Calaverita para Luis Videgaray, secretario federal de Hacienda

Nuestro Tiempo

 

Estaba Luis Videgaray en caballo de hacienda sentado

cuando le dijo la Muerte sin voto:

nomás me faltaba eso, que te sintieras gavioto.

 

Las cuentas se le enredaron a Luis

no le cuadran ni los muertos ni los números

y lamenta que un alumno infeliz

impacte las finanzas de Atlacomulco.

 

Ay, Luisito, tú serás gobernador

le dijo tranquila la Muerte

nomás abuzado debes ponerte

porque pa’ la grande nomás te falta el copete.

Calaverita para Eruviel Ávila Villegas, gobernador del Estado de México

Nuestro Tiempo

 

Eruviel, en los puros huesos nos dejaste,

gritaba la Calaca al mandatario mexiquense

mientras nadaba en el río buscando una hija doliente.

 

La Calaca no encontró nada más a sus parientes,

y flotando en los Remedios había 46 ausentes.

De ésas no conozco a nadie, rezongó Ávila, solemne

mientras alguien le pintaba sus chapitas con colores ecatepenses.

 

Ya lo llevan al panteón, ya la Muerte lo ha alcanzado

pero no se lo puede llevar porque habla demasiado.

 

Después llegó su amigo Manzur a decir

que la Muerte se equivoca, que las muertas

no son mujeres sino el viejo truco de un faquir.

 

Ora, Muerte, no te rajes, mejor vete por tu Frutsi y tu despensa

ya sabes que Eruviel, en grande, siempre piensa.

 

Tú lo quieres putrefacto, que te mate el gober de risa,

pero no te lo llevarás porque está asociado a Televisa.

 

Calaverita para Enrique Peña Nieto

Nuestro Tiempo

 

Ya mandaron a estudiar a Enrique Peña

pa’ que aprenda a leer a la Normal de Ayotzinapa.

Lo enviaron a la escuela con cobijas y huaraches pa’ más señas

pero muy travieso al maestro Aguirre le dio lata

y hasta a Lucio Cabañas le hizo un poema.

 

Compungido Aguirre le dijo al profe Abarca

llévate a este alumno para Iguala

y preséntale a nuestra amiga la Calaca

no sea que luego quiera becas, oler a rosa

pues aquí lo que tenemos es una fosa.

 

Ya lo llevan a enterrar con su Grupo Atlacomulco

y es que en vida no pasaba de jumento

aunque en las noches lo escuchaban rebuznar

junto a Aguirre su maestro.

 

Vuela, Vuela, calaquita, ámonos pa’ Tlatlaya

allá dicen que murieron narcos o guerrilleros

y que están esperando al presidente para darle su AK-47.

El Barco Ebrio

*

La seguridad pública es uno de los temas que el gobernador del Edomex, Eruviel Ávila, no comenta ante la ciudadanía, cansada de verlo en decenas de comerciales en radio, televisión y prensa o en giras controladas dando mensajes de prosperidad, siempre buena onda, impecablemente vestido según la ocasión. Al gobierno mexiquense le importa poco la masacre de Tlatlaya y se ceñirá a la versión que investigue o diga investigar la PGR y sea avalada por la Federación y los militares. Si son tres los soldados detenidos, serán ellos quienes cargarán con toda la responsabilidad de los muertos en el sur mexiquense, durante un supuesto enfrentamiento entre narcos y militares, en junio pasado.

 

*

Pero en lo privado las cosas no son las mismas.

Eruviel Ávila ha recibido la orden de cambiar al director de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Damián Canales Mena, a más tardar el 20 de octubre de este año y también al secretario ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública del Estado de México, Jaime Efraín Hernández González, y al equipo que lo rodea. La explicación es bien sencilla. No le funcionan ni a la ciudadanía ni a la administración del de Ecatepec. Jaime Efraín Hernández González fue alcalde suplente de Metepec en el 2013.

 

*

El gobierno mexiquense está poco comprometido con la seguridad pública. Las pruebas son los números oficiales que lo ubican como la entidad más peligrosa del país. Tampoco es que esa misma seguridad le interese tanto al Grupo Atlacomulco y al presidente Enrique Peña, que ven en Tlatlaya e Iguala un terrible atentado contra la imagen que han construido ante el mundo y la propia sociedad mexicana, y nada más, que por otra parte ha terminado por descalificar cualquier cosa que provenga de un político o de un partido político. Las izquierdas mexicanas, morenas o amarillas, acuden en silencio al derrumbe de sus propios mercados políticos después de las masacres en donde sus militantes están involucrados y tienen la responsabilidad. Prácticamente todos los municipios gobernados por la izquierda en el Triángulo de la Brecha y aun en otras regiones se han visto sacudidos exactamente por las mismas causas que han llevado al PRI y sus aliados al descrédito. Pero la cosa es más grave que el descrédito. A fin de cuenta políticos, esa baza ya les adornaba por el solo hecho de hacer política en una democracia tan chafa y corrupta como la mexicana. Ahora, además de ineptos y corruptos, son asesinos. La izquierda ahora sí está manchada de sangre y lo estará para siempre. Todos, incluidos los “nuevos” de Morena, tienen responsabilidad.

 

*

Esa putrefacta clase política, asesina, mentirosa y ladrona es solamente una de las razones del narcoestado mexicano. La institucionalidad de esa corrupción genera más corrupción y los resultados están a la vista. Así funcionan entonces las dependencias que esos mismos políticos arman, dirigen y manipulan a su antojo. La SSC mexiquense no tendría por qué ser una excepción.

 

*

Una lectora de esta columna hace un análisis rotundo, sin rodeos, acerca del secretario ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública del Estado de México, Jaime Efraín Hernández González y revela lo que sucede, intramuros, entre aquellos edificios:

“Bien dicen que la cuerda se revienta por lo más delgado, y es que todo apunta que su despacho es burdo, bastante pestilente y sin cifras claras.

 

*

“Uso de recursos públicos para sostener un estilo de vida ostentoso. No es secreto que sus vástagos presumen, en las redes sociales, lisonjas; pago de personal doméstico, todo con cargo al erario público.

 

*

“Su vida personal está rodeada de amoríos con jovencitas, a quienes con el afán de ver realizadas sus ambiciones no les importa su dignidad y reputación. Deslices que su personal cercano le han aceptado, siendo este mismo quien pone al tanto de sus encuentros.

 

*

“El empoderamiento de operadores corruptos que se envalentonan al amparo de la falta de carácter del Secretario Ejecutivo.

 

*

“Es claro que el ciudadano es lego en materia de seguridad y poco entiende de los objetivos que persigue el Señor Gobernador, quien tiene que soportar todos los días el reclamo por ser la entidad con el mayor índice de femenicidios y secuestros… alcaldes inconformes porque no se les da seguimiento y cumplimiento a los Acuerdos tomados en los Consejos Municipales e Interinstitucionales de Seguridad Pública. Valdrá la pena poner en la balanza el costo beneficio de su permanencia en el cargo”.

 

*

Que Eruviel no sepa qué sucede en la SSC y en el resto de su administración es más grave que, incluso, encubra las irregularidades. No puede disculparse al gobernador porque sea ignorante o cierre los ojos o lo obliguen a cerrarlos. Eruviel es el administrador del poder público mexiquense. No puede navegar en un barco ebrio. Que el 20 de octubre cambie o le cambien al secretario de la SSC no aliviará en nada los problemas sociales generados por la delincuencia organizada. Quien venga al relevo tampoco traerá una varita mágica. Unos creen que Alfredo Castillo llegaría al Estado de México en esas funciones porque además le serviría para iniciar una adelantada campaña electorera por la gubernatura mexiquense y lo alejaría de la bomba de tiempo michoacana. Pero esta vez no se caerá para arriba porque el Estado de México es el verdadero Michoacán, más colombiano que Colombia, la punta de una mecha que puede hacer estallar cosas mucho graves. Aquí, en el Estado de México, confluye todo: pobreza, desigualdad, criminalidad, narcotráfico, corrupción, incapacidad, guerrilla, autodefensas y una clase política idiota al servicio de sí misma y sus ejes empresariales y hasta religiosos. Al mismo tiempo se anuncia que 348 policías del Edomex serán dados de baja por incumplir los controles de confianza. Esto, luego de 9 asesinatos en menos de diez horas en el valle de México.

 

*

Hasta el microscópico municipio de Chapultepec, a 25 minutos de Toluca, tiene sus polvorines. Ciudadanos tomaron el palacio de aquel lugar para exigir explicaciones sobre servicios públicos como el agua y los destinos del dinero público. El alcalde y algunos regidores prefirieron huir antes que explicar. Luego, ya más calmados los ciudadanos, cuestionaron que Morena se inmiscuyera en esos asuntos. Tradicionalmente los partidos abanderan esas situaciones a veces hasta con buenas intenciones pero el hartazgo es tal que los ciudadanos prefieren arreglar sus asuntos ellos mismos. La izquierda mexiquense atraviesa una de sus peores crisis porque se le involucra con el narcotráfico y los mismos actos de corrupción que ejecutan las derechas. Morena, el nuevo partido de López Obrador no la tiene fácil y se encontrará de frente con la realidad que todos hemos ayudado a construir.

 

*

El escándalo por el despido de más de 500 empleados, con base o sin ella, de la Cámara de Diputados local, crece día con día. Ex trabajadores han denunciado el deplorable manejo administrativo del que son víctimas y cuestionan las decisiones del presidente de la Junta de Coordinación Política de la LVIII Legislatura, el priista Aarón Urbina Bedolla. Ellos apuntan que el despilfarro está a todo lo que da después de contratar a una pintora para realizar murales de más de un millón de pesos cada uno y de realizar remodelaciones innecesarias en las oficinas. También preguntan qué está haciendo su sindicato, el SUTEyM, para apoyar a su gremio ante el despido de sus militantes. Responden ellos mismos, claramente, que el titular de aquel organismo, Jorge Omar Velázquez Ruiz, “aspira a una diputación local en las próximas elecciones”.

 

*

A pesar de que ha contratado a un equipo de abogados para defender a los afectados, “que en voz del delegado sindical, Gerardo León y de Emma Aguilar, coordinadora del Poder Legislativo es el mejor, aún así los sindicalizados no sienten un apoyo real ni la presencia de quienes deberían defender sus derechos laborales. Además se les niega el derecho de manifestar su inconformidad, ya que, según ellos, no es el momento ni la forma. ¿Será porque ellos están seguros en los puestos sindicales que ocupan?”.

 

*

“Los ex servidores públicos del Poder Legislativo alzamos la voz y pedimos al Gobernador Eruviel que “trabaja en grande” que le ponga un hasta aquí a su gran amigo Aarón Urbina Bedolla. Señor presidente de la República, Enrique Peña Nieto, sabemos que conoce lo que está aconteciendo en el Estado de México y en especial en el Poder Legislativo. ¿Es así como mueve a México, dejando que a este tipo de personas que empañan al nuevo PRI?”.

 

 

Fosa común

* La masacre de normalistas en Iguala es el resultado de años de corrupción y represión en México. Lo mismo que los 22 ejecutados en Tlatlaya, los hechos responden a las decisiones tomadas durante años por la clase política, una sola con el crimen organizado y que toma decisiones desde la lógica del asesinato.

 

Miguel Alvarado

A principios de octubre del 2014, el presidente de México, Enrique Peña, afirmaba que había bajado en 87.5 por ciento el número de recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos a las fuerzas armadas. La matanza de 22 personas en San Pedro Limón, Tlatlaya, Estado de México, había sucedido el 30 de junio del 2014, quince días antes de que se difundieran esas estadísticas. En esa ejecución, que la Federación después matizó cargando la culpa total a tres soldados, la Comisión Nacional de Derechos Humanos actuó como siempre lo hacen las comisiones mexicanas. Su postura oficial fue la de reconocer que hubo graves violaciones a los derechos humanos. Ninguna cosa más. Luego de una semana viviendo en las instalaciones de la Normal Rural de Ayotzinapa, los estudiantes les exigieron a los de la CNDH salir del plantel. Los escoltaron hasta las puertas y desde allí los vieron partir en dos autos y una camioneta. Los estudiantes no confían en ellos. Esa misma Comisión ha encabezado otras dos investigaciones por ataques a normalistas.

 

II

Los derechos humanos en la administración de Peña Nieto funcionan así. Lo mismo sucedió en el 2006, cuando la policía estatal se enfrentó en San Salvador Atenco al Frente de Pueblo en Defensa de la Tierra. Hubo más de doscientos detenidos y dos muertos. La Comisión Estatal de Derechos Humanos nunca pudo establecer independencia del gobierno peñista y nunca, por mediación de la instancia, alguien pudo obtener algún resultado. Human Rights Watch acusa que a EPN le interesa más la apariencia que reconocer la gravedad de la inseguridad en el país. Peña dijo, el 30 de septiembre, cuatro días después de la masacre en Guerrero, que el asunto era problema de Iguala.

 

III

Peña construyó esa candidatura presidencial desde el cobijo de su tío, el ex gobernador priista del Edomex, Arturo Montiel, miembro del Grupo Atlacomulco, en el 2005. Un año después comenzaba a fraguar la llegada del equipo político a la presidencia, sueño acariciado por décadas que ni Carlos Hank ni Alfredo del Mazo González habían cumplido. El Grupo Atlacomulco ya había revelado que el poder es un negocio que involucra al clero, al empresariado, a los políticos y al crimen organizado. Y que la clase política no estaba dispuesta a trabajar en otro esquema, desde el partido que fuera. A Peña, esa precampaña desde el 2006 le costó unos 700 millones de pesos al año, casi todos otorgados a Televisa, que le armó un escenario de novela y coloreó su materia gris con crayolas de estadista. El dinero provino de fondos públicos, facturado como publicidad y difusión de obra.

 

IV

En la matanza de Tlatlaya, hay tres soldados presos que actuaron por su cuenta, según la versión del procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, quien sabía que le reclamarían por la evidente inconsistencia, similar, por ejemplo, a la solución final del caso de la niña Paulette, muerta en Huixquilucan en el 2010 y de la que dijo el entonces procurador Alfredo Castillo, estaba debajo del colchón. Así, con la previsión en el discurso, dijo que “los enfrentamientos ya se habían dado. Ya había muchos muertos, muchos heridos”. La última misión de los tres soldados fue exorcizar a todo su batallón, el 102 estacionado en San Miguel Ixtapan, Tejupilco, y acusado por años de haber sido infiltrado por el narcotráfico, por el cártel de La Familia Michoacana, que organizó con al menos 52 soldados una red de informantes que pagaba el líder regional de los narcos, Johnny Hurtado Olascoaga, “El Mojarro”, con residencia en Arcelia, Guerrero, a una hora de Iguala.

 

IV

Enrique Peña canceló una gira por Guerrero. A cambio, se dejó fotografiar paseando por la ciudad de México con los príncipes de Japón, Akishino y la princesa Kiko, el 6 de octubre, a quienes atendió en el protocolo de la buena educación. También voló a Baja California Sur, el 7 de octubre, donde los damnificados por el huracán Odile lo apapacharon sonrientes y le agradecieron el apoyo federal. Al menos los que salieron en las fotos. Al tema de Ayotzinapa, Guerrero, los seis muertos y los 43 normalistas desaparecidos, Peña Nieto le dedicó cerca de 4 minutos en público, también el 7 de octubre. En Monterrey, el 8 de octubre, se tomaba fotos con militantes, muy sonriente y su hija, Paulina Peña, visitaba Europa en compañía de sus amigas, vigiladas por el Estado Mayor Presidencial, en viaje de placer.

 

V

No es necesario que organizaciones internacionales declaren que México vive una guerra interna, la más cruenta de su historia. Todos las ven desarrollarse frente a uno, en la calle, a plena vista, a uno metros, al lado, en uno mismo. De todas maneras algunos números confirman un escenario así.

240 mil muertos aunque apenas 120 mil reconocidos oficialmente.

30 mil 780 ejecutados en el periodo peñista.

27 mil desaparecidos, aunque apenas 8 mil reconocidos.

 

VI

Por fin los gobiernos mexicanos aceptan lo que son. Narcopolíticos, en todos los niveles, gobiernan un país e imponen las reglas, sus decisiones sólo reflejan eso. No hay truco. Un narcopolítico genera narcopolítica. El libro del periodista Francisco Cruz, “Tierra Narca”, reveló desde el 2010 el grado de pudrición en la élite gobernante del Estado de México, donde nunca ha habido un Ejecutivo que no sea priista. Escribe que “las proyecciones más confiables estiman que el Estado de México tuvo en el 2005 un subregistro de dos millones de delitos… la cifra negra (delitos no denunciados en el Estado de México está en alrededor de 85 por ciento, según la Sexta Encuesta Nacional sobre Inseguridad, que en octubre de 2009 hizo pública el Instituto Ciudadano de Estudios sobre Inseguridad (ICESI). Los números de Peña como gobernador son tan infames como los que obtiene como presidente. El reportero Agustín Germán Márquez obtenía para el diario local Alfa, las cifras más importantes.

Secuestro, homicidio y violación habían incrementado 21 por ciento entre 2005 y 2007.

Feminicidios y homicidios dolosos de mujeres subieron 17 por ciento entre 2006 y 2007.

El número de víctimas por cada 100 mil habitantes fue de 10 mil 200, según la Sexta Encuesta.

Esto, durante el gobierno de Enrique Peña.

No se puede hablar de fracaso. Los gobiernos de México siempre han trabajado para obtener el escenario que se vive ahora. Ya lo consiguieron.

El Estado mexicano es, en suma, el crimen organizado.

 

VII

A la Tierra Caliente que comparten Michoacán, Guerrero y el Estado de México se le debe agregar el estado de Morelos. Se obtiene un principado, independiente, donde las reglas son otras, como otras las autoridades. El alcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca, es el responsable directo del asesinato de 6 normalistas y la desaparición de otros 43. Pequeño de estatura, más pequeño que Peña Nieto, casado con una mujer dominante, María de los Ángeles Pineda Villa, es también heredera de toda una familia del narcotráfico. Sus hermanos, Marco Alberto Pineda Villa y Marco Antonio Pineda Villa, pertenecía al cártel de los Beltrán Leyva y fueron abatidos en el 2009. Pero esa familia construyó de la nada su imperio. Propiedades como joyerías, edificios y centros comerciales atestiguaron el crecimiento económico de los esposos a la sombra, también, de la suegra del alcalde fugado, María Leonor Villa Orduño, y de otro de sus hijos, Salomón Pineda Villa, “El Molón”, dueño de la plaza de Iguala para el cártel de los Guerreros Unidos, grupo surgido de las remanencias de los Beltrán Leyva y que fue operado por Mario Casarrubias, “El Sapo Guapo”, desde Morelos.

 

VIII

El narcoalcalde Abarca se retrató públicamente con cuanta personalidad se le atravesaba en el camino. El presidente de México, Peña; el dirigente nacional del PRD, Carlos Navarrete; el diputado guerrerense Óscar Díaz Bello; Armando Ríos Piter, diputado federal perredista y con Andrés Manuel López Obrador, para hacerse publicidad en las elecciones que lo llevaron a la alcaldía. La esposa, María Pineda, también lo hacía y posaba junto al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, a quien también se le involucra con el narcotráfico por medio de uno de sus primos, Víctor Aguirre, “El Feo”, quien controla Acapulco.

 

IX

Las fotos son lo de menos. Un hombre que se ha decidido a salir de la nada es capaz de cualquier cosa. José Luis Abarca Velázquez es acusado de secuestrar y matar a un militante perredista. Incluso hay un testigo que sobrevivió a un cautiverio que terminó con la vida del líder de la Unidad Popular de Guerrero, Arturo Hernández Cardona, el 30 de mayo del 2013. En total, eran ocho los levantados por el alcalde, quien había sido denunciado por tres de ellos y recibido duras críticas. El ingeniero Arturo Hernández Cardona, Félix Rafael Bandera Román, Ángel Román Ramírez, Héctor Arrollo Delgado, Efraín Amantes Luna, Gregorio Dante Cervantes, Nicolás Mendoza Villa, quien finalmente pudo contar el crimen y Jimmy Castrejón, todos de la Unidad Popular, fueron plagiados en plena carretera.

 

X

“Nos trasladaron agachados a un lugar desconocido. Sólo sé que era campo porque no íbamos vendados, a este lugar llegó una persona a interrogarnos, misma que escribía todo en hojas blancas, nos preguntó nuestros nombres, y direcciones y la de nuestra familia, cuatro hombres armados con Cuernos de Chivos nos estuvieron cuidando esa noche, uno de ellos nos golpeaba con un machete largo, un látigo de alambre y una tabla en forma de una paleta.

“Ahí nos tuvieron toda la noche. Al día siguiente, treinta y uno de mayo, nos cuidaron ya diez hombres que portaban armas largas, por la mañana nos siguieron pegando. Alrededor de las seis de la tarde dos hombres cavaron una fosa. Ya muy noche llegaron tres personas, de los cuales conozco y conocí a dos y si me las ponen enfrente las puedo señalar y son: el presidente municipal, de nombre José Luis Abarca Velázquez; el secretario de Seguridad Pública y otra persona que no conozco, todas ellas con una cerveza barrilito en la mano. El presidente José Luis Abarca Velázquez ordena a las personas que nos cuidaban que nos torturen, al término de nuestra tortura el presidente municipal se dirigió al ingeniero Arturo Hernández Cardona, diciéndole: “Qué tanto estás chingando con el abono, me voy a dar el gusto de matarte”. Al ingeniero Arturo lo siguieron torturando y aproximadamente diez minutos después el director de la Policía Municipal levanta del suelo al ingeniero Arturo y se lo llevaron a la fosa que estaba más o menos a 10 metros de donde nos tenían y es el presidente municipal Abarca Velázquez quien le da un escopetazo en la cara y otro en el pecho y lo dejaron tirado en la fosa, comenzó a llover y no lo taparon, quedó descubierto.

“El compañero Félix Rafael Bandera Román, al tratar de escapar fue ejecutado, lo sé y me consta porque tres de las personas que nos vigilaban trajeron de regreso el cuerpo. Esa noche nos volvieron a interrogar, preguntándonos nuestras direcciones, nuestra relación con el ingeniero Arturo Hernández Cardona y nuestra participación en la Unidad Popular. Desde ese momento se dedicaron a amenazarnos, sólo decían entre ellos que tenían que esperar para ejecutarnos, se dedicaron a excavar fosas, alrededor de las 10 de la noche reciben una llamada y se escucha la orden de que “se debía de destapar los depósitos y sacar los cuerpos, porque ya se puso cabrón”. Desenterraron al ingeniero Arturo Hernández Carmona y a Félix Rafael Bandera Román, metieron los cuerpos en una camioneta Cherocky, nos trasladaron a la camioneta donde estaban los cuerpos y nos metieron encima de ellos, nos llevaron cerca de Mezcala y nos tiraron a todos, ahí matan a Ángel Román Ramírez, disparándonos dos personas con armas largas y todos corrimos al monte”.

 

XI

“Julia” sobrevivió a la matanza de Tlatlaya pero vio morir a su hija, asesinada por alguno de esos tres soldados que, dice la PGR, mataron a casi todos. “Julia” culpó a los soldados y contó la historia a medios extranjeros. Hoy la PGR dice que “Julia”, testigo protegido, tiene al menos dos versiones sobre los mismos hechos. “Pero no varía mucho los hechos”, dice el titular de la dependencia, Jesús Murillo.

 

XII

Los estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa se dirigían el 26 de septiembre del 2014 a la plaza de las Tres Garantías, donde la dueña de Iguala pero además presidenta del DIF estatal, María Pineda, rendiría su informe de labores. “Quiero invitarlos a que hoy me acompañen a mi segundo informe de actividades en punto de las 6 de la tarde”, decía el último mensaje en facebook de la presidenta, que subía una foto con el escenario ya dispuesto. La policía fue enviada a detener a los estudiantes pero en lugar de eso abrió fuego contra ellos. Y quien ordenó dispararles fue el director de Seguridad Pública municipal, Francisco Salgado Valladares. Luego, un sicario apodado “El Chucky”, quien trabaja para Guerreros Unidos y opera en el estado de Morelos determinó asesinarlos. La trama de Iguala es similar a la de Tlatlaya. Los responsables directos de los asesinatos serán “El Chucky” y sus narco-policías, como lo fueron los tres soldados en el Estado de México. En la lista de presos no habrá ningún político o alto mando.

 

XIII

José Luis Abarca es amigo de Lázaro Mazón Alonzo, senador perredista hasta el 2012 y alcalde de Iguala en dos periodos, 1996-1999 y 2002-2005. Político finalmente, es ahora secretario estatal de Salud en Guerrero y hace poco se deshacía en elogios por Abarca Velázquez y su mujer. Es también el abanderado de Andrés Manuel López Obrador, presidente del partido Movimiento de Regeneración Nacional, para las elecciones de gobernador en aquel estado. “Es el mejor”, dijo AMLO de Mazón. “Es el mejor”, dijo Mazón de Abarca.

 

XIV

Iñaki Blanco, fiscal de Guerrero, dijo que del “Chucky” sólo se conocía su apodo.

 

XV

Pero si el gobierno de Guerrero ni la Federación o los militares tienen idea de cómo se llama “El Chucky”, un blog en internet puede darles una pista. El sitio “Morelos narconoticias” http://jojunarco.blogspot.mx, se dedica a subir información relacionada con el narcotráfico en Morelos, que siempre va de la mano de secuestros, extorsiones, asesinatos y detenciones. No hay nada que no esté en otros medios, excepto su singular área de comentarios, usada como ring de combate verbal por los propios sicarios y narcotraficantes, grandes y pequeños. Todos se amenazan y se ostentan como los más rudos, poderosos. No hay tregua en las calles pero tampoco en las redes sociales. Allí se revelan direcciones y apodos, se avisa a los amigos o socios, se ponen los nombres de familiares y amantes; se develan rutas, alianzas y traiciones y “El Chucky” es uno de los personajes más comentados. Según el foro, “El Chucky” se llama Carlos Roberto Quezada.

 

XVI

“¿Cómo es que 4 sicarios están detenidos y no hallan al Chucky? Verga. Q c desconoce el nombre “Carlos Roberto Quezada” aista eL nombre d este perro vive en pte de ixtla. Trabaja para Carrete, Pinche gobierno comprado esta asiendo pedo Xq su familia esta protestando… si no, no isiseran nada cada dia muere gente. Ayer encontraron a una señora encpbihad con un msj donde esta la prensa? En iguala? Xq? Xq son 43 desaparecidos a no mamen tienen q ser un chingo para llamar su atención son mamadas.. Carlos Quezada alias el chucky trabaja para santiago mazari alias el carrete… chuky vive en la calle argentina frente a la estancia de niños cocoy … col norte. De pte de ixtla”, es el mensaje que se deja en el foro con la dirección http://jojunarco.blogspot.mx/2014/10/emite-epr-comunicado-sobre-caso.html#comment-form, al pie de un comunicado o pronunciamiento del Ejército Popular Revolucionario.

 

XVII

“El Chucky”, ya mencionado por las autoridades como el ejecutor de los asesinatos de los normalistas, es el brazo sicario de Santiago Mazarí, “El Carrete”, líder de “Los Rojos” y sobrino del diputado local por Morelos, Alfonso Miranda Gallegos, quien a principios de octubre del 2014 solicitó un amparo para no ser detenido. La trama es complicada. “Guerreros Unidos” domina Iguala y el enmarcado político del PRD, mientras que “Los Rojos”, para quienes trabajaría “El Chucky”, habrían asesinado a los normalistas.

 

XVIII

Leonor Villa Ortuño, suegra del alcalde José Luis Abarca aparece en un video cuando supuestamente había sido secuestrada. Vendada de manos y ojos, la madre de María de los Ángeles Pineda Villa relata, bajo amenaza, que su yerno protegía a Guerreros Unidos a cambio de 2 millones de pesos mensuales. La trama de relaciones se complica, desde luego, pero no es imposible de seguir, como una mala telenovela en la que incluso aparece el nombre de Federico Figueroa, hermano del cantante Joan Sebastian o José Manuel Figueroa, primos-hermanos del ex gobernador Rubén Figueroa.

Federico Figueroa es mencionado en el submundo de las narcorredes como el sucesor de Mario Casarrubias Salgado al frente de los Guerreros Unidos en Morelos.

A Mario Casarrubias Salgado lo llaman “El Sapo” o “El Sapo Guapo” y fue detenido en Toluca en un operativo encabezado por la Marina, el 30 de abril del 2014. Casarrubias era escolta de los Beltrán Leyva y trabajó algún tiempo en Chicago, donde halló la manera de encontrar protección de norteamericanos para transportar droga en tráileres desde México. Era uno de los más importantes proveedores de heroína. Un video circulaba en redes sociales y desde allí un hombre llamado Carlos Campos Hernández, “El Comando”, vinculaba a funcionarios del Estado de México con el grupo de Casarrubias. Entre algunos, menciona al alcalde de Ixtapan de la Sal, Ignacio Ávila Navarrete, a quien ubica como compadre Casarrubias, quien usó la misma estrategia que Johnny Hurtado para comprar información a soldados pertenecientes a los batallones 27 y 35.

En el 2013, Casarrubias peleaba contra los Caballeros Templarios por el control del sur mexiquense y esa guerra, invisibilizada por las autoridades, se extendía desde Tejupilco hasta Iguala y Telolalpan, en Guerrero, e involucraba a municipios de Morelos y Michoacán, además de una precaria alianza con la Familia Michoacana, dirigida en ese entonces por José María Chávez Magaña o Leobigildo Arellano Pérez, “El Pony”; Héctor García, “El Player”; Pablo Jaimes Castrejón, “La Marrana”, jefe de plaza en Tlatlaya y el propio Hurtado, “El Mojarro”. Jaimes fue abatido en Luvianos, en agosto del 2014, por el ejército.

Héctor García, “El Player”, está involucrado en el levantón y asesinato del alcalde -del PT y Convergencia- de Zacualpan, José Eduviges Nava, municipio mexiquense, el 19 de agosto del 2011, cuyo cuerpo apareció en Guerrero. Las primeras investigaciones condujeron a la captura de Sergio Aguirre Pérez, “El Chino”, jefe de plaza de Tejupilco para La Familia, quien dijo tener vínculos con José Luis Muñoz Álvarez, comandante de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y a quien se le pagaban 50 mil dólares como sobornos. De aquella alianza contra los Templarios, permanecen libres “El Mojarro” y “El Player”.

Fue Mario Casarrubias quien consolidó el poder de los Guerreros Unidos y logró crear desde Morelos, un corredor natural hacia el valle de México, un emporio capaz de pelear por el control de la Tierra Caliente y que actualmente libra batallas por esa plaza contra el cártel de “Los Rojos”. Johnny Hurtado, “El Mojarro”, desde Arcelia, Guerrero, pelea todavía contra Templarios, Guerreros Unidos, Rojos y el ejército. Doce fosas clandestinas habían sido localizadas en Morelos hasta este año. La ciudad más cercana a Arcelia es Iguala y es un paso de droga usado por los cárteles en el sur. San Pedro Limón era, hasta principios de este año, uno de los centros de reunión de La Familia Michoacana.

 

XIX

Unas semanas antes de la matanza de Tlatlaya, Hurtado y su grupo se enfrentaban a soldados, que lo buscan aún por la muerte de un teniente de la Marina, Arturo Uriel Acosta Martínez, asesinado por pistoleros de La Familia en abril del 2014 en el poblado de Liberaltepec, Guerrero. Los encuentros contra el ejército incluyeron poblados del Estado de México, como San Pedro Limón en Tlatlaya y otros de Amatepec.

 

XX

El Ejército Popular Revolucionario, EPR, también tomó postura luego de la matanza de Iguala, desde un comunicado emitido antes de encontrarse fosas clandestinas donde estarían los cuerpos de algunos de los desaparecidos.

“Los 43 normalistas que permanecen en desaparición forzada están siendo torturados en los cuarteles de la policía federal, instalaciones del ejército y la marina como sucedió en la represión del 28 de abril y el 15 de octubre de 2012 en Michoacán, cuando los mantuvieron desaparecidos temporalmente en las instalaciones de la academia de policía donde fueron también brutalmente torturados. Constituye una cínica burla la declaración del gobierno estatal al afirmar que se “abocará” a su localización, porque es de todos sabido y existen evidencias fehacientes de que fue la fuerza policíaco-paramilitar quien se los llevó, operativo realizado coordinadamente entre policía municipal, estatal, federal, ejército, marina y paramilitares.

“Los misteriosos “civiles armados y encapuchados” que perpetraron parte de esta masacre en realidad son elementos activos de las fuerzas policiaco-militares realizando acciones de paramilitarismo. Es grotesco sostener la tesis de la infiltración del crimen organizado para endosar este crimen de lesa humanidad a la “delincuencia organizada”, dicha afirmación constituye una burda maniobra política para diluir la responsabilidad del Estado y garantizar impunidad a los criminales materiales e intelectuales.

“Especulaciones dolosas promovidas por el Estado mexicano y difundidas perversamente por “sesudos analistas” y funcionarios públicos. La tesis del Estado Fallido,  independientemente de su modalidad con la que se pretende “justificar” la supuesta violencia generalizada, por la “delincuencia organizada” y el narcotráfico se encuentra circunscrita dentro de la doctrina de la guerra contrainsurgente dictada desde el imperialismo norteamericano.

“La masacre de Iguala es la expresión fiel del grado de terrorismo de Estado con el cual se trata de imponer de forma incuestionable la criminalización de la protesta popular bajo la mascarada e instrumento jurídico de “regular” marchas, plantones y la protesta popular, para evitar que “actos violentos” como los ocurridos en Ayotzinapan vuelvan a suceder. La detención de 22 policías municipales no garantiza justicia para nuestro pueblo, por el contrario es una maniobra recurrente para administrar y prolongar la impunidad, porque enseguida salen libres, como es el caso de los policías federales que asesinaron, el 12 de diciembre de 2011, a dos normalistas también de Ayotzinapan, esos criminales hoy gozan de libertad y completa impunidad”.

 

XXI

El periodista Francisco Cruz, autor de los “libros Tierra Narca”, “El Cártel de Juárez” y “Los Juniors del Poder” sostiene la posibilidad de que los muertos de Tlatlaya pudieran pertenecer a grupos guerrilleros, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias-Liberación del Pueblo (FAR-LP), surgidas en el 2013 y que denunciaba tácticas de represión social de la Federación contra organizaciones civiles. También postularon que cualquier compañía petrolera extranjera que se asentara en México sería tomada como “objetivo militar”. Tienen su zona de influencia en Tlatlaya y Arcelia

Está ligada a los grupos de autodefensa fundados por Nestora Salgado en Guerrero, actualmente presa en Tepic pero coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, el antecedente directo de las Autodefensas michoacanas encabezadas por José Manuel Mireles. Para Francisco Cruz, los militares creían que los 22 ejecutados en Tlatlaya pertenecían a la guerrilla. El gobernador del Edomex, Eruviel Ávila, el caso de Tlatlaya es un muro de silencio que para él está en manos de otras jurisdicciones.

 

XXII

El alcalde de Iguala se llama José Luis Abarca Velázquez. El alcalde de Tlatlaya se llama Ariel Mora Abarca y pertenecen al PRD. Este último dice que no es primo del guerrerense y quiere ser, próximamente, diputado local.

Julio César Mondragón

* Entre el 27 de septiembre y el 5 de octubre del 2014 las redes sociales difundieron la foto de una máscara de sangre, sin rostro, sin ojos. Se trataba de uno de los estudiantes desaparecidos que, después se supo, era Julio César Mondragón, un defeño de 22 años, aunque vivía en el pueblo de San Miguel Tecomatlán, en el Edomex, y que había encontrado en Ayontzinapa una opción para continuar sus estudios, Levantado y desaparecido, su cuerpo apareció reflejando la más abismal barbarie de que se es capaz en Guerrero, en el Estado de México y en general en todo el país. ¿Qué significa la tortura peor que medieval a la que fue sometido el estudiante? El siguiente relato lo narran compañeros del joven asesinado, donde dan testimonio por alguien que no podrá hablar para defenderse, atacado y muerto de la manera más absurda y cobarde. El relato está publicado originalmente en el blog de Elia Casilla, http://elyazul.blogspot.mx/. Sol Albarrán, estudiante d ela Universidad Veracruzana y prima del fallecido, expresaba en redes sociales que “él era mi primo y NO tenía ninguna herida de bala, es decir, que posiblemente sí se cayó pero no por disparos y lo mataron a golpes y lo desollaron. Mi tía no volvió a ver a su hijo y su esposa vio el cuerpo de mi primo en esas condiciones, además su hija tiene sólo 2 meses. Mi familia se encuentra destrozada e indignada exigimos JUSTICIA”.

 

(La foto del cadáver es horrible, se las ahorro). En vida se llamaba Julio César Mondragón, estudiante de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, cursaba el primer año de su carrera profesional y era originario del Distrito Federal. Era un joven con muchas ganas de estudiar pero por la falta de recursos económicos (estaba en) búsqueda de escuelas donde no tuviera que gastar mucho. Se enteró que aquí, en Guerrero, había una escuela con modalidad de internado en donde no tendría que pagar renta ni alimentos y sólo gastaría en algunos materiales educativos.

Cuando se enteró de esto no lo dudó más y emprendió su camino, salió de la Ciudad de México preguntando dónde se encontraba la tierra del Ilustre Vicente Guerrero, es decir, buscaba Tixtla, municipio donde se encuentra Ayotzinapa. Luego de requisitar y aprobar el examen de admisión el día 18 de agosto, se presentó a la institución en donde pronto hizo amistad con todos sus compañeros, que son de distintas partes del país, pues Ayotzinapa, permítanme decirles, alberga a estudiantes de Guerrero pero además les brinda oportunidad a jóvenes de estados colindantes.

Luego entonces, todo marchaba en orden hasta que un día sus compañeros le informaron a todos que tenían que ir a la marcha histórica del 2 de Octubre en el DF, una marcha en donde se recuerda la matanza de estudiantes que se manifestaban en ese entonces. Claro que para ir tenían que buscar las condiciones para ello, por eso optaron por salir a todo el estado a botear (pedir cooperación).

El grupo del “Chilango”, que era como le decían sus compañeros por ser originario del DF, decidió ir a Iguala a recabar recursos. Su mala suerte fue que ese día daba su informe la esposa del presidente municipal, la presidenta del DIF, y ese evento los resguardaban policías federales, estatales y municipales, además eran apoyados por la delincuencia organizada. Luego entonces, estas corporaciones, al ver la llegada de esta caravana de vehículos procedentes de Ayotzinapa, persiguieron a los camiones por toda la ciudad hasta que en una calle lograron cerrar el paso. Ante eso, un estudiante se bajó del camión para solicitarle el libre tránsito, pues no entendían el por qué del acoso.

Se abrió la puerta del camión. El estudiante, temeroso, bajó y disimuladamente vio su reloj, apuntaba las 8 de la noche. Después de dar 5 pasos más y dirigirse a la patrulla municipal, se oyeron disparos certeros que dieron a la cabeza de estudiante. Cayó muerto al instante.

Sus compañeros, al ver lo que sucedió y sentir las balas encima, salieron del autobús huyendo de la masacre, entre ellos “El Chilango”, quien salió junto con un compañero pero las balas de los Cuernos de Chivo eran más veloces que su patas. A unos cuantos metros cayó al piso y sus compañeros vieron cómo lo subieron a una patrulla municipal.

En un inicio pensaron que lo llevarían a un hospital o ya, lo peor, detenido, pero nunca pensaron lo inimaginable. Horas más tarde fue encontrado su cuerpo sin vida y desollado (le quitaron la piel del rostro). Aquí terminaron las ilusiones de este joven, que salió del DF y aquí en Guerrero encontró su muerte.

 

* Redacción Nuestro Tiempo Toluca.

Traición institucional

* “Al tomar la llamada de Osorio Chong, Díaz de la Torre sólo siguió una línea que hizo tradición la cúpula magisterial para entronizar el charrismo y la traición. No hubo sorpresas, maestros agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) lo han descrito como un líder muy inclinado a favorecer las viejas prácticas del nepotismo e insisten que las prácticas corruptas al lado de la profesora Elba Esther lo transformaron de un modesto maestro de escuela primaria a sucesor de su protectora, amiga y maestra Elba Esther Gordillo”, escribe el periodista Francisco Cruz en el libro Los Amos de la Mafia Sindical, editado por Planeta en el 2013.

 

Francisco Cruz Jiménez

(Carlos Jonguitud) con el correr de los años, saberse influyente en los terrenos de la educación, incluso por encima de la Secretaría de Educación Pública (SEP), y mantener el control de sus agremiados a través de su campaña de miedo, pero también de “favores”, lo llevó a perderse en la confianza y, desde luego, cometer varios errores estratégicos. En plena campaña presidencial salinista, para ejemplificar, Jonguitud no sólo se tomó el atrevimiento de regatear apoyos electorales sino hasta puso en duda la legitimidad del presidente electo Carlos Salinas de Gortari cuando lo declararon ganador de los comicios de 1988. Dos años antes, cuando Salinas estaba a cargo de la Secretaría de Programación y Presupuesto —hoy desaparecida—, Jonguitud lo acusó de haber retenido 10 mil millones de cuotas sindicales.

Amparado en el cargo de líder vitalicio del SNTE—invento suyo para alargar su mandato—, juraba y perjuraba que nadie, excepto los maestros, lo podría destituir. Y así había controlado al magisterio a través de José Luis Andrade Ibarra, Ramón Martínez Martín, Alberto Miranda Castro, Antonio Jaimes Aguilar y Refugio Araujo. A todos los hizo “elegir” secretario general del SNTE. Pero como “origen es destino”, Carlos Salinas de Gortari no tardó en saldar las cuentas pendientes con Carlos Jonguitud Barrios. En una reunión concertada en la residencia oficial de Los Pinos le exigió su renuncia para imponer como su sucesora a Elba Esther Gordillo Morales. Se sabe que la “Güerita”—como la llamaba de cariño Jonguitud— fue una recomendación de Manuel Camacho Solís, quien en esos tiempos tenía el cargo de Jefe del Departamento del Distrito Federal y era el hombre más cercano a Salinas.

Al aceptar la dirigencia del sindicato en esas condiciones, Elba Esther hacía lo que Bruto a César—senador romano que creció al cuidado de Julio César. Pero cuando a éste lo nombraron dictador perpetuo, Bruto empezó a planear la muerte de su protector y junto con un grupo lo asesinaron en Pompeya. Shakespeare, en su obra “Julio César”, hace decir al dictador: “tú también, Bruto, hijo mío” (Tu quoque, Brute, filimi)—: dio la puñalada de muerte a su mentor. Se rumora que cuando Jonguitud vio a Elba Esther, lo primero que le dijo fue “para eso me gustabas”. Del álbum de los recuerdos, Jesusa Cervantes, de la revista Proceso, rescató la reacción de Jonguitud cuando se enteró de quién lo había traicionado: “¡Esa puta, esa ignorante… no puede ser! ¡Traidora!”.

“El arribo de Gordillo” no fue institucional, “no de acuerdo con las fuerzas políticas que se mueven alrededor del sindicato”. Fue “una imposición del Presidente de la República”, advirtió en su momento el investigador y escritor Gerardo Peláez Ramos.

A tan sólo dos meses de que Elba Esther —conocida también como Elba de Troya o la Macbeth de Polanco— cumpliera 24 años a cargo del SNTE, autoproclamada lideresa vitalicia, las piezas del tablero se vuelven a mover, pero esta vez para destituirla. Terminaba la tarde del 26 de febrero, dos días antes de que se festejara a San Judas Tadeo, el santo de su devoción, cuando la noticia de su captura en el aeropuerto de Toluca tomó por sorpresa a todos. El motivo aparente: un presunto desvío de 2 mil 600 millones de pesos procedentes del sindicato que fueron destinados por Elba para uso personal. Al menos esa fue la primera información que dio a conocer el procurador general de la República, el hidalguense Jesús Murillo Karam.

Sin duda alguna, ese mismo día La Maestra vio de frente a la traición y vivió una de las noches más oscuras de su vida: el maestro jalisciense Juan Díaz de la Torre, su discípulo más cercano en los últimos tres lustros, ese que siempre le había mostrado fidelidad y obediencia, al que ella había elegido como su delfín, su sucesor, la había entregado a cambio de ocupar su lugar. Con esta acción, Juan Díaz se convirtió en el nuevo Judas sindical. Como pasó con Jonguitud y Elba Esther, Díaz de la Torre fue más motivado por los placeres que ofrecía la dirigencia nacional absoluta que por la lealtad.

Las pistas de este acontecimiento llegan hasta Los Pinos, pasando por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a cargo de Luis Videgaray Caso, y la Procuraduría General de la República, aunque fue, por sus dotes de orador, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong —quien se convirtió en su más fiel colaborador cuando ella fue depuesta como coordinadora de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, en noviembre de 2003— el responsable de negociar el ascenso definitivo de Juan Díaz de la Torre.

Una nota publicada por el periódico Reforma el 1 de marzo de 2013 aclaró algunas dudas: “La elección de Díaz de la Torre fue negociada a presión, pues por primera vez en 24 años el SNTE no se había enfrentado con una decisión del gobierno federal, la destitución de su líder y, en este caso, el encarcelamiento de Gordillo. […] Ante la falta de diálogo que prevaleció en los tres primeros meses del gobierno de Enrique Peña Nieto, la madrugada del miércoles entró una llamada al celular de Díaz de la Torre. Fuentes cercanas a la cúpula magisterial confirmaron que fue el propio secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, quien estaba al teléfono”.

El mensaje decía que, cuanto antes, Díaz tenía que presentarse en Gobernación para negociar. El ultimátum fue muy claro: marchar junto al gobierno federal o caminar sin la institucionalidad que reconoce al sindicato como único. A lo que se agregó la amenaza de hacer una investigación sobre las propiedades y complicidades de los líderes del sindicato con Elba Esther Gordillo.

Díaz de la Torre, un ayudante de todo y oficial de nada, como él mismo se autodefinió alguna vez, conocía las reglas del juego: durante 15 años, la profesora lo llevó de la mano en los entretelones del poder sindical y lo preparó para ser su sucesor cuando ella, por fin, tomara la decisión de retirarse. Era su sombra y operador lo mismo en cuestiones políticas, sindicales y salariales que financieras. Estaba con ella desde que, en abril de 1989, asumió la dirigencia del SNTE para sustituir a Jonguitud. Ambos se habían conocido y trabado amistad en Vanguardia Revolucionaria. Al lado de Elba Esther, Díaz de la Torre comenzó a conocer los entretelones del poder. Por esa época, cuando todavía el PRI gobernaba el DF, por recomendaciones de La Maestra, lo nombraron subdelegado de participación ciudadana, y de servicios urbanos, en Coyoacán, además de coordinador para la elección de consejeros ciudadanos.

En su edición del viernes 1 de marzo de 2013, El Universal recordó: “Tras su ascenso en el PRI, Gordillo le pide (a Díaz de la Torre) que se sume a su grupo como su secretario particular, cuando ella lideraba la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, en 1996. Luego —por órdenes de ella— fue impuesto como secretario general de la sección 16 del SNTE en Jalisco y, por su desempeño de ‘eficiente operador’ y cercanía con Gordillo lo convocaron al Comité Ejecutivo como miembro colegiado de administración y finanzas del sindicato, y como encargado de logística de eventos de la profesora. […] La maestra lo fue formando y acercando a los actores políticos con los que ella se relacionaba. […] en septiembre de 2011, Elba Esther se decidió por él, lo designó su brazo derecho, como secretario general del SNTE. El alumno estaba listo”. En palabras claras, el conocía de los manejos financieros y era el responsable de la agenda de Elba Esther Gordillo Morales. Él le conocía sus secretos, los más oscuros. Acaso sólo él supo, en verdad, si la maestra ganaba sólo 80 mil pesos al mes.

Al tomar la llamada de Osorio Chong, Díaz de la Torre sólo siguió una línea que hizo tradición la cúpula magisterial para entronizar el charrismo y la traición. No hubo sorpresas, maestros agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) lo han descrito como un líder muy inclinado a favorecer las viejas prácticas del nepotismo e insisten que las prácticas corruptas al lado de la profesora Elba Esther lo transformaron de un modesto maestro de escuela primaria a sucesor de su protectora, amiga y maestra Elba Esther Gordillo. En Jalisco, su estado natal, el grupo político-magisterial de Díaz de la Torre cobró notoriedad en la década de los ochenta cuando brotaron denuncias públicas por venta de plazas y cobros sexuales por algunos favores especiales.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 532 seguidores