Errores y omisiones

* Sin dolores de cabeza y después de las desastrosas administraciones panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, los priistas brillaban con fulgor inacabable. Ha sido una ilusión pasajera o un sueño guajiro. La víspera del 1 de septiembre, cuando el atlacomulquense Peña está obligado a entregar, rendir o presentar a la nación su Primer Informe de Gobierno, el balance económico, político, social, educativo y de seguridad es un desastre, por escribir una palabra amable.

 

Francisco Cruz/ Marco A. Durán

Fue cosa del momento. A partir del 1 de diciembre de 2012 los priistas se sentaron a esperar el milagroso resurgimiento económico de México. De la mano de Enrique Peña Nieto; Luis Videgaray Caso, Jesús Murillo Karam, Miguel Ángel Osorio Chong, Rosario Robles Berlanga y Emilio Chuayffet Chemor, muchos, muchísimos —Televisa, por ejemplo, y casi todos los dueños de los medios— se aprestaron a presenciar el encauzamiento de la política nacional al camino de la rectitud y la honorabilidad.

Gozaba el país de una “halagadora” realidad. Sin dolores de cabeza y después de las desastrosas administraciones panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, los priistas brillaban con fulgor inacabable. Ha sido una ilusión pasajera o un sueño guajiro. La víspera del 1 de septiembre, cuando el atlacomulquense Peña está obligado a entregar, rendir o presentar a la nación su Primer Informe de Gobierno, el balance económico, político, social, educativo y de seguridad es un desastre, por escribir una palabra amable.

Horrorizados por los plantones y marchas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), los ciudadanos se niegan a ver incluso que los informes oficiales revelan que, por las incapacidades de Videgaray, el país entró en una espiral descendente, una economía en franca desaceleración; mientras Osorio, en Gobernación, se hace de la vista gorda para permitir al PRI hacer uso de sus viejas trampas electorales, y la Procuraduría General de la República, la de Karam, pese a la maquillada de números fue incapaz de ocultar que, desde el 1 de diciembre de 2012, se han reportada casi 14 mil asesinatos.

La administración peñista sufrió tamaña descalabrada cuando la Secretaría de Desarrollo Social, la de Rosario Robles Berlanga —la mujer que prostituyó al PRD—, no pudo ocultar más que 60 millones de mexicanos, la mitad de la población, viven en condiciones de pobreza, y a la de Educación, la de Chuayffet, se le cayó el teatro con la llamada reforma educativa, que plantea más una enmienda laboral punitiva para someter al magisterio disidente, meterlo al redil del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), una organización que nació en la década de 1940 para estar al servicio de la Presidencia de la República.

La pobre actuación en casi nueve meses echó leña a la hoguera de los escándalos. A nivel internacional se acabaron los halagos, México no es ya más el país con el potencial de crecimiento que esperaba el mundo. El “mexican moment” vislumbrado y promocionado, con bombo y platillos, por economistas y consultorías nacionales y extranjeras, pasó. Ha dado paso a la sombra de la duda. Incapaz de aceptar culpas, Videgaray siguió la escuela de los panistas y encontró sus culpables: el bajo ritmo económico de países europeos y asiáticos, así como de Estados Unidos, y el desastre en el que el panismo hundió al país, como si la campaña de 2012 la hubiera pasado con los ojos cerrados.

Ni Peña, ni Videgaray, ni sus panegíricos insertos en los grandes medios —impresos y electrónicos— explican que la mayor responsabilidad del magro crecimiento recae en el manejo inadecuado de las políticas económicas y la mala administración pública de los recursos. Peña y sus funcionarios en Hacienda, Gobernación, Banco de México, la PGR, Desarrollo Social o Educación han sido incapaces de detectar a tiempo los problemas, para tomar, según el caso, medidas anti-cíclicas.

Ejemplos sobran: al inicio del actual gobierno, un sobrado y triunfalista Videgaray estimó un crecimiento económico de 3.5 por ciento —con posibilidades de llegar al 4 por ciento— para 2013. Obligado por las circunstancias, pero todavía altivo, aceptó recortar la expectativa a 3.1 por ciento. Falló de nueva cuenta. El lento dinamismo interno lo obligó una segunda ocasión a morderse la lengua para ajustar sus proyecciones hasta 1.8 por ciento, con la probabilidad de que el Producto Interno Bruto (PIB) cierre del año con un avance mínimo de entre 1 y 1.3 por ciento.

La sorpresa de que la economía del país no puede manejarse tan en secreto y con tanta especulación como lo hizo con la del Estado de México —donde fue bautizado como el Harry Potter de las finanzas; por cierto, más por cábula—, dejó mudo a Videgaray. Mudo porque no ha sido capaz de reconocer que la industria maquiladora —ese extraño sector de producción dividida— es un desastre, ligando a México, siempre, al ciclo económico de Estados Unidos.

En términos prácticos, ha olvidado, o de plano no ha querido explicar, que la maquiladora es el motor más importante de la economía mexicana, en cuanto a exportaciones no petroleras se refiere. Tampoco ha señalado que ese flojo comportamiento de la maquiladora es reflejo de los problemas estructurales de un país que nunca ha logrado encontrar un proyecto propio de desarrollo.

Y la curva de aprendizaje del actual secretario de Hacienda se refleja en un subejercicio presupuestal, hasta el primer semestre, superior a 19 mil millones de pesos, sumado a una menor participación del sector privado. El resultado, valga la repetición, menor inversión fija bruta (por ejemplo, maquinaria y equipo) por la poca certidumbre que ofrece el nuevo gobierno priista. Llanamente, eso significa que los empresarios no confían en Peña ni en Videgaray.

La desconfianza se resiente más allá de las fronteras. Ya es inocultable la baja entrada de la inversión extranjera, la caída en las remesas y un sector turístico que, pese a la intensa promoción, no repunta. Todo eso afecta directamente el consumo de los hogares. Números del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) muestran que las ventas al menudeo —las de los hogares— apenas han crecido 2 por ciento en el año. Y aunque el Banco de México (Banxico) documenta que la inflación ha sido baja, la situación obedece más a la menor demanda interna de productos y a que no hay ingresos —por falta y/o pérdida de empleo—, que al buen manejo de la política monetaria.

Perdido el gobierno o metido más en crear burbujas informativas para desviar la atención a fin de ocultar sus incapacidades y los verdaderos problemas, pocos en el gobierno quieren ver la caída, por 10 meses consecutivos, del sector de la construcción, atribuida al vuelco de la política que dio el actual gobierno en la edificación de casas. Poco se habla de baja inversión gubernamental en infraestructura que encabeza, por cierto, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) al dejar de ejercer mil 500 millones de pesos en los primeros seis meses del año.

A estas alturas, las malas noticias se suceden una tras otra. Y una es consecuencia de la otra o de las otras. La tasa de desocupación por ejemplo, va en aumento; según el INEGI, en julio se ubicó en 5.12 por ciento y sigue en aumento. La enorme distancia entre las promesas, las proyecciones y las expectativas de los albores de la administración peñista no la puede ocultar ni el encarcelamiento de la profesora Elba Esther Gordillo Morales. Sólo los ciegos —el gobierno y los apoyos renacidos en el pequeño priista que cada comunicador lleva dentro— ocultan lo inocultable: de acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), manejado por el salinista José Antonio González Anaya, en todo el año se han creado apenas 300 mil nuevos empleos. De ellos, 274 mil son permanentes y el resto eventuales.

Con todo y su Reforma Laboral, el gobierno ha sido incapaz de crear las plazas prometidas. Apenas 14 mil 759 entre mayo, junio y julio. Haciendo sumas y restas en aritmética simple, eso significa que, en esos meses, se crearon 163 diarios, cuando el país requiere, por lo menos, 4 mil 167 nuevos puestos por día: 1.5 millones al año o 125 mil mensuales, para dar cabida a la fuerza de trabajo o jóvenes que se incorporan al sector laboral.

Un descalabro, pues, de tamañas proporciones arroja otros resultados desalentadores para una población empobrecida. Y le complica la vida a Peña, Videgaray, Karam, Osorio, Robles, Chuayffet y el resto del equipo presidencial. La trimestral Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) es elocuente: entre enero y julio de este año 500 mil mexicanos se sumaron a las filas de la informalidad. En otras palabras, medio millón de mexicanos en edad de trabajar engrosaron los abultados números del ambulantaje.

Si de evaluaciones se trata, Peña, Videgaray y compañía fallaron. Empobrecieron, todavía más, a un país empobrecido. ¿Tendrán el valor… o les vale?

El Barco Ebrio

*

El gobernador del Estado de México quiere arreglar todos sus pendientes. No los de los ciudadanos ni los suyos como administrador general. Quiere arreglar su vida personal. Y tiene que hacerlo antes de irse, pues esta vez va en serio que lo renuncian antes de septiembre del 2013. Desde la Federación le ha llegado la orden de que empiece a guardar sus efectos más queridos y prepare una relación sobre lo hecho y los pendientes, pues se le reinstalará, probablemente, como embajador en alguna remota isla o en un exótico país donde siga cobrando por su trabajo y experiencia en el arte de nada hacer y que no se vea como una expulsión o regaño. Luis Videgaray, el secretario de Hacienda y uno de los que mandan en este país no está contento con el señor Ávila. Y dicen en su oficina que ni siquiera se trata de cuestiones laborales, sino de algunas cosas privadas que no se han sabido manejar. Eruviel puede hacer de su vida un cacahuate, dicen en el DF, mientras no interfiera con los programas de Peña Nieto ni con los cotos de poder del Grupo Atlacomulco.

 

*

Desde finales del año pasado dan como ido a Eruviel Ávila y por lo pronto le han quitado su equipo original de trabajo. El doctor, que así le dicen los que lo aprecian, se siente abandonado y, peor aún, traicionado en la confianza que había depositado en el Grupo Atlacomulco.

 

*

Eruviel sabe que las cosas iban a salir así, pues eran parte del trato que lo llevó a la gubernatura. Y para quienes se apuntan a sustituirlo, el mensaje está claro: con nosotros o contra nosotros.

 

*

Los nombres que se manejan para suceder al doctor son varios, pero apenas son dos los más sonados y con reales posibilidades. El primero es el de Ernesto Némer Álvarez, ex secretario de Gobierno del Edomex y couch permanente de Rosario Robles, la funcionaria federal que todo lo quiere resolver con Pepsis, twitter y cámaras digitales. El otro es el alcalde Huixquilucan, Carlos Iriarte Mercado, amigo de todos los que deben ser amigos. De amplia trayectoria pública, donde también ha cosechado sus escándalos en los tiempos en que era policía y al lado de amigos como Rubén Mendoza Ayala, debe su éxito, si es que eso existe en la política y en el PRI, a don Arturo Montiel Rojas, el creador de los Golden Boy’s mexiquenses y que ahora ocupan, la mayoría, los cargos donde el país se mueve. Amigo del presidente Peña, Iriarte sería el gobernador ideal. Es amigo, leal, habla cuando debe y calla cuando lo ordenan y siempre ha estado a favor de quien tiene la voz de mando.

 

*

La vida privada de Ávila es algo que a nadie le interesa pero sólo uno, él, se ha encargado de que se escurra entre las puertas de su hogar y llegue a boca de malintencionados. Hacen mal quienes lo critican. No se vale.

 

*

Mientras Eruviel intenta resolver su futuro político, el presidente Peña Nieto encuentra un solaz en su imposible agenda de trabajo, pues aunque muchos lo duden, pronunciar discursos también es una actividad laboral y por la cual se cobra, aunque nadie devenga lo que él. Y ese solaz llegó en forma de una fiesta, en Yucatán, la semana pasada, donde casaban la actriz de Televisa Ludwika Paleta y Emiliano Salinas, hijo de Carlos Salinas de Gortari. De ella se sabe poco, excepto que es de ascendencia polaca y que su pasión por las novelas le ha llevado un poco a recorrer los caminos de La Gaviota, primera dama de México. De él, que es una especie de newager, motivador profesional, espiritualista que se preocupa por su país y que algo le ha aprendido a su padre, a quien en su círculo cercano aún llaman “señor presidente”.  Esa boda sencilla, pues sólo hubo 600 invitados, reafirma el maridaje entre política y televisión. Allí codeándose con la realeza de los culebrones, estuvieron “el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco; los ex gobernadores del Estado de México, Arturo Montiel Rojas, Emilio Chuayffet y Alfredo del Mazo; Manlio Fabio Beltrones, Enrique Jackson y Jorge Emilio González”, dicen las crónicas.

 

*

Peña y su esposa disfrutaron al máximo de este evento y desearon lo mejor de lo mejor a la nueva parejita, que muy ilusionada comienza una vida en común con objetivos que sólo benefician a la sociedad y, si se puede, al México de los necesitados. Si todo sale bien, Carlos Salinas estará invirtiendo todo lo que ha ganado desde 1994 para que se abra un fondo, administrado por un consejo ciudadano extraído del obreraje y de verdaderos representantes populares, para que se dote de escuelas a todas y cada una de las colonias de Guerrero y Oaxaca, nada más para empezar. Luego, Carlos y su carismático hijo anunciarán la entrega de capital contante y sonante como pago para el país que se los ha dado todo, y que tendrá como destino la modernización de los 10 municipios más pobres. Ese fondo será administrado por la ONU, a petición de los benefactores.

*

Y ustedes qué dijeron, éste es el nuevo PRI.

 

*

En la fiesta, Peña habló con su padrino. Pidió consejo y guía. Estuvieron solos algunos minutos. Uno de ellos regresó a su mesa regañado, con cara compungida pero motivado para hacer las cosas bien, como todo un estadista. ¿Quién de los dos sería?

 

*

Los ánimos separatistas de San Pablo Autopan, Cuexcontitlán y Huichochitlán murieron cuando los delegados fueron llamados al ayuntamiento de Toluca para conversar acerca del tema. Las autoridades fueron muy claras. No hay recursos para el pueblo, pero podemos hacer una excepción con ustedes. Así, quienes expresaban a los cuatro vientos que Toluca nunca les había hecho caso, se han retractado a cambio de cargos en el municipio. Para empezar les dieron su hueso como ayudantes de los secretarios de los regidores. Nada mal para los aprendices de Judas.

 

*

Pero los reclamos de aquellos pueblos son reales. Los delegados, instrumentos políticos, nada más, no pueden ocultar que sus representados están hartos. Defraudados, quienes saben que viven en pobreza aunque trabajen 16 horas diarias y ven sus tierras perdidas a pesar de todos sus esfuerzos, se organizan al margen del priismo. Suerte para ellos.

 

*

El domingo 21 de abril una extraña forma cortaba el cielo de Toluca. Una especie de cápsula anaranjada caía en el poniente mexiquenses, a las 8 de la noche. Minutos después, un temblor de 6 grados se dejaba sentir en la capital del chorizo. Hasta el gobernador del Edomex, tan distraído por su importante carga laboral, se dio tiempo para comentar el suceso en twitter. “Sobre el supuesto meteorito de Toluca, autoridades no tenemos reporte. Lo que es un hecho, es que para estos días se previó lluvia de estrellas”, dice el representante de los mexiquense. Gratis, lecciones de liviandad.

“Candidata” de Peña Nieto se perfila al Inmujeres

* De acuerdo con fuentes del Inmujeres, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles –integrante de la Junta de Gobierno del instituto–, ha señalado que Cruz Sánchez es “la candidata” de Enrique Peña Nieto para encabezar al organismo autónomo, por lo que se da por descontado que ella será la próxima titular a pesar de que hay otras aspirantes.

 

Anayeli García Martínez/ Cimacnoticias

En un turbio y simulado proceso de relevo en el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), la ex directora del Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social en el Estado de México (Cemybs), Lorena Cruz Sánchez, se perfila como la próxima presidenta de la instancia rectora de la política de equidad de género en México.

De acuerdo con fuentes del Inmujeres, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles –integrante de la Junta de Gobierno del instituto–, ha señalado que Cruz Sánchez es “la candidata” de Enrique Peña Nieto para encabezar al organismo autónomo, por lo que se da por descontado que ella será la próxima titular a pesar de que hay otras aspirantes.

En declaraciones a Cimacnoticias, la ex diputada federal y feminista Teresa Incháustegui criticó la falta de información a la sociedad civil sobre el proceso de relevo en el Inmujeres, por lo que hizo un llamado a Peña Nieto para que designe a una mujer “con liderazgo y experiencia suficiente para afrontar los retos que representa esta institución”.

La también académica y ex presidenta de la Comisión Especial del Feminicidio de la Cámara baja confió en que la Junta de Gobierno del Inmujeres logre el consenso al elaborar la terna de candidatas que enviará al Ejecutivo.

Natalia Reyes Andrade y Margarita Reyes Chávez, integrantes del Consejo Social del instituto, informaron que este viernes se enviarán a Peña Nieto los nombres de las tres aspirantes.

 

Proceso turbio

 

Las consejeras informaron que el pasado 21 de diciembre la Junta de Gobierno del instituto –integrada por los titulares de 13 secretarías de Estado, PGR, Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), así como por las 16 integrantes de los consejos Consultivo y Social–, presentó los nombres de cinco candidatas, todas militantes del PRI y en su mayoría provenientes del Estado de México.

Además de Lorena Cruz Sánchez, las otras candidatas son la presidenta del Organismo Nacional de Mujeres Priistas en el DF, Alicia Virginia Téllez Sánchez; la directora del Instituto de Atención a las Víctimas del Delito de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, Francisca de la Rosa María Zaldívar Pérez; la ex titular de la Secretaría de la Mujer en Coahuila, Martha Laura Carranza Aguayo, y la secretaria general de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Rosa María Molina del Castillo.

A partir de esas aspirantes, la Junta de Gobierno pretendía determinar en diciembre la terna que sería enviada a Peña Nieto, pero la mayoría de las consejeras pidieron ampliar el plazo a fin de abrir una convocatoria para que la sociedad civil mandara sus propuestas.

Las consejeras también argumentaron en su momento que desconocían los perfiles de las cinco aspirantes, y pidieron que el proceso de relevo fuera más “democrático, incluyente y transparente”.

Natalia Reyes Andrade explicó que la Junta de Gobierno acordó integrar la terna a más tardar el 10 de enero con la intención de que más mujeres presentaran su candidatura, lo cual al parecer no ocurrió, ya que a dos días del plazo fatal se manejan los mismos cinco nombres de candidatas. La consejera y activista lamentó que no haya más perfiles.

La también consejera Margarita Reyes Chávez adelantó que este jueves se reunirán las integrantes de los consejos Consultivo y Social para analizar las propuestas y dar sus observaciones; además de que –dijo– propondrán que se evalúe la postura de las candidatas en temas como la Alerta de Violencia de Género, la trata de personas, y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

No obstante, la ley del Inmujeres no prevé comparecencias de las postulantes ni la recepción de opiniones externas de organizaciones civiles. En todo caso, queda en manos de las consejeras y del resto de las secretarías de Estado la integración de la terna.

 

Dedazo presidencial

 

Durante este proceso de selección se informó que Rosario Robles ha dejado en claro que “la candidata” de Peña Nieto es Lorena Cruz Sánchez, actual subsecretaria de Desarrollo Regional del Valle de Toluca, lo que se ha considerado como un aviso de que de antemano ella será la próxima presidenta del Inmujeres.

Cruz Sánchez, ex directora del Cemybs, ejerció su mandato en momentos en que el Instituto Mexiquense de la Mujer se integró en 2006 a la Secretaría de Desarrollo Social de la entidad, durante la gubernatura del priista Peña Nieto. Según especialistas, el Cemybs tiene una visión meramente asistencialista.

Antes de asumir la Presidencia, Peña Nieto –a través de la bancada del PRI– envió una iniciativa de reforma al Congreso para sectorizar al Inmujeres a la Secretaría de Desarrollo Social –cuya titular ahora es Rosario Robles–, lo que generó el descontento de feministas por considerar que se restaban autonomía y facultades al instituto.

La protesta social obligó finalmente a Peña Nieto a dar marcha atrás a la iniciativa que convertía al Inmujeres en un “apéndice” de la Sedesol.

  • Calendario

    • julio 2017
      L M X J V S D
      « Ago    
       12
      3456789
      10111213141516
      17181920212223
      24252627282930
      31  
  • Buscar