Ensayos para describir un distribuidor vial

* Libre Cuetzalan de montieles y versinis, enfrenta sus propios problemas, propios de una comunidad indígena que se ha visto violentamente introducida en la cultura del turismo nefasto. El pueblo, de unos 4 mil habitantes, se ubica en lo más alto de la sierra y eso le impide su exacta comercialización, aunque dos tiendas de Telmex ya se han apropiado de algunos locales en la calle principal, llamada Miguel Alvarado por una oscura razón relacionada con música y ópera de bajo presupuesto pero mucho corazón.

 

Miguel Alvarado

Para ir a Cuetzalan, en Puebla, se debe pasar por un distribuidor vial llamado Arturo Montiel Rojas, ubicado en Atlacomulco, siempre y cuando se salga de Toluca y se elija la red de autopistas anudadas en un sistema llamado Arco Norte. Luego de Arturo Montiel, todo es posible en el país y hasta la existencia de los chupacabras cobra cada vez mayor credibilidad. Esther Gordillo, una de las promotoras más vigorosas de aquel animal, está ahora en la cárcel cuando apenas ha cumplido 68 años. Tierna anciana de mirada cansina y cabellos albos, nunca tuvo problemas para relacionare con sus agremiados y hasta les mandó construir algunos hoteles, desperdigados aquí, allá para que tuvieran un lugar de esparcimiento. Montiel, tío de sangre del presidente Enrique Peña y que ahora, ya un hombre de cierta edad, 70 años, sostiene una tórrida pelea con su ex mujer por la custodia de sus hijos, la francesa Maude Versini, quien en el 2005 lo impulsara con toda la fuerza de su desmesura para que consiguiera la casa de Los Pinos. Montiel falló miserablemente o al menos eso le pareció a la francesa y su matrimonio se vino abajo. Se divorciaron pero como prueba de su amor quedaron algunas placas conmemorativas que delatan, indiscretas, al hombre que una vez amó a una extranjera tanto como a un distribuidor vial. Cuetzalan, pueblito mágico en la sierra de Puebla, nunca pensó que le debería tanto a aquella pareja, tan cosmopolita y deportista, pues entre partidas de tenis de mesa y viajes a París, seguramente nunca tuvieron tiempo de darse una escapada por allá.

Y qué bueno que no lo hicieron. Los Montiel, buenos como salieron, de un sexenio para otro, el de su patriarca, para hacer negocios, lo hubieran transformado como lo hicieron con Valle de Bravo las incontables generaciones que nuestro preciado pero sospechoso Grupo Atlacomulco produjo incansable. Y es que Cueztalan se parece a Valle de Bravo en casi todo, excepto en que allá no tiene una casa Maude Versini ni sus amigos los televisos han abierto un hotel Rodavento o una tienda de yates de gusto tan refinado como el diseño del Teletón y han condenado al exterminio a los pueblitos de los alrededores, donde los narcotraficantes patrullan despreocupados y cobran derechos de paso y posesión.

Libre Cuetzalan de montieles y versinis, enfrenta sus propios problemas, propios de una comunidad indígena que se ha visto violentamente introducida en la cultura del turismo nefasto. El pueblo, de unos 4 mil habitantes, se ubica en lo más alto de la sierra y eso le impide su exacta comercialización, aunque dos tiendas de Telmex ya se han apropiado de algunos locales en la calle principal, llamada Miguel Alvarado por una oscura razón relacionada con música y ópera de bajo presupuesto pero mucho corazón.

El centro del pueblo es extraordinario. Una iglesia gótica mira desde lo alto al caserío, adornado como un pueblo mágico necesita: techos de teja y pared de adobe para resistir el méndigo frío que de pronto se suelta pero que no impide sentir que aquella iglesia es en realidad un templo pagano, hereje hasta la última de sus cruces que por cierto allá se hacen con cera y representan una de las artesanías más bellas y complicadas que puedan verse. Una serie de grecas, como adornos textiles náhuatl, fueron incrustadas en las paredes de aquella construcción, donde todo huele a pastel de otra repostería. Y es que cada imagen es una hechicería, incluso algunos versos dedicados en la pared principal, al Hermano Sol, lo confirman. La iglesia es decente y honorable porque nada se finge. Afuera, a 30 metros de la entrada principal, un enorme palo que mide lo mismo que la torre más alta da cabida a los Voladores de Papantla, siempre listos para rendirle culto al dios que mejor pague o a alguno de los puntos cardinales.

La calle principal ofrece al turista, que tampoco son tantos, una colección de olores y sabores casi colocados allí, a propósito, en orden, como si de un platillo enorme se tratara. Se pueden encontrar hasta fragmentos de meteoritos cosechados por un señor muy serio que dice al que le pregunta que luego de caer un rayo, allí cae un meteorito. Como su pirita, las piedras permanecen en su puesto, sin que nadie las lleve pero esta ciudad de los quetzales apenas está aprendiendo que la verdadera riqueza la dejará el visitante distraído que exige bares y centros nocturnos.

Por ahora la horda la forman fotógrafos, seres extraños, barbudos y sucios o, si son mujeres, tocadas con gorritos estrafalarios y ropa cómoda, que se meten en todo. Si una mujer se lleva un bocado, si el otro acomoda un manojo de hierbas, si los refrescos brillan en el sol o si alguien se compra un taco y lo come sentado en la calle, están allí para retratarlo. Ningún pueblo ha visto tantos amantes de la lente deambulando atónitos para ningún lado. Los pobladores los resisten lo mejor que pueden porque luego comerán en sus cocinas, comprarán sus refrescos y se hospedarán en sus hoteles.

Mientras el presidente se empeña en regañar a los gobernadores de las entidades que visita en sus giras y exige trabajo duro y producción, la investigadora Marien Rivera, coordinadora del área de seguridad del Centro de Investigación para el Desarrollo A.C. (CIDAC) y con datos del INEGI, apunta que en México hubo más de 300 mil desaparecido y más de 100 mil muertos por la  guerra contra los cárteles. Peña, a pesar de sus planes miles, colecciona casi 2 mil muertos en los tres primeros meses de su administración, pero a cambio gestiona que Pemex sea, de una vez por todas, el motor que saque al país de cualquier atolladero, no importa que deba venderse. Si algunos desaparecidos se perdieron en Cuetzalan, harían bien en dejarlos allí. Muchos no querrían regresar ya, ni siquiera porque pasaran por un distribuidor vial llamado Arturo Montiel Rojas.

Las aguas termales

* Tonatico es un discreto balneario que pervive al lado de la popular Ixtapan de la Sal, hogar de políticos como el aspirante presidencial Enrique Peña y algunos miembros de su equipo de campaña como Luis Miranda Nava o el propio Arturo Montiel. Poco a poco, la región ha sido “colonizada” por un grupo de nuevos ricos que ha encontrado bondades y retiro a 2 horas de Toluca, la capital del Edomex. Allí, en los dos municipios, una industria turística se desarrolla todo el año gracias al clima semitropical que los cobija. Pero no es suficiente, al menos para Tonatico, que depende económicamente de lo que envían quienes viven en Estados Unidos.

 

Miguel Alvarado

El sur del Estado de México es una región transparente. Narcotráfico y migrantes representan las dos principales actividades económicas de la región, que luce boyante a pesar de la inactividad palpable. Claro, hay cientos de comercios y el dinero circula en Tejupilco, Tlatlaya, Amatepec, Luvianos y Tonatico, entre otros. En este último municipio, migrar es una costumbre y Waukegan, en Illinois, el destino escogido por quienes saben de oportunidades.

Tonatico, la cabecera, es un discreto balneario que pervive al lado de la popular Ixtapan de la Sal, hogar de políticos como el aspirante presidencial Enrique Peña y algunos miembros de su equipo de campaña como Luis Miranda Nava o el propio Arturo Montiel. Poco a poco, la región ha sido “colonizada” por un grupo de nuevos ricos que ha encontrado bondades y retiro a 2 horas de Toluca, la capital del Edomex. Allí, en los dos municipios, una industria turística se desarrolla todo el año gracias al clima semitropical que los cobija. Pero no es suficiente, al menos para Tonatico, que depende económicamente de lo que envían quienes viven en Estados Unidos.

Hasta el año 2006, en ese municipio se había detectado una merma en su población debido al imán que representa Waukegan desde hace años. Y aunque las rutas para quienes parten están más que estudiadas, todavía algunos deben pagar para obtener los beneficios que otorga trabajar en Estados Unidos. Así, un pollero en la frontera de Nogales, cobra desde mil 500 dólares a quien desee pasar, pero la oferta se dispara casi hasta los 3 mil 500 cuando la seguridad se endurece en los pasos. Tonatico tiene registrados al menos a 5 mil de sus habitantes en algún punto de Illinois, principalmente, pues también los hay en Chicago y California.

Sólo  a principios de cada año la cabecera municipal cobra vida, la última semana de enero y la primera de febrero. Una enorme feria, que conmemora la fiesta patronal del municipio, es instalada en casi la mitad del pueblo, donde acuden a comerciar y divertirse los ausentes. Allí, a la sombra de bailes masivos y la presencia de concheros en el atrio de la iglesia, la feria despliega juegos mecánicos, peregrinaciones en honor a la virgen de la Candelaria, comida, alcohol, artesanías y juegos de azar. Por más de una semana, quienes han trabajado todo el año en otro país, desquitan la ausencia. Así es desde hace años y casi nunca se alteraban las cosas, hasta ahora, que un invitado no deseado pudo ingresar en la región.

Y es que si para el narcotráfico una población debidamente asentada no representa problemas para introducirse, mucho menos resistencia encuentra en una en la que a veces sólo caminan por las calles mujeres, niños y ancianos. Los Amates, por ejemplo, en ese municipio, registra apenas 30 por ciento de sus habitantes en suelo mexiquense

La migración en Tonatico se registra desde 1940, cuando apenas 3 mil 500 habitantes se encontraban en el municipio. Pero el fenómeno, dice un estudio, coincide con el impulso del Programa Bracero, que enviaba mano de obra nacional al extranjero. Setenta y dos años después, aquella necesidad se ha transformado y aunque muchos no tengan que hacerlo, se van nada más porque se ha establecido una pauta. Allá los esperan trabajos en hoteles, en compañías de limpieza y en el sector agrícola.

Los envíos de dinero de los migrantes de todo el Edomex alcanzaron, hasta el año pasado, el 2011, mil 400 millones de dólares. Esa es la principal razón por la que a los gobiernos no les interesa retener a la población. Nunca podrían generar tal cantidad de dinero si se quedaran, reactivaran el campo y la ganadería o establecieran negocios al abrigo de la ley. Hoy, sólo el narcotráfico podría superar la cifra en menos tiempo y con menor esfuerzo, aunque a costa de riesgos que pueden costar la vida.

El dinero proveniente de Estados Unidos coloca a la entidad en el cuarto lugar nacional del rubro, detrás de Michoacán, Jalisco y Guanajuato y explica en parte la bonanza económica que experimenta el Edomex cuando los programas sociales y de desarrollo económico no son suficientes ni incluyentes

Tonatico no sufre la pobreza de otros municipios ni registra los índices criminales de Ecatepec, Neza, Naucalpan o Tlalnepantla, en el valle de México. La población se ha adaptado, incluso a la presencia de grupos del narco que comienzan a cobrar protección a los comercios de los alrededores. Las tiendas Oxxo, por ejemplo, han debido organizarse entre la red que despliegan en el Estado de México, pues a ellas se les exige electrodomésticos cada mes, a cambio de la consabida seguridad. Los independientes pagan desde 100 pesos, módicas erogaciones que permiten al narco permanecer con bajo perfil pero establecerse con fuerza para futuras operaciones. Es, a pesar de aquello, un municipio ampliamente vigilado debido a la cercanía de las residencias de los políticos mexiquenses, en Ixtapan de la Sal, pero eso no inhibe al crimen. Hace pocos años, el alcalde ixtapense de extracción priista, Salvador Vergara, fue ejecutado debido a desencuentros con narcomenudistas. Y hasta el año pasado, el paradisiaco Ixtapan era declarado por el secretario de Seguridad, Salvador Neme, como la región con mayor índice delincuencial. Incluso, hasta hace menos de dos meses, las autoridades aseguraban que el ejército patrullaba esos rumbos, incluido Tonatico. Para nadie es un secreto la operación de la Familia Michoacana en el municipio donde nace el sol. Incluso, a mediados del 2011 fue asegurado un laboratorio donde se procesaban cristal y cocaína. Todos en el pueblo sabían de él, pero nadie se atrevía a decir nada. “Eran fuereños”, recuerda uno de los habitantes, mientras intenta cambiar de tema y recuerda cómo en la iglesia se quemaron tres enormes castillos, repletos de cohetes.

El fenómeno del narco no espanta a nadie e incluso, en el 2009, una precandidata a la alcaldía, Ana Patricia Díaz Morales, del disuelto Partido Socialdemócrata, PSD, proponía entre sus proyectos la despenalización de la mariguana “como forma de abatir el narcotráfico”. Aventada pero poco realista, Díaz Morales vio cómo sus propuestas, que incluían llamados al presidente norteamericano Barak Obama para salvaguardar la integridad de los migrantes, se diluían en la maraña de politiquerías que acompaña a los minipartidos en el país. Luego, todo se olvidó de manera definitiva. En el 2011, una curiosa forma de transportar cocaína había sido implementada por los narcos de aquella región y consistía en usar los chocolates de la marca Kinder Sorpresa como empaques para la sustancia. Los productos eran comercializados en Tonatico.

La costumbre de migrar en Tonatico, si bien responde a eso, también está relacionada con los números que sobre pobreza presentan los propios gobiernos locales y estatales. Un estudio del Instituto Electoral mexiquense y el PRI sobre aquel municipio señalaba que “la población económicamente activa en 2000 tan sólo representaba 44.19% del total de la población” y que “10.7% de la población ocupada no percibe ningún ingreso por su trabajo”. Esa misma estadística apunta que el 42 por ciento de esos hogares recibe dinero desde Estados Unidos. El 31 por ciento de esos envíos se destina a la compra de alimentos, mientras que el 29 va para el vestido, el 23 por ciento para salud y el 17 por ciento para educación.

En el 2008, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 7 millones 117 mil 187 personas vivían en pobreza de patrimonio, casi la mitad de la población total mexiquense, pero la entidad tiene un rezago denominado bajo. Así, cuando Enrique Peña comenzó su administración en el 2005, el 52 por ciento no tenía seguridad social y el municipio de San José del Rincón era el más pobre entre los 125 mexiquenses.

Tonatico no sólo es balnearios, narcotráfico y remesas. En el 2007 fue escenario de un bizarro encuentro político entre el presidente de México, Felipe Calderón; Josefina Vázquez, en ese momento secretaria de Educación y la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, en el marco del Cuarto Congreso Nacional de Educación. Allí, Calderón se comprometía a aumentar recursos a los maestros mientras la profesora juraba que haría un nuevo sistema educativo. Vázquez, hoy candidata a la presidencia de México, recibía órdenes para trabaja en conjunto con Gordillo, quien usaba todavía la misma camioneta que Peña Nieto para trasladarse en el Estado de México.

Isla Blanca

* Alicia Ricalde, ex presidenta municipal de la isla se deslinda de los cambios en el uso de suelo del área de 221.53 hectáreas, donde se creará un centro turístico de mil 400 millones de dólares con 25 mil cuartos de hotel. Esto, después de que el semanario Proceso publicara una investigación que acusa a la panista de permitir este negocio a empresarios ligados al priismo del aspirante del tricolor a Los Pinos, Enrique Peña Nieto.

 

Juan Manuel Coronel * / Luces del Siglo

Cancún, Q. Roo. Durante el trienio de la priista Manuela Godoy González como presidenta municipal de Isla Mujeres, se aprobaron modificaciones a los lineamientos ambientales y a los programas de desarrollo en la zona continental, con los cuales se abrió la puerta para que en el territorio de Isla Blanca se desarrolle el proyecto multimillonario Soto Lindo, en el que presuntamente tiene intereses el precandidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto.

Ahora, Alicia Ricalde, ex presidenta municipal de la isla se deslinda de los cambios en el uso de suelo del área de 221.53 hectáreas, donde se creará un centro turístico de mil 400 millones de dólares con 25 mil cuartos de hotel. Esto, después de que el semanario Proceso publicara una investigación que acusa a la panista de permitir este negocio a empresarios ligados al priismo del aspirante del tricolor a Los Pinos, Enrique Peña Nieto.

“La razón por la que soy citada en la investigación es por un mero error, me confundieron con Manuela Godoy… tengo a todo mi Cabildo para demostrar que yo no tuve que ver en el manejo de esos terrenos, e independiente de la telenovela que cuentan con actores del PRI, la responsable es Manuela Godoy”, detalla la precandidata a una diputación federal por el PAN.

De acuerdo al Periódico Oficial del Estado de Quintana Roo, el 9 de abril del 2008, el Programa de Ordenamiento Ecológico Local del Municipio de Isla Mujeres (POEL) se publicó un día antes de que Alicia Ricalde tomara protesta como alcalde. Previamente, en el 2007, se aprobó el Plan de Desarrollo Urbano de la Península (PDU). Estos dos programas fueron las herramientas, urbanas y ambientales que permitieron la creación del proyecto.

Proceso detalla que la trama de los terrenos en Isla Mujeres comienza cuando el ex gobernador, Mario Villanueva Madrid, vende 19 hectáreas de su propiedad en Isla Blanca por 169 millones de pesos a Hugo Flores Toba, cuñado de Felipe Enríquez, quien es compadre y amigo del aspirante presidencial priísta Enrique Peña Nieto.

“Este proyecto es posible porque todo está en manos de particulares, ahí no hay tierra del municipio y no se cometió ninguna irregularidad”, explica la panista, y agrega que ella no tenía atribuciones para cambiar el POEL y el PDU aprobados en la anterior administración, pues tenían un candado de dos años. Aun así, Alicia Ricalde está a favor del centro turístico aprobado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Materiales (Semarnart ) y asegura que la depredación al ecosistema será mínima.

En estos momentos se están esperando las solicitudes para las licencias de construcción para que el desarrollo se lleve a cabo y el gobierno del municipio invita a las organizaciones ambientales para que acudan a los canales jurídicos o impongan una denuncia.

 

* Web de la revista Luces del Siglo: http://www.lucesdelsiglo.net

Que’sto, quel’otro… ¡salud!

* El valle de Toluca tiene sus propias bebidas y aunque no lo parezca, forman parte de una identidad bien definida para sus habitantes. Todos alguna vez las hemos probado peor otras sólo se expenden en sus lugares de origen. Más que una curiosidad, algunas incluso son material de exportación como los moscos e incluso las garañonas.

 

Elizabeth Bañuelos

Garañona, mosco, chumiates y piñas son bebidas tradicionales y oriundas del valle de Toluca. Algunas solamente se venden en sus lugares de origen y son una tradición de décadas atrás.

Metepec, Toluca, Tenancingo y Tenango del Valle son los municipios donde nacieron estas bebidas y hoy en día podemos seguir disfrutándolas.

Los chumiates, según el libro “Toluca del chorizo”, son originarios de la capital mexiquense y se preparaban con los licores de frutas originarios de Tenancingo. A estos se les agregaba alcohol al 96 por ciento mientras el cantinero preguntaba que “¿para cuántas cuadras lo quiere?”, pues mientras más cerca se iba, más cargada se servía la copa. Había de una gran cantidad de sabores: zarza, nanche, lima, guayaba, higo, membrillo y tejocote, entre otros.

Actualmente esta bebida sólo se puede encontrar en la cantina “La Flor de Mayo”, ubicada en la esquina de Lerdo y Rayón en el centro de la ciudad, pero con algunas variantes. El preparado ya lo mandan preparado desde Tenancingo. El cantinero sólo la sirve, en una misma graduación, que ni él conoce, para todos. Y sólo se vende en tres sabores diferentes, anís, zarza y tejocote.

El licor que se vende en “La Flor de Mayo” es producido por una empresa llamada Compañía Sánchez, aunque existen otras dos que se dedican a la elaboración de los chumiates, Victoria y La Central, todas ellas oriundas de Tenancingo.

El costo de la copa es de 9 pesos y contiene con 50 mililitros aproximadamente y la consumen principalmente “la gente más humilde, panaderos, albañiles y obreros; los señores grandes son los que lo consumen más puesto que son los que llevan tiempo consumiéndolo; los jóvenes casi no lo toman porque ellos toman cerveza”, afirma Juan Carlos Tapia Mejía, empleado de la cantina.

Los moscos, originarios de Toluca y semejantes a los licores de Tenancingo “están hechos a base de cáscara de naranja, miel de colmena, destilado de caña, el secreto de la abuela y se reposa en barricas de roble blanco al menos por 2 años”, confía Edith Silva Romero, empleada de la tienda “La Miniatura”, único lugar de la república donde se vende.

Su graduación se divide en letras. La A es de 19 grados y es para damas. AL para jóvenes, de 31 grados. ALM para señores, de 43 grados y ALMA para suegras, de 45 grados. Las letras son las primeras del apellido de su inventor, Adolfo Almazán.

En un principio se vendía por copitas, después lo patentaron y se empezó a vender en botella cerrada. Actualmente, el costo por litro es de 160 pesos y, además de Toluca, se vende en Japón, Estados Unidos y España. El turista es el que más consume el producto.

Esta bebida tiene muchos usos, pues “se puede hacer repostería, cócteles para marinar carnes, pasteles, crepas, entre otros” y es considerada la bebida típica del municipio desde la década de los año 30.

Las piñas, originarias de Tenango del Valle y su creador es conocido como “don Aurelio”. La piña escarchada es la tradicional y se elabora con limón y sal en el vaso, vodka, jugo de limón, jarabe y jugo de piña. Con el paso del tiempo se le han ido haciendo modificaciones a la receta original, derivando en varias bebidas distintas que mantienen la esencia de la original.

Al respecto Rafael Garduño, dueño del restaurante “Xoly”, uno de los más famosos de la zona y que se encuentra en el centro de Tenango, comenta que “todas las bebidas llevan vodka y se han inventado por la exigencia de los comensales, por lo mismo han sido muy exitosas”.

En este restaurante, fundado en 1983, se ofertan además de la tradicional, la Piña Bicentenario que se prepara con tequila; la Piña Enamorado con licor de arándano; la Piña Acapulco, con licor de coco y la Piña Xoly, con licor de amaretto.

La garañona, típica de Metepec sólo se vende en el Bar Cultural 2 de Abril de 1932, ubicado en el centro de este municipio. “Está hecha de 14 hierbas estomacales, por eso las personas grandes la aceptan y la usan para el dolor de estómago, incluso le atribuyen efectos afrodisíacos. Otros la compran para estárcela tomando antes y después de la comida”, comenta Jesús Carrillo, yerno del inventor de la bebida, Herón Pineda.

Es un licor casero que no se ha industrializado y se debe consumir fresco, pues para dejarlo reposar se le debe poner algún conservador. Se elabora cada 8 días. Se venden entre 15 y 20 litros a la semana, por copas o litros. El precio va de los 15 ó 20 pesos por copa.

“En un principio le llamaban Siete Hierbas, Estomacorú, y La Paridora. Hasta que un día un doctor español dijo: “don  Heroncito, ya encontré el nombre de la copita, se va a llamar Garañona”, recuerda Jesús.

Cada aniversario del nombre de la garañona (2 de abril), en el bar se hace un convivio con los clientes y se les dan un recuerdo que va grabado con la leyenda “de 1932 a el año que se esté cursando”.

Es una bebida que se encuentra registrada y, comenta don Jesús que “Salubridad la está checando para que no surjan rumores porque dicen varios que tiene marihuana, entonces Salubridad tiene cuidado de que esto sea natural y no con hierbas que atrofian el organismo”.

Estas cuatro bebidas se han convertido en un atractivo turístico más de la región y se han mantenido en el gusto del público local gracias a que han conservado la elaboración de tipo artesanal con la que iniciaron.

Metepec, palabra de origen náhuatl que quiere decir “En el cerro de los Magueyes”, entonces ¿por qué se hace garañona y no pulque? Al respecto José de Jesús Espino Rodríguez explica que “los  magueyes que habían eran de fibra. Metepec fue tierra de matlatzincas y matlatzinca quiere decir Los hombres de las redes. Del maguey sacaban la fibra para hacer sus redes. Hay muchas variedades de agaváceas y no todas dan pulque, otras dan mezcal, otras no pero el uso de las fibras es importante en esta tierra, era su modo de vida porque era zona lacustre aquí y como era lacustre se dedicaban a la pesca con redes”.

 

Turismo para valientes

* Para el Edomex, el sector turístico significa una recaudación de casi 4 mil millones de pesos anuales, nada mala para una Secretaría que apenas recibe 54 millones 565 mil 839 pesos para trabajar durante un año. Pero aquello es nada comparado con los 6 mil 500 millones de pesos que los gobiernos encabezados por los priistas Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto pagaron a la empresa Televisa por contratos publicitarios en 11 años. Peña, sobrino de sangre de Montiel, es el aspirante presidencial con mayor ventaja a un año de que se realicen elecciones nacionales.

 

Miguel Alvarado

El presidente mexicano Felipe Calderón comprometió una derrama para el país de 40 mil millones de dólares producto de actividades relacionadas con el turismo. Esta cifra es igual a las ganancias generadas por el narcotráfico, la venta de armas en el país, la administración de Pemex y está un poco arriba del envío de remesas desde Estados Unidos durante un año.

En un país donde las actividades ilícitas sostienen la economía en buena parte y atrapado en una aparente guerra contra el narco, el Ejecutivo panista cree que para 2018 su pacto, llamado Acuerdo Nacional por el Turismo, puede enderezar las decisiones que han sumido a México en un baño de sangre permanente y evidencian la filtración en todos los niveles de gobiernos de cárteles de las drogas.

Para el Edomex, el sector turístico significa una recaudación de casi 4 mil millones de pesos anuales, nada mala para una Secretaría que apenas recibe 54 millones 565 mil 839 pesos para trabajar durante un año. Pero aquello es nada comparado con los 6 mil 500 millones de pesos que los gobiernos encabezados por los priistas Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto pagaron a la empresa Televisa por contratos publicitarios en 11 años. Peña, sobrino de sangre de Montiel, es el aspirante presidencial con mayor ventaja a un año de que se realicen elecciones nacionales.

El Acuerdo Nacional por el Turismo pretende que lo imposible también sea creído. La buena fe, sin embargo, ha movilizado empresas y medios para dotarlo de factibilidad, aunque para 2018 la memoria de la mayoría haya fallado.

El Estado de México, con casi 15 millones de habitantes y botín político tradicional de los grupos que viven para el poder, tiene también una oferta razonable para los visitantes, al menos hasta que las actividades delictivas determinaran los destinos.  

Cifras conservadoras muestran que las actividades turísticas en la llamada “Tierra Narca” dejaban, hasta finales del 2009, tres mil 732 millones de pesos y se daba por sentado que los curiosos se repartían principalmente entre Malinalco, Ixtapan de la Sal, Valle de Bravo, Teotihuacán, Toluca, Tepotzotlán y hasta Metepec, que engullen a los casi 4 millones de visitantes con características de paseantes cada año. Los 637 hoteles registrados y las 22 mil 398 habitaciones eran apenas suficientes para aquellos en busca de paisajes naturales, vida nocturna y viajes de bajo costo.

De la mano de estas ofertas que enmarcan la necesidad natural de obtener provecho de los recursos a disposición de una administración, en el 2011 el paseante obtiene una dosis extra de adrenalina que no está anunciada en los paquetes promocionales de las agencias y los gobiernos. Incapaces de garantizar la seguridad, las autoridades desdeñan con terrorífica impasibilidad la presencia del narcotráfico y la corrupción monolítica de los sistemas burocráticos. No es posible ni siquiera atreverse a revisar los programas que desarrollaron otros países para aprender a vivir con el fenómeno de la droga. Paraísos europeos como Holanda, desarrolladores desprejuiciados de un “narcoturismo” no son una lección para una nación con las características mexicanas y ni siquiera para los inventores del futbol total y los tulipanes negros, que padecen las secuelas elementales de permitir, todo lo civilizadamente posible, la apertura de coffeshops donde el cliente puede abastecerse de mariguana para consumo personal. En la práctica real, 30 gramos de mota por persona pueden ser insuficientes aunque representen 100 cigarros o carrujos. Los holandeses han encontrado que hasta esas cantidades pueden contrabandearse y abastecer países fronterizos. Las drogas blandas en Europa pueden ser un problema de salud pública, como las consideran incluso en Estados Unidos, pero en México el panorama es distinto. El narcoturismo, sin embargo, existe. Una nota publicada por el diario El Universal refiere el 16 de octubre del 2008 que en Chihuahua es común recolectar casquillos percutidos en las escenas de los crímenes porque algunos ansían un recuerdo. Según aquella crónica, “la gente se ha acostumbrado a ver muertos por la delincuencia: les toman fotos y hasta pelean por los mejores lugares para ver cuando levanten el cadáver. Al día siguiente de un enfrentamiento entre militares y presuntos narcos en una “casa de seguridad”, ocurrido el 8 de marzo, los niños daban ‘narcotours’ por 10 pesos. Guiaban a los “turistas” a conocer el interior de la casa, ubicada en la colonia Rosales; mostraban las huellas de sangre y relataban lo ocurrido, como si fuera un sitio histórico”.

Para Alejandro Desfassiaux, jefe de la empresa Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial (GMSI), hay un segmento de turistas que busca emoción. Así, se organizan recorridos que los llevan a visitar sitios como Tepito o asistir en el estado de Hidalgo a representaciones de enfrentamientos entre ladrones y policías. Los paquetes incluyen estancias en las líneas fronterizas internacionales, las visitas a campamentos de ilegales latinos y hasta visitas a las zonas más pobres del país. En este renglón, la oferta de sensaciones del Estado de México es de lo más variada.

La Secretaría de Turismo define al Programa Pueblos Mágicos como un plan que “contribuye a revalorar a un conjunto de poblaciones del país que siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación en su conjunto y que representan alternativas frescas y diferentes para los visitantes nacionales y extranjeros”. Es innegable la voluntad utilizada para que el turismo encuentre sitios seguros, pero a veces es insuficiente y aunque los gobiernos aluden a que los pueblos poseen una “magia que emana en cada una de sus manifestaciones”, también parafrasean la realidad, la ofrecen entre líneas a un público confiado hasta donde su propia inteligencia le permite llegar.

Los tres pueblos mágicos situados en la entidad mexiquense son Tepotzotlán, Valle de Bravo y Malinalco. El segundo, con evidentes características de sede turística, es también uno de los lugares preferidos para el desarrollo de las llamadas actividades ilícitas. Refugio de políticos, artistas y empresarios, también lo fue en su momento del narcotraficante Joaquín Chapo Guzmán, junto con la Tierra Caliente mexiquense. Apenas hace unos años el cártel de La Familia comenzó su penetración en el Edomex y Valle de Bravo fue uno de los municipios seleccionados para ello. Publicaciones como Proceso documentaron que Marco Arturo Beltrán Leyva y otros líderes del narco asociados a Guzmán tenían mansiones en el mencionado Valle de Bravo. Apenas la punta de un problema oculto por los millonarios fraccionamientos que lo mismo hospedan a Arturo Montiel que a socios de la poderosa Televisa.

La entidad, sin embargo, apuesta por otros destinos. Así, en la página web de la Secretaría de Turismo, http://portal2.edomex.gob.mx/edomex/temas/turismo/pueblos_bicentenario/index.htm, el programa Pueblos con Encanto del Bicentenario presentaba una lista que incluía 18 de ellos, Aculco, Amanalco, Acolman, Amecameca, Ayapango, El Oro, Ixtapan de la Sal, Malinalco, Metepec, Otumba, Sultepec, Temascalcingo, Temascaltepec, Teotihuacán, Tlalmanalco, Tonatico, Villa del Carbón y Zacualpan. Estos cuentan con un enlace web que enriquece las ofertas recreativas en una pequeña pero informativa reseña, propositiva y acertada.

El destino, que no turístico, quiso sin embargo que algunos de estos poblados saltaran a la escena nacional por motivos opuestos a los buscados por el gobierno estatal y Tlalmanalco es el que más llama la atención porque un reciente caso de narcoburocracia fue descubierta cuando un ex alcalde de aquel lugar, el perredista Raúl Sánchez Reyes, fue detenido por la Procuraduría estatal acusado de trabajar con una banda de secuestradores vinculados con La Familia. Descubierto cuando la policía liberaba  a balazos a un empresario plagiado, una cosa llevó a la otra. Además del ex alcalde, se apresó al ex director de Comunicación Social, Rodolfo Aboytes López, alias El Grande, Víctor Manuel Ortiales Pérez, subdirector de la policía municipal de Tlalmanalco; el comandante Arturo Galicia Aguirre, jefe de turno de la ASE en la región de Los Volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Con todo y las rigurosas “fosas clandestinas” que ocultaban 10 cuerpos en el fraccionamiento Club Campestre Santa María de aquel lugar, Aboytes, considerado el jefe de la banda, fue además relacionado con 60 asesinatos.

“En sus declaraciones, El Grande afirmó que pagaban protección a jefes policiacos de Tlalmanalco, Amecameca y Ozumba, así como a mandos de la ASE para que actuaran con impunidad”, señalan las crónicas policiacas.

El primero de marzo, el gobernador mexiquense Peña defendía la iniciativa presidencial sobre el turismo. El oficialista diario El Sol de Toluca, daba por noticiosa una nota pagada por el gobierno estatal donde el mandatario aseguraba que “potenciar la actividad turística cambiará la imagen de México como un país de violencia. Creo que lo más importante es la gran calidez del pueblo mexicano y eso nos da un potencial enorme para generar a través del turismo mayor actividad económica, mayor desarrollo económico y por supuesto, generar empleos, generar derrama económica y darle oportunidad a más población para que viva y dependa del turismo”.

Mientras el martes 2 de marzo autoridades texanas advertían a sus compatriotas que viajar a playas de México sería peligroso, luego del asesinato de un agente norteamericano. La advertencia, que todavía no alcanza al Edomex, no borra sin embargo la situación que viven otros pueblos como Ixtapan de la Sal, donde el anterior alcalde Salvador Vergara fue ultimado a tiros, presuntamente por una venganza del narcomenudeo; o Metepec, sede de narcofraccionamientos destinados a familiares de capos ingresados en el penal del Altiplano, en la cercana Almoloya de Juárez; lo mismo sucede con Sultepec y Temascaltepec, municipios enclavados en el Triángulo de la Brecha, donde la ley constitucional ha sido abolida y ahora el nuevo orden dictado por los cárteles dominantes es respetado hasta por las propias autoridades.

  • Calendario

    • marzo 2017
      L M X J V S D
      « Ago    
       12345
      6789101112
      13141516171819
      20212223242526
      2728293031  
  • Buscar