El cártel del Diablo

* Baruch Vega, por mucho tiempo agente de la CIA, sostiene que hay un peligro real de que el presidente electo Enrique Peña Nieto esté en camino de recrear una alianza corrupta entre las fuerzas de seguridad del gobierno y los principales narcotraficantes -muchos de ellos a la sombra intereses comerciales legales- como la que existía a principios de los años 2000 en Colombia durante el ascenso al poder de Naranjo en la Policía Nacional de Colombia (PNC), mientras que supuestamente también estaba ayudando a elementos del infame Cartel del Valle del Norte.

 

Bill Conroy/ Especial para The Narco News Bulletin

Baruch Vega, por mucho tiempo agente de la CIA, ha puesto la alerta en la reciente decisión del presidente electo de México de emplear al ex jefe de la Policía Nacional Colombiana, General Óscar Naranjo, como su asesor de seguridad en la guerra contra las drogas.

“No creo que Naranjo vaya a entablar una guerra contra las drogas”, sostiene Vega. “Llevará a cabo una guerra para proteger a los narcotraficantes mexicanos”.

Vega sostiene que hay un peligro real de que el presidente electo Enrique Peña Nieto esté en camino de recrear una alianza corrupta entre las fuerzas de seguridad del gobierno y los principales narcotraficantes -muchos de ellos a la sombra intereses comerciales legales- como la que existía a principios de los años 2000 en Colombia durante el ascenso al poder de Naranjo en la Policía Nacional de Colombia (PNC), mientras que supuestamente también estaba ayudando a elementos del infame Cártel del Valle del Norte.

Además del papel que Naranjo jugará en ayudar a cultivar la estrategia de la guerra contra las drogas de Peña Nieto, el presidente electo ya ha hecho públicos sus planes de establecer una fuerza paramilitar, integrada por ex militares, que tendría unos 40 mil hombres. Peña Nieto también espera crear una única y consolidada fuerza policial nacional. Con estas herramientas, dice, el Ejército Mexicano puede ser reemplazado como el principal ejecutor de seguridad en la guerra contra las drogas en México y la batalla puede ser reorientada a la caza de los grandes capos para detener la violencia callejera y otros delitos contra la sociedad, como la extorsión y el secuestro.

Sin embargo, los elementos del plan de Peña Nieto, como Vega ya ha expuesto en Colombia al trabajar como activo del gobierno de los EU, son prácticamente idénticos a los que dieron origen a lo que Vega llama el “Cártel del Diablo”.

 

La oscura alianza

 

Vega dijo a Narco News que entre 1997 y 2000, el FBI y la DEA lo emplearon como operador en investigaciones independientes enfocadas en los jefes del Cártel del Valle del Norte. Al mismo tiempo, Vega afirma, también trabajó como fuente de contrainteligencia extranjera para la CIA. Estos hechos se pueden verificar en documentos judiciales federales de los EU.

Durante el curso de esas investigaciones de la DEA y el FBI, Vega afirma que descubrió que las operaciones estaban siendo comprometidas por agentes corruptos tanto dentro de la DEA como de la Aduana de los EU -un organismo federal cuyo brazo de investigación se ha convertido en la Agencia de Inmigración y Aduana o ICE por sus siglas en inglés. ICE es parte del Departamento de Seguridad Nacional.

Las afirmaciones de Vega son sustentadas por un memorándum del Departamento de Justicia obtenido por Narco News en 2008, conocido como el Memorándum Kent. Ese memo, redactado por el abogado del Departamento de Justicia Thomas M. Kent, contiene muchas de las afirmaciones más graves jamás presentadas contra funcionarios antidrogas estadounidenses: que agentes de la DEA en el frente de la guerra contra las drogas en Colombia estaban en las nóminas de los narcotraficantes, cómplices en los asesinatos de informantes, y directamente involucrados en ayudar a los infames escuadrones paramilitares de la muerte de Colombia para lavar dinero de la droga.

Vega afirma que a fines de los noventa y principios de los 2000, agentes de la DEA con sede en Bogotá, así como también alguien en Aduanas de los EU, filtraban información sobre las investigaciones en curso a jugadores clave en la Policía Nacional de Colombia. Vega dice que esos funcionarios corruptos de la PNC estaban alineados con el Cártel del Valle del Norte, una facción de ese cartel liderado por un individuo llamado Wilber Varela.

A raíz de la información que se filtró, dice Vega que produjo un baño de sangre, dando lugar a numerosos asesinatos de informantes y fuentes cooperantes. En el memo Kent se hacen denuncias similares.

“He tenido tres contratos en mi vida…”, dijo Vega a Narco News previamente. “Soy uno de los pocos sobrevivientes de esta terrible experiencia. Casi todas las personas de mi grupo (fuentes cooperantes e informantes) ya están muertos”.

Vega dijo que muchas piezas de este oscuro misterio hacen que parezca muy complicado de descifrar.

“Pero, si se acomodan de la forma correcta, es fácil entenderlo,” agrega. “Es cuestión de poner a los jugadores adecuados en el lugar adecuado”.

De acuerdo con Vega, la forma en que se acomodaron las cosas implicaron a la perfección a la organización narcotraficante, o el “Cartel del Diablo”.

El llamado Cártel del Diablo era una alianza de narcotraficantes del Norte del Valle bajo el capo Varela, muchos de ellos, como el propio Varela, eran ex funcionarios de la PNC, junto con miembros activos de la misma policía bajo el mando de un corrupto coronel de la policía llamado Danilo González. Vega también afirma que Naranjo, quien sirvió en la PNC con González, también fue una parte clave de este círculo de corrupción.

Las fuerzas paramilitares bajo el mando de Carlos Castaño, jefe de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), proporcionaron el músculo y la protección de las operaciones del Cártel del Diablo, sostiene Vega.

El órgano de inteligencia del Cártel del Diablo, afirma Vega, estaba compuesto por corruptos agentes federales estadounidenses de la DEA y de Aduanas.

El objetivo de la alianza del Cártel del Diablo era proteger a su altamente rentable negocio del narcotráfico, que surgió de las cenizas del narco imperio de Pablo Escobar, y para neutralizar a los traficantes de drogas rivales. Entre los principales rivales del momento estaba el Cártel de Cali, que con el tiempo fue sobrepasado por el Cártel del Valle del Norte.

 

Déjà Vu

 

Naranjo, por supuesto, niega las acusaciones de Vega y sostiene que Vega es el corrupto. Naranjo reconoce “hacer alianzas oscuras”, según un reportaje pasado de Associated Press, pero sólo para fomentar la seguridad nacional de Colombia.

Vega, sin embargo, insiste en que Naranjo está por interés propio, no por la causa del pueblo colombiano, y sostiene que su papel en México, como “asesor en seguridad” de Peña Nieto, probablemente tampoco beneficie a los mexicanos.

Vega agrega que el hecho de que Naranjo siga siendo un favorito de los organismos estadounidenses es por el espejismo creado por los crédulos medios de comunicación de los Estados Unidos. Esto con el fin de proteger a Naranjo en contra de alguna acusación por sus crímenes, ya que el permitirlo, Vega explica, también expondría la corrupción de los organismos estadounidenses en Colombia que hasta ahora lo han encubierto.

“Todos los traficantes que se rendían y hablaban con el gobierno de los EU [en el momento que Vega estaba trabajando como activo del gobierno de EU] hablaban de… la corrupción de la PNC- sobre todo [por] los coroneles Danilo González y Oscar Naranjo [entonces jefe de inteligencia de la PNC]”, afirma Vega.

Otra evidencia ha surgido en los últimos meses, alguna de ella en registros judiciales en EEUU, otra revelada a través de los documentos de la DEA filtrados a medios mexicanos como Proceso, que refuerza las denuncias de Vega sobre la existencia del Cártel del Diablo.

Por ejemplo, las transcripciones del testimonio judicial de Gildargo Rodríguez Herrera, un teniente superior en la facción de Diego Montoya Sánchez (conocido como “Don Diego”) en el Cártel del Valle del Norte -que estaba en guerra con la facción de Wilbur Varela en la primera mitad de la década del 2000- revelan que a Naranjo le preocupaba mucho que las acusaciones de su corrupta participación con Wilbur Varela podría impedirle ascender a la primera posición dentro de la Policía Nacional de Colombia.

Por lo tanto, de acuerdo con las transcripciones judiciales, presentadas en el Tribunal de Distrito de Miami, Naranjo organizó una reunión con Rodríguez Herrera, no para detenerlo, sino para convencerlo de eliminar la información de un sitio de internet que implicaba a Naranjo en la corrupción.

A continuación se presentan algunos extractos de las transcripciones del juicio, con el narcotraficante Rodríguez Herrera del Valle del Norte respondiendo a las preguntas hechas por el abogado defensor de un tercero en el caso:

P: Usted también dijo en una entrevista que se había reunido con Óscar Naranjo, quien fue un alto funcionario de la policía, en julio del ‘04 en un hotel de Bogotá. ¿Recuerda eso?

R: Sí, señor.

Y como tiempo de referencia, habría sido alrededor de tres meses después del asesinato de Danilo González. [Coronel González de la PNC, que había sido acusado por el gobierno de los EU en 2004, fue asesinado después de reunirse con su abogado, presuntamente asesinado por individuos sospechosos de ser parte de la facción de Diego Montoya del Cártel del Valle del Norte.]

R. Más o menos.

¿En qué hotel de Bogotá se celebró esta reunión [con Narnajo]?

R: Eso fue en el Hotel Capital.

¿Quién convocó la reunión, usted o el General Naranjo?

R. Naranjo es el que buscaba a la gente de Diego porque quería discutir algunos temas con ellos…

P: ¿Y usted se reunió sólo con el General Naranjo?

R. Sí, y otro oficial de policía.

P: ¿Podrías decir que era una investigación oficial de la policía?

R. No, era más un asunto personal, asunto personal de Naranjo.

P: ¿Qué quieres decir?

R: Dos – ¿cómo se llaman esas? – dos páginas web salieron, una de las personas de Varela y otra de la gente de Diego. Que estaba en el Internet.

[Wilbur Varela fue un importante narcotraficante colombiano que fue asesinado en Venezuela en 2008 por agresores aún desconocidos. Tanto Wilbur Varela como Diego Montoya fueron los líderes del Cártel del Valle del Norte en Colombia cuyas respectivas facciones se enfrentaron entre sí].

La página web de Diego afirmaba que Naranjo se había aliado con Varela en la guerra contra los Montoya. En ese momento, Naranjo todavía era un coronel [de la PNC] y su ascenso a general estaba en procedimiento ante el Congreso [colombiano] y me pidió específicamente que debíamos sacar su nombre de la página, ya que podría perjudicar su posible ascenso.

En cualquier caso, mientras estamos sentados aquí hoy [mayo de 2011], él [Naranjo] es actualmente el jefe general de la policía de Colombia, ¿verdad?

R. Porque lo sacamos de la página web.

En junio de 2012, Naranjo se retiró como comandante de la PNC y el mismo mes aceptó tomar el puesto de asesor en seguridad del entonces candidato presidencial mexicano Peña Nieto. El 1 de julio, este último fue elegido como presidente de México en un proceso empañado por acusaciones de manipulación de los medios y fraude electoral. El 1 de diciembre, Peña Nieto será juramentado como el próximo presidente de México.

Teniendo en cuenta los componentes del llamado Cártel del Diablo colombiano, como lo indica Vega, y el hecho de que Naranjo ha sido acusado de estar entre los principales actores de dicha alianza corrupta, el plan de la guerra contra las drogas de Peña Nieto debe preocuparnos a todos.

Porque, como el Cártel del Diablo, si el plan del presidente electo de Peña Nieto llega a buen término, México contaría con los siguientes elementos:

1) Una poderosa fuerza paramilitar compuesta por ex militares -muchos de los cuales ya han estado implicados en numerosas violaciones a los derechos humanos y asesinatos como parte de la guerra contra las drogas, no muy diferente a la trayectoria de los paramilitares de las AUC en Colombia;

2) Una fuerza policial centralizada, no muy diferente a la PNC;

3) Una arraigada narcocorrupción dentro del gobierno, involucrando poderosos funcionarios, conexiones y dinero para controlar esas nuevas herramientas (un ejército paramilitar y una policía centralizada) para alcanzar sus propios objetivos políticos y lucrativos -todo bajo el manto de una guerra contra las drogas con la ayuda de miles de millones de dólares de EEUU en programas como la Iniciativa Mérida.

En Colombia ya ha sucedido así (por supuesto que con la ayuda de miles de millones de dólares del gobierno de los EU en el Plan Colombia) y se logró con la ayuda de corruptos agentes de los EU, afirma Vega, que también fueron seducidos por el encanto del dinero y el poder.

¿Por qué sería diferente en México, donde han sido asesinadas y/o desaparecidas unas 120 mil personas desde fines de 2006 -todo en nombre de una guerra contra el narcotráfico que parece incapaz de parar el flujo de drogas, dinero y sangre?

Los tiempos de El Lazca

* La anunciada salida del gobernador Eruviel Ávila ha causado expectación. La llegada de Ernesto Nemer como interino confirma que el grupo en el poder no soltará la mina. Las más de 400 gasolineras que comprometen al actual secretario de Gobierno con el Grupo Gasolinero México y con Arturo Montiel Yáñez, hijo de Arturo Montiel como socio, confirman, nada más, cómo se trabaja el capital público en beneficio de una familia. Pero para quienes no se apellidan Nemer el crecimiento económico es la gran mentira.

 

Miguel Alvarado

Mientras Enrique Peña desayunaba con reporteros y medios de comunicación de América Latina, algunos de los cuales apoyaron su campaña presidencial, el supuesto cuerpo del narcotraficante Heriberto Lazcano era robado de la agencia funeraria García, en Ciudad Acuña, Coahuila, donde estaba, luego de será abatido por marinos mexicanos.

La muerte del líder de Los Zetas se dio un día después del funeral del hijo de Humberto Moreira, ex presidente nacional del PRI y ex gobernador de aquel estado y a pesar de las diferencias entre las fotos presentadas por las autoridades de “El Lazca” vivo y su cadáver y las contradicciones entre la estatura del narcotraficante que la DEA reporta de 1.72 metros y la PGR de 1.60 cuando el fallecido mide 1.80, es imposible pasar por alto el pasaje que narra Rafael Loret, un periodista que en el libro “Nuestro Inframundo: los Siete Infiernos de México”, describe la siguiente escena, luego de que Peña, todavía gobernador mexiquense terminara una llamada telefónica con Emilio Gamboa Patrón. Cuando colgó, una segunda llamada entró a su número.

“-¿Gobernador, eres tú?

“- Sí. ¿Quién habla?

“-Toma nota, gobernador. Soy Joaquín Guzmán Loera. ¿Te suena el nombre? Ya sé que tú protegiste a los sicarios de Arturo Beltrán.

“-No sé de qué me habla -dijo Peña Nieto.

“-Desde este momento tu vida me la reservo yo. No vas a llegar a la Presidencia”.

Otra versión sobre El Lazca advierte que lo han convertido en un testigo protegido y que todo es parte de un entramado para mantenerlo con vida para que pueda declarar. Las autoridades mexicanas, infiltradas por el crimen organizado hace años, son capaces de cualquier cosa. Sin embargo, la violencia desatada luego del primero de julio y de la ratificación de la victoria presidencial del PRI no pasa desapercibida en ninguna parte. ¿Significa que el priismo tiene nexos con el narcotráfico o que la pacificación de México incluye tratos con los cárteles? La pregunta es ociosa pero la respuesta aterradora. El asesinato del joven Moreira y un funeral vigilado por comandos armados hasta los dientes son parte de las dudas que no necesitan investigación. Veracruz y el Estado de México se han declarado en alerta tras conocerse lo de El Lazca y presuponen ataques en venganza. La realidad, por supuesto, es otra y al estilo de la Cosa Nostra, se trata más bien de una guerra entre familias, entre señores feudales que vengan la muerte de unos y otros. Por otro lado, un dato que puede clarificar cómo funciona la justicia en México señala que ningún testigo protegido de la PGR se encuentra con vida.

No es casualidad que el sucesor de El Lazca, Miguel Ángel Treviño Morales, el Z-40, asuma el mando de Los Zetas y que encuentre el camino despejado, como apunta la revista cibernética Reporte Índigo, que hace hincapié en las muertes o detenciones de sus rivales en fechas recientes. Desde septiembre y hasta principios de octubre el narco Mario Cárdenas Guillén “El Gordo”, fue detenido, al igual que Jorge Eduardo Costilla Sánchez “El Coss”, Iván Velázquez Caballero “El Talibán” o “Z-50”, Salvador Alfonso Martínez Escobedo “La Ardilla” y la propia muerte de El Lazca.

México no puede entenderse sin revisar los cacicazgos, que derivaron en grupos de poder y escogieron territorio para operar. Que un cadáver como el del líder de Los Zetas desparezca, sólo puede suceder en un país cuyo gobierno quiere que eso suceda. Lazcano no está muerto, concluyen las redes sociales, que además apuntan que se trata de un efecto mediático para que Calderón cierre su sexenio y Peña comience el suyo con un buen pretexto. Y es que el próximo presidente de México sabe que para gobernar deberá primero resolver el dilema del narcotráfico. Ésa será la prioridad. Primero, para que el resto del país funcione, Peña quiere que el Estado de México encuentre la paz social. No es casualidad que hoy operativos carreteros se implementen en las arterias que conectan con el sur mexiquense, aunque no detengan a nadie, aparentemente.

La anunciada salida del gobernador Eruviel Ávila ha causado expectación. La llegada de Ernesto Nemer como interino confirma que el grupo en el poder no soltará la mina. Las más de 400 gasolineras que comprometen al actual secretario de Gobierno con el Grupo Gasolinero México y con Arturo Montiel Yáñez, hijo de Arturo Montiel como socio, confirman, nada más, cómo se trabaja el capital público en beneficio de una familia. Pero para quienes no se apellidan Nemer el crecimiento económico es la gran mentira. Metepec, uno de los dos municipios con mayor bonanza en el Estado de México –el otro es Coacalco- debe parte de su éxito monetario a la venta de armas que realiza parte de la clase política y empresarial del valle de Toluca a grupos criminales. Al menos 40 por ciento de la economía mexicana debe su operación a ese tipo de ventas. Curiosamente, Metepec y Coacalco son conocidos entre los locales como Narcoacalco y Narcotepec.

Que Eruviel deje el poder no significa que algo cambiará para la entidad, pero sí desvela parte del rumbo que toma la nueva Presidencia. El Estado de México es prioritario para Enrique Peña y apoyará industria turismo y trabajo, pues sabe que esta región le otorgará la credibilidad que necesita, a pesar de que el 45 por ciento de la población en el DF y la zona conurbada es pobre.

Las primeras señales han sido enviadas. El Chapo Guzmán, un huésped distinguido de Los Pinos en el sexenio que termina, va de salida junto con Felipe Calderón pero ya se aprestan los siguientes aliados. La zona sur mexiquense, uno de los espejos del fenómeno del narcotráfico, ha pactado una tregua que permite a los capos vivir más o menos con lo mismo. Los Señores, como los conocen allá, esperan, al igual que el resto del país la primera jugada de Peña Nieto, quien ya midió la voluntad de las fuerzas. Lazcano podría estar muerto pero los Moreira han llorado a su hijo sin ninguna necesidad. Nuevos velorios se preparan y algunas manifestaciones europeas alcanzan a Peña Nieto en su periplo por Europa, donde lo cuidan del inefable ridículo que siempre será una jocosa posibilidad con el nuevo mandatario. Y en el sur, la verdadera autoridad representada por La Familia se prepara para un ataque de Los Zetas, quienes no dejarán sin pelear aquella zona.

Heriberto Lazcano por fin encontró la paz. Vivo o protegido, podrá permanecer tranquilo hasta que se le vuelva a necesitar. Los tiempos violentos para él han terminado, por lo pronto. El caso de El Lazca lo resumen las redes sociales con chistes y fotomontajes donde aparecen Obama, el presidente norteamericano, y Calderón, de México.

– Déjame ver si entendí –dice Obama, muerto de risa- ¿Dices que no encuentras el cuerpo de El Lazca?

– A lo mejor lo pusieron junto al de Bin Laden –le responde Calderón.

La tercera guerra

* Un conjunto de correos electrónicos, obtenido por la organización WikiLeaks que involucra a un diplomático mexicano parece demostrar que no todo el derramamiento de sangre en Ciudad Juárez es atribuible únicamente a organizaciones narcotraficantes -una narrativa fomentada por los principales medios de comunicación.

 

Bill Conroy/ The Narco News Bulletin

Ciudad Juárez ganó la reputación de ser la ciudad más peligrosa del mundo cuando su tasa de homicidios se incrementó exponencialmente entre 2008 y 2011, con unos 10 mil asesinatos atribuidos a una guerra territorial entre “cárteles” que se libra en la ciudad fronteriza mexicana de alrededor de 1.2 millones de habitantes.

Sin embargo, un conjunto de correos electrónicos, obtenido por la organización WikiLeaks que involucra a un diplomático mexicano parece demostrar que no todo el derramamiento de sangre en Ciudad Juárez es atribuible únicamente a organizaciones narcotraficantes -una narrativa fomentada por los principales medios de comunicación.

De hecho, los correos electrónicos, que incluyen comunicaciones entre un funcionario consular mexicano con base en los EU y una empresa de inteligencia privada con sede en Texas llamada Stratfor, parece sustentar una teoría propuesta en un reportaje de Narco News publicado en diciembre de 2008, justo cuando la violencia en Juárez empezaba a incrementarse a raíz de la llegada de tropas mexicanas a la ciudad.

El aumento inicial de tropas mexicanas en Ciudad Juárez tuvo lugar en la primavera de 2008 y fue seguido por otro aumento de alrededor de 5 mil efectivos el próximo año.

El reportaje de 2008 de Narco News se basó en un análisis de los casos de asesinatos en Ciudad Juárez entre enero y mediados de julio de ese año.

Del reportaje:

“El patrón claro que se desprende de los datos es que los asesinatos en Juárez son, en casi todos los casos, no el resultado de la violencia al azar o tiroteos entre bandas rivales de narcotraficantes. En la mayoría de los casos, son asesinatos a sangre fría a menudo a cargo de equipos coordinados de hombres armados, a veces enmascarados, que hacen uso de tácticas de inteligencia, vigilancia y tácticas tipo paramilitar para sacar a sus víctimas.

“¿Es Juárez una ciudad bajo las garras de una campaña de escuadrones de la muerte que lleva a cabo operativos paramilitares a cargo de un militar mexicano corrupto tratando de acaparar el negocio del narcotráfico, con la aquiescencia, incluso complicidad, del gobierno mexicano -y ahora con nuestra propio gobierno [EU] dispuesto a apoyar este derramamiento de sangre a través de la financiación del Plan México [la Iniciativa Mérida]?”.

 

Muerte “quirúrgica”

 

La descripción del diplomático mexicano en los correos electrónicos obtenidos por WikiLeaks, que hacía las veces de fuente confidencial de Stratfor y es nombrado en código como MX1, coincide con la información a disposición del público de Fernando de la Mora Salcedo -un funcionario del servicio exterior mexicano que estudió derecho en la Universidad de Nuevo México, que sirve en el Consulado de México en El Paso, Texas, y que recientemente fue destacado en el Consulado de México en Phoenix (sin embargo, fuentes indican, que recientemente parece haber sido llamado a México).

En uno de los correos electrónicos publicados por WikiLeaks, MX1 describe la misión del Ejército Mexicano en Juárez involucrando participación en operaciones especiales y unidades de inteligencia dentro de fuerzas del Ejército Mexicano más amplias. Estas unidades especiales fueron acusadas de llevar a cabo “ataques quirúrgicos” contra “células” del narcotráfico y criminales de la “tercera guerra.”

Despojados de la jerga militar, estas fuerzas especiales de ataque suenan muy parecidas a escuadrones de la muerte.

De los correos entre MX1 y Stratfor:

“Así que, como no hay ninguna duda hasta el momento, el Consejo Nacional de Seguridad decidió subir la apuesta en Juárez. Esperamos 5 mil soldados adicionales y hasta mil policías federales adicionales. Entre los nuevos elementos, habrá por lo menos 10 unidades de inteligencia especializadas, así como unidades de fuerzas especiales del Ejército y la Fuerza Aérea. Una de las unidades de inteligencia será de la Armada (no para publicarse).

“Los militares… quirúrgicamente eliminarán las células previamente identificadas que por alguna razón no fueron eliminadas aún. Se producirán períodos de ajuste, pero los militares llenarán cualquier vacío dejado en el control territorial, finalmente provocando que las organizaciones narcotraficantes rivales esperen o se den por vencidos.

“…Los primeros en caer serán los que libran la “tercera guerra”, ya que son un montón de idiotas retrasados que no tienen ninguna oportunidad frente a un despliegue de fuerza de este tamaño, y sobreviven solamente a causa de la impunidad”.

La “tercera guerra” que MX1 menciona en la correspondencia es descrita de la siguiente manera en un artículo de 2009 escrito por los analistas de Stratfor Fred Burton y Stewart Scott:

 

“Esta tercera guerra es la guerra que se libra en la población mexicana por delincuentes que pueden o no estar involucrados con los cárteles. A diferencia de las otras batallas, donde los miembros del cártel o las fuerzas del gobierno son los principales objetivos y los civiles son asesinados sólo como daños colaterales, en este frente de batalla los civiles están en la mira”.

En otro correo electrónico Stratfor, titulado “Respuestas de MX1” fechado el 16 de marzo de 2009, el diplomático mexicano entra en más detalles acerca de la misión militar de México en Ciudad Juárez.

Algunos han sugerido que CDJ (Juárez) sea una especie de laboratorio de esta masiva estrategia. Si se mira debajo de la superficie, es probable que veamos algunos paralelismos entre las tácticas empleadas bajo la “Seguridad Democrática v2.0” en Colombia. Vamos a ver si esto funciona o no, pero mi impresión es que FUNCIONARÁ, precisamente porque mucha gente poderosa ha devengado mucho capital político en hacer que así sea.

Así que, ahora, las cosas interesantes:

• Todas las fuerzas especiales que llegaron [a Juárez] en las últimas 32 horas provienen de la Ciudad de México. Son “paracaidistas”. Ellos estuvieron antes en Juárez, pero nunca en estos números. Algunos fueron desplegados anteriormente en Guerrero.

• Algunas de las Fuerzas Especiales que han llegado tienen experiencia en la lucha contra el cártel del Golfo a través de sus áreas tradicionales de operación. Otros también han estado activos en Sonora y Sinaloa.

Sin embargo, la mayor parte, estaban antes en la ciudad de México, donde algunos terminaron entrenamientos especializados hace tan sólo dos meses. Esta sería la primera vez que tienen la oportunidad de poner el entrenamiento a prueba.

… • Las Fuerzas Especiales de la Fuerza Aérea Mexicana están bien entrenadas para ser extremadamente discretas y precisas en sus operaciones. Estos datos se utilizarán para operaciones muy específicas, pero se espera que para las primeras semanas de operación sean de patrullaje, a menos que tengamos la suficiente inteligencia procesable para montar operaciones en los próximos días.

En abril del 2011 Narco News publicó un artículo, unos dos años después de la llegada la segunda oleada de tropas militares en Juárez y mientras los militares mexicanos estaban muy activos en Juárez, que reveló que una empresa de EU, L3-MPRI, una división de un principal contratista estadounidense, participó en la capacitación de tropas mexicanas.

El entrenamiento, según un anuncio de trabajo publicado por la compañía, era parte de un esfuerzo llamado “Proyecto Esparta”, que está diseñado “para entrenar a los soldados del Ejército Mexicano en operaciones básicas y avanzadas de guerra urbana” con el objetivo último de crear una “Fuerza de Élite Urbana.”

La “nueva fuerza de reacción especializada” apoyará a “las agencias de vigilancia federales, estatales y locales en la guerra contra el crimen organizado y los cárteles de la droga”, afirma el anuncio de trabajo de L-3 MPRI.

En el momento en que el artículo de Narco News se publicó en 2011, un portavoz de L3-MPRI negó que la empresa tuviera contrato vigente en México y sus ofertas de trabajo para el Proyecto Esparta fueron posteriormente retiradas de internet -aunque Narco News ya había hecho capturas de pantalla de los mensajes, que se pueden encontrar en este enlace.

 

Una modesta proposición

 

Una revelación aún más preocupante en los correos de MX1 es lo que el diplomático mexicano describe en un correo de julio 13 de 2009 como un “cambio de estrategia” en el despliegue de tropas mexicanas en Juárez -un cambio que reorientó la misión con un “objetivo [más] modesto”. “Esta nueva estrategia es preocupante a la luz de la ola de ataques a clínicas de rehabilitación de drogas en Juárez en 2009, en la que decenas de personas, en su mayoría adictos en recuperación, fueron sacrificados en asaltos tipo comando. Hasta la fecha, nadie ha dado una explicación definitiva para estos ataques sin sentido -aunque algunos han sugerido que los “cárteles” estaban tratando de matar a potenciales informantes en estas clínicas.

Sin embargo, la descripción del “objetivo modesto” que MX1 hace en la correspondencia con Stratfor parece aumentar la preocupante posibilidad de que algunos de estos ataques a los centros de rehabilitación de Juárez pudieron haber sido realizados por elementos del Ejército Mexicano.

Del correo de MX1 del 13 de julio de 2009:

“El panorama más amplio de los cambios en la estrategia tiene que ver con un objetivo más modesto. A medida que los principales cárteles han garantizado las rutas hacia los EEUU, el problema de la adicción [en] Juárez está causando la mayor parte de la violencia. Alrededor del 80% de las víctimas de secuestro que sobrevivieron con las que hablas, mencionan que sus captores parecían estar drogados con algo.

“Por lo tanto, un componente importante de la estrategia [del Ejército Mexicano] será prevenir secuestros y similares, dirigiendo los esfuerzos contra los adictos y las pandillas. Las pandillas están presentando problemas importantes debido a que están enojados entre ellos y sus jefes en el cártel debido a que no están obteniendo lo que se les prometió. El objetivo más modesto de la lucha contra la violencia social debería dar un respiro a los jefes [del cártel] para que puedan emitir órdenes para calmar los ánimos”.

Gustavo de la Rosa, un conocido defensor de los derechos humanos que se vio obligado a huir de Juárez después de que su vida estuviera en peligro, expresó preocupaciones similares acerca de la aparente participación del Ejército Mexicano en la actividad de los escuadrones de la muerte. En un reportaje del 3 de octubre 2009 publicado por el periódico londinense The Guardian, De La Rosa dijo:

“Hay escuadrones de la muerte [en Juárez] asesinando malandros, planeando asesinatos de los no deseados. Y si nos fijamos exactamente en la forma en que lo hacen, son expertos en matar, característico de la formación del ejército o de la policía.

“No creo que estos asesinatos sean obra de sicarios, porque no creo que alguien quisiera pagar a sicarios para matar malandros. Los sicarios matan a miembros del cártel rival, no se necesitaría un sicario para matar malandros en un centro de rehabilitación o en casas abandonadas donde se drogan.

“No estoy diciendo… que el ejército [mexicano] está matando directamente a estas personas. Pero, en una ciudad que vive en una cultura de la delincuencia, los soldados pasan a formar parte de esa cultura. Yo tenía un mapa donde observaba cómo estos escuadrones de la muerte se movían a través de los puestos de control del ejército sin obstáculos. Hasta que me dijeron que parara”.

Narco News intentó contactar a De la Rosa por correo electrónico, pero no respondió antes de su publicación. El diplomático mexicano De la Mora Salcedo y Stratfor también fueron contactados previamente por Narco News para comentarios, pero no han respondido.

Un agente estadounidense de la guerra contra las drogas que en 2008 revisó los datos de los casos de asesinato en Ciudad Juárez para Narco News entonces dijo esto acerca de su punto de vista sobre el derramamiento de sangre en Juárez:

No son actos aleatorios. Algunos de estos asesinatos son probablemente el resultado de batallas del cártel, pero los números parecen demasiado altos para los cárteles solamente. Yo no creo que se maten unos a otros a ese ritmo.

En México, con los números de asesinatos superando los 100.000 desde que el presidente Felipe Calderón lanzara su guerra contra los cárteles en 2007 -y ahora hay muchos más de 10 mil tan sólo en Juárez- parece que la cansada repetición que los principales medios de comunicación hacen al atribuir la matanza a guerras territoriales entre “cárteles” no se puede sostener más, sobre todo a la luz de las revelaciones de MX1.

Pero semejante oscura verdad va a ser difícil de tragar para muchos, dado que es más fácil de creer y aceptar, que sólo los criminales son capaces de matar. Pero en la guerra, el estado de derecho se rompe hacia abajo, y la definición de quién es o no criminal se define generalmente al final por los que tienen la mayor cantidad de balas.

Esa es la naturaleza de la guerra contra las drogas.

Pero hay un lado brillante para aquellos que están buscando sacar provecho del horror, de acuerdo con MX1, quien compartió lo siguiente en uno de los correos electrónicos de Stratfor detallando los planes de ataque “quirúrgico” de las tropas mexicanas en Juárez: sin duda hay una época interesante por delante. También es un momento muy bueno para invertir en Juárez. Comprar propiedades, es muy barato en este momento, pero valdrá muchísimo más en cuanto las cosas se calmen. Ellos se calmarán.

 

Guerra pactada

* La evaluación de un diplomático mexicano de la estrategia de EU y de México en la guerra contra las drogas, de acuerdo a las revelaciones en los correos, es la de una “guerra simulada” en la que los gobiernos de México y EU están dispuestos a favorecer la posición dominante de una organización del narcotráfico con el fin de minimizar la violencia y la interrupción de los negocios en las plazas o mercados importantes de la droga.

 

Bill Conroy/ The Narco News

La declaración de un miembro de alto rango de la organización narcotraficante de Sinaloa que afirma que funcionarios estadounidenses hicieron un trato con el cártel mexicano, parece ser corroborada por las afirmaciones de un diplomático mexicano vertidas en correos electrónicos recientemente hechos públicos por la organización sin fines de lucro WikiLeaks.

La evaluación del diplomático mexicano de la estrategia de EU y de México en la guerra contra las drogas, de acuerdo a las revelaciones en los correos, es la de una “guerra simulada” en la que los gobiernos de México y EU están dispuestos a favorecer la posición dominante de una organización del narcotráfico con el fin de minimizar la violencia y la interrupción de los negocios en las plazas o mercados importantes de la droga.

Un acuerdo quid pro quo similar es precisamente lo que indicó el narcotraficante Jesús Vicente Zambada Niebla, quien está programado para ser juzgado en Chicago este otoño, y que supuestamente fue aceptado por el gobierno de EU y los líderes del Cártel de Sinaloa -la organización narcotraficante dominante en México. Sin embargo, el gobierno de EU niega la existencia de dicho acuerdo.

A fines de marzo de 2009, el ejército mexicano detuvo a Zambada Niebla luego de haberse reunido con agentes de la DEA en un lujoso hotel de la ciudad de México. Esa reunión fue organizada por un informante del gobierno de EU, cercano a Ismael “El Mayo” Zambada García (el padre de Zambada Niebla) y a “El Chapo” Guzmán – máximos dirigentes de la organización de Sinaloa. El informante de EU, el abogado mexicano Humberto Loya Castro, según admite el propio gobierno de EU en los escritos judiciales en el caso criminal de Zambada Niebla, sirve de intermediario entre el liderazgo del Cártel de Sinaloa y las agencias de gobierno de EU a fin de obtener información sobre las organizaciones rivales del narcotráfico.

De acuerdo con Zambada Niebla, él y el resto de los líderes de Sinaloa, a través de Loya Castro, negociaron un acuerdo de inmunidad con el gobierno estadounidense en el que se garantiza su protección a cambio de proporcionar información a los organismos policiales y de inteligencia de EU que pudiera ser empleada para comprometer a los cárteles mexicanos rivales y sus operaciones.

“El gobierno de EU considera que los acuerdos con el Cártel de Sinaloa eran un precio aceptable a pagar, ya que el objetivo principal era la destrucción y el desmantelamiento de los cárteles rivales con la ayuda de Sinaloa -sin tener en cuenta el hecho de que toneladas de drogas ilícitas continuaran entrando de contrabando a Chicago y a otras partes de EU, mientras el consumo continuó prácticamente sin pausa”, argumentan los abogados de Zambada Niebla en los escritos judiciales presentados en su caso.

 

El rastro de los correos

 

Los mensajes de correo electrónico, obtenidos y publicados por WikiLeaks, entre un diplomático mexicano con el nombre en código MX1 y una compañía de inteligencia de Austin, Texas, llamada Stratfor -que se describe como una empresa privada “que proporciona análisis geopolítico en base a suscripciones”, en los medios ha sido llamada “la sombra de la CIA.”

En un correo electrónico Stratfor con fecha del 19 de abril de 2010, MX1 muestra la estrategia de negociación del gobierno mexicano, o “señalización”, con respecto a las grandes organizaciones del narcotráfico de la siguiente manera:

“La estrategia mexicana no es negociar directamente.

En cualquier caso, las “negociaciones” se llevarían a cabo de la siguiente manera:

Suponiendo que en una plaza no disputada (-un mercado de drogas importante, como Ciudad Juárez):

– (Si) ellos (un grupo importante del narcotráfico) llevan algunas drogas, transportan algunas drogas, (y) son discretos, no molestan a nadie, (entonces) nadie es lastimado;

– (Y) el gobierno voltea para otra parte.

– (Si) ellos (los narcotraficantes) matan a alguien o hacen algo violento, (entonces) el gobierno responde acabando con (la) red de drogas o haciendo detenciones.

(Ahora, suponiendo que en una plaza disputada):

– Un grupo (del narcotráfico) llega (a la plaza), (entonces) el gobierno espera a ver cómo responde el cártel dominante.

– Si (el) cártel dominante lucha contra ellos, (entonces) el gobierno acaba con ellos.

– Si (el) cártel dominante se alía (con el nuevo grupo), no hay problema.

– Si (un nuevo) grupo entra y empieza a cometer actos de violencia, acaban con ellos: primero el gobierno deja que el cártel dominante haga lo suyo y luego castiga a los dos cárteles.

MX1 describe lo que él interpreta como la estrategia de EU en la negociación con los principales actores del narcotráfico en Ciudad Juárez, una de las “plazas” principales del narcotráfico mexicano ubicada al otro lado de la frontera de El Paso, Texas:

“… Así es como las “negociaciones” tienen lugar con los carteles, a través de señales. No hay reuniones, etc…

“Por lo tanto, la estrategia de MX (México) es no negociar. Sin embargo, creo que EU (recientemente) envió una señal que puede ser interpretada de la siguiente manera:

“Para VCF (Vicente Carrillo Fuentes) y el Cártel de Sinaloa: gracias por proporcionar drogas en nuestro mercado durante años. Ahora estamos preocupados por la comisión de actos violentos y nos gustaría detener eso. En este sentido, por favor sepan que Sinaloa es más grande y mejor que VCF. También tengan en cuenta que CDJ (Ciudad Juárez) es muy importante para nosotros, al igual que toda la frontera. En este sentido, por favor, hablen entre ustedes y permitan a todos volver al trabajo. Una vez más, reconocemos que Sinaloa es más grande y mejor, así que o VCF se pone en línea o los acabaremos”.

No sé cuál es la estrategia de EU, pero te puedo decir que si el mensaje fue entendido por Sinaloa y VCF como he descrito anteriormente, el gobierno mexicano no se opondría en absoluto.

En resumen, tengo la corazonada de que las agencias de Estados Unidos trataron de enviar una señal diciendo a los cárteles que negocien. Unilateralmente declararon un ganador [el cártel de Sinaloa], y esto no tiene precedentes y merece ser analizado. Si no hubo una estrategia detrás de esto, y simplemente fue un informe filtrado, entonces voy a estar interesado en ver cómo se juega en los próximos meses.

En un correo del 15 de abril de 2010, MX1 revisa la estrategia de EU en relación con las organizaciones de la droga en Juárez, favoreciendo esencialmente al Cártel de Sinaloa:

“Creemos que cuando EU hizo un anuncio que fue corroborado por varios portavoces federales simultáneamente (que Sinaloa controlaba CDJ, fue un mensaje que la DEA quería enviar a Sinaloa. El mensaje era que EU reconoce el dominio de Sinaloa en la zona, aunque no de forma absoluta. Estaba destinado a ser leído por los cárteles como una especie de ultimátum: negociar y poner la casa en orden de una vez por todas.

“Un analista disidente cree que el mensaje es lo contrario, diciendo a Sinaloa que tomara lo que tenía y dejara lo restante a VCF. En cualquier caso, los informes dicen que el mensaje de EU a los cárteles era negociar y detener la violencia. Dice que EU nunca han declarado que un cártel controla una determinada plaza, por lo que es un hecho inusual”.

Y sin embargo, en un correo fechado el 3 de junio de 2010, el diplomático mexicano MX1 confirma que un acuerdo fue celebrado entre las organizaciones de la droga en Tijuana, justo al sur de San Diego, California, con la intervención directa de agentes mexicanos y estadounidenses. MX1 retoma la supuesta estrategia quid pro quo que cree que el gobierno de EU está teniendo en Juárez.

“Han habido más avances. Me enteré de que hay un grupo de (agentes de) EU y México que discretamente intentó y logró negociar un acuerdo en Tijuana. Si te fijas, la violencia en Tijuana casi ha cesado. Hay sólo escaramuzas menores que no parecen estar vinculadas a ningún cártel importante. Fue este mismo grupo de personas las que presentaron su “estrategia de señalización” y lo intentaron en CDJ.

“No es tanto un mensaje para el gobierno mexicano como lo es para el cártel de Sinaloa y VCF mismos. Básicamente el mensaje que desea enviar es que Sinaloa está ganando y que la violencia es inaceptable. Quieren que los cárteles negocien entre sí. La idea es que si se puede hacer esto, la violencia se reducirá y los gobiernos permitirán las operaciones controladas de droga.

“Desafortunadamente, CDJ no está maduro para este tipo de actividad, ya que las principales rutas y métodos de transporte en EU ya han sido negociadas con las autoridades estadounidenses. En este sentido, el mensaje de que estaba ganando Sinaloa tuvo, en mi opinión, la finalidad de avisar a la Sedena que dejen de detener grandes camiones cargados de droga mientras van en camino a EU. Estos grandes cargamentos eran de Sinaloa, y están bien con los norteamericanos. El argumento es que la mayor parte de la violencia sigue siendo relacionada con el mercado local, y que la Sedena debe centrarse en las pequeñas pandillas y grupos marginales que intentan cruzar pequeñas cantidades…

 

Más fuentes

 

La descripción de MX1 en los correos electrónicos de Stratfor coincide con la información a disposición del público de Fernando de la Mora Salcedo, funcionario del Servicio Exterior mexicano que estudió Derecho en la Universidad de Nuevo México y trabajó en el Consulado de México en El Paso, Texas. Actualmente se encuentra como cónsul en el Consulado de México en Phoenix. En un correo Stratfor, con el asunto “Fwd: Otra pregunta para MX1,” una consulta de los analistas de Stratfor”, se dirige a MX1, y su verdadero nombre es revelado como Fernando de la Mora.

Los mensajes de correo electrónico entre MX1 y Stratfor obtenidos por WikiLeaks fueron redactados entre 2008 y 2011. En uno de ellos es descrito, como se revela en un reportaje previo de Narco News, como “moldeado para ser la ‘punta de lanza’ mexicana en EU.”

Narco News ha contactado a las oficinas de de la Mora y Stratfor para obtener comentarios sobre la correspondencia de correos electrónicos. Hasta la fecha, no han respondido.

MX1, en un correo electrónico del 4 de abril de 2010, deja claro que en los más altos niveles del gobierno de México hay un reconocimiento de que la puerta está abierta para que EU dirija la guerra contra las drogas en México.

“Por último, una importante observación: efectivamente estamos en el inicio de un cambio de paradigma con respecto a la soberanía y la forma en que vemos la cooperación con EU. Cuando el general a cargo de toda la educación militar dijo que México no podía hacerlo solo y que se necesitaba la ayuda de militares y agentes de EU, nadie lo contradijo. La Secretaría de Defensa le había dicho qué decir. Todo el mundo en los altos niveles de gobierno está empezando a reconocer que se necesita mayor participación de EU. En los niveles medios suena más como un grito desesperado de ayuda”.

MX1 no es la única “fuente” que proporciona inteligencia a los analistas de Stratfor, de acuerdo con la correspondencia obtenida por WikiLeaks.

Otros funcionarios estadounidenses y mexicanos que suministran información a la empresa privada de inteligencia de acuerdo con los correos, incluyen a MX31 (jefe de departamento del Cisen, equivalente en México a la CIA. MX301, ex policía mexicano; MX702, funcionaria superior de Inteligencia. US706, periodista EU; US711, agente de EU con responsabilidades de Enlace Fronterizo y US714, agente de EU con la supervisión directa de las investigaciones transfronterizas.

A diferencia de MX1, cuya verdadera identidad se revela en los correos electrónicos de Stratfor, la información sobre las fuentes de otras identidades no está disponible.

Sin embargo, los correos electrónicos de Stratfor que involucran a US714 proporcionaron corroboración directa de la afirmación de MX1 de que el camino se ha despejado para la participación directa de EU en la guerra contra las drogas en México.

Un correo electrónico del 28 de octubre de 2011, “Tiroteo de Nuevo Laredo es Op Mex con ayuda de EEUU-US714,” es atribuido al agente de EU que supervisa las investigaciones en la frontera:

“Mx (México) planeó (las) ops (operaciones) con ayuda de EU.

(El tiroteo fue una) operación planeada por MX “con algunos agentes del Departamento de Defensa de EU)”.

En otro correo del 15 de junio de 2011, “Re: Insight-México-Estados Unidos Fuerzas Especiales en México-US714,” el agente supervisor de EU se identifica como la fuente de la siguiente información:

“Fuerzas estadounidenses de operaciones especiales se encuentran actualmente en México. Las pequeñas ops conjuntas con México están ahí”.

El diplomático mexicano MX1 confirmó también la misma información, de acuerdo con un correo electrónico:

“La información sobre la participación militar de EU en México sólo se proporciona como una necesidad de conocimiento. Los estadounidenses han sido inflexibles acerca de esto, y estamos más que de acuerdo. Por lo tanto, puedo confirmar que hay presencia de Marines, pero no sé si se trata de la Marine Force Recon.

“…Por otra parte, se ha llevado a cabo coordinación operativa y ejercicios conjuntos, y quedan más en las etapas de planificación. En efecto, tenemos presencia militar de EU en México como parte de la oficina de coordinación de Iniciativa Mérida (a pesar de que a veces están bajo la cubierta oficial del Departamento de Estado)… hay asesores y agentes de inteligencia que trabajan en el nivel táctico con sus contrapartes mexicanas…”.

 

Otra notable afirmación también se atribuye a la fuente US714 en un correo electrónico del 1 de abril de 2011:

“En cuanto a Inmigración y Aduanas de EU) arruinando informantes: Ellos manejaban a los sicarios importantes de Juárez y dejaban que los mataran en EU”.

Aunque la revelación de la fuente US714 puede parecer demasiado oscura para ser verdad, Narco News ha documentado, a través de la serie de investigación por varios años la Casa de la Muerte, que ICE, con la aprobación de fiscales de EU permitió que uno de sus informantes participara en asesinatos múltiples en el interior de México con el fin de construir un caso judicial de drogas.

Narco News tuvo acceso a los correos de Stratfor a través de un acuerdo organizado por WikiLeaks que incluye a periodistas, académicos y organizaciones de derechos humanos.

56 millones de dólares

* La demanda que un empresario televisivo entabló en EU contra el aspirante tricolor Enrique Peña, por el incumplimiento de un contrato publicitario, revela ahora nuevos sesgos, según un informe del portal de noticias Narco News.

 

Bill Conroy/ Al Giordano/ The Narco News Bulletin

Una demanda civil presentada en junio en un tribunal de EU contra varias empresas mexicanas y tres altos funcionarios de la campaña del candidato presidencial mexicano, Enrique Peña Nieto, alega que las partes están implicadas en una conspiración para convertir fondos de la campaña derivados del narcotráfico para su uso personal mediante el empleo de un plan para defraudar a una compañía estadounidense.

La demanda también alega que los operarios de la campaña de Peña Nieto amenazaron a un demandante diciendo que “el dinero fue financiado por empresas pertenecientes a cárteles de la droga y diciendo además que José Aquino (propietario del canal de televisión Frontera) debía ser muy cuidadoso de no hacer ruido o su vida estaría en peligro”.

La denuncia acusa a los demandados de dos cargos de “extorsión” bajo las leyes de Organizaciones Corruptas con Prácticas Extorsivas por Influencia (RICO, por sus siglas en inglés), además de acusaciones de fraude, incumplimiento de deber fiduciario y representación negligente. La demanda es por 100 millones de dólares en daños punitivos de los acusados.

Narco News hoy hace públicos los documentos y las pruebas de la corte para su revisión por los ciudadanos y periodistas de ambos países, y a nivel internacional.

En el extenso documento de la corte hay dos contratos:

El primero se firmó en México el 28 de noviembre de 2011 y se compromete a pagar 15 millones de dólares a la compañía estadounidense Frontera Television Network, representada por José Aquino y está firmado por los representantes de dos empresas mexicanas, GM Global Media, representada por Mario Ignacio Moran Jiménez y Jiramos, representada por Alejandro Carrillo Garza.

En la demanda, un segundo contrato, que sustituyó al pacto inicial, y prueba de más de 50 millones de dólares en propaganda y servicios de publicidad, fue firmado el 6 de enero de 2012 entre dos empresas mexicanas y una empresa de medios de EU. En él se detalla una ambiciosa campaña de publicidad y relaciones públicas en televisión, radio, internet, medios impresos, espectaculares y otros medios en los EU con alcance a los mexicanos viviendo en ese país. La compañía Intelimedia S.A. DE C.V., representada por la firma de José Aquino en el contrato, serviría como una agencia de publicidad y administradora de relaciones públicas para una compañía mexicana llamada Servicios Integrales al Sector Agropecuario, representada por la firma de Alejandro Ramírez González. Las categorías multimillonarias (25 millones de dólares tan sólo para publicidad en televisión) suman una cifra superior a los 56 millones de dólares detallados en cuatro secciones del contrato, cada página con la firma de las partes, de acuerdo con el “Anexo A” en la demanda.

El denominador común de ambos contratos es la firma de José Aquino, en nombre de la cadena de televisión Frontera en el primer contrato y de Intelimedia en el segundo.

Frontera Television Network de Aquino presentó la demanda el 7 de junio en la Corte de Distrito del Centro de California en contra de las empresas antes mencionadas, además de tres altos funcionarios de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto: Erwin Lino, secretario personal del candidato; David López, el director de Comunicación del candidato y Roberto Calleja, vocero del Partido Revolucionario Institucional, que designó a Peña Nieto como su candidato presidencial para las elecciones del 1 de julio.

Uno de los documentos de la corte en la demanda de Frontera menciona específicamente a Peña Nieto indicando que él “puede tener un interés monetario directo en el resultado de este caso”.

Los documentos de la corte alegan que el contrato de promoción por 56 millones de dólares fue incumplido y que el dinero nunca fue entregado a Frontera o sus afiliados, sino que los fondos fueron desviados para el uso personal de los agentes de Peña Nieto.

 

¿Peña Nieto violó la ley de EU?

 

Lo que no se menciona en el litigio es una ley de EU conocida como Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA, por sus siglas en inglés), que requiere que los agentes que representan a entidades extranjeras (tales como partidos políticos como el PRI) se registren y hagan declaraciones específicas al Departamento de Justicia de EU.

El sitio web del Departamento de Justicia dice lo siguiente acerca de FARA:

“El objetivo de FARA es asegurar que el Gobierno de los EU y el pueblo de los Estados Unidos estén informados sobre la fuente de información (propaganda) y sobre la identidad de las personas que tratan de influir en la opinión pública, la política y las leyes de EU. En 1938, FARA fue la respuesta del Congreso para un gran número de agentes propagandísticos alemanes antes de la Segunda Guerra Mundial”.

De acuerdo con el sitio del Departamento de Justicia, el incumplimiento de FARA será castigado, en caso de condena, “con una multa de no más de 10 mil dólares o con encarcelamiento por no más de cinco años”.

Narco News revisó la base de datos en línea de los registros de FARA y también contactó a la oficina FARA del Departamento de Justicia para determinar si alguna de las partes centrales de la demanda de Frontera se había registrado bajo la ley. La investigación de los datos no reveló ese tipo de registro y un portavoz de la oficina de FARA indicó que no estaban al tanto del litigio -e incluso pidió el número de caso de la demanda de Frontera.

Sobre la base de la lectura de la ley FARA, parecería que, como mínimo, se podría establecer un caso en el que Frontera Television Network, así como las compañías que supuestamente tienen vínculos con la campaña presidencial de Peña Nieto y que firmaron el contrato de propaganda en los medios (incluido como anexo en la demanda) debieron haberse registrado en FARA -suponiendo que las alegaciones de los escritos judiciales son veraces.

Narco News contactó al abogado de Frontera, Maxwell C. Agha, pero no estaba disponible para hacer comentarios sobre los requisitos de FARA.

Sin embargo, la situación aquí es la veracidad del supuesto contrato incluido en la demanda, y si se puede probar que los operarios del PRI estaban detrás de él.

Un portavoz de la oficina de FARA dice que para que FARA sea requerida, se tiene que determinar que las empresas involucradas en el supuesto contrato “estaban bajo la dirección y control de un gobierno extranjero o partido político”.

La determinación de la verdad del asunto estará en el centro de ese litigio, pero es evidente que para Peña Nieto mucho estaría en juego si el jurado fallara a favor de Frontera en la demanda, debido a que puede abrir la puerta a indagaciones del Departamento de Justicia sobre si Peña Nieto y/o su personal violaron una ley criminal de los EU (FARA) -y esto no tendría un buen resultado si es que Peña Nieto es elegido presidente, ya que podría proporcionar a los funcionarios de Estados Unidos una influencia adicional, personal y legalmente, sobre un posible Peña Nieto presidente cuando se trata de presionar a las autoridades mexicanas para entregar las decisiones soberanas al vecino del norte.

 

Cargos explosivos

 

Los explosivos cargos fueron hechos públicos tres semanas antes de las elecciones presidenciales del 1 de julio en México y han sido negados con vehemencia por Peña Nieto, cuyo portavoz sostiene, según un artículo en la publicación mexicana Proceso, que de hecho él es el perjudicado de un fraude perpetrado por la empresa estadounidense y sus representantes.

El artículo de Proceso indica que Peña Nieto -el candidato presidencial mexicano del PRI -ha denunciado a los demandantes ante el procurador general mexicano por haber llevado la demanda a los Estados Unidos.

El cargo central en la demanda, presentada en la corte federal de los EU en Riverside, California, es que varias empresas y personas vinculadas a la carrera presidencial de Peña Nieto han desviado fondos de la campaña obtenidos de “cárteles de la droga” para su “uso personal”.

Para encubrir el esquema del presunto lavado de dinero, los escritos presentados en la demanda afirman que los agentes de Peña Nieto hicieron el contrato con Frontera Television Network LLP, con sede en Nevada, -y más tarde uno de sus afiliados- para diseñar una campaña mediática para promover la candidatura presidencial de Peña Nieto en Estados Unidos en los medios de comunicación de ese país. Muchos mexicanos tienen televisión por cable, conexión a internet y ven Univisión, CNN en Español e incluso muchos canales en inglés. Además, los mexicanos que viven a lo largo de la frontera entre México y EU, en lugares como Ciudad Juárez, Tijuana o Nuevo Laredo, ven programas de televisión emitidos desde estaciones de los Estados Unidos.

La supuesta verdad que se revela a través del litigio, de acuerdo con la demanda de Frontera, es que en noviembre de 2011 dos empresas mexicanas y sus representantes firmaron un contrato de varios millones de dólares con Frontera Television Network, en nombre de los funcionarios del PRI “David López, Erwin Lino… y Roberto Calleja… ”.

El contrato establecía que Frontera diseñaría una campaña de “propaganda política” de Peña Nieto que utilizaría “revistas, radio, televisión, internet y redes sociales” en los Estados Unidos.

A principios de enero de 2012, ese contrato inicial fue sustituido con un pacto similar que, de acuerdo con el litigio, incluyó como firmante a una filial de Frontera, llamado Intelimedia, y una empresa creada por los acusados, llamada Servicios Integrales al Sector Agropecuario S.C. Sin embargo, los escritos afirman que el contrato también fue incumplido y que el mismo plan de desvío se mantuvo en su lugar.

 

De la demanda de Frontera

 

“…Cada uno (de los acusados) se negó a pagar por la campaña publicitaria del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto. Los acusados… ocultaron el hecho de que convirtieron (los 56 millones de dólares) para su propio uso privado y personal.

“… Los Estados Unidos para la campaña del PRI a la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto sigue operando en México, y hay una continua amenaza de actividad criminal hasta que la Empresa de los Estados Unidos para la campaña del PRI a la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto haya logrado su objetivo de convertir los fondos de la campaña para su propio uso privado y personal, incluyendo fondos aportados por los cárteles de la droga.

“… Frontera Television Network LLP, a través de su agentes autorizados contactaron a los funcionarios del PRI David López, Erwin Lino, Roberto Callejas, Alfredo Carrillo y José Carrillo, y el Demandante Frontera Television Network LLP, a través de su agentes autorizados, fue amenazado con que el dinero fue financiado por empresas pertenecientes a cárteles de la droga y diciendo además que José Aquino (propietario del canal de televisión Frontera) debía ser muy cuidadoso de no hacer ruido o su vida estaría en peligro”.

El demandante, Frontera Television Network, está buscando compensar los daños y perjuicios con la cantidad que se determine en el juicio, además de 100 millones de dólares en daños punitivos, así como una orden judicial que “prohíba el desembolso de cualquier fondo de la campaña (de Peña Nieto) en espera de la audiencia sobre este asunto”, afirman los alegatos judiciales.

Los acusados, incluyendo a los funcionarios que supuestamente representan a Peña Nieto, aún no han presentado una respuesta al tribunal de los EU.

Acuerdos de guerra

* Esta es la verdadera imagen de la guerra contra las drogas en Estados Unidos y en México. Es un sangriento negocio que arroja gran cantidad de dinero, de poder y privilegio para aquellos que lo controlan, tanto los “buenos” como los “malos”.

 

Bill Conroy/ Narco News

Por mucho tiempo, los funcionarios del gobierno estadounidense han presentado a la guerra contra las drogas a través de los medios como una película del estilo de “Harry el Sucio”, en la cual policías ineficaces son llevados a una batalla campal con poderosos delincuentes que amenazan el tejido social de los barrios privados de los Estados Unidos.

Por supuesto que es una gran pretensión en vista de lo que en verdad sucede en el mercado estadounidense. La guerra contra las drogas es en realidad un negocio de drogas en el que se hacen acuerdos a puerta cerrada para acrecentar las ganancias de las entidades empresariales involucradas, ya sean organizaciones narcotraficantes, fabricantes de armas u organismos gubernamentales – y los ambiciosos que se encuentran en puestos de liderazgo.

Pero incluso el gobierno de los EU comete errores y en este caso son los propios agentes y fiscales del gobierno los que salieron manchados con declaraciones presentadas a principios de diciembre del 2011 en un controversial caso criminal en Chicago. Los alegatos supuestamente avanzan en el caso del gobierno en contra del narcotraficante mexicano, Jesús Vicente Zambada Niebla. En realidad, los documentos de la corte demuestran la insidiosa naturaleza de cooperación existente entre el gobierno de los EU y la organización de Sinaloa.

En ninguna parte se revela mejor la sangrienta realidad que en el actual caso en contra del capo mexicano del Cártel de Sinaloa, Vicente Zambada Niebla -hijo de Ismael “El Mayo” Zambada García, quien junto con su socio Joaquín Guzmán Loera (El Chapo), sirve como padrino de la organización de Sinaloa.

A fines de marzo de 2009, el ejército mexicano detuvo a Zambada Niebla luego de que se reuniera con agentes de la DEA en un lujoso hotel de la Ciudad de México, reunión que fue organizada por un informante del gobierno de los EU que también es hombre de confianza de Ismael Zambada y del Chapo Guzmán. Ese informante, el abogado mexicano Humberto Loya Castro, como lo presenta el propio gobierno de los EU en el juicio, sirve como intermediario entre el liderazgo del Cártel de Sinaloa y organismos gubernamentales estadounidenses, buscando obtener información sobre organizaciones narcotraficantes rivales.

“El 3 de junio de 2005, CS (el informante Loya Castro) firmó un acuerdo de cooperación con la Oficina del Fiscal Federal del Distrito Sur de California” dice una declaración presentada en el caso de Zambada Niebla del agente de la DEA, Manuel Castañón. “…A partir de entonces, empecé a trabajar con CS. Con los años, la cooperación con CS dio como resultado la incautación de diversas cargas importantes de narcóticos y precursores químicos. La cooperación con el CS también permitió obtener información de inteligencia muy útil para el gobierno de los Estados Unidos.”

De acuerdo con Zambada Niebla, él y el resto del liderazgo de Sinaloa, a través del informante Loya Castro, negoció un acuerdo de inmunidad con el gobierno de EU en el que se les garantizaba protección a cambio de proporcionar a organismos de inteligencia información que pudiera utilizarse para comprometer cárteles rivales y sus operaciones.

“La teoría (de Zambada Niebla) para apoyar su defensa de la autoridad pública (actuando con la sanción del gobierno de EU) y su moción por desestimar la supuesta inmunidad se basa en la premisa que, como parte de su cooperación con el gobierno de EU, el CS obtuvo información de los jefes del Cártel de Sinaloa “sobre líderes de cárteles rivales y sus asociados” y proporcionó la información al gobierno de EU “a cambio de un cheque en blanco para que el Cártel de Sinaloa pudiera continuar su empresa narcótica en los Estados Unidos y México sin interferencia a cambio de inmunidad y protección ante detenciones de autoridades estadounidenses y mexicanas”.

El acuerdo de supuesta protección a las operaciones del Cártel de Sinaloa aseguraba el debilitamiento de la competencia -como la organización de Vicente Carrillo Fuentes, de Ciudad Juárez. Al mismo tiempo, la información proporcionada por el Cártel de Sinaloa a los organismos de los EU en contra de sus rivales asegura el constante flujo de incautaciones de drogas y de titulares victoriosos para las agencias estadounidenses y el gobierno mexicano. Esa propaganda es necesaria para engañar a los ciudadanos haciéndoles creer que se está progresando en la guerra contra las drogas y por tanto asegurando el continuo financiamiento de los abultados presupuestos para ello y apoyando las fracasadas políticas que les han costado la vida a 50 mil mexicanos desde fines de 2006, terminando con cualquier esperanza de vida productiva para los cientos y miles de ciudadanos estadounidenses -la mayoría consumiéndose en cárceles o como víctimas de homicidios ligados con drogas.

Esta es la verdadera imagen de la guerra contra las drogas en Estados Unidos y en México. Es un sangriento negocio que arroja gran cantidad de dinero, de poder y privilegio para aquellos que lo controlan, tanto los “buenos” como los “malos”. En el caso de Zambada Niebla, a su juicio fue traicionado por una combinación de un mal momento y por las luchas internas del círculo de poder que llevaron a su detención y posterior extradición a EU en febrero de 2010, y ahora se enfrenta a la posibilidad de pasar la vida en prisión en espera del resultado de su juicio en un tribunal federal de Chicago. Tiene perfecto sentido que Zambada Niebla tendría un incentivo para contar la farsa al subrayar la especial relación entre el gobierno de EU y la organización narcotraficante de Sinaloa.

Los fiscales estadounidenses niegan la existencia de cualquier acuerdo de inmunidad-cooperación entre organismos estadounidenses y Zambada o con cualquier jefe del Cártel de Sinaloa. Y afirman que Zambada no tiene evidencia para probar la existencia de dicho pacto.

Al mismo tiempo los fiscales estadounidenses han evocado la seguridad nacional en el juicio a través de la Ley de Procedimientos de Información Clasificada (CIPA, por sus siglas en inglés), con el fin de asegurar que cierta evidencia sensible o embarazosa esté disponible para los abogados de Zambada.

El mes pasado los abogados del narcotraficante presentaron una moción pidiendo que el tribunal bloqueara el intento de los fiscales de utilizar CIPA con el fin de excluir a la defensa de las discusiones con el juez sobre el trato de la evidencia clasificada. Los abogados de Zambada sostienen que deben ser parte de dichas discusiones ya que el material supuestamente clasificado está en el centro de la defensa de su cliente. La moción sostiene que “en la acusación, se afirma que el Sr. Zambada Niebla es un miembro de alto rango del Cártel de Sinaloa. Creemos que la información (que el gobierno de EU busca encubrir) es material para la defensa que pudiera… contener información referente a los acuerdos entre agentes del gobierno de los Estados Unidos y los líderes del cártel de Sinaloa, así como acuerdos de políticas entre el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno mexicano relativos al tratamiento especial que iba a ser otorgado a los miembros de alto nivel del Cártel de Sinaloa. Por lo tanto, al abogado del Sr. Zambada Niebla se le debería de conceder autorización de alto nivel para revisar la información confidencial”.

Recientemente, el juez del caso estuvo de acuerdo con los fiscales en dicho asunto, emitiendo una orden que permite al gobierno introducir la evidencia supuestamente clasificada “ex parte” (solamente para el juez) para que pueda llegar a una determinación sobre si puede ser vista por los abogados.

 

Sentido común

 

El escenario está listo para el juicio. Ahora debe probar que sus actividades de narcotráfico y las del Cártel de Sinaloa tenían la aprobación del gobierno de EU -con la ausencia de una gran cantidad de “información clasificada” que EU intenta mantener escondida de los abogados defensores y del público general.

Surgen algunas preguntas con respecto a la naturaleza de la relación entre EU, los jefes del Cártel de Sinaloa (en particular El Chapo Guzmán e Ismael Zambada) y el informante Loya Castro. Tanto EU como Zambada, a través de los alegatos judiciales, admiten que Loya Castro era lo suficientemente cercano al Chapo e Ismael Zambada y que la información podía transmitirse fácilmente entre los jefes de Sinaloa y agentes estadounidenses.

Si la relación era tan cercana, ¿por qué los agentes estadounidenses no usaron a Loya Castro para emboscar al Chapo y a Ismael Zambada, deteniendo así a los altos jefes del Cártel de Sinaloa? Y si esos capos tenían algún indicio de que Loya Castro, que sabían cooperaba con agentes estadounidenses, ¿por qué habían permitido que viviera y continuara sirviendo como informante de EU?

El mero hecho de que los jefes de Sinaloa supieran que Loya era informante de EU hubiera sido suficiente para garantizarle una muerte horrible -a menos que El Chapo e Ismael Zambada pensaran que había un tipo de arreglo que hacía más útil a Loya vivo que muerto. Eso es simple sentido común en el mundo de las drogas. Además, que el gobierno de EU, en sus propias declaraciones a la Corte, verificara que Loya sirvió como intermediario es un tipo de verificación implícita de que había un tipo de acuerdo.

Que hubiera existido un pacto legal que le asegurara inmunidad a Zambada Niebla es otra cuestión y una oferta oficial de ese tipo de hubiera sido paralizada. Una declaración bajo juramento del agente de la DEA, Castañón, dice que “el CS me dijo que había recibido instrucciones para reunirse con Zambada Niebla y Joaquín Guzmán Loera. Guzmán Loera le dijo a CS que Ismael Zambada García estaba interesado en que hijo, Zambada Niebla, cooperara con la DEA con el fin de trabajar en sus cargos pendientes en los Estados Unidos. El CS me dijo que después se reunió con Zambada Niebla para discutir la posibilidad de que Zambada Niebla se acercara a la DEA para cooperar.

 

Todos los hombres del rey

 

Tal vez cualquier acuerdo que pudiera existir entre el liderazgo del Cártel de Sinaloa esté limitado al Chapo Guzmán e Ismael Zambada, tal vez lo formuló algún organismo de inteligencia estadounidense con el pretexto de hacer cumplir la ley o a través de un pacto secreto improvisado por el Departamento de Estado y sin el cumplido del Departamento de Justicia por solo aplicarse en México. En este caso, la clave está en los detalles, el manto de la seguridad nacional fácilmente puede ser evocado para evitar que la evidencia del pacto salga a la superficie.

Y en tal caso Zambada Niebla fácilmente se convertiría en un peón en el tablero del rey. No es exagerado pensar que como líder naciente de Sinaloa, con un poderoso padre al frente de la organización mafiosa, tenía muchos enemigos que lo veían como una amenaza futura, posiblemente incluso el Chapo lo veía así.

Un fiscal de EU, Patrick Hearn, involucrado en otro caso contra Zambada pendiente en Washington, ayuda mucho al responder esa pregunta. “…yo era el principal abogado litigante en el caso de Estados Unidos contra Vicente Zambada Niebla… que está pendiente en el Tribunal Federal del Distrito de Columbia. Ese caso surgió de una investigación de conspiración de fabricación, importación y distribución de miles de kilogramos de cocaína a los Estados Unidos aproximadamente entre 1992 y el 28 de enero de 2003. …El 4 de marzo de 2009 recibí un correo de Steve Fraga, el agente (de la DEA) en mi caso del Distrito de Columbia. Me informó de una supuesta oportunidad para entrevistar a Zambada Niebla en México. Me informó que los agentes de la DEA estaban trabajando con una fuente de cooperación que había sido acusado por la Oficina del Fiscal en San Diego. De acuerdo con Fraga, la fuente de cooperación había sido muy efectiva y la acusación en su contra había sido desechada. Fraga me dijo que la fuente había proporcionado información que llevó a la incautación de 23 toneladas de cocaína, otras confiscaciones relacionadas con la organización narcotraficante de Vicente Carrillo Fuentes e información concerniente a la organización narcotraficante de Arturo Beltrán Leyva.

Beltrán Leyva fue un antiguo socio del Chapo y más tarde se convirtió en un acérrimo rival para ser finalmente asesinado en diciembre de 2009 por fuerzas especiales de la Marina mexicana asistidas por agentes e inteligencia estadounidense. ¿Cuáles son las probabilidades de que eso no esté relacionado con el acuerdo especial que existe entre el Cártel de Sinaloa y el Gobierno de los Estados Unidos?

El gobierno de los Estados Unidos consideró que los acuerdos eran un precio accesible para pagar, debido a que el principal objetivo era la destrucción y desarticulación de cárteles rivales utilizando la ayuda del Cártel de Sinaloa, sin tener en cuenta el hecho de que toneladas de drogas ilícitas siguen siendo llevadas de contrabando a Chicago y a otras partes de Estados Unidos.

La teoría del gobierno al librar su “guerra contra las drogas” ha sido la de “el fin justifica los medios” y que es más importante recibir información sobre las actividades de organizaciones narcotraficantes rivales a cambio de que se les permita continuar con sus actividades criminales, incluyendo el contrabando de toneladas de drogas ilegales a Estados Unidos. Esto, confirmado por recientes revelaciones de la investigación del Comité del Congreso de la última operación de la “guerra contra las drogas” llevada a cabo por el Departamento de Justicia, DEA, FBI, y ATF en la que a miles de armas compradas en tiendas de armas en EU por grupos criminales se les permitió pasar a México sin obstáculos, muchas de ellas con destino a las manos de los mercenarios del Cártel de Sinaloa.

El hombre en el medio

* Zambada Niebla fue detenido en México en marzo de 2009, extraditado a los EU en febrero de 2010 y ahora enfrenta cargos por narcotráfico en un juzgado federal en Chicago, en donde se encuentra confinado en una cárcel del Centro Metropolitano Correccional. En sus declaraciones, afirma que el gobierno de los EU hizo un pacto con el liderazgo de la organización narcotraficante de Sinaloa que supuestamente proporcionó inmunidad a los jefes narcotraficantes a cambio de que proporcionara información a las autoridades estadounidenses que pudiera utilizarse en contra de otras organizaciones narcotraficantes.

 

Bill Conroy/ The Narco News Bulletin

El proceso penal del presunto líder del “cártel” de Sinaloa, Jesús Vicente Zambada Niebla, es conducido cada vez más a los terrenos del encubrimiento bajo el pretexto de la seguridad nacional, esto si los argumentos presentados por sus abogados pueden ser creídos.

Los abogados del presunto narcotraficante mexicano, hijo de una de las figuras más importantes del Cártel de Sinaloa, recientemente presentaron una moción pidiendo que la corte bloqueara los esfuerzos de la fiscalía de excluir a la defensa de las discusiones con el juez sobre el tratamiento de la evidencia considerada material clasificado. Los abogados de Zambada Niebla sostienen que deben ser parte de dichas discusiones, ya que el supuesto material clasificado está en el centro de los argumentos de su cliente en el caso.

Los abogados piensan que la información que el gobierno de los EU busca impedirles ver probablemente ésta relacionada con una figura clave en el caso, un informante, el abogado mexicano Humberto Loya Castro, que sirvió como intermediario entre la dirigencia del Cártel y los agentes del gobierno de EU, los cuales buscaban información sobre las organizaciones narcotraficantes rivales.

 

De la moción presentada el mes pasado por los abogados de Zambada Niebla:

 

El gobierno ha anunciado su intención de hacer una presentación ex parte [con la única presencia del juez y fiscales, excluyendo a los abogados de la defensa] a la Corte acerca de los aspectos clasificados descubiertos…

La defensa cree que Humberto Loya Castro tuvo acceso a la información que el gobierno (de los EU) ahora busca retener luego de años de cooperación entre el gobierno de los EU y los miembros del Cártel de Sinaloa, que también tuvieron acceso a tal información a través del Sr. Loya.

En la acusación, se afirma que Zambada Niebla es un miembro de alto rango del Cártel de Sinaloa. Creemos que la información (que el gobierno de los EU busca encubrir bajo la seguridad nacional) es material para la defensa que pudiera… contener información referente a los acuerdos entre agentes del gobierno de los Estados Unidos y los líderes del Cártel de Sinaloa así como acuerdos de políticas entre el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno mexicano relativos al tratamiento especial que iba a ser otorgado a los miembros de alto nivel del Cártel de Sinaloa. Por lo tanto, al abogado de Zambada Niebla se le debería de conceder autorización de alto nivel para revisar la información confidencial.

 

El caso

 

Zambada Niebla fue detenido en México en marzo de 2009, extraditado a los EU en febrero de 2010 y ahora enfrenta cargos por narcotráfico en un juzgado federal en Chicago, en donde se encuentra confinado en una cárcel del Centro Metropolitano Correccional. En sus declaraciones, afirma que el gobierno de los EU hizo un pacto con el liderazgo de la organización narcotraficante de Sinaloa que supuestamente proporcionó inmunidad a los jefes narcotraficantes a cambio de que proporcionara información a las autoridades estadounidenses que pudiera utilizarse en contra de otras organizaciones narcotraficantes.

Zambada Niebla es el hijo de Ismael “El Mayo” Zambada García, uno de los supuestos jefes de la organización narcotraficante de Sinaloa -una importante importadora de armas y exportadora de drogas. El capo superior de la organización, llamada así por el Estado mexicano de la costa pacífica en donde se ubica, es Joaquín Guzmán Loera (El Chapo) -quien escapó de una prisión de máxima seguridad en México en 2001, a sólo unos días de ser extraditado a los Estados Unidos. Desde entonces, el Chapo ha construido uno de los “cárteles” de droga más poderosos en México.

El gobierno de los EU niega que a Zambada Niebla se le haya otorgado inmunidad por alguna agencia de ese país por los delitos de narcotráfico enunciados en su acusación.

Sin embargo, los fiscales estadounidenses si confirman en algunas declaraciones a la corte que otro miembro de alto rango del Cártel de Sinaloa, el abogado mexicano Loya Castro, ha trabajado como informante de la DEA por al menos 10 años (hasta este año) mientras también trabajaba para la organización de Sinaloa.

Loya Castro es descrito en los alegatos legales como “confidente cercano a Joaquín Guzmán Loera (El Chapo)”, el supuesto líder de la organización de Sinaloa.

Loya Castró fungió como intermediario representando a la organización de Sinaloa en el acuerdo con el gobierno de los EU, afirman las declaraciones de Zambada Niebla. Los alegatos judiciales del gobierno de los EU también confirman que Loya Castró trabajó en el armado de una fuente cooperante directa entre agentes de la DEA y Zambada Niebla -previo a su detención por agentes mexicanos en marzo de 2009.

De acuerdo con alegatos judiciales presentados en septiembre, el gobierno de los EU presentó una moción buscando invocar la Ley de Procedimientos de Información Clasificada (CIPA, por sus siglas en inglés) una medida destinada a asegurar que información de seguridad nacional no se haga pública durante procedimientos judiciales.

Hasta la fecha, los medios principales de los EU no han dicho nada sobre la intención del gobierno de los EU de invocar la CIPA en el caso de Zambada Niebla.

La CIPA, promulgada hace más de 30 años, está diseñada para mantener alejada del público en casos judiciales los materiales clasificados, tales como los detalles asociadas con operaciones clandestinas del FBI o la CIA. La ley exige la notificación al juez antes de cualquier intento de introducir pruebas secretas en un caso para que el juez pueda determinar si es admisible o si se pueda adecuar una sustitución apropiada que pueda preservar el derecho del acusado a un juicio justo.

Como parte de los alegatos presentados el mes pasado por los abogados de Zambada Niebla, parece que los fiscales buscar asegurar que la defensa sea excluida de cualquier discusión con el juez sobre evidencias que puedan implicar seguridad nacional. En tal caso, la defensa no tendría posibilidad de argumentar su lado y tampoco podría estar consciente de la naturaleza de la evidencia que se discuta con el juez.

 

El hombre en el medio

 

Pero está claro que los abogados de Zambada Niebla creen que hay gran cantidad de evidencia para apoyar sus afirmaciones de un acuerdo de retribución entre la organización de Sinaloa y el gobierno de los EU -la mayor parte de lo que fluye de la relación de Loya Castro con los que agentes de inteligencia y policiales que lo controlaban. Una declaración jurada presentada recientemente en los alegatos de Zambada Niebla en el caso explican la naturaleza de esta relación.

La declaración jurada fue protocolizada en el caso el 24 de octubre por Fernando Gaxiola, un abogado de Zambada Niebla que se sentó en las reuniones entre Loya Castro y el abogado defensor y sirvió como intérprete.

 

De la declaración

 

El Sr. Loya Castro declaró que los agentes estadounidenses le dijeron que, a cambio de información sobre organizaciones narcotraficantes rivales, el gobierno de los EU aceptaba desechar los cargos en un caso pendiente en su contra, no interferir en sus actividades narcotraficantes y las del Cártel de Sinaloa, no perseguirlo activamente, ni al Chapo, Mayo [el padre de Zambada Niebla], ni al liderazgo del Cártel de Sinaloa, ni aprehenderlos. Los agentes afirmaron que el acuerdo había sido aprobado por altos funcionarios y fiscales federales [estadounidenses]. El Sr. Loya Castro le dijo al Chapo y al Mayo sobre el acuerdo, y ellos aceptaron y confiaron en el acuerdo al proporcionarles la información solicitada.

El Sr. Zambada Niebla fue informado de este acuerdo, cumpliendo con él al proporcionar la información requerida al Sr. Loya Castro, quien luego pasaría la información a los agentes. Los agentes le dijeron al Sr. Loya Castro que cuando se reuniera con el Chapo, debería notificarle a los agentes previamente. Los agentes le aseguraron al Sr. Loya Castro que no lo seguirían y no interferirían en las reuniones para que pudiera estar tranquilo para reunir la mayor cantidad de información posible, y el Sr. Loya Castro le informaría al Chapo que los agentes estarían al tanto de la reunión.

Los agentes [estadounidenses] también le dijeron al Sr. Loya Castro que tuviera cuidado al hablar por teléfono con el Chapo porque podría ser escuchado por autoridades mexicanas, y por tanto no debería ser explícito en la información que le diera al Chapo por teléfono. Los agentes también permitieron que el Sr. Loya Castro estuviera presente en reuniones secretas en donde información del Cártel de Sinaloa fuera discutida y le permitieron pasarle la información al Chapo.

El Sr. Loya Castro afirmó que dio a los agentes información importante que obtuvo del Chapo, del Mayo y del Sr. Zambada Niebla, y que resultó en numerosas detenciones de figuras importantes de organizaciones narcotraficantes rivales.

Los fiscales estadounidenses argumentan que la declaración jurada de Gaxiola está basada en oídas de tercer parte, y por tanto, no es evidencia válida. La acusación también señala que Loya Castro contradice la versión de los acontecimientos de la defensa.

“Loya Castro declaró que se había reunido con los abogados defensores [de Zambada Niebla] en el caso de Chicago, abogados mexicanos y la esposa del acusado en la Ciudad de México”, afirman alegatos del gobierno en el caso. “De acuerdo con Loya Castro… le aconsejó a los abogados defensores que no le asistieron si trataban de decir que el acusado [Zambada Niebla] tenía un acuerdo previo [de inmunidad] con el gobierno de los Estados Unidos”.

Y en los alegatos presentados el mes pasado, el gobierno una vez más señala que la versión de Loya Castro difiere con lo planteado por los abogados de Zambada Niebla.

 

De esos alegatos

 

Además, la respuesta del gobierno señaló que en las conversaciones con el agente de la DEA Manuel Castañon en agosto de 2011, Loya Castró le dijo al agente [Manuel “Manny”] Castañon que las afirmaciones de inmunidad en los registros judiciales del acusado [Zambada Niebla] eran falsas.

 

Intimidación

Los abogados de Zambada Niebla cuentan que Loya Castro ha sido intimidado por agentes estadounidenses advirtiéndole de que en caso de testificar por el acusado en el caso, las cosas se podrían poner feas en su contra.

 

De la declaración jurada de Gaxiola

 

El Sr. Loya Castro nos dijo que Manny [presumiblemente el agente de la DEA Manuel Castañon] lo contactó después de que nosotros [los abogados de Zambada Niebla] presentáramos la petición de descubrimiento y le dijimos que no podía testificar para la defensa. Manny le dijo… que los abogados estadounidenses estaban haciendo un mal trabajo en la defensa del Sr. Zambada Niebla y que si seguían haciendo lo que hacían, mucha gente resultaría expuesta y le causaría problemas al Sr. Loya Castro y su familia, al Mayo y al Chapo, e incluso los abogados estadounidenses estarían en riesgo.

También dijo que Manny le contó que si su relación con el cártel y con el gobierno de los EU se revelara y que si se revelaran las actividades del Sr. Loya Castro en proporcionar información de los líderes de cárteles rivales, no sólo resultaría mal para él, sino también para el gobierno de los EU debido a que no querían que nadie supiera de la relación con los cabecillas del Cártel de Sinaloa. Nos dijo que Manny le pidió que le dijera al Chapo y al Mayo que las tácticas de los abogados eran malas y los pondrían en riesgo.

…El Sr. Loya Castro nos dijo eso por lo que [el agente de la DEA] Manny le había dicho, estaba aterrorizado por su seguridad y la de su familia si la defensa revelaba lo que estaba sucediendo y sintió que no podía testificar sobre lo que había ocurrido y de ser un informante porque todos estarían en riesgo. El Sr. Loya Castro estaba visiblemente perturbado, sudando profusamente, temblando y repitió que estaba asustado de avanzar con la defensa y que no lo haría.

  • Calendario

    • marzo 2017
      L M X J V S D
      « Ago    
       12345
      6789101112
      13141516171819
      20212223242526
      2728293031  
  • Buscar