El Barco Ebrio

*

Fernando Zamora Morales es el candidato del PRI a la alcaldía de Toluca. Nadie tiene que ser inteligente para saberlo, aún cuando todavía ese partido no lo oficializa y a pesar de que hay otro aspirante, Guillermo Molina, calificado como “independiente”, en el mismo tricolor.

 

*

A Zamora no lo hubiera enviado el PRI si mediaran otros tiempos políticos. El ex líder del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México, el oficial, y que tiene cerca de 80 mil agremiados, tiene una sólida carrera política, de muchísimos años, basada en la militancia, una de las cualidades que los partidos políticos confunden con lealtad.

 

*

Esa sumisión le ha permito hacer una fortuna y obtener poder político, muy local pero interesante y que en la zona norte de Toluca, una de las más pobres, se expresa en muestras de afecto, saludos, algunas calles pavimentadas en San Pablo Autopan y una casa enorme, al estilo de los Peña-Rivera, que se alza en medio de la nada, en la colonia Aviación. Por lo pronto aquella casa es lo de menos. Zamora deberá ser elegido formalmente por su partido y, gane o pierda, explicar de dónde salió aquel modesto reflejo de su fortuna. Ése y otros.

 

*

La exhibición pública de Zamora, que incluye una fotografía, hace años, con el narcotraficante Albert González Peña, “El Tigre”, líder de Los Zetas en Luvianos, hacen del profe un caso digno de atención. Todavía en los hechos, es en ese gremio magisterial donde descansa su poder político, precisamente en esas bases. Aún no se sabe si en verdad es un buen político, pues siempre ha actuado desde encargos que no exigen una postura pública dura, aunque sí acatar órdenes. ¿Todos los encargos públicos, las dirigencias sindicales exigen eso? Zamora y su dilatada carrera en esas sombras conocen la respuesta mejor que nadie.

 

*

Nadie sabe si esa forma de ser popular le alcanzará a Zamora, que por otro lado operará como tradicionalmente lo hace el PRI. Fernando es en realidad un aspirante cortado al estilo de la Nación Peña Nieto y un mes de campaña no será suficiente para comprobar lo contrario, luego de años en esa dinámica. El candidato tricolor pues, revivirá la historia de aquella foto, tendrá que volver a explicar por qué estaba sobre un caballo, con un rifle en su mano y qué estaba haciendo “El Tigre” con él. También deberá explicar sus propiedades y hacer un recuento de sus bienes particulares. Hacerse transparente, pues y atender muy bien a los consejos de sus amigos, magistrados y jueces que desde ya lo asesoran en esa campaña iniciada hace meses.

 

*

Resulta que Fernando Zamora no debiera temer por sus rivales en la elección que viene, porque su principal enemigo es él mismo. El panista Juan Rodolfo, “que viene con todo”, ya fue alcalde una vez en la ciudad y su paso fue poco menos que gris, mediano, apenas recordable. Porque, fuera del desalojo de los tianguistas del antiguo mercado Juárez –otro caso para reportaje-, no se recuerda nada. Claro que tuvo sus puntos buenos. Imposible no tenerlos, hasta por inercia, pero habrá que recuperarlos. Por el PRD va la diputada local Ana Leyva, encaminada en lo público por manejar temas como los feminicidios en el Edomex, pero a quien le ha tocado un bastión que rechaza al perredismo y las izquierdas de manera genética. La verdadera capital de Peña Nieto en México se llama Toluca, chiquita, discreta, pero eso sí, muy Atlacomulco trendy. De Morena, ni hablar, o luego, mejor.

 

*

Pero Zamora.

El panista Sánchez Gómez y hasta Ana Leyva tienen sus chances, ellos solos. Y Zamora, entonces ha sido enviado para perder. Su partido lo ha usado como carnada para que, precisamente no estorbe en las elecciones. ¿Desde dónde se pactan los resultados, los candidatos? ¿Existen los momentos políticos en un país donde la democracia es una empresa privada de capital público? ¿Qué significa que Juan Rodolfo “vaya con todo”? Tal vez la diferencia esté en los desayunos. A quién se desayuna uno. O quién se desayuna con uno.

 

*

Y Zamora, enviado para perder, se trasforma en el caballo negro nada más por ese perverso jueguito de los políticos de mentirse con la verdad. En fin. Sabido es que, pierda quien pierda la capital del Estado de México, el único que gana es Peña Nieto, nuestro brillante presidente. Zamora, ganando, se somete. Sánchez, ganando, le resta poder al señor doctor Ávila Villegas, así como para que no se le vaya por la libre al Grupo Atlacomulco para las elecciones presidenciales. Además, dicen que es compadre del sobrino de Montiel. Eso no se sabe. Si un tipo como Peña puede encabezar el máximo poder público en un país, Ávila Villegas entonces ganará las próximas presidenciales pero barriendo a los que le pongan. Por Morena, ya se sabe, irá López Obrador.

 

*

Zamora inició su campaña hace meses. Salía en diarios como El Sol de Toluca hasta moviendo piedras. “Se levanta Fernando Zamora”. “Paga su refresco el profesor Zamora”. “Pese a boicot, triunfa Zamora en las canicas”. Y así. Sánchez, en redes sociales, envía mensajes buena onda, energéticos, cargados de los mejores deseos. Ana Leyva ya aparece en discretos espectaculares, como el de la esquina de Heriberto Enríquez y Tollocan. Y de Morena, ni hablar. Bueno, luego.

 

*

Don Fernando no es un Ferrari, como los dos que circulan por la avenida Venustiano Carranza, a la altura del Sanborn’s de Colón, por allí. Dos superautos rojos a toda velocidad, seguidos por un Avenger repleto de guaruras que se deleitan siguiendo a aquellas máquinas, se dejan ver. Qué lástima que las obras de arte estén en manos, también, de la barbajanería. Qué tal que sean ferraris clonados. Los demás apenas, en su camión Mercedes-Benz, para 40 pasajeros.

 

*

Hace años, la concesión de Ferrari para México, una de ellas, al menos, la tenía la familia Cadena. ¿Manuel Cadena? ¿Secretario de Gobierno con Arturo Montiel? ¿Aspirante, siempre aspirante a la gubernatura del Edomex? ¿Amigui de Salinas? ¿Ya? Bueno.

 

*

Que a David López lo hayan sacado del reparto los convenios publicitarios federales y le digan que va para una diputación, aunque sea plurinominal, es poco menos que inconveniente para el hijo, otro David López pero de Metepec, y que se ha registrado por la alcaldía de aquel pueblote y mágico, además. López, el papá, dicen los chismosos, se quedó fuera del círculo que decidía las publicidades y de pronto se vio convertido en figura de adorno. López, el hijo, fue ubicado por debajo del aspirante panista Alfonso Álvarez, en la carrera por la presidencia municipal. Otra vez, mintiendo con la verdad.

Porque, ¿qué mejor arma en México que un convenio? Ahí está el caso de Aristegui.

Anuncios

El Barco Ebrio

*

Las elecciones para diputados estatales, federales y alcaldes se acercan en el Estado de México. Dos de los municipios más importantes, Toluca y Ecatepec, estarán en manos, probablemente del PRI. Esto lo dicen encuestas de los propios partidos políticos, que ubican en la capital mexiquense al tricolor como ganador de la alcaldía, pero también de los dos distritos electorales que lo componen. Pero no contaban que en Toluca, luego de que una sección de la bóveda del río Verdiguel se derrumbara, llevándose a un hombre que apareció dos días después en el municipio de Lerma, el panista Juan Rodolfo Sánchez, ya una vez alcalde, ve crecer sus posibilidades. Incluso, por el lado de las mujeres, la perredistas Ana Leyva también se puede colar.

 

*

Cuestionada por su incapacidad política, la alcaldesa con permiso Martha Hilda González es la principal responsable de que su partido entregue la alcaldía. En términos reales, todos los partidos son iguales, no hay diferencias fundamentales entre unos y otros, ni siquiera en los accidentes que ocasionan. Todos remodelan los parques. Todos arreglan el Verdiguel. Todos combaten la delincuencia y la inseguridad es un tema de “percepción”. Todos hacen obras que no se necesitan y generan sus propios conflictos de interés. A todos les falla, al final, la obra emblemática.

 

*

Si se culpa a la administración de la priista González Calderón por la muerte del hombre caído al Verdiguel, ¿por qué entonces aventaja el PRI en la intención de votos para la municipalidad, incluso sin un candidato definido hasta esta fecha? La respuesta o una de ellas, es el voto duro y la enorme necesidad, mezclada con ignorancia, de algunos.

 

*

Pero Toluca siempre ha sido priista, incluso cuando el PAN gobernó. Juan Rodolfo Sánchez Gómez, amigo entrañable de Peña Nieto, es un ejemplo. Ahora el propio JuanRo prepara su campaña para asegurar el regreso del PAN, luego de seis años, a Toluca.

 

*

Por el PRD está por hacerse oficial la candidatura de la diputada Ana Leyva, una de las más combativas en ese partido. Históricamente, no tendría oportunidad de no ser el descontento de los tolucos por las gestiones anteriores. Hasta narcotraficantes hubo en las administraciones, como le sucedió a la senadora María Elena Barrera, quien contrató al M1, Germán Reyes Figueroa, jefe de plaza de la Familia Michoacana en el 2012, como director de Inteligencia de la policía municipal, con un sueldo de 30 mil pesos mensuales.

 

*

Las campañas comienzan ya y los únicos perdedores serán los ciudadanos si no se encuentra a un candidato idóneo. La clase política y sus aliados generan las condiciones para una revuelta social, pero esta vez en serio, con el ejemplo de Ayotzinapa y Tlatlaya en el fondo de una violencia que alcanza todos los niveles. Porque una revuelta social significa una ciudadanía altamente masacrada.

 

*

Por Morena se perfila Fermín Carreño, investigador de la UAEM, eterno competidor y habitual perdedor de los procesos. Si antes no tuvo oportunidad, ahora menos podrá encontrarla. Sin embargo, alguien que puede colarse a una regiduría es la simpática Esmeralda de Luna, una de las mujeres más oscuras en la historia de la ciudad. Esposa de Gerardo Sotelo, líder ambulante conocido como “Alma Grande”, fue involucrada en su asesinato, hace pocos años. Liberada y exonerada, ahora Esmeralda, con el apoyo de algunos sectores del ambulantaje, podría hacerse de esa regiduría.

 

*

Y es que el promedio sobre las intenciones del voto que recaban desde los partidos no miente. De antemano, se podrían adelantar algunos resultados. Para Toluca, por ejemplo, el 40 por ciento de los electores se inclinaba, a principios del 2015, por el PRI, con 40 por ciento. El PAN estaba en el segundo lugar, con 16 por ciento mientras que el PRD rondaba los 7 puntos.

 

*

Luego seguía un reparto de miseria. Para el PVEM, 0.4 por ciento. Para el PT, 0.6 por ciento. Para el Movimiento Ciudadano, 0.4 por ciento mientras que al panal se le adjudican 0.10 por ciento y a Morena apenas 0.5 por ciento. La abstención, en eso coinciden todos los partidos, rondará el 30 por ciento y quienes no saben por cuál votar estará entre 7 y 8 por ciento.

 

*

Pero si el electorado se inclina por el PRI, también hay otro sector que lo repudia de manera sistemática. Y ese sector representa 23 por ciento del electorado que declara nunca votará por los aliados de Peña Nieto y el candidato que se imponga para la capital mexiquense.  El PAN tampoco la tiene tan fácil, pues 12 por ciento nunca votaría por ellos. El PRD no es tan popular como pareciera, pues 20 por ciento les dará la espalda. Por Morena, no votaría jamás el 6.1 por ciento. Trece por ciento no sabe por cual nunca votaría y otro tanto igual no votaría nunca por ninguno.

 

*

Malinalco, donde el secretario federal de Hacienda, Luis Videharay mantiene una casa de 7.5 millones de pesos, más un terreno que eleva el costo de la propiedad a 10 millones es un lugar paradisiaco, destino de cientos de defeños y tolucos que optan por pasear y vivir en aquellas tierras. Pero Malinalco, con sus casas campiranas, su convento y artesanías, tiene para todos, como sucedió a mediados de febrero del 2015, cuando un grupo de encapuchados, durante un asalto a turistas, mató al uno en las inmediaciones de la zona arqueológica y a otros los atacaron a balazos. El fallecido, identificado como Jesús, es oriundo de Malinalco, no un turista, dicen en redes sociales los propios vecinos de aquel Pueblo Mágico. También denuncian que no es la primera vez que aquello sucede y que la zona arqueológica ha sido saqueada. En fin, el paraíso donde Videgaray va a descansar está inmerso en una ola de asaltos, asesinatos, robos de casas, secuestros y violaciones. Incluso se pueden mapear las zonas más peligrosas, como Los Diablitos, el camino a Tenancingo o Chalmita. Todos lo saben, excepto las autoridades, como de costumbre. Mientras Videgaray disfruta de su casa, el resto debe enfrentar como pueda el terror ya cotidiano.

 

*

Las redes sociales por fin funcionan en Toluca. Un presunto pedófilo fue denunciado por facebook en una filmación donde se mostraba a un hombre identificado como Marcial Navarrete acompañado de niños pequeños. Quienes postearon el video también dieron direcciones y ubicación, Lago de Petén, Primera Sección 602, colonia Seminario, aunque se quejaban de que la policía, teniendo material de investigación, no había hecho nada. Esa filmación sirvió para que, días después, el responsable fuera capturado. Cuatro de sus víctimas lo han identificado.

El Barco Ebrio

*

La casa de Ixtapan de la Sal de Arturo Montiel, en el fraccionamiento Grand Reserva, es una de las más lujosas de aquel complejo pero también es una de las más custodiadas. Nadie, o casi nadie tiene la seguridad que se ve en esa propiedad, custodiada por soldados del Ejército mexicano permanentemente. ¿Qué guarda Montiel allí? ¿De qué tamaño es el miedo? Ni siquiera los San Román lo pueden decir.

 

*

“Ya sé que no aplauden”. La desafortunada frase del presidente Enrique Peña lo pinta de cuerpo entero. Acostumbrado desde que era funcionario en el Estado de México, al halago fácil, construyó su poder político desde la apariencia y las relaciones familiares. En Toluca se le aplaudía hasta porque estornudaba. No dejó nunca de aplaudírsele, ni siquiera en los peores momentos. Se le aplaudió cuando su tío, el ex gobernador mexiquense Arturo Montiel, fue acusado de enriquecimiento inexplicable y al sobrino le tocó exonerarlo. Peña es experto en ordenar investigaciones contra sí mismo o sus familiares. A Montiel lo exoneró Alfonso Navarrete Prida, ex procurador mexiquense y ahora secretario federal del Trabajo. Luego, unos años más tarde, dijo en entrevista banquetera que él no recordaba o no sabía si era pariente de sangre de cinco ex gobernadores del Estado de México. Tampoco recordaba quiénes eran sus familiares en el poder del Estado de México ni los orígenes de su propia familia. “Que me investiguen”, dijo aquella vez, entre sonrisas. Lo investigaron y el periodista Francisco Cruz logró establecer el árbol genealógico de Peña y sus relaciones de poder, todas ellas muy de su familia.

Va un aplauso para el presidente.

 

*

La dirigencia estatal de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador y que participará por primera en elecciones, está fracturada. Militantes de esa organización denuncian que su líder estatal, el doctor Pedro Zenteno, impone desde ya a sus amigos para los cargos de elección. Incluso, dicen los inconformes, hasta a militantes panistas ha invitado para participar. Zenteno, acusan, ha fracturado al partido mexiquense por su inmovilidad, para empezar. El manejo político de Zenteno radica en, primero, eliminar a quienes considera sus enemigos internos, aun a costa de perder las elecciones de la manera más apabullante pero más absurda. Para Zenteno, el poder radica en el control absoluto, dicen, a la usanza priista, pero sin el mecanismo económico. Afín y cercano a López Obrador, sin embargo desde la dirigencia nacional no están conformes con él. Han detectado un vacío de poder que llena con el dinero que ya cobra de las partidas presupuestales que por ley le tocan a esa organización. Sin embargo, el músculo político es tan débil que, apuntan, puede organizar mínimamente mítines y las minigiras obradoristas por los poblados del Edomex. Apenas nace Morena y parece ya un viejo partido de 200 años.

 

*

El PRI, por su parte, siempre consciente de que su negocio es el poder, arregló lo más pronto que pudo el reparto de las candidaturas y, compradas o no, ya están listas. Negociantes de toda la vida, mercaderes de la democracia, al PRI le vale un comino quién gane, siempre y cuando sea de su partido. Lo mismo pasa en las demás organizaciones. Los del PRI entendieron hace mucho que la división interna no permite hacer dinero. El negocio del poder, el más lucrativo en México junto con la religión y el narco, se pone en movimiento una vez más, para beneficio de unos cuantos.

 

*

Mal le ha ido a la Orquesta Sinfónica del Estado de México en la gira a la que la enviaron por Estados Unidos. Una presentación en la Universidad George Mason, en Virginia, le acarreó una desoladora crítica en los medios más importantes de Estados Unidos. El maestro Enrique Bátiz fue acremente vapuleado. Le criticaron todo, hasta la fuerza de su mano izquierda, dicen los tolucos desde las redes sociales. Llena de hoyos en su calidad profesional, le dijeron, además de remarcarle al director que la oferta musical fue un insulto para la audiencia. En otras palabras, dice la nota, firmada por Robert Battey el primero de febrero del 2015, “el grupo vino de Toluca sin la elemental noción de composición sinfónica”. Lo malo, también, es que esa nota fue publicada por The Washington Post. Se puede leer en el link http://www.washingtonpost.com/lifestyle/style/orquesta-sinfonica-del-estado-de-mexico-program-is-mired-by-a-lack-of-direction/2015/02/01/9f02e92c-aa3f-11e4-8876-460b1144cbc1_story.html. No todo fue malo. También le destacaron algunos brillos, todos de los ejecutantes, que opacaron desde esa perspectiva a su eterno director.

 

*

Si no hay dinero, ¿cómo funcionará el país? Por lo pronto, las únicas empresas con cierta certeza son las de los amigos del presidente Peña, como Higa, de Juan Armando Hinojosa, cuya casa en Metepec, dentro del fraccionamiento La Asunción, luce abandonada desde hace un tiempo. ¿Nadie ha visto a Hinojosa? ¿Ahora en qué casa anda metido? En ese fraccionamiento vivía el presiente Peña, cuando, todavía casado con su primera mujer, Mónica Pretelini, era un simpático servidor público en el gobierno mexiquense. Esa zona habitacional, de alto nivel, es además el lugar preferido para los funcionarios estatales de cierto tipo económico. Secretarios de Estado, directores, empresarios y asesores encuentran allí grata convivencia y hasta salen a comprar el pan y la leche en las tienditas de la zona. Bueno, eso dicen ellos.

 

*

La negativa del gobernador Eruviel Ávila para declarar una alerta por feminicidios es fácil de entender. Esa alerta implica la aceptación pública de que su gobierno no puede resolver ese problema y sus derivaciones, y que hay ineptitud. Lo pondría todavía más en los reflectores nacionales, que ahora ocupa por hacerse el omiso sobre ese tema, además de su macabro Tlatlaya. La entrada de la Federación revelaría las condiciones de corrupción o al menos de trabajo en las que se desarrollan esas indagatorias y al menos en Ecatepec y Tecámac se pondría de manifiesto, se haría público, evidente, que son los policías de las diferentes corporaciones las que participan activamente en homicidios y desapariciones. Entonces, omiso o incapaz, de todas maneras no hace nada. El 54 por ciento de los feminicidios en el Estado de México se concentra en diez municipios, entre ellos Ecatepec, Toluca, Neza, Naucalpan, Valle de Chalco y Tlalnepantla.

El Barco Ebrio

*

Después del “incidente accidental” protagonizado por el presidente de México, Enrique Peña, en relación a una nueva casa de su propiedad en Ixtapan de la Sal, con valor de 372 mil dólares, las damas de la “socialité” en la ciudad del chorizo, Toluca, y que juegan canasta y bridge –es en serio- compararon los escándalos en los que los jefes de sus maridos se ha visto involucrado. Porque, dicen ellas, no pueden creer que nadie, pero nadie sepa que existen otras propiedades que harían palidecer la casita blanca en la calle de Sierra Gorda, en Lomas de Chapultepec, la propia de Ixtapan y lo que le vayan encontrando al más destacado miembro del Grupo Atlacomulco.

 

*

Porque en esas reuniones no solamente se habla de banalidades. Las esposas o compañeras de los empresarios y funcionarios del primer círculo de Peña arreglan, desde la mesa de juegos, las carreras políticas de los maridos pero también comparan los tamaños. Así, en una de esas tertulias, no precisamente de conchas y chocolate, las mujeres pusieron a prueba la profundidad de sus conocimientos en lo que se refiere a la “real politik” que se practica en nuestro tlatlayizado Estado de México y, entre asombros mutuos, revelaron lo que todas ellas saben hace meses.

 

*

Que en Londres, allá en la pérfida Albión, el presidente Peña le regaló una villa entera a su esposa, la tenaz Angélica Rivera, actriz de Televisa y Primera de Dama de México. Esa villa, ubicada en los suburbios más exclusivos de aquella Londres inalcanzable, haría palidecer a cualquiera y deja en calidad de departamento de Infonavit a las posesiones en México. Ya en confianza, las “doñas”, todas maduras pero vigorosas, confesaron que también acompañan a la pareja presidencial Luis Miranda Nava, subsecretario de Gobierno federal y principal operador de Peña en las campañas presidenciales, y otro funcionario de primer orden, cuyo nombre no recordaron pero que ubicaron como asiduo visitante a Malinalco, en aquella aventura inmobiliaria.

 

*

Una selecta multitud se reunió en el DF para atestiguar la lectura del Segundo Informe de Alejandro Encinas, perredista hasta el 22 de enero del 2015. Allí, en el Centro Cultural Indianilla de la colonia Doctores, el senador fue arropado por sus amigos, entre los que se encontraba Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. Pero esta es una crónica social, donde la política no cabe. Aclamado a su llegada, pero no tanto como él mismo esperaba, Cárdenas encabezó a la izquierda fresa que todavía cree y responde, aunque cada vez menos, a las convocatorias de sus líderes. Minutos antes, Porfirio Muñoz recorría trabajosamente la sillería de aquel centro para encontrar su lugar. Mal, afectado, a Muñoz se le vio sin embargo muy cómodo entre sus pares y a pesar de un natural deterioro por la edad tuvo arrestos para aguantar la embestida de los salvajes fotógrafos, que no le perdonaron un solo gesto al geriarca. Después, también muy guapo y galante, llegó Marcelo Ebrard, sonrosado y cachetón, saludando al oscuro auditorio que lo recibió frío, pero muy educado. Al final, aunque no al último, apareció Encinas en la escena, renunciado ya al PRD pero nunca jamás adherido a Morena, que se perfilaba como su nueva casa.

 

*

Muy inteligente, sabía que a nadie le interesaban las cifras de sus actividades ni los videos que prepararon sus eficaces colaboradores. Delgado en lo que cabe, se limitó a confirmar la renuncia y la negativa de adhesión. El gesto, hasta simple, fue aplaudido por todos, sin rabias ni aspavientos pero sí con diligencia, pues también anunciaba, pero esto en corto, a los de confianza, que establecería una organización civil con el ánimo de agrupar a quienes no quieren pertenecer a partido político alguno. Listo como dice ser, Encinas da cabida a todos y desde allí, desde esa organización, pivoteará a favor de quien lo necesite, incluso si se trata del PRD, que no todo es chuchería. Hasta el actor Héctor Bonilla estuvo allí, apadrinando aquel mágico espectáculo, aunque al final fue dejado solo, en la calle, hablando por su celular, pidiendo su automóvil. Entre la gente común, donde están los de terracería, como dice uno de los más eficientes colaboradores del equipo de Encinas, estaba sentado el Alto Comisionado de los Derechos Humanos por las Naciones Unidas, Javier Hernández, muy activo tomado fotos y apuntes.

 

*

Luego de los parabienes, ya concluido el acto social, vinieron los chimes. Uno de ellos resulta grave e involucra a casi todos los organismos mexicanos de Derechos Humanos que se asomaron de alguna manera a la masacre de Ayotzinapa pero que olvidaron a otras víctimas, como el estudiante Julio César Mondragón, uno de los primeros asesinados en septiembre del 2014, durante las primeras confrontaciones policiacas. A Mondragón lo torturaron y, vivo, le arrancaron la cara. Murió a causa del dolor pero los parientes de ese joven, sus tíos su esposa y su hijo, fueron olvidados. Nadie les dijo qué hacer, cómo hacer para obtener la impúdica justicia practicada en este país. Originarios de Tenancingo, Edomex, a los parientes de Mondragón los organismos de derechos humanos les cerraron las puertas porque, adujeron, eran acompañados por afiliados a Morena, dos o tres de ellos, los únicos que cobijaron a esa familia. “En un caso de seguridad nacional como lo es Ayotzinapa, nadie debería fijarse en quién lleva a las víctimas para ser atendidas”, dice uno de los militantes que acompañó a la familia. Es cierto. No se puede entender el estricto apego a las reglamentaciones, si es que las hay en ese sentido, que los organismos de Derechos Humanos exhibieron. Seres humanos o máquinas de servicio público y privado, no ha quedado clara cuál es su condición, pero no importa. Son, también reflejo de la Nación Peña Nieto.

El Barco Ebrio

*

México es un país de simulaciones, eso ya se sabe, pero apenas se dibujan esbozos de cómo funciona el Estado y qué significa, en realidad, un Narcoestado. El Estado mexicano es en realidad una forma organizada de la violencia al servicio de un poder. Ese poder es el de los militares. El país transita por una dictadura armada desde el disimulo pero tan vistosa que lo que se deriva de ella son, precisamente, actividades relacionadas con la violencia, con el armado de la guerra. Narcotráfico y crimen organizado hacen simbiosis en ese Estado militarizado cuyo negocio fundamental es fabricar violencia. Drogas, secuestros, corrupción e impunidad sólo son los síntomas.

 

*

Hace seis meses, una base de las Fuerzas Especiales del Ejército, los Gafes, que antes se denominaba Grupo Aeromóvil, se instaló con la mayor discreción en el municipio de Lerma. Desde allí operaban en una de las ramificaciones que el negocio de la violencia exige a quien participa. Por un tiempo, esa oficina fantasma de los Gafes justificó a la perfección la razón de estar en Lerma sin ni siquiera echar un vistazo a Xochicuautla, el pueblo por donde pasará la carretera del licenciado Peña Nieto.

 

*

Y es que esos Gafes, además de militares, eran avezados agentes de venta y comenzaron a distribuir un catálogo de armas entre quienes, consideraron, pueden necesitar los artefactos. Amparados en esa clandestinidad oficial y legalmente autorizados para el transporte de los calibres de uso exclusivo del Ejército, pronto vieron los frutos.

 

*

Hace tres meses, en uno de los barrios de San Mateo Atenco, un soldado de aproximadamente 24 años, se apersonó, a las ocho de la noche, en una de las calles del centro de aquel municipio. Cargaba una pesada bolsa mochilera del Ejército mientras tocaba en una de las casas vecinas. Al abrir, el soldado saludó e identificó a quienes visitaba como “los michoacanos”. Acto seguido, abrió la bolsa y extrajo armas, que estuvo examinando junto a sus clientes. Sin embargo, el soldado iba ebrio y para probar la mercancía, disparaba al aire su metralla. Molestos pero no asustados, los michoacanos le dijeron: “sobrio lo que quieras, pero así no”. Le cerraron la puerta, lo mismo que los vecinos al darse cuenta del descontrol del joven y de la cantidad de armas que traía consigo.

 

*

Las armas, propiedad de los militares, fueron guardadas por el joven soldado ebrio, quien caminó unos metros hasta llegar a una esquina. Allí volvió a sacarlas para disparar otra vez. Los vecinos, alarmados, habían llamado ya a la policía municipal. A los poco minutos una patrulla llegó por el joven soldado, quien sin oponer resistencia fue apresado en pocos minutos. Remitido directamente a la delegación de la PGR en Toluca, el soldado confesó que sus superiores, en Lerma, los “Gafe”, lo habían enviado a vender las armas que ellos mismos reciben. Pero llegó ebrio a la transacción y echó a perder el negocio. De paso, reveló la existencia de la base militar en Lerma dedicada al tráfico. Luego de interrogado, una llamada a la 22 Zona Militar lo remitió de manera directa a las manos de los militares, pero antes fue golpeado por los policías, por orden castrense, para que escarmentara y la pensara mejor cuando se trata de echar por la borda los negocios. Los golpes no fueron menores. Fractura de las cuatro extremidades, brazos y piernas, incapacitado por meses. También fue acusado de posesión de drogas.

 

*

Al otro día su madre, vecina también de San Mateo Atenco, recorría la calle donde el joven había sido detenido, preguntando a los vecinos por lo ocurrido y tratando de obtener algún video que lo limpiara del delito de las drogas. Tampoco sabía bien a bien su paradero pero cuando lo supo su principal preocupación fue encontrarlo con vida. Pero las cuentas habían sido ajustadas y su vida estaba a salvo, no así su salud. Al final, al soldado le perdonaron todo porque, después de nada, había vendido más armas que nadie desde Lerma. La base “Gafe” desapareció un día después y el soldado aún se recupera de las fracturas múltiples y quienes lo lamentan son los michoacanos, asiduos compradores de armas a las leales instancias del ejército.

 

*

El Senado de la República estructura los foros sobre seguridad y mandos únicos, a los que ha convocado a especialistas en los temas para que expliquen las reformas impulsadas por el presidente Peña Nieto, que ya tienen carácter de iniciativas. El periodista Francisco Cruz Jiménez, uno de los conocedores más profundos en temas de narcotráfico en el país, era convocado por el senador Encinas para conocer la opinión del autor de “Tierra Narca”, “La Biografía no Autorizada de Peña Nieto” y “El Cártel de Juárez”, entre otros libros. Al revisar la lista, otros senadores se opusieron a que el periodista participara y por iniciativa de la priista Arely Gómez, ex directora de la Fepade (Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales), pero mejor conocida por ser la hermana de Bernardo Gómez, vicepresidente de Noticieros de Televisa. Perteneciente a los senadores de la llamada “telebancada”, la dulce señora Gómez no quitó el dedo del renglón y obligó a eliminar a Cruz de la lista de participantes. Ella, por supuesto, ya leyó los libros que ha publicado el periodista y le gustaron mucho.

 

*

Alejandro Encinas rendirá por segunda vez su informe de actividades como senador. Hace un año lo hizo en la Sala Villanueva, en el corazón de Toluca, pero esta vez lo dará en el DF. Pero Encinas dará un anuncio. No abandonará el PRD pero tampoco se unirá con los de Morena. Ninguna de esas opciones le atrae y se ha decidido para hacer una organización que aglutinará a personajes como Cuauhtémoc Cárdenas, quien no termina de acercarse a López Obrador pero tampoco de dejar al PRD. Desde su equipo, cree Encinas, puede concitar. Órales.

El Barco Ebrio

*

Habitantes de las inmediaciones del Xinantécatl, el Nevado de Toluca, denuncian la venta a particulares del parque que contiene al volcán de la capital del Estado. Pero también afirman que ese volcán, ese parque de más de 50 mil hectáreas servirá para otros propósitos. Ellos, que viven allí, dicen que el volcán será “rentado” al gobierno de Estados Unidos en algún momento para que allí se instale una base de entrenamiento militar, con todas las de la ley. Las de ellos, claro.

 

*

Martha Hilda González Calderón y Carolina Monroy, alcaldesas de Toluca y Metepec, respectivamente, tiene licencia para separase de sus encargos y buscar una diputación federal. Se les reclama que no concluyan sus periodos, al igual que otros que tampoco terminarán, a pesar de que lo prometieron, pero eso es lo de menos. Acostumbradas a obtener encargos públicos, a ganar extrañísimas elecciones, González Calderón y la prima del presidente de México, Enrique Peña, quedan a deber, una vez más. Toluca, la capital del Grupo Atlacomulco, vive una realidad de muerte, con la inseguridad al tope y la presencia definitiva de cárteles de la droga controlando calles, venta y trasiego como si se tratara de cualquier cosa. La administración de González calificó a la violencia y sus muertos como meras cuestiones de percepción. El desorden de Toluca, ya proverbial, no comenzó con González pero sí se consolidó. Obras públicas de pacotilla y esfuerzos mal dirigidos se quedan, como cada trienio, para que el relevo los termine de matar en el olvido. Monroy, en Metepec, cerró los ojos ante la presencia del crimen organizado y utilizó programas federales como el de los Comedores Comunitarios para ejercer control electoral y echarle una manita a su esposo, Ernesto Nemer, subsecretario federal de la Sedesol. No es lo que hicieron. Es lo que dejaron de hacer.

 

*

También Alfredo del Mazo Maza será diputado federal por el PRI o lo intentará, para Huixquilucan. Es casi imposible que quede fuera. Luego de controlar los dineros de Banobras, el hijo del ex gobernador Alfredo del Mazo González puede decir que esta vez sí será su periodo porque luego de la diputación el siguiente movimiento será suceder al gobernador Eruviel Ávila. Otro primo de Peña en los círculos del poder.

 

*

Otros que se separaron de sus encargos desde el PRI son Alfredo Domínguez Rex, secretario de Desarrollo Metropolitano; los alcaldes Pablo Basáñez, David Sánchez Guevara, David Sánchez Isidoro y Olga Hernández, de Tlalnepantla, Naucalpan, Coacalco y Zinacantepec, respectivamente. Ninguno es recordable por su trabajo y han firmado desde hace mucho una hoja de servicios ennegrecida, intransparente. Faltan los anuncios de panistas y perredistas y la lista de los “nuevos” contendientes de Morena. Habrá muy pocos, tal vez uno o dos, que no estén en los encargos nada más para hacer negocios, obtener capital político, obedecer a sus jefes.

 

*

Es el peor momento para la política mexicana, evidenciada en todos sus niveles como una narcopolítica, entregada a la impunidad como una regla de usos y costumbres que no sólo desfalca sino que silencia matando. Nadie querrá votar y se prevé que la abstención campeará en el Estado de México, lo cual favorecerá al que tenga el voto duro, cooptado, obligado, de su lado. El PRI, pues. La simulación de la democracia en un país representado por los enfrentamientos de Apatzingán, la muerte cruda en Ayotzinapa y ejecuciones como las de Tlatlaya de todas maneras surtirá efecto. La ciudadanía, esta vez, se cuestiona seriamente la participación electoral y sabe que votar o no es lo mismo. Pero también entiende que esta democracia, aplicada desde el paroxismo de los cínicos, de la impunidad, no tiene sentido alguno. Ahora sí, nadie gana.

 

*

El caso de las ejecuciones de Tlatlaya, en el 2014, silenciados los detalles por Eruviel Ávila para la siguiente década, no ha terminado y al gobernador mexiquense le estallará durante el 2015 las irregularidades y encubrimientos, por decir lo menos, en los que participaron empleados de su gobierno. Todavía falta saber cómo actuaron los médicos forenses y los porqués de sus informes. Existen testimonios acerca de cómo fueron manipulados con el conocimiento del Ejecutivo estatal. También se debe aclarar otras dos versiones en torno a la masacre. Una, que se desprende de la fuga de dos personas de aquella bodega en San Pedro Limón y que incluía al líder del supuesto grupo de sicarios asesinado por el ejército. Ese líder, a quien se le llamaba “El Comandante” en la relatoría de hechos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, es todavía uno de los líderes narcotraficantes más buscados de la Tierra Caliente mexiquense. Escapó pisando rosas. Nadie lo detuvo. Hasta una camioneta lo esperaba para darse a la fuga tranquilamente, en las narices de los militares. Otra versión indica que los supuestos sicarios eran guerrilleros y que habían comprado armas a los soldados. ¿Quién es El Comandante? ¿Hay alguna relación entre Tlatlaya y Ayotzinapa?

 

*

El gobierno de Ávila deberá también responder por qué niega una alerta de género cuando los feminicidos en el Estado de México alcanzan 7 mil 745, “de los cuales el 95 por ciento permanecen impunes”, según Rodolfo Domínguez, abogado del (OCNF) Observatorio Nacional del Feminicidio. Los asesinatos de mujeres y los secuestros de niñas adolescentes son un fenómeno que ha llamado la atención en el extranjero y que identifica al valle de México y Ecatepec, concretamente, como uno de los municipios donde esos crímenes se practican en total impunidad.

 

*

El año que ya comenzó será menos que bueno. La ciudadanía, harta, entenderá que todavía lo peor está por venir. No habrá tal crecimiento económico o al menos la mayoría no participará de él ni tampoco se experimentará un cambio en la inseguridad. El narcotráfico no podrá detenerse sabiendo que representa el 33 por ciento de los ingresos mexicanos. El plan de gobierno del Grupo Atlacomulco funciona, a pesar de ellos mismos. ¿Llegará una paz impuesta, militarizada, que pondrá en su lugar a los que protestan y dejará al gobierno de Peña hacer sus cosas, sus negocios, sus números, lo que ellos llaman progreso?

El Barco Ebrio

*

En los pasados segundos informes municipales en el Estado de México, todo fue festinar, como si la Nación Peña Nieto tomara el control del país en una realidad alternativa. Panistas, priistas, perredistas y micro partidos, todos, se unieron en una sola voz. En el Estado de México no pasa nada. No existe Tierra Caliente, no hay tal Tlatlaya, no hay feminicidios ni se prepara una enorme maquinaria para desviar recursos de programas federales hacia las campañas intermedias del 2015. Tampoco hay fuga de capitales y los secuestros, asesinatos y esas cosas horribles sólo pasan en los noticieros de Guerrero y el DF o Veracruz.

 

*

Aquí, en la tierra que Peña Nieto administró –porque gobernar es otra cosa- por seis años el espejismo es más que real. Ese espejismo funciona, para lo público, desde los discursos y los montones de premios recibidos por los alcaldes, al menos por las presidentas de Toluca y Metepec, Martha Hilda González y Carolina Monroy, respectivamente.

 

*

Priistas las dos, Martha Hilda entregó su misterioso parque de la Alameda como obra emblemática y presumió los premios. Uno bien raro, por ejemplo, Las Palmas de Oro, se lo otorgó una entelequia llamada Círculo Nacional de Periodistas. Ese trofeo o lo que sea se suma a los 42 reconocimientos que durante el año recolectó la alcaldesa. Además, los presumió todos y cada uno. ¿Cómo le hacen para recibir tantos premios con resultados tan pobres? ¿Dónde venden esos reconocimientos?

 

*

Martha Hilda hace su esfuerzo hasta donde su capacidad le permite. Emanada del régimen más repudiado en México, el PRI antiquísimo de Peña, el Grupo Atlacomulco, se entienden sus políticas de hacer que se hace. ¿Qué puede hacer una autoridad civil en la Nación Peña Nieto? La respuesta siempre ha sido la misma. Así, Martha Hilda González no sólo presentó una falsa ciudad, donde no hay ni siquiera embotellamientos, menos narcotráfico y la prensa le hizo eco. Nunca como ahora la prensa al servicio del Estado había sido tan ruin, tan canalla, tan irresponsable.

 

*

Para darle lustre a ese mensaje de prosperidad, la alcaldesa abrió sus puertas al insigne Arturo Montiel Rojas, un ex nada que además es ex gobernador del Estado de México y ex esposo de Maude Versini. Muy sentado, el afable Montiel, porque nada le quita la sonrisa, se dejó tomar fotos con sus amigos, pues ser tío del presidente de México debe servir para algo, no nada más para evadir una orden de aprehensión de la Interpol por los líos legales que mantiene el mexiquense con su ex pareja francesa, por la custodia de sus hijos. Que Montiel prepara su regreso a la escena política no es un secreto. Que pueda hacerlo, tampoco resulta problema. ¿Influye Montiel en Peña? ¿En serio? En él, tal vez, pero en el grupo en el poder, quién sabe.

 

*

En Metepec, Carolina Monroy dio un speech extraordinario, según la opinión de entendidos, que calificaron las palabras de la prima-hermana de Peña y esposa de Ernesto Nemer como “un discurso poderoso y desafiante, lleno de interrogantes y reflexiones, como desafíos a la clase política desde la vista de la ética pública, e invocando el derecho a la felicidad, como aspiración del fruto del quehacer del gobierno”. Digno de análisis, dicen luego.

 

*

Monroy se felicita a sí misma por ser quien es. Funcionaria mayor de pequeñas miras, y mínimos recursos, lo mismo dirige la cultura del Grupo Atlacomulco que a uno de los municipios más ricos del país y de paso se encarga de ayudar a su esposo, el licenciado Nemer, con el programa federal de Comedores de la Sedesol, en una extraña intervención municipal que mezcla impulsos municipales como el Programa Metepequense de Seguridad Alimentaria, claro, sin que sea legal y sin que nadie lo sepa. Esos comedores son dignos de ese discurso poderoso y desafiante, nada más para empezar. Luego ya se podrá hablar de lo de siempre: narcofraccionamientos, secuestros, homicidios, cosas menores, claro.

 

*

Carolina Monroy sabe que las elecciones por venir serán las menos disputadas, pero aun así se necesita dinero y para eso están los programas federales. Enojada hasta la ira, la rabia, la ciudadanía no acudirá a las urnas, según prevén los propios partidos. Ese supuesto castigo beneficia a los de siempre. El PRI y su voto duro de tortas, refrescos y 500 pesos harán el cotidiano milagro. Ese es su negocio y lo hace funcionar.

 

*

Mientras tanto, en una dimensión cercana incluso a Dios –todavía se puede tener otra- el Operativo Especial de Seguridad Tierra Caliente toca apenas con el pétalo de una rosa al Estado de México. Contentísimo porque eso significa que todo está requetebién, el gobernador mexiquense Eruviel Ávila, se ufana de que sólo dos municipios -y aclara que es apenas el 2 por ciento de la entidad- estén involucrados en tan casquivanos proyectos. En realidad son ocho los municipios mexiquenses que patrullarán las fuerzas federales bajo la supervisión de los militares: Ixtapan de la Sal, Amatepec, Sultepec, Tejupilco, Tlatlaya, Tonatico, Zacualpan y Zumpahuacán.

 

*

¿Pero qué eso no es lo que estaban haciendo? ¿En Tlatlaya fueron los militares quienes ejecutaron a 22 personas, narcos o no, guerrilleros o no, pero ya rendidos y desarmados? Ese Operativo Tierra Caliente excluye a Luvianos, una capital nacional del narco. Hace años que los militares se pasean por ese sur, incluso con helicópteros Halcón Negro, terror de los terrores en la zona. Entonces, si ya están y no han funcionado, ¿por qué funcionarían ahora? Las detenciones comenzarán pronto y habrá un nuevo panorama. Nuevos gerentes, encargados del negocio de la droga, cuya producción no se ha detenido un solo minuto.

 

*

Lo que preocupa en serio a Eruviel Ávila pero también al presidente Peña es que los capitales de inversión se están retirando del Estado de México. El narco es un negocio que han sabido controlar las diferentes administraciones, y aunque su costo tiene que ver directamente con el sufrimiento de la población, funciona, les deja dinero, objetivo fundamental para la clase política, su razón de ser. Pero las inversiones desde lo legal son otro cantar. Los capitales se están retirando alegando la falta de certeza para poner a trabajar el dinero. No es casualidad que el dólar suba al mismo tiempo. En lo económico, para Eruviel y Peña, viene lo peor. No para ellos, ellos nunca carecerán. Los grandes emporios prevén, dentro de un análisis para el 2015, huelgas generales a nivel nacional y un desplome financiero.

  • Calendario

    • septiembre 2017
      L M X J V S D
      « Ago    
       123
      45678910
      11121314151617
      18192021222324
      252627282930  
  • Buscar