Futuro negro

* Los senadores votaron y decidieron pronto. Unas horas bastaron para que todo cambiara, al menos en lo legal, sobre los recursos petroleros. Desde afuera, el ciudadano promedio percibe apenas los beneficios del Pemex mexicano. Nadie le dice que aporta aproximadamente el 40 por ciento del ingreso nacional, y que supera incluso al dinero generado por el narco, unos 40 mil millones de dólares al año. Sin el petróleo, la economía nacional no podría entenderse, aunque deba lidiar con la corrupción e impunidad en el camino que recorre aquel dinero y otros.

 

Miguel Alvarado

Toluca despierta con Mañanitas y cohetes. Todo el día, un día antes, los pueblos comenzaron los festejos en la Basílica Metropolitana, símbolo católico inentendible por complejo pero oportuno, ahora como nunca, para la reforma energética, que le ha valido al presidente Peña Nieto hasta menciones como uno de los cien pensadores más influyentes del mundo en revistas progubernamentales. El Ejecutivo, mientras tanto, asistía a los funerales de Nelson Mandela en Sudáfrica y estrechaba las manos del cantante Bono y la actriz Charlize Theron mientras “se postran mexicanos ante la Guadalupana”, como titulaban algunos diarios locales.

Ese mismo 12 de diciembre era el día de la final del futbol mexicano. Los equipos León y América desataban un duelo todavía más interesante desde lo empresarial. El primero, con capital de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, y el segundo, propiedad de la tiendita de los sueños de Emilio Azcárraga, se embarraban amistosamente del lodo mediático por el derecho del pueblo a una trasmisión abierta del deporte más popular en el mundo. Hipócritas ambos, pero millonarios y con salud pudieron disfrutar de su velada futbolera como preámbulo de un mundial que, dice la inquina, les genera a ellos 600 millones de dólares. La Virgen de Guadalupe, como en 1531, calmará cualquier ánimo de revuelta porque ahora hasta programa de televisión tiene.

Y Toluca protesta, en su inmovilidad milenaria, en el silencio de siempre. Apenas el 12, todo cierra, se paraliza. La educación laica propone contrición, horas de arrepentimiento, sesiones de rosario y reflexión. Para desgracia del creyente, la acción celestial no puede todavía evitar que La Familia michoacana ejecute a algunos en Neza, la víspera del cumpleaños, o que en Michoacán una suerte de ejército trigarante ponga orden a punta de bala y ejecuciones. La alcaldesa de Toluca, la priista Martha Hilda González, dice el diario local Alfa, presume sin recato 180 obras sin terminar o que no existen mientras espera paciente los nuevos recursos para deslumbrar con un desfile de elefantes blancos. En el marco, una reforma hacendaria lo más parecida al sistema del Gran Hermano aplicará a partir del primer minuto del 2014. La retribución golpeará, implacable, pero no a todos, por lo menos no a Slim ni a Emilio, protegidos por el manto guadalupano de un poder que se ubica más allá de la ley.

La noche del 11 de diciembre, en espera del futbol y el triunfo sobre la virgen de los Remedios, se aprobó la reforma energética en medio de un circo político que registró hasta un diputado desnudo, desinhibido y más preocupado por el despojo a la nación que por la salud mental de los asistentes. El perredista Antonio García Conejo utilizó el estrado como table de lujo para ejemplificar el despojo a la patria. Las escenas eran dantescas pero enmarcadas en una pista del circo Atayde. Nadie quería perderse este paseo por la histeria que ubicará para siempre  senadores y diputados en la escala más baja del servicio público. Y es que demasiado tarde llega el estiptis a la reforma, ya nada podía hacerse y la toma de la tribuna tampoco significó nada. La venta de Pemex, que no se vende pero sí se abre a la inversión privada se consumó de la forma más sencilla, menos dolorosa para todos.

Los senadores votaron y decidieron pronto. Unas horas bastaron para que todo cambiara, al menos en lo legal, sobre los recursos petroleros. Desde afuera, el ciudadano promedio percibe apenas los beneficios del Pemex mexicano. Nadie le dice que aporta aproximadamente el 40 por ciento del ingreso nacional, y que supera incluso al dinero generado por el narco, unos 40 mil millones de dólares al año. Sin el petróleo, la economía nacional no podría entenderse, aunque deba lidiar con la corrupción e impunidad en el camino que recorre aquel dinero y otros.

El columnista Gerardo Fernández Casanova recuerda aquel espectáculo: “esta sesión, al igual que la previa de las comisiones dictaminadoras, no fue más que una pantomima –muy dramática, por cierto- en la que un grupo de aguerridas y aguerridos patriotas defendía a la Nación con argumentos válidos y comprobaciones documentales, en tanto que otro grupo la vendía sin más argumento que la búsqueda de la modernidad y la competitividad. Diálogo con sordos que hizo a la senadora Sansores recordar la conclusión del Premio Nobel José Saramago: “si quieren privatizar, privaticen el amor, privaticen la justicia y el agua… Privaticen hasta la puta que los parió”… y así lo hicieron, la dignidad devino en simple mercancía en subasta al mejor postor, la privatizaron y prostituyeron”.

De aguerridos, los perredistas tuvieron poco, quizás la actitud de Conan, desesperado guerrero que al final resuelve todo en batalla cuerpo a cuerpo. Pero en este país nadie podría detener una reforma a golpes, con piquetes de ojos, a pellizcos. La oportunidad de la izquierda por ejercer con autoridad se perdió hace años y ellos mismos enterraron su capital. Nadie supo encontrar la fórmula de la resurrección y hasta López Obrador los abandonó. La izquierda, pero no todos los que la componen, simula y se une al final a la fiesta de los vendedores, pues todo se comparte en esos niveles.

La reforma energética, sin embargo, es concreta hasta en la confusión. Toda riqueza que esté en el subsuelo es de los mexicanos. El chiste es que la extraigan. Como se considera imposible, ese servicio o actividad se oferta al capital privado, que la saca. Una vez fuera, deja de estar en el subsuelo. Aquella ley se anula naturalmente porque suelo y subsuelo no es lo mismo. En lo formal, los números dicen que “la mayoría de los senadores aprobó –con 81 votos a favor y 20 en contra– cambios al artículo 4° transitorio, y definió el esquema de contratación que se turnará a los particulares para explorar y explotar el sector petrolero, que es amplio y en cuatro modalidades: de servicios, de utilidad compartida, de producción compartida, de licencia y/o la combinación de algunos de ellos”, reseña el portal electrónico sin embargo.mx.

Por el Estado de México, la senadora priista Ana Lilia Herrera votó a favor. Era lo esperado. Ex dirigente estatal del PRI, ex presidenta municipal de Metepec y aspirante firme a la gubernatura del Edomex, tejió su carrera en torno al Grupo Atlacomulco y la figura de Arturo Montiel Rojas. Era reportera y trabajaba en el Senado, hace muchos años. Luego coordinó la campaña de 1999 que llevó al tío de Peña a la gubernatura y su panorama cambió. Siempre popular, siempre presente, posteó en su twitter, el 11 de diciembre, que “#HoyGanóMéxico”. Por su parte, esa ha sido hasta el 12 de diciembre la explicación más concreta para el sentido de su voto.

Otra que imitó a Herrera fue la senadora María Elena Barrera Tapia, ex secretaria particular de Peña cuando gobernador y secretaria estatal de Salud, además de ex alcaldesa de Toluca y continuamente mencionada como posible relevo para el actual gobernador mexiquense, Eruviel Ávila Villegas.

Armando Neyra Chávez, dirigente de la CTM, no se quedó atrás. Señalado porque sólo estudió hasta la primaria, pero también porque ha ocupado cuatro veces una diputación federal y una local y porque en Toluca hay una colonia con su nombre, opinó con su voto que la reforma energética convenía. Una más, la panista Laura Rojas, votó a favor. Rojas posteó en su twitter que “Tengo grabada la alarma de votación en la memoria. ¡La escucho todo el tiempo!” y complementó sus comentarios con críticas al comportamiento de la izquierda. Ninguno explicó la reforma energética.

Los diputados federales, el 12 de diciembre, aprobaron los cambios con 354 votos a favor, 134 en contra y ninguna abstención.

El optimista mensaje del presidente de México en redes sociales, “mi felicitación y reconocimiento a los diputados federales por la aprobación de la ‪#‎ReformaEnergética, una transformación fundamental que impulsará el crecimiento económico y la generación de empleos en nuestro país. Una Reforma que apoyará al medio ambiente y a la economía nacional. Ahora es tiempo de que las legislaturas estatales hagan de esto, una realidad. Es tiempo de mover a México. ¡Felicidades!”, no alcanza a explicar de ninguna manera qué significa ésta y cómo afectará la vida en el país.

Entre otras cosas, los cambios aprueban que Pemex y la Comisión Federal de Electricidad operen durante los dos próximos años antes de que se transformen. “El Artículo 27 Constitucional modificado por los senadores del Partido de la Revolución Institucional (PRI) y Partido Acción Nacional (PAN) convierte a la Comisión Federal de Electricidad en distribuidor de energía eléctrica y le permite celebrar contratos con empresas particulares”, dice el portal sin embargo.mx.

Esto significa que se les aplicarán distintos criterios de operación que tiene que ver con la eficacia, honradez y eficiencia, como si no los hubieran tenido antes. Mientras sucede el cambio, las dos empresas podrán gestionar contratos con particulares. El mote de empresas productivas quiere decir que serán sólo un puente entre el Estado y los intereses particulares que llegarán a invertir. También el sindicato de Pemex ha sido excluido del Consejo de Administración que incluye cinco consejeros del gobierno federal y cinco independientes. Además, Pemex podrá transferir sólo 4.7 por ciento de sus ganancias al presupuesto federal.

Las empresas privadas explotarán mediante permisos el tratamiento y refinación, así como el procesamiento del gas natural. La trampa, según el PRD, radica en que una vez extraído el producto del subsuelo, puede ser vendido por quien lo haya sacado.

Habrá una Comisión Nacional de Hidrocarburos, que se encargará de asesorías técnicas, al mismo tiempo que una Comisión Reguladora de Energía dará permiso para utilizar estructura e infraestructura de los recursos.

El nuevo Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo recibirá y administrará el dinero, y lo repartirá de la siguiente manera: “10 por ciento al Sistema de Pensión Universal, de 30 por ciento para las inversiones en infraestructura y hasta de 10 por ciento para la formación de capital humano en universidades y postgrados. El fideicomiso se constituirá en 2014 para comenzar a operar en 2015. Será un fideicomiso público con el Banco de México como fiduciario”, apunta el Centro de Investigación para el Desarrollo, CIDAC. La energía eléctrica podrá ser contratada para que empresas privadas la generen y comercialicen.

En realidad nadie sabe si el plan funcionará correctamente porque se ha pensando en todos los procesos técnicos y legales, pero no en el contexto en el que se aplicarán, que es la misma burocracia de corrupción e impunidad en la que se mueve el gobierno mexicano. Nunca ha sido diferente y a pesar de comparativos con los sistemas noruegos y norteamericanos, nada puede garantizar que suceda lo mismo que en esos países. Pemex, sin la reforma, es la empresa número 13 del mundo y siempre ha operado con subsidios y préstamos.

Los perredistas afirman que aplicarán una encuesta pública que preguntará a los ciudadanos sobre la reforma, similar a la que se hizo para aumentar el precio del transporte del Metro, pero estará lista hasta el 2015, año de elecciones.

Caminos errados

* Hasta el 2012, los tramos concesionados eran 11 y la afluencia que manejan es enorme. Según datos del propio gobierno estatal, La Venta – Chamapa, por ejemplo, registra un tránsito promedio diario, anual, de 34 mil 779 autos, pero un cruce diario de 55 mil 920 vehículos para apenas 14 kilómetros. Hace un año, un auto pagaba 58 pesos. Hoy paga 61 pesos. La empresa constructora es Concesionaria de Vías Troncales, S.A. de C.V, que pertenece al Grupo Carso, de Carlos Slim.

 

Miguel Alvarado

Según el gobierno del Estado de México, la red carretera local, que consta de unos 15 mil kilómetros, está en perfectas condiciones, y lo convierten en la entidad mejor comunicada del país. La realidad es otra. Solamente las carreteras concesionadas, o “privadas”, que cobran por peaje, reciben mantenimiento y correcciones adecuadas. Estos tramos han sido concesionados a un reducido grupo de empresarios, antiguos aliados políticos y económicos de gobernadores y funcionarios públicos mexiquenses. El resto, las carreteras secundarias, que en términos concretos forman parte de la red de caminos estatales, se cae a pedazos.

Hasta el 2012, los tramos concesionados eran 11 y la afluencia que manejan es enorme. Según datos del propio gobierno estatal, La Venta – Chamapa, por ejemplo, registra un tránsito promedio diario, anual, de 34 mil 779 autos, pero un cruce diario de 55 mil 920 vehículos para apenas 14 kilómetros. Hace un año, un auto pagaba 58 pesos. Hoy paga 61 pesos. La empresa constructora es Concesionaria de Vías Troncales, S.A. de C.V, que pertenece al Grupo Carso, de Carlos Slim. Quien opera esa carretera es Promotora del Desarrollo de América Latina, S.A. de C.V, de la española OHL (Obrascon Huarte Laín), propiedad a su vez de Juan Miguel Villar Mir,  accionista de Banco Santander y ex ministro franquista. Financiador del Partido Popular en España, Villar se adjudicó contratos por 7 mil 758.21 millones de euros entre el 2002 y el 2009. Sin embargo, es más conocido por su afán de querer dirigir al equipo de futbol Real Madrid, y competir y perder por su presidencia en el 2006.

Otra carretera concesionada es la Toluca – Atlacomulco, construida por Banobras y operada por OATSA, S.A. de C.V. Esta carretera mide 53 kilómetros y tiene una afluencia anual promedio, diario, de 25 mil 743 unidades, con 51 mil 969 cruces diarios. En dos años, la tarifa aumentó dos pesos, de 62 a 66 que ya se cobran en el 2013. Banobras es propiedad del gobierno mexicano y la administración de Enrique Peña puso a administrarlo a Alfredo del Mazo Maza, primo del presidente  e hijo y nieto de Alfredo del Mazo González y Alfredo de Mazo Vélez, ex gobernadores de la entidad. Su familia es pilar del llamado Grupo Atlacomulco y a del Mazo Maza se le menciona como el próximo aspirante del PRI para competir por la gubernatura del Edomex, luego de que perdiera en el último minuto ese nombramiento, frente a Eruviel Ávila Villegas. OATSA pertenece a Hermes, de Carlos Hank Rhon, hijo de Carlos Hank González, el autollamado “Profesor”, ex gobernador del Estado de México y miembro del invisible Grupo Atlacomuclo. Por años, dirigió la política mexicana tras bambalinas y heredó a sus hijos un emporio comercial cuestionado por sus presuntas relaciones con el narcotráfico, sobre todo. OATSA también administra la autopista Lerma – Tenango del Valle, construida por la empresa Lerma – Santiago., también de la familia Hank. Sobre esa construcción, se reportó “la tala de 22 mil árboles de pino, encino y oyamel en 68 hectáreas del Estado de México y en 6.61 de Morelos”.

La autopista Peñón – Texcoco tiene 16 kilómetros y medio de largo. Fue construida por PAC, S.A. de C.V y la administra OPERVITE, S.A. de C.V.  Arroja un promedio diario de circulación, por año, de 29 mil 654 vehículos y cruces diarios de 30 mil 47 unidades. El peaje subió 10 pesos en menos de un año, pues pasó de 28 en el 2012 a 38 pesos en el 2013. PACSA pertenece a Juan Armando Hinojosa, empresario consentido de los sexenios de Arturo Montiel y Enrique Peña. Patrocinador económico de aquellos políticos, a Hinojosa se le recuerda también por perder a su hijo, Armando Hinojosa García, en un accidente aéreo después de que un su helicóptero cayera durante un vuelo desde Atlacomulco, en el 2012, y encontrado entre Jiquipilco y Villa del Carbón. El padre es dueño de la empresa Eolo, cuyos aviones utilizó Peña durante su campaña presidencial. Por su parte, OPERVITE pertenece a David Peñaloza, señalado por beneficiarse en el sexenio de Ernesto Zedillo de sus relaciones políticas y obtener así concesiones carreteras. Controla 900 kilómetros de vialidades en el país y tiene concesiones para 12 autopistas. Peñaloza es cercano a Carlos Salinas de Gortari. Fue acusado por defraudar a Nafinsa 33 millones dólares en 1997. Prófugo, fue encarcelado en España y soltado en el 2003. “El 26 de marzo de 1993… el gobierno del Estado de México obtuvo la concesión por 20 años para operar la autopista Peñón-Texcoco, pero Fox cedió todos los derechos a una subsidiaria de Tribasa, ahora Pinfra, por un plazo de 19 años y 10 meses”, recuerda un artículo de Reporte Índigo. Tribasa y Pinfra son empresas de David Peñaloza.

La autopista Tenango – Ixtapan de la Sal es un tramo de 42.7 kilómetros, construido por Autopista Tenango – Ixtapan de la Sal, S.A. de C.V. y operada por David Peñaloza y su OPERVITE. Al año circulan, en promedio diario, 5 mil 778 unidades pero cruzan esa pista 11 mil 453 unidades. En un año subió su peaje de 71 a 78 pesos en el 2013. Opervite fue denunciada por un arbitrario aumento en esa cuota. “De acuerdo a un análisis de la calificadora Fitch Ratings, hasta julio del año pasado registraba un tráfico promedio diario de 6 mil vehículos que le generaban ingresos por día de 376 mil 858 pesos, 137 millones 553 mil 170 pesos cada año. Con este incremento los ingresos por día serían de 528 mil pesos, es decir, al año PINFRA recibirá 194 millones 720 mil pesos, de los cuales tiene que pagar el 1.5 por ciento al gobierno, lo que se traduce en 2 millones 890 mil 800 pesos”, recuerda el diario local Alfa.

El Libramiento Ruta de la Independencia Bicentenario fue construido por C.F.C. Concesiones, S.A. de C.V, de Carlos Slim, y es operada por Promotora del Desarrollo de América Latina, S.A. de C.V, en un tramo de 30 kilómetros, por OHL. Por ella circulan en promedio anual 12 mil 936 vehículos diarios y la cruzan 15 mil 347 unidades. En un año, aumentó el peaje de 60 a 63 pesos.

La Autopista Toluca – Zitácuaro, Ruta de los Insurgentes Bicentenario mide 40 kilómetros y su cuota, como la de las demás, aumentó de 70 a 81 pesos en menos de un año. Tiene 11 mil 831 cruces diarios y fue construida por Acomex, S.A. de C.V. Es operada por la empresa Operadora de Autopistas, S.A. de C.V.

Acomex, Autovías Concesionadas Mexiquenses, es parte de la empresa Coconal, fundada por Enrique Lona Valenzuela en 1950 y encabezada actualmente por Héctor Ovalle, quien es considerado uno de “los 100 dueños de México”, según la revista Expansión y Operadora de Autopistas es también filial de Coconal.

Coconal y Acomex también construyen y administran la Autopista Circuito Exterior Mexiquense Bicentenario, de 113 kilómetros y con 23 mil 512 unidades circulando diario, en promedio anual. El peaje era hace un año de 206 pesos, aunque hoy se cobra 229.

La Autopista Viaducto Bicentenario es un tramo de 23 kilómetros y 24 mil 403 unidades diarias e circulación. Fue construida por Viaducto Bicentenario, S.A. de C.V y es administrada por Operadora Concesionaria Mexiquense, S.A. de C.V. Viaducto Bicentenario es una concesionaria de los españoles de OHL, lo mismo que Operadora, filial mexicana de los europeos.

La Autopista Naucalpan – Ecatepec Bicentenario fue realizada por Viabilis Infraestructura, S. A. de C. V y es administrada por Operadora Autopista Río de los Remedios, S.A.P.I. de C.V en un tramo de 13.2 kilómetros, con una afluencia anual de 8 mil 67 unidades por día, en promedio.

Las conexiones

* Interesante es la demanda que la madre de Paulette interpuso contra la Procuraduría estatal por un monto de 500 millones de pesos debido al trato que recibió y los daños morales que, aduce, le infringieron durante la investigación. El gobierno del Estado de México, ya con Eruviel Ávila al frente, ha determinado a sus abogados alargar lo más que se pueda el caso para evitar el pago si se llegara a perder en los juicios correspondientes. Este texto forma parte del libro Los Golden Boy’s, del periodista Francisco Cruz, editado por Planeta en el 2012.

 

Francisco Cruz Jiménez

En la interminable lista de los empresarios que se han integrado a la política, sobresale el nombre de Francisco Funtanet Mange, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), hermano de Pablo Funtanet, presidente del desarrollo inmobiliario Bosque Real, uno de los más caros de América Latina, dirigido a quienes tienen ingresos anuales mínimos de 60 mil dólares.

Ambos son hijos del fallecido Pablo Funtanet Martí, uno de los grandes desarrolladores de los fraccionamientos de lujo en Huixquilucan como La Herradura, Country Club, Hacienda las Palmas, Interlomas, Tecamachalco, así como creador de Reino Aventura hace 30 años, hoy Six Flags.

Fue, además, socio de la familia Peralta y de Carlos Slim. El 2 de abril del 2010, Alfa, diario de Toluca, publicó el lanzamiento del proyecto Bosque Real, donde se argumenta que  “se requirió de un nuevo financiamiento y una nueva reestructura que reacomodará a nuevos socios en el Consejo de Administración de Bosque Real. Dicho consejo está a punto de concretarse en esta semana con personalidades como los empresarios Marcos Fastlicht —suegro del propietario de Televisa, Emilio Azcárraga Jean—, Marcos Salame, Simón Galante y Marco Antonio Slim Domit —hijo de Carlos Slim—, que adquirirán con una inversión de 500 millones de dólares, la mayoría de acciones.”

En 2006, Pablo Funtanet se encontró en medio de un escándalo que involucraba un asesinato, cuando uno de sus escoltas mató a José Luis Belmar en un accidente de tránsito en el Viaducto, pero nadie resultó detenido. Otro similar lo había protagonizado su hermano el 21 de mayo de 2004, cuando, según la Procuraduría mexiquense, Francisco Funtanet mandó a sus guardaespaldas, que además eran policías estatales, a golpear a Enrique Vargas del Villar en una fiesta privada. Pero no sólo coinciden en estos incidentes, sino en ser una importante conexión con la familia Gebara Farah.

En la trayectoria de Francisco Funtanet se puede apuntar que fue presidente de la Asociación de Industriales del Estado de México y coordinador general de Enlace Institucional mexiquense con Montiel. Luego fue secretario estatal de Desarrollo Económico y presidente del Consejo Coordinador Empresarial Mexiquense. Hoy es diputado estatal por Huixquilucan, abanderado por el Partido Verde Ecologista.

Pablo Funtanet, por su parte, fue presidente del Comité de Apoyo al ex candidato priista para la presidencia, Francisco Labastida, en la zona uno del estado de México. Y, en 1996, fue uno de los beneficiados por la compra a bancos de cartera, pues se le otorgaron dos pagos, uno por 18 millones 530 mil pesos y otro por 31 millones 216 mil 507.

Las abuelas de Paulette, Dora de Rahal y María Teresa Rubiera de Gebara revelan otra conexión. El periodista Ricardo Ravelo, de Proceso, en la edición 1722 escribió que “en el año 2000, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco recibió una queja: funcionarios del penal federal de Puente Grande presionaban a un grupo de custodios para que se integrara al ‘equipo’ que, en vez de cuidar, atendía, entre otros capos del narco, a El Chapo Guzmán.

Su presidenta, Guadalupe Morfín, le informó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), cuyos visitadores fueron a Puente Grande, pero sólo para sumarse a las presiones contra los denunciantes. Enterados también de esto, nada hicieron José Luis Soberanes y su equipo, en el cual estaban los actuales candidatos a presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Raúl Plascencia y Mauricio Gebara. En enero de 2001, ya con Fox en la Presidencia, ocurrió la fuga del capo sinaloense.”

Ravelo hace un recuento de la época en que el narcotraficante se fugó en Puente Grande, Jalisco; y el nombre de Mauricio Gebara Rahal se esfuerza por aparecer: “De acuerdo con las investigaciones, de la corrupción que minó la seguridad de Puente Grande, así como del ‘trabajo sucio’ realizado por los visitadores, estuvieron enterados en aquel entonces Raúl Plascencia Villanueva y Mauricio Gebara, dos de los más fuertes candidatos para relevar a Soberanes Fernández en la presidencia de la CNDH. El primero fungía entonces como segundo visitador, en tanto que Gebara Rahal despachaba como administrador de la comisión.”

Un último eslabón en la cadena de los Gebara-Farah es Amanda de la Rosa, la amiga veracruzana de Lizette Farah, cuyo nombre completo es Amanda de la Rosa Fricsione, otra habitual de las secciones de sociedad en Xalapa. Ella fue identificada primero como Amanda de la Rosa Moreno, cambiando su último apellido, que la emparenta con Domingo Pérez-Jácome Friscione, subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda desde el 15 de enero del 2008 y, a su vez, con Dionisio Pérez Jácome, jefe de Oficina del Programa de Gobierno del estado de Veracruz y secretario de Comunicaciones en la administración  de Calderón.

A dos años de la muerte de la niña, el misterio no se ha despejado. Si eran amigos personales de Peña Nieto y patrocinadores de campañas gubernamentales, sólo ellos lo saben con certeza. Ni siquiera dos libros y nueve borradores que se quedaron en los archivos de diferentes casas editoras lo pudieron asentar con claridad. Pero los tiempos políticos ubicaron a los Gebara, una especie de empresarios de la buena voluntad ajena, en una palestra pública cuando su fundación ganó los 30 millones de pesos. Nadie cuestiona todavía la efectividad de ATM ni la probidad de Gaxiola, pero el extraño entorno en el que se desarrollan sus programas no deja de llamar la atención.

Otro asunto interesante es la demanda que la madre de Paulette interpuso contra la Procuraduría estatal por un monto de 500 millones de pesos debido al trato que recibió y los daños morales que, aduce, le infringieron durante la investigación. El gobierno del Estado de México, ya con Eruviel Ávila al frente, ha determinado a sus abogados alargar lo más que se pueda el caso para evitar el pago si se llegara a perder en los juicios correspondientes.

Mientras tanto, para el periódico electrónico Reporte índigo, sí existe una red de complicidad política y empresarial entre Peña y los Gebara, pues señala que Mauricio  lo conoce personalmente. Para probarlo, realizó un árbol de relaciones que comienza con el empresario José Luis Chaín—cercano a Enrique Peña y Mauricio Gebara—, dueño de clubes de golf en Valle de Bravo y Avándaro, sus terrenos son sede para eventos de ATM. Mauricio Gebara Rubiera, padre del progenitor de Paulette, es compadre de Chaín y Pablo Funtanet. Pablo es padrino de Tony Gebara. Según Reporte Índigo, los Funtanet son los pilares económicos de Peña Nieto.

Otro nombre que aparece es el de Juan Carlos Herrera Velhagen, casado con una hija de Chaín, pero, además,  socio de GH Grupo Inmobiliario, la empresa que manejan Mauricio, Tony, Christopher y Margaret Gebara, a cuya sombra nació ATM.

“Las elecciones presidenciales están por suceder y Peña será el candidato priista rumbo a Los Pinos. La recaudación de dinero comenzará apenas sea designado por su partido como el aspirante oficial y es allí donde entrarán en acción algunos de los apellidos que aparecen en la historia. No tendrían por qué no participar esta ocasión. Toda la vida lo han hecho y si un premio como el de Iniciativa México puede ser usado como parte de la campaña, lo harán. Ya lo hacen.”

Sobre esta línea de relaciones, Alfredo Castillo Cervantes comprendió que su nuevo encargo necesitaba de publicidad y que no bastaban los golpes de suerte mediáticos, de los que se ufanaba por meses, aunque el resultado de los procesos no se diera a conocer al público. Así, se enroló en las filas de los comentaristas del diario El Universal, donde narraba “casos estremecedores,” que sus funcionarios enfrentaban y resolvían con atingencia inusitada. Siempre estuvo ahí, en medios masivos, otorgando entrevistas y puntos de vista, aunque los resultados reales eran otra cosa.

Los casos impunes de feminicidio en la entidad mexiquense, en el sexenio peñista, sumaron 922, según datos del Observatorio Ciudadano del Femenicidio. Otros casos, como la fuga del asesino César Armando Librado Legorreta, ‘El Coqueto’— el 27 de febrero de 2012— ubicaron a su dependencia en el centro de una serie de burlas en redes sociales y a Castillo, como un hombre con poca suerte, a quien el lado político se le daba muy bien mientras la efectividad laboral no interfiriera.

Soldados al servicio del “rey”

* Según diversos análisis del sector financiero, Azcárraga Jean —el verdadero Golden de los nuevos Golden Boy’s— acumula ya una fortuna de 2 mil 400 millones de dólares, para colarse en la lista de los tres multimillonarios más destacados de México. Los otros dos son el magnate de la telefonía, fija y celular, Carlos Slim Helú, cuyo capital supera 70 mil millones de dólares para ubicarlo como el empresario más rico del planeta; y Ricardo Salinas, quien en sus arcas tiene, según algunos especialistas, entre 7 mil y 9 mil millones de dólares, propietario de TV Azteca, de las tiendas Elektra, Banco Azteca, y operador de la telefonía celular Iusacell.

 

Francisco Cruz Jiménez

Hay un clima de sospecha generalizada, aunque nadie pone en duda que Televisa sea el imperio mediático más grande del mundo de habla española: controla cerca de dos tercios de la programación de los canales gratuitos de televisión en México. Por eso los irritó aquel reportaje de Víctor Hugo Sánchez que culminó con una entrevista el 19 de octubre de 2007 a Víctor Hugo O’Farrill, ex socio en Televisa, sobre Azcárraga y su empresa.

De nueva cuenta, los encabezados —“Verdades de Televisa y los Azcárraga”; “El ‘Tigre’ me traicionó y, al final, se traicionó a sí mismo”— y, el desarrollo posterior de la entrevista —bajo resguardo en los archivos del desaparecido periódico Centro, que circuló dos años en la Ciudad de México, dieron cuenta de algunos secretos, que no lo eran tanto, sobre los comportamientos y las doctrinas de un emporio televisivo cuyos productos consumían más de 90 países.

La situaciones anómalas que enmarcaron el proceso electoral de julio de 2012 y las pruebas que presentó la Coalición Progresista conformada por los partidos de la Revolución Democrática(PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano para documentar un escandaloso fraude electoral son hoy anecdóticas, como el burdo fraude de 1988 para imponer en la Presidencia a Carlos de Salinas de Gortari, o el descarado de 1999 para hacer que Arturo Montiel Rojas despachara en la gubernatura del Estado de México; pero poca atención, apenas de la revista Proceso, han recibido temas como el de la voracidad de la Televisa de Azcárraga Jean, tercero de la dinastía en manejar los destinos del “monopolio” televisivo.

Los números “hablan” del poder: controla 70 por ciento del mercado televisivo, produce cada año 55 mil horas de contenido, exporta programas a 90 países; en 2007 proveía contenidos a más de 600 cableros, era propietaria del sistema Sky —con más de un millón de suscriptores—, tenía 23 señales de televisión en tres continentes y cuatro canales de televisión abierta en la ciudad de México; además, operaba más de 306 estaciones de radio, así como sellos disqueros, de video, cine, editorial e internet, una escuela de educación artística que controlaba hasta90 por ciento del “talento” en México, tres equipos de futbol —dos en la Primera División, América y San Luis Potosí, y uno en la de ascenso, Necaxa—, el estadio de futbol más grande del mundo en capacidad de asientos, el Azteca, y hace tiempo se hizo de una importante participación accionaria en Univisión.

Según diversos análisis del sector financiero, Azcárraga Jean —el verdadero Golden de los nuevos Golden Boy’s— acumula ya una fortuna de 2 mil 400 millones de dólares, para colarse en la lista de los tres multimillonarios más destacados de México. Los otros dos son el magnate de la telefonía, fija y celular, Carlos Slim Helú, cuyo capital supera 70 mil millones de dólares para ubicarlo como el empresario más rico del planeta; y Ricardo Salinas, quien en sus arcas tiene, según algunos especialistas, entre 7 mil y 9 mil millones de dólares, propietario de TV Azteca, de las tiendas Elektra, Banco Azteca, y operador de la telefonía celular Iusacell.

Víctor Hugo Sánchez escribió: “O’Farril habló con franqueza y la seguridad que le dio haber sido, durante 27 años, socio de Televisa, además de la cabeza que dirigió, como vicepresidente de la empresa, lo que los especialistas llaman la época de oro de las telenovelas mexicanas, cuando la producción era inmensa, acelerada y el producto final llegaba a más de 90 países, lo que convirtió a la Televisa de Emilio Azcárraga Milmo —padre de Azcárraga Jean— en la número uno a nivel mundial.

La historia es simple, y a la distancia, O’Farril pone el dedo en la llaga cuando habla de la crisis que sufre Televisa, cuyos niveles de audiencia siguen a la baja y sus mercados han disminuido notablemente, y ni los festejos del cincuentenario de la telenovela han ayudado a elevarlos.

Emilio Azcárraga me traicionó, y se traicionó a sí mismo, y así, discurre sobre un tema que conoce al dedillo: la producción de melodramas, pero igual abunda en temas como las relaciones de Televisa con el viejo sistema presidencial de México, y desde la lejanía —allí en su rancho del Estado de México—, comenta sus puntos de vista sobre la nueva Televisa que dirige Emilio Azcárraga Jean.

Sobre la relación de Televisa con el gobierno federal, grabado en la memoria de O’Farril quedó el día aquel cuando la Asociación Nacional de Actores (ANDA) se puso en huelga o bajó las banderas rojinegras —por cuestiones económicas—. “Fui con Guillermo Cañedo a ver a Pedro Ojeda Paullada —secretario del Trabajo y Previsión Social del 1 diciembre de 1976 al 14 de octubre de 1981—. Memo no quería que hubiera huelga, y Emilio estaba de vacaciones; le dije: si tú firmas, yo renuncio, ¿tú te echas la bronca? Qué banderas… a los tres días (los actores) doblaron las manitas.

Era esa de 1979 la época de ‘Los ricos también lloran’, considerada uno de los mayores éxitos de audiencia de la historia de la televisión mexicana, exportada a más de 150 países y doblada a 25 idiomas. La telenovela lanzó a la fama a Verónica Castro. La hizo, dicen, una celebridad mundial. En plena grabación estalló el conflicto laboral. La ANDA prohibió a 14 actores del elenco seguir en la telenovela.

En cuanto a la censura oficial, O’Farril recordó que, por ejemplo, cuando en 1978 Televisa transmitió ‘Santa’, protagonizada por Tina Romero, en el papel de reina de un burdel del México de principios de siglo XX; y ‘La Colorina,’ que en 1980 estelarizaron Lucía Méndez y Enrique Álvarez Félix, y que recibió una clasificación ‘C’ o no apta para todo público porque ella hacía el papel de una prostituta; ‘El Tigre’ Azcárraga y Miguel Sabido buscaron la salida a través de Javier García Paniagua, también secretario del Trabajo.

El problema que tuvimos fue que mandábamos los capítulos a Gobernación, y dependíamos de los censores, cada uno era distinto, así que me llevé capítulos con Javier García Paniagua —titular de esa dependencia— y le mostré el mismo capítulo calificado de manera distinta por los censores gubernamentales; me dijo: ‘no te preocupes, yo lo arreglo’.

– Y es que teníamos claro algo: si bien la telenovela entretiene, debe tener un mensaje, algo más que ayude a la audiencia, y por eso se hacía necesario meter, como en ‘Quinceañera’, temas como secuestro, violación, drogadicción, y García Paniagua me dijo ‘cómo los vas a tratar’… le expliqué que teníamos asesores, expertos, y me dijo: ‘haz lo que quieras; si te multan, te las condono todas’.

– Les dieron manga ancha, como quien dice.

– Sí, pero esa libertad nos dio una responsabilidad, y cobramos conciencia de qué hacer, qué decir y cómo sustentarlo, y cuando lo de la violación dimos consejos de cómo ayudar, de cómo apoyar… Esto nunca lo dijimos abiertamente, justamente para que los políticos no quisieran usar las telenovelas como arma subliminal.

– En su tiempo, ¿los anunciantes mandaban sobre el contenido? Hoy se sabe que empresas como Bimbo, Coca-Cola y otras ejercen presión para que los mandos en Televisa hagan o dejen de hacer tal o cual cosa…

– Nunca. Por eso funcionaba el famoso plan francés —cobro por adelantado en la compra de tiempos para publicidad—, porque teníamos en el año un promedio de 40 puntos por novela, y era tal el éxito que, al contrario, Emilio me dijo un día: ‘hay que bajarle el rating a las novelas’… eso no lo sé hacer… por qué… ‘porque nos están dejando de comprar, porque llegan a los puntos de rating antes; si le prometimos al cliente 5 mil puntos de rating, pues llegan a ellos en cinco meses, en lugar de ocho, y están dejando de gastar con nosotros’, y dije: ah, pues sube el precio o pon competencia más fuerte en los otros canales, pero yo no le puedo bajar; ¿cómo le voy a bajar el rating a las novelas? que, además, es tu base de venta, y estamos vendiendo no sé cuántos millones de dólares en Estados Unidos, en Europa, en Sudamérica, ¿cómo les vamos a bajar de rating? Entonces inventamos otra programación en el (canal) 5, metimos novelas, subieron el precio de las tarifas. El anunciante compraba por adelantado un año y en efectivo porque tenía la garantía del rating. No había sorpresas… Ni tenían injerencia.

Hoy es una vergüenza lo que producen; yo no me anunciaría con Televisa. Es una vergüenza.

– ¿Cuál es lo último que ha visto y qué le parece?

– No; nada. De repente me encuentro por ahí y lo último que veo son minifaldas, bustos, las niñas, no sé cuál es el personaje, todas son igualitas. Antes de salirme yo ya había corrido a Eugenio Cobo de ser el director de la escuela y vino una amiga que trabajaba con los actores y llevaba el primer año de los actores (sic) fuera de Televisa, Elsy Domínguez; pero fue en ese momento en que fui invitado a dejar Televisa y ya no la quité; es lo más funesto que ha pasado para la actuación en televisión, porque ahora todos son iguales, no saben actuar, todas gritan, todas hablan el mismo tono. Todas son igualitas Yo no sé cuál es la buena y cuál es la mala. De lo muy poco que he visto no tengo una claridad.

– ¿Cuándo se le empieza a caer el rating a San Ángel y por qué?

– Pues porque no hay una cabeza que les diga por dónde. Hay una anarquía de los productores, y como nadie sabe decirles por dónde, entonces el productor se ha convertido en un señor feudal que tiene su reinadito y nadie le puede decir nada, ¡y cómo les van a discutir si nadie sabe lo que están haciendo!

– ¿Cómo ve lo que ha hecho en 10 años Emilio Azcárraga Jean?

– Dicen unos que sanearon las finanzas, otros dicen que le dio en la madre a la empresa porque, sí, muy sana, ¡pero no tienen qué producir, porque no saben! Eso es todo. Regresemos al teatro. ¿Por qué no llevamos a un administrador de empresas a producir teatro? Y, ¿por qué no llevamos a un productor de teatro a que administre una empresa? ¿Por qué no llevamos a un contador a una sala de operaciones? Y esto de hacer telenovelas es una especialidad distinta, como de sensibilidad y hay que desarrollarla. A nosotros, la primera etapa de desarrollo de cambio de la televisión, nos tomó cinco años, que fueron progresistas. Cada vez era mejor.

Estuve 27 años, y apenas iba en el 50 por ciento de la primera etapa; con Lucy Orozco hicimos un cambio radical en la producción. Sin tener que comprar nada más, sin necesidad de dinero, pude producir 40 por ciento más. Esa era la tendencia y era maravilloso y era un paso para llevar todo el sistema de producción de novelas a ese lugar. Pero ¿quién tomó la decisión de quitar eso?

– ¿Hubo grandes fugas de dinero?

– Claro y, además, nadie quería meterse porque amenazaban: ‘si no me dejan en paz, dejo la producción’… entonces, ¿quién tiene la autoridad: los productores o la empresa?

– ¿Cuando se fue de Televisa, quiénes le dieron la espalda?

– Todos. El mismo Emilio giró la orden que quien hablara conmigo, lo iba a correr. A Martha Oliver la corrieron por ir a comer conmigo y con Salma, y a Salma le compraron un departamento en Los Ángeles. Era yo el enemigo número uno de Televisa.

– ¿Qué sintió en ese momento?

– Fue algo inesperado, porque se había hablado todo lo contrario. La promesa de Milmo era que me iban a dar acciones, como a los demás hijos de dueños. Empecé a tener problemas con todos porque dejé de ser accionista para ser empleado. La gente cambió radicalmente. ¿Por qué no me voy, esto no funciona? Le dije a Milmo: me voy, porque esto ya no me gusta. ‘No, primero se van mis hijos, antes que tú’, me respondió. Sin embargo, a la semana me habló y me dijo: ‘Hasta hoy trabajamos juntos’; tú eres el jefe, le dije y me salí.

La Bombonera de Slim

* Uno de los proyectos-ancla destinados para San Pablo Autopan es la construcción del nuevo estadio del Toluca, un deportivo profesional de futbol con más de 60 años en la liga mexicana. Primero propiedad de toluqueños, la llegada a la primera división en los años 50 obligó a los fundadores a “regalar” a Nemesio Diez, empresario cervecero que prometió conservar las raíces del equipo y que, según los primeros dueños, faltara a su palabra tan pronto tuvo el control de ese negocio. Hoy, Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, participaría en la construcción del nuevo estadio a travpes de su yerno, el arquitecto Fernando Romero.

 

Miguel Alvarado

San Pablo Autopan es una de las zonas más pobres y marginadas de Toluca, pero posee una gran extensión de tierra libre de construcciones, de uso agrícola y ejidal y que poco a poco se puebla, aunque de manera desordenada. Allí, aseguran los vecinos y que además participan en la construcción de enormes residencias, tienen sus casas políticos mexiquenses como el diputado federal priista José Manzur Quiroga, casi a orillas de la autopista Toluca-Atlacomulco.

Las razones para habitar esa región son simples. Terrenos baratos en zonas todavía rurales, la expectativa de un boom inmobiliario y la llegada de proyectos que impulsará la plusvalía, aunque afectarán la producción agrícola y cambiarán usos y costumbres. Grandes extensiones han sido bardeadas por los nuevos propietarios y los originales dueños, de origen mazahua y otomí, encuentran otras ocupaciones para ganarse la vida. El pueblo ha cambiado, no siempre para bien, y el subempleo predomina. Incluso, los domingos de mercado es posible observar un enorme mercado de artículos usados y cúmulos de basura que pasa por mercancía, pero que adquieren los pobladores locales. La necesidad de vías de comunicación ha transformado el entorno y nuevas calles atraviesan milpas y terrenos en busca de desahogo. La mayoría de estas brechas fueron practicadas por los vecinos, quienes decidieron, por experiencia, las rutas a seguir. Dejan fuera de posibilidades a la futura traza urbana, que sólo espera un pretexto para urbanizar. Esto no significa mejoras en la calidad de vida de los lugareños, que seguirán pobres y marginados, pero sí implica la llegada de negocios que cambien aquel panorama semirural y ocupe los estanques, ojos de agua y tierras que todavía esperan por los mejores postores. La zona norte del municipio de Toluca está planeada para albergar a 3 millones de nuevos habitantes en ciudades-dormitorio de interés social cuyo desarrollo ya ha comenzado, como lo demuestran centros habitacionales en los límites con Almoloya de Juárez e Ixtlahuaca, a orillas del río Lerma, diseñados para dar cabida a 50 mil familias.

Los grandes capitales no se atreven a invertir todavía porque no encuentran proyectos de anclaje que les asegure flujos masivos de posibles compradores. Autopan no tiene centros comerciales y privilegia las pequeñas tiendas que dejan derramas en la localidad. Sin embargo, algunos creen que no tener estos centros representa una desventaja y confunden gigantismo con desarrollo. El mercado Juárez, a pesar de las dificultades internas, es un polo local de desarrollo que se ha compenetrado en aquella comunidad. Atrae a consumidores y comerciantes de toda la entidad y aunque no tiene el volumen de ventas que observó cuando estaba en el corazón de Toluca, ha promovido el flujo de dinero. Cerca de allí, una cementera es el centro de trabajo para obreros y profesionistas de una nueva generación, que no ve mal el uso del suelo agrícola para el desarrollo industrial y comercial. A esto, la ciudad le ha llamado progreso.

Uno de los proyectos-ancla destinados para aquella zona es la construcción del nuevo estadio del Toluca, un deportivo profesional de futbol con más de 60 años en la liga mexicana. Primero propiedad de toluqueños, la llegada a la primera división en los años 50 obligó a los fundadores a “regalar” a Nemesio Diez, empresario cervecero que prometió conservar las raíces del equipo y que, según los primeros dueños, faltara a su palabra tan pronto tuvo el control de ese negocio. Los detalles de aquellas transacciones son poco conocidas y los años han ubicado al Toluca en un contexto de aparente generosidad y respeto por la palabra. El Deportivo es patrocinado por empresas como la refresquera Coca Cola, la Cervecería Corona, el banco Banamex, la marca de ropa deportiva Under Armour, la telefónica Movistar y la televisora Televisa.

El estadio del Toluca, conocido como La Bombonera, está ubicado en el centro de la ciudad y data de 1954, cuando fue inaugurado. Sufrió posteriores adecuaciones pero nunca ha podido cumplir del todo con reglamentaciones municipales que exige, entre otras cosas, un estacionamiento. La vetusta  Bombonera es, a pesar de todo, uno de los pocos símbolos de la ciudad. Genera derramas y una pequeña pero poderosa industria alrededor del futbol. Desde el 2007 los propietarios incubaron la idea de cambiar al parque de sede. En Autopan, algunos ejidatarios aseguran haber vendido tierras al Deportivo, en la colonia San Cayetano Morelos, entre las presas San Nicolás y San Miguel, a unos cientos de metros del nuevo mercado de la Aviación-Autopan.

En el 2010, este semanario publicaba que los habitantes confirmaban que “las presas ya habían sido vendidas a un particular, sin precisar el nombre del nuevo dueño. La versión fue desmentida por el área de prensa choricera”. Los terrenos donde se ubicaría la nueva sede del Toluca son todavía de uso agrícola. Están enclavados en la región ejidal de San Pablo Autopan, a un kilómetro aproximadamente del mercado de la Aviación. Los habitantes del lugar donde estaría el nuevo estadio aseguran que casi todos los vecinos venden o rentan parte de sus terrenos para poder subsistir y aunque se deshacen de ellos, los nuevos dueños les permiten sembrar hasta que son ocupados para otras actividades. Todos, menos la parte que un particular compró a los ejidatarios. Ellos tienen prohibida cualquier actividad en ellos y cuidan, incluso, para que no se vean invadidos, pues los contratistas les han dicho que allí será el nuevo campo del Toluca. Los enormes pastizales incluyen dos lagunas donde antaño se practicaba la crianza de patos y peces. El valor del metro cuadrado en la región de Autopan es de 3 mil 833 pesos, aunque se ha incrementado debido a los nuevos propietarios. El lugar tiene 30 mil habitantes.

El proyecto tiene incluso arquitectos, encabezados por Fernando Romero, Jaime Serra Ávila y el abogado Rodrigo Miranda Álvarez, del Distrito Federal, quienes realizaron simulaciones para el edificio. El más conocido es un estadio en forma de dona, con pasto encima de los techos y enredaderas colgando sobre los aficionados, ubicado, según la foto, en un área boscosa. Serra y Miranda, como despacho, diseñaron otros modelos que se pueden ver en la página web http://serramiranda.com/view-project/estadio-toluca/. Otra sede que se ha considerado está en la zona sur, en San Antonio Buenavista, junto al Tec. de Monterrey campus Toluca y el Centro Cultural Mexiquense.

“En un país donde el futbol es fundamental para la psicología nacional, tuvimos la oportunidad extraordinaria de diseño de un nuevo estadio para uno de los mejores equipos de México. La ciudad de Toluca se encuentra justo al oeste de la Ciudad de México, y es la capital del Estado de México, con una de las economías más vibrantes del país. La tipología de la arena responde a la visión de crear una estructura multi-funcional que no sólo alberga los partidos de futbol sino que también soporta una variedad de eventos: conciertos, recreación, compras y entretenimiento. Esta versatilidad define las geometrías isotópicas que dan las gradas su identidad romboidal, que funcionan bien para los partidos de fútbol y dos conciertos masivos. La envolvente del edificio está cubierto con hiedra, dotándolo de una identidad verde y ecológica”, escribía Romero para explicar una de las variantes en el diseño de la nueva Bombonera, hace dos años.

Fernando Romero aprovecha relaciones y talento, pues como yerno del hombre más rico del mundo, Carlos Slim, ha podido desplegar sus diseños a un nivel que pocos logran, como la edificación del Museo Soumaya con valor de 800 millones de dólares y que inauguró en el 2011. Si su diseño sobre la nueva Bombonera ha sido aprobado, por ahora sólo él y los dueños del equipo lo saben, pero también indica que el magnate mexicano apuesta por inversiones relacionadas con el futbol, pues recientemente adquirió una parte de los clubes Pachuca y León y está en pláticas con los dueños del equipo español radicado en Madrid, Getafe, para concretar su compra.

Cerrar filas

* En Campeche, el 7 de agosto del 2012, Ávila hacía un llamado a los mexicanos para que reconocieran de una vez por todas a Peña, y cerraran filas en torno a su triunfo. “Hoy, más que nunca, todos debemos cerrar filas en torno a Enrique Peña Nieto. Si bien soy respetuoso de las expresiones, yo creo que ya es momento de darle vuelta a la página, de ponernos a trabajar y respaldar a Enrique Peña Nieto”, dijo el de Ecatepec tras asistir al informe de gobierno de Fernando Ortega.

 

Miguel Alvarado

Para el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, el proceso electoral ha terminado y Enrique Peña es el nuevo presidente del país. El mexiquense, a quien señalamientos del PRD han acusado de operar a favor del priista desviando recursos y poniendo al servicio del equipo de campaña cuentas bancarias, aprovecha foros públicos para cabildear por quien en las oficinas de gobierno los funcionarios llaman el “Jefe de Jefes”.

En Campeche, el 7 de agosto del 2012, Ávila hacía un llamado a los mexicanos para que reconocieran de una vez por todas a Peña, y cerraran filas en torno a su triunfo. “Hoy, más que nunca, todos debemos cerrar filas en torno a Enrique Peña Nieto. Si bien soy respetuoso de las expresiones, yo creo que ya es momento de darle vuelta a la página, de ponernos a trabajar y respaldar a Enrique Peña Nieto”, dijo el de Ecatepec tras asistir al informe de gobierno de Fernando Ortega.

Ávila es mencionado con insistencia como uno de los posibles miembros del gabinete de Peña, que dejaría la entidad en manos de Ernesto Nemer, primo político del virtual ganador y actual secretario de Gobierno del Edomex. Ávila ganó la candidatura priista a cambio de apoyar la campaña peñista, obtener concesiones y alianzas comerciales como la que logró al lado de Carlos Slim y que les entrega concesiones para gasolineras, y de apoyar su propio capital político, apuntalado desde el valle de México.

Casi todo consiguió Eruviel diligentemente, aunque para ello debiera dejar de trabajar en su cargo público. Durante las campañas, Ávila desapareció de la escena pública. Sólo acudía a eventos programados de bajo perfil y al cierre de campaña del priista en Toluca, donde vaticinó su triunfo.

Ahora, entrampado por autorizar una cuenta bancaria a Luis Videgaray, pero que está a nombre de su gobierno, Ávila empieza desde cero un mandato que tiene ya seis meses de retraso y mientras intenta recuperar el tiempo perdido, se defiende como puede.

El secretario de Finanzas mexiquense, Raúl Murrieta, que trabajara junto a Videgaray en la administración de Peña, comenta oscuramente sobre Scotiabank y se apresura, en sus pausas de político- operador, a conjeturar sobre documentos que nunca podrán probarse en su total oficialidad, aunque contengan más certezas que palabras y según su vocabulario, analiza “emprender acciones legales  ante las falsas afirmaciones del senador Ricardo Monreal”.

Cree que hay dolo en el manejo de la información de los perredistas como el rompimiento del secreto bancario, que los datos mostrados son selectivos y cuestiona cómo accesaron a esa cuenta. La lógica indica que alguien del gobierno mexiquense, del banco, del equipo de Videgaray o de la Secretaría de Finanzas proporcionó la información.

La famosa cuenta, la 03800806935 de Scotiabank, recibe dinero de otra, la 132540061 de BBVA Bancomer, donde a su vez se depositan recursos federales.

La triangulación de dineros que proveniente de la Federación, encabezada por el panista Felipe Calderón y auditada por su propio equipo de trabajo, alimenta toda clase de conjeturas. La noche de la elección del primero de julio, Josefina Vázquez, quien se identificaba  como “La Diferente”, aceptó su derrota a cinco minutos de comenzado el conteo. Calderón felicitó a Peña con el 25 por ciento de los sufragios contabilizados. Allí comenzó la legitimación de un fraude que para los perdedores no puede ocultarse. Pero lo mismo cree la mitad del país, que señala a la otra de participar o solapar las actividades ilícitas. En realidad, la mayoría es espectadora desentendida que reflexiona a partir del modelo establecido por aquello sin forma denominado “sistema” y que concede que todavía existen caudillos, blancos o negros, que determinan ellos solos el destino de millones. Este determinismo crea escenarios fantasmales y obliga a quienes no se dan cuenta a reaccionar y circular en caminos que no llevan a ninguna parte. Son legales, pero inútiles.

La aceptación de esa alteridad causa todo y ningún beneficio se obtiene. La información oficial es falsa y todo lo que surge de ella también lo es. México es gobernado por un piso único de políticos, empresarios, narcotraficantes y curas que al mismo tiempo responden a alianzas extranjeras y un orden mundial que beneficia a pocos.

La realidad social mexicana, aun viviendo como ese piso de extrapoderosos ha decretado, echa olímpico relajo en Londres y aprovecha las redes sociales para manifestar repudio al mexiquense Peña y a su caterva de priistas a las afueras de Wembley, antes del partido de futbol entre México y Japón. Enmascarados de plata, robustos charros y una mujer bigotona con mensajes en inglés escritos sobre su cuerpo denunciado la falsedad de la democracia mexicana. Las redes sociales lo trasmitieron pero nada más.

Eruviel reconoció la existencia de la cuenta maldita de Scotiabank, después de reclamar a los banqueros el terrible descuido en el marco de los primeros cambios en su equipo de trabajo. Cumplió ya una parte de sus promesas de campaña. Pagó y ahora encara la renovación, la llegada de los montielistas que aseguran el control de la entidad para Peña y su fachada presidencial.

Día Cuatro

* Obrador todavía no protesta. El camino legal que sigue es el que marca el propio IFE. Las protestas las encabezan los ciudadanos. Peña insiste. Descalifica los videos y las fotos donde se muestran desmanes en casillas electorales y asegura que AMLO es mal perdedor. “¿Quién dice que los video no han sido armados por la oposición?”, apunta reflexivo, con la mano sobre la barbilla pero con el gesto de quien se sabe prácticamente intocable, todopoderoso.

 

Miguel Alvarado

Debajo de los puentes de Paseo Tollocan, frente al conglomerado de una tienda de Aurrerá, en el cruce de Isidro Fabela y Cinco de Mayo en Toluca, una gran familia de empobrecidos vive, al amparo del techo sin paredes que la autopista les puede ofrecer, desde hace más de un año. Allí, en una jardinera acondicionada con muros –por decirlo de alguna manera- de cartón y láminas sobre botes de basura y cubetas, gobiernan dos personajes gordos, enormes y sucios. Estos reyes del cochambre, los verdaderos jodidos del México de Calderón y de la Toluca de Peña, despojos sin otra cabida que no sea en la calle, han elegido no protestar pero sí iniciar una empresa que controla a los limpiaparabrisas del rumbo y a los niños que piden dinero. Algunos ambulantes se han unido a ese país interno que representan los marginados que no incluye el “132”, y entre todos obtienen el dinero para sobrevivir. Pagan a los policías municipales para que los dejen en paz y más o menos los cuiden. El grupo lo forman unas 10 personas pero tiene gran rotación, como cualquier empresa. Así y todo, no pueden evitar enterarse de que Enrique Peña es el presidente de México y creen que con él les irá mejor. Y eso significa que los dejen vivir en ese puente salvador que además les entrega en bandeja algunas de las calles con mayor afluencia de la ciudad.

Metros adelante, una de las sucursales de Telmex, propiedad de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo y nuevo socio del gobernador mexiquense Eruviel Ávila, da clases sobre la importancia de la comunicación. Telefonía, internet y televisión en uno solo paquete y a precios accesibles para todos son su negocio y lo hace bien. En esas oficinas, donde se exhiben computadoras y al menos tres maneras de pagar las cuentas, construyeron nichos al estilo de las iglesias católicas, pero en lugar de santos, vírgenes o jesucristos, esos espacios los ocupan con pequeñas tarjetas rígidas que explican la promoción del mes a todo aquel que se acerque curioso. Dios no tiene cabida en el país más católico del mundo, menos cuando espejismos más concretos tienen en sus manos lo importante. La administración de la religión ha perdido poder en el sistema de control que poco a poco se ha creado en el país y ahora hasta un hombre de apodo vegetal es más importante que los Diez Mandamientos, sustituidos adecuadamente por bandas anchas y canales por cable, todavía más intangibles que cualquier mesías.

Carlos Slim, a quien se coloca detrás del movimiento “Yosoy132” ha mantenido bajo perfil la semana posterior a las elecciones mexicanas. Y ha hecho bien. El sentido común le dicta que no tiene ninguna necesidad de escuchar lo que para muchos es el preludio a la desobediencia civil organizada en repudio de la manipulación electoral, de la impunidad cotidiana y de la asociación que la ciudadanía hace entre autoridades y grupos criminales, especialmente narcotraficantes. Nadie puede probar nada. Para el gobierno, si le conviene, nadie es corrupto y el narco es todavía una subterránea actividad que mata, nada más, a quienes trabajan para ella. Y aunque todos saben que no es verdad es imposible obtener un acta firmada que avale. Si la hay, será desvirtuada fácilmente, como Peña lo hace con las protestas multitudinarias en todo el país. El virtual ganador dice a la BBC de Londres que Andrés Manuel es el que organiza todo, que no sabe perder. Horas antes, el presidente Calderón decía lo mismo. “Era previsible que así se comportara”.

Pero Obrador todavía no protesta. El camino legal que sigue es el que marca el propio IFE. Las protestas las encabezan los ciudadanos. Peña insiste. Descalifica los videos y las fotos donde se muestran desmanes en casillas electorales y asegura que AMLO es mal perdedor. “¿Quién dice que los video no han sido armados por la oposición?”, apunta reflexivo, con la mano sobre la barbilla pero con el gesto de quien se sabe prácticamente intocable, todopoderoso.

Para el opinador Carlos Figueroa, “el proceso electoral en México en este 2012, como el de 2006, está matando a la democracia. El asesinato de la democracia que hoy observamos, comenzó en 2005 con la multimillonaria inversión que desde ese año hicieron los grandes poderes fácticos mexicanos para promover la imagen del que ya se perfilaba como candidato del PRI, Enrique Peña Nieto. El duopolio televisivo hizo suyo a dicho candidato y como lo ha denunciado el diario londinense The Guardian, cientos de millones de dólares fueron invertidos en promover la imagen de Peña Nieto y en denostar la de Andrés Manuel López Obrador”.

Mientras los eruditos repasan la crónica del triunfo priista, las principales ciudades mexicanas muestran su descontento y al menos los estudiantes protestan. Nadie sabe, más allá del recurso legal de revisar urnas, qué pasará después, cuando los que contaron por primera vez cuenten por segunda, idénticamente, y entreguen a Peña la maltratada banda presidencial.

El diputado federal perredista Gerardo Fernández Noroña, polémico pero acertado, resumió de un plumazo la realidad mexicana. “Si gana AMLO, la gente va al zócalo. Si gana @josefinaVM, la gente va al Ángel. Y si “gana” @EPN va a Soriana. Qué cosas”, publicaba en la red social de twitter.

Como él, pero desde el extremo, el mandatario mexiquense Eruviel Ávila tuvo por fin algo que hacer. Desde Valle de Bravo, donde su presencia no es casualidad, explicaba en confortable retórica pleistocénica, que su gobierno había entregado 170 mil monederos electrónicos de Soriana a estudiantes primaria y secundaria desde marzo, como parte del programa social denominado “10 Acciones por la Educación” y que caducarán hasta noviembre. Ese monedero, cuenta el reportero de La Jornada, Israel Dávila, otorga 500 pesos a los alumnos y son canjeables en tiendas como las de Soriana. “Desde luego que voy a seguir (entregándolas). Lo que haremos es revisar la forma, el procedimiento de cómo se entregan. Vamos a hacer entrevistas con los beneficiarios para ver cómo se sintieron en la atención y demás, para ver si se sigue con esa modalidad o se entrega con alguna otra”, dijo al final.

El mismo fenómeno, las compras de pánico con tarjeta priista, se registró en algunas bodegas Aurrerá del Edomex, pero el ejemplo de Soriana cundió. Aquella empresa no tuvo manera de defenderse cuando los usuarios subieron a las redes sociales los tickets de compra en donde se leía un concepto catalogado como “Beneficios PRI”.

Otro que repartió tarjetas de descuento fue Geovanni Ramírez, director del Instituto Municipal de la Juventud en Toluca, quien anunciaba en twitter que estaba “entregando tarjetas de descuentos Armala En Grande en la Telesecundaria 499 de Capultitlán”, el 5 de julio.

La estrategia de los monederos electrónicos no es nueva, pero hasta ahora se descubren sus bondades públicamente. Otra tarjeta mexiquense, inscrita en el programa “Mujeres trabajadoras”, que agrupaba a 127 mil mujeres, principalmente campesinas y que recibían 500 pesos mensuales, fue reactivada luego de dos años de terminada. Promotores priistas que trabajaron el día de la elección en la zona de San Andrés Cuexcontitlán, también en Toluca, convencían a quienes la poseían de votar por Peña. “En esa tarjeta se les depositarán mil 500 pesos a cada una de las que vote por el candidato. Los resultados nos dirán si ustedes cumplieron”, decían los priistas. Así, muchas votaron sin la mínima seguridad del pago y cuando lo reclamaron, les dijeron que lo harían, y que incluso les regalarían y activarían otra tarjeta, La Efectiva, usada en la campaña de Eruviel Ávila del 2011. Han pasado cuatro días y al menos en aquella región nadie ha recibido compensación.

Otras denuncias vinculaban a Soriana con el supuesto fraude electoral. “En Tultepec, México, en la calle San Pedro esquina con San Francisco existe un centro de entrega de despensas a adultos mayores del gobierno del Estado. El 20 de junio fue cerrado con sellos de Soriana, identificándolo como “concesionario”. A la fecha todavía existen los sellos. Eso demuestra el vínculo de Soriana con el PRI y el gobierno estatal”, escribía un usuario de La Jornada.

El engaño y descaro con el que el PRI y la Federación intervinieron el proceso electoral detonó en todas partes. No era necesario que fuera verdad, como no lo era el resultado final para la mayoría ciudadana, para creer lo que Anonymous, el grupo de expertos cibernéticos revelaba: que el presidente del IFE,  Leonardo Valdés Zurita, había recibido 100 millones de pesos para favorecer la campaña de Peña Nieto. Otros datos se filtraron. Que Soriana había vendido al gobierno mexiquense 568 mil despensas en 2010, por un costo de 129 millones 986 mil 800 pesos, según datos de Transparencia, cuando todavía gobernaba Peña.

Que se podían instalar en el país 143 mil 437 casillas como máximo, ni más ni menos, pero se instalaron 144 mil 13, según la base de datos del PREP.

Que, según esa base de datos, hay mil 829 casillas con más votos que votantes en la lista nominal y que la casilla con más votos tiene 2 mil 221, pero su lista nominal es de 670 eran sólo pequeñas muestras.

Peña, el probable ganador, no salía de su postura, por otra parte normal. “Mi rechazo a las prácticas del pasado es contundente”, apuntaba en una entrevista.

Para el analista Gonzalo Fernández Ortiz, la izquierda mexicana se lleva tres lecciones importantísimas de este proceso electoral: “las derechas definen estrategias cada vez más unitarias y agresivas… la estrategia de la izquierda partidaria de plantear un mensaje centrista le deslegitima como alternativa, a la vez que no le permite alcanzar el gobierno y ha sido la sociedad civil organizada la protagonista de la confrontación con la derecha, y no el PRD”.

  • Calendario

    • septiembre 2019
      L M X J V S D
      « Ago    
       1
      2345678
      9101112131415
      16171819202122
      23242526272829
      30  
  • Buscar