento interno y de Tránsito, porque si te detienen por no cumplir, detienes a todo el contingente y si no traes licencia nos revisan a todos. En el Estado de México es lo más caro. Al año pagas de la moto como mil 300 pesos más tu licencia, 350 pesos y no gastamos el mismo metraje de pavimento ni contaminamos igual que un auto.

– ¿Ser motociclista exige poder, querer y tener?

– Sí, definitivo.

– ¿Han tenido problemas con la violencia en el país?

– Nosotros no, pero hemos escuchado cada vez más eso. Ya no se puede viajar de noche. A muchos compañeros los han extorsionado, golpeado, les roban en retenes falsos. Ya se convirtió en regla no viajar de noche entre ciudades. Ahora, para un viaje a Mazatlán nos estamos poniendo de acuerdo pues somos alrededor de doce clubes pero viajar va a estar peligroso.

– ¿Entre los clubes hay diferencias?

– No, nunca. Si encuentras a alguien tirado, de inmediato preguntas. Es una convivencia sana.

– ¿Hay pruebas malintencionadas para los miembros nuevos?

– No, no tenemos reconocimientos para estúpidos. Hacer malos rebases, exceso de velocidad. Nunca pondríamos a alguien a tomar hasta quedar en coma, incluso estaría en tela de juicio si alguien hace eso u obliga a alguien, dentro o fuera del club.

– ¿Hay algún club u organización que esté haciendo algo importante por el motociclismo a nivel nacional?

– ¿Cómo se da la interacción con otros clubes?

– Pues ahorita gracias al Face te enteras de muchas cosas, como el accidente que tuvieron las Little Wings, club del Distrito Federal, que sufrieron una pérdida y el tipo no ha sido ni siquiera regañado ni detenido y la autoridad se está haciendo de la vista gorda. Estamos organizando una rodada para exigir que se haga justicia.

– ¿Cómo reacciona la ciudadanía ante las concentraciones de motos?

– Respetuosamente, incluso se detienen a platicar con uno, te auxilian o te piden ayuda.

– ¿Son fans de algún motociclista a nivel nacional o mundial?

– De Lorenzo y Valentino Rossi.

– ¿El tamaño de la moto hace la diferencia?

– Hemos conocido gente que tiene unas motos preciosas y están desperdiciadas. Hay quienes tenemos motos chicas y hemos rodado más que muchos. La persona hace la diferencia, la moto es importante, pero…

– ¿En qué más participa un club de motos?

– Regalamos juguetes en Día de Reyes y el Día del Niño. Nos cooperamos, los compramos y los llevamos a lugares muy lejanos y pobres. Ahora, en abril, les agradeceríamos que se pusieran en contacto para apoyarnos a regalar. A los niños los haces felices de un tamaño indescriptible.

– ¿Cuál es el próximo evento?

– En marzo, en Almoloya. No es recomendable ir con niños, es un excelente evento pero debes ir con tus reservas. Es para mayores de edad, el 18 febrero en el aniversario de Phantom Toluca y el de Mazatlán, de abril a mayo.

Anuncios

Vin Diesel a la toluqueña

* ¿Hay arrincones en una ciudad tan pequeña como Toluca? ¿Quiénes participan? ¿Dónde se reúnen? ¿Cuáles son las calles elegidas para competir? ¿Qué hace la policía? ¿Hay detenidos? ¿Cuánto se puede apostar?

 

Karla Martínez Gómez

Fernando tiene 19 años, ama la velocidad  y en dos ocasiones ha participado en arrancones clandestinos que se llevan a cabo en la ciudad de Toluca.

Aunque esta actividad está penada por la ley, jóvenes de la capital mexiquense se reúnen a partir de la medianoche de cada sábado para participar, apostar o sólo mirar.

Los arrancones, también conocidos como piques o picadas, son una serie de competencias automovilísticas, legales o clandestinas, donde dos participantes se enfrentan mano a mano en una pista recta de un cuarto de milla (402 metros), alcanzando una velocidad que supera 150 kilómetros por hora. Sin embargo, la velocidad no es lo más importante pues “lo que cuenta, como su nombre lo dice, es el arranque del carro, normalmente no llegas a una velocidad tan alta en esas carreras”, explica Fernando, quien asiste por lo menos dos veces al mes a este tipo de competencias. Los lugares donde usualmente se reúnen fanáticos de la adrenalina y la velocidad son El Águila de Colón, la Calzada del Pacífico, algunos tramos de avenida Solidaridad Las Torres y Paseo Tollocan.

 

¿Quieres apostar?

 

Los corredores que participan en los arrancones lo hacen para ganar respeto entre sus pares. Puede ser que busquen resolver una disputa o simplemente exhibir sus habilidades de conducción y las características de su vehículo. Este tipo de carreras normalmente se realizan con fines económicos pues es común la organización de apuestas por dinero o vehículos usados en la carrera.

“Las apuestas son decisión de los corredores. Van desde los 500 hasta los 2 mil pesos, yo nunca he visto que alguien apueste su carro. Eso sólo lo hacen las personas que tienen muchísimo dinero, es muy arriesgado”, relata Fernando. “Cuando yo competí no aposté nada, pero le gané a un Corsa”, agrega orgulloso.

Otros testimonios agregan que las apuestas varían de los mil hasta los 30 mil pesos. Quienes más participan en este tipo de carreras realizan inversiones significativas para comprar equipo y tener un coche en posibilidades de competir. Las cantidades invertidas están entre los 30 mil y 200 mil pesos.

 

Rápido, furioso

 

A quienes participan en arrancones los mueve la pasión por la velocidad y la adrenalina, además de la fuerte influencia de las culturas callejeras de Estados Unidos, que se caracterizan por realizar estas prácticas.

El cine norteamericano ha venido retratando estas prácticas en bastantes filmes. La serie de  películas Rápido y Furioso son las más reconocidas a nivel mundial. Esta saga está dedicada al mundo de las carreras clandestinas, y pone atención  especial al tuning, que en la jerga automovilística es sinónimo de la personalización de un automóvil o una motocicleta a través de diferentes modificaciones para mejorar el rendimiento del motor. Es también aplicado a cambios exteriores, pero esto sería custom. Asimismo, se considera al tuning un estilo de vida.

 

Para correr mejor…

 

“No corro frecuentemente porque mi auto no tiene las modificaciones necesarias. En esas carreras sólo participan autos que están en el mismo nivel o dentro de su estándar”, cuenta Fernando. Los automóviles que se utilizan en este tipo de competencias van desde un vehículo viejo cualquiera hasta los “tuneados”.

Las transformaciones a las que los automóviles son sometidos varían. Se requiere de la instalación de nuevas piezas y partes acondicionadas. Fernando cree que si pudiera, modificaría su carro para correr pero es muy costoso. “Puede llegar a costar más de 80 mil pesos”. 

Para maximizar el rango de arranque de un automóvil es frecuente que se haga uso de  Sistemas de Oxido Nitroso (NOS, por sus siglas en inglés). Pero, ¿qué son estos sistemas y qué hacen?

El óxido nitroso es un gas compuesto por dos partes de nitrógeno y una de oxígeno (N2O). Para usarlo en los automóviles se comprime y almacena en un tubo en forma líquida, es inyectado en el motor desde un tubo de depósito con una manguera de alta presión y liberado cuando se necesita con una válvula controlada eléctricamente.

Los NOS consiguen caballos de fuerza (HP) adicionales al permitir quemar más combustible durante un corto periodo de tiempo (el tiempo que dure la inyección del gas en el motor). Usualmente los sistemas se instalan sin modificar el motor, así es posible ganar potencia sobre uno estándar. El precio oscila entre los 6 mil y 15 mil pesos.

 

¿Cuándo y dónde nos vemos?

 

“Yo me enteré porque tengo amigos que son fanáticos de los arrancones, pero hay páginas de internet donde las personas se ponen de acuerdo”, dice Fernando.

En la red es común encontrar páginas donde se promueven y acuerdan arrancones. Un ejemplo es http://www.purotuning.com, donde los miembros del foro dan consejos sobre cómo se debe de correr en un arrancón callejero, además de que ahí pactan reuniones y se enteran sobre carreras. Otras páginas son http://turbosmx.com/,  http://www.clubmk.net y http://www.clubmotorsmexico.com.

Las reuniones habitualmente empiezan en un punto determinado -aquí en Toluca el más importante es el Águila de Colón-, donde una vez que se decide quién o quiénes competirán, se disponen a partir en caravana a la calle “apropiada”.

De acuerdo con Fernando, la autoridad no interviene pues se les avisa a las patrullas antes de que empiecen. “Se les da una mordida para que se vayan y no intervengan”, explica el joven, “por lo mismo de que son ilegales, los arrancones no duran más de 15 minutos”. Por lo regular una carrera suele durar unos 20 segundos y en algunos casos, si el auto está modificado se reduce el tiempo a 5 segundos.

 

¿Y si nos atrapan?

 

De vez en cuando estas carreras se ven frenadas por algunos elementos de seguridad que atienden las denuncias. Este tipo de prácticas están prohibidas en el artículo 90, fracción XXII del Reglamento de Tránsito del Estado de México.

Cuando la policía de Tránsito llega a las calles-pista, las infracciones levantadas son por exceder los límites de velocidad y por participar en carreras en la vía pública. Si estas actividades bloquean las calles se puede llegar a la retención de vehículos.   

Las multas van desde 500 hasta los mil 200 y para asegurar el pago de éstas, los policías recogen la tarjeta de circulación, licencia de conducir y placa.

 

Arrancones legales

 

Aunque los arrancones son conocidos por su ilegalidad, en Toluca se habilitó la pista del CIECEM (Centro Internacional de Exposiciones y Convenciones del Estado de México) para llevar a cabo estas prácticas de manera legal y con las medidas de seguridad adecuadas.

“Yo sí he ido a los que se hacen en el CIECEM, por la entrada al aeropuerto, pero no los hacen tan seguido, ahí hay una pista de un cuarto de milla”, relata Fernando.

En la página de Facebook del CIECEM es muy común encontrar usuarios que preguntan cuándo se efectuarán los próximos arrancones. Además, en el portal de videos Youtube circulan grabaciones de carreras realizadas ahí.

 

Fuentes:

* http://tuning.deautomoviles.com.ar/

* http://revista-por-que.blogspot.com/2009/05/calles-de-dia-pistas-de-noche.html

* Página de Facebook del CIECEM

 

  • Calendario

    • noviembre 2017
      L M X J V S D
      « Ago    
       12345
      6789101112
      13141516171819
      20212223242526
      27282930  
  • Buscar