Éxito de Peña en la Ibero, pese a intento orquestado de boicot

* Una bajada aquí, para explicar por qué se usa un titular de El Sol de Toluca, sería demasiado. Mejor no le ponemos nada.

 

Miguel Alvarado

Toluca, México; 10 de febrero del 2015. Bueno, sí, nadie se alegra, aunque también nadie está triste, al menos aquí, en esta redacción. La lectura del El Sol de Toluca, de la cadena de los Vázquez Raña es obligada. Todos ojean por sus hojas, anémonas de color diseñadas desde la práctica periodística de uno de los monstruos del oficio, Mario Vázquez Raña, muerto a los 82 años, el despojo en el que está convertido el periodismo en todos sus diarios.

Uno se pregunta si vale la pena hablar de alguien que, él solo, lo ha dicho todo de sí mismo. Un ejemplo, que él mismo se encargó de inmortalizar en su propio periódico, fue el encabezado que reseñó la participación de Peña Nieto en el foro de la Ibero, en plena campaña electoral, un 11 de mayo del 2012. Fruto de la inteligencia de un hombre acostumbrado a cobrar hasta el respiro de los otros, el titular terminó de pintar la vida de Vázquez y sus relaciones con el poder, la explotación laboral, el nulo ejercicio de la ética y su amasiato con el dinero público destinado al deporte nacional. Que a su funeral haya asistido Carlos Salinas de Gortari parece sacado, efectivamente, de una de sus crónicas periodísticas.

Estoy de acuerdo con Salinas. El deceso de Vázquez es una gran pérdida para los amigos, aunque ningún atleta de alto rendimiento acudió a su funeral, apunta la revista Proceso. Salinas, sin embargo, en ese sitio, tuvo para todos. Luego de elogiar a Vázquez, le preguntaron sobre Ayotzinapa. El tipo dio media vuelta y se fue por la puerta de emergencia, por donde tal vez entró. Antes, el cuerpo de Vázquez recibía la bendición de Norberto Rivera.

Pero aquí se lee El Sol de Toluca. ¿Se lee? Bueno. En mi recuerdo siempre estará ese diario, en los peores momentos, para agregar. Se lee, para saber que lo que sucede en la ciudad de Toluca es lo contrario de lo que se publica en esas páginas.

Vázquez ha sido, pues, un maestro inverso del periodismo, pero ni siquiera en esto es indispensable, aunque sí insuperable.

¿Vale la pena hablar de Vázquez? ¿Decir que su falta de ética, su antiprofesionalismo ha lastimado, corrompido a México desde la desinformación? A mí me afectó de manera personal una de sus notas. No es que Vázquez debiera reportear o revisar la información, pero establecía las formas periodísticas de sus amados soles, que una inercia de los directores regionales y sus reporteros siguen, perpetúan. A mí, esa carencia de entrañas me acuchilló de manera profunda e irreversible. Parece inútil decirlo ahora -y además se trata de Vázquez Raña-. En su momento, un reclamo de mi parte habría sido hablar con las piedras. Hoy, efectivamente, lo es.

Luego de muerto, esa simulación, avidez por el poder, permeó entre los amigos que identifica Salinas de Gortari, como Alfonso Navarrete Prida, secretario federal del Trabajo, el propio Peña, quien acudía “a despedir al amigo”. Vázquez es el reflejo de de la narcopolítica mexicana, del arribismo, la incompetencia, el enriquecimiento ilícito sustentado en el dolor de los demás.

Vázquez es el México erróneo, equivocado, macabro, siniestro, que algunos se empeñan en reflejar, en hacer cierto, válido hasta la náusea. Mejor decir que Peña tuvo éxito en la Ibero, pese al boicot. Suena mejor, sobre todo ahora, al borde el país de una guerra civil incomprensible, países de fosas y desaparecidos.

En realidad, no tengo nada bueno para decir de Vázquez.

Mejor, para no desperdiciar la hoja.

Anuncios

Madrazo que no mata…

* Para nadie es un secreto que esa televisión en México tiene todo el poder de inventar y legitimar la realidad —que “santo que no es visto en la tele no es alabado”—. Personajes de todo tipo existen gracias a la influencia de las dos principales empresas que controlan el espectro nacional abierto, Televisa y TV Azteca, las cuales han fomentado en sus espectadores una lógica simplista de blanco o negro, bueno o malo.

 

Francisco Cruz Jiménez

Sin la necesidad de aparecer en ninguna fotografía de plástico, donde se exhibieron las divas y las no tan divas del nuevo PRI, la maestra Elba Esther ya tiene su lugar en la primera fila del periodo presidencial 2012-2018. Sus méritos no estuvieron en convencer al electorado a través de una cara bonita y una sonrisa que solicitaba un voto de confianza, sino más bien en movilizar al millón 200 mil afiliados del SNTE.

Y es que en el selecto grupo dorado no podía quedar fuera la inteligencia sindical que representa la maestra. El voto que la acredita como integrante es el otorgado por el ex presidente Carlos Salinas de Gortari en abril de 1989. Característica que la convierte en la Golden Queen número uno del equipo de Peña.

Aunque  fue expulsada de las filas del PRI el 14 de julio de 2006 luego de que se hizo público su apoyo a Felipe Calderón, se volvió a creer que el poder de la maestra llegaba a su fin. No obstante, como reza el dicho: “Madrazo que no hace caer, fortalece”. Tras la expulsión, Elba Esther consiguió una presea mejor que ser integrante del PRI: su libertad para negociar abiertamente con el mejor postor.

El sistema la creó y se ha encargado de consentirla durante los23 años que lleva en el SNTE. Tiempo en el que se ha convertido en la líder sindical más poderosa de este país, capaz de influir no sólo en el rumbo educativo, sino también en todo  lo que se refiera a cuestiones políticas y burocráticas.

No es sólo un rumor el que ella se encuentre detrás del triunfo del priista Enrique Peña Nieto en los comicios del 1 de julio de 2012. Aunque en enero del mismo año se anunció públicamente la disolución del matrimonio por conveniencia PRI-Nueva Alianza, esto no fue más que una cortina de humo para que la maestra trabajara por la libre, fuera de sospechas a favor de la coalición Compromiso por México conformada por los partidos PRI y PVEM.

El periódico La Jornada hizo público el 22 de enero de 2012 que dos días antes, los negociadores del PRI, Miguel Osorio Chong y Luis Videgaray Caso hicieron una llamada telefónica a la maestra para convencerla de quitar de la lista para el senado a su hija Mónica Arriola y a su yerno Fernando González, con el fin de evitar pleitos internos en el PRI. Sugerían poner en su lugar a cualquiera del magisterio, pero la respuesta fue: “Pues entonces, que se vaya todo a la chingada”. En vano fueron también los esfuerzos preocupados de Peña, quien trató de convencerla. Ya era un hecho que la maestra prefería romper con el PRI, aunque esta decisión implicaba perder 24 diputaciones y cuatro lugares en el Senado.

Las sospechas de varios incrédulos no se hicieron esperar, hubo quienes opinaron que todo era una farsa, un numerito planeado para distraer la atención. Elba Esther había hecho sentir su amistad a Peña desde siempre, incluso, en algunas reuniones con sus allegados la maestra  ha presumido que Peña no ganó la gubernatura por su partido, sino con su apoyo.

Polémica como es, Elba Esther regresa a negociar con el partido que la vio nacer, ya no como la maestra que estaba aprendiendo cómo funcionaban las cosas en la política, sino ya con la especialidad en corrupción que le han otorgado los años. Tenerla cerca se aplaude entre gestos de amargura, pues aunque ella se debe a su maestro Carlos Salinas, nada garantiza su lealtad. Su amistad equivale, para el presidente Enrique Peña Nieto, a la posibilidad de que su gobierno no tenga problemas con el SNTE, que el PRI alcance la mayoría de votos en la Cámara Baja del Congreso de la Unión, pero no por ese deja de ser una sombra pesada como las tantas que han acompañado a Enrique Peña en su andar político.

Considerada como la “querida amiga” de los presidentes, a Elba Esther no se le ha negado nada. Ni siquiera las grandes cantidades de dinero que el gobierno destina para mantener a los 50 mil maestros comisionados del SNTE.

De acuerdo con Sergio Espinal —secretario del Comité Nacional Ejecutivo Democrático del sindicato de maestros—, en entrevista con Karina Avilés del periódico La Jornada, “Elba Esther Gordillo ha sostenido no sólo un excesivo número de profesores con comisión, sino “todo un ejército de aviadores” dedicados a actividades electorales, como la compra del voto, renta de casas donde se realizan elecciones, pagos a funcionarios de casilla […].

”Algunas cifras que da la Secretaría de Educación Pública (SEP) señalan que tan sólo en el tiempo transcurrido entre enero y marzo de 2011, el gobierno destinó 525 millones para pagar la importante labor que estos docentes realizan en cada periodo electoral.”

La estrategia del gobierno es clara, concede presupuestos a Elba Esther porque le conviene tenerla incondicional a sus políticas de impunidad y corrupción. Tal es el caso de los presidentes anteriores a Enrique Peña Nieto: Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón, que durante su gobierno se dedicaron a engrandecer el patrimonio de Elba Esther con el dinero de sus gobernados. De entre ellos, sobresale el sexenio de Fox que le depositó 41 mil 333 millones de pesos mediante el Programa Nacional de Educación. Sin lugar a dudas, su periodo presidencial fue un buen negocio para la maestra, pues en éste recibió 333 mil pesos más que con Calderón.

Por otra parte, a la Golden Queen se le pueden criticar muchas cosas: metidas de pata en la pronunciación de cifras y deportes olímpicos—, el yerro ocurrió en la lectura de su discurso en la ceremonia de apertura del ciclo escolar 2012- 2013 cuando dijo que 2 mil 35 mil 200 docentes recibirán el Estimulo a la Calidad Docente, y al felicitar a la selección mexicana que había ganado medalla de oro en la cancha de beisbol—, pero nunca que sea mala dirigiendo. Se ha comprobado que es una excelente estratega para coordinar a su ejército de mapaches electorales que integran su sindicato. Las cuentas no le fallan cuando se trata de cooptar votos. El ex presidente Felipe Calderón, y ahora el nuevo presidente de México, Enrique Peña Nieto pueden dar fe y legalidad de esto.

Mientras que, para Felipe Calderón Hinojosa, la maestra consiguió la mínima cantidad de votos con que ganó la contienda presidencial a Andrés Manuel López Obrador, con Peña fue más esplendida, pues elaboró todo un plan para regalarle sólo 5 millones de votos. Dicho operativo inició en el SNTE y se llamaba Ágora, puesto al descubierto por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que entregó el documento al diario La Jornada, para su publicación que tuvo lugar el 25 de junio de 2012.

“Ágora es un sofisticado operativo, que incluye estrategias de ‘inteligencia’, de comunicaciones y menciona seis estados ‘prioritarios’ para la jornada del 1 de julio: Aguascalientes, Chiapas, Nayarit, Nuevo León, Sinaloa y Tamaulipas.

”Se destacaba que con Ágora se contactarían más de 6 millones 768 mil 250 personas, de las que 3 millones 434 mil 125 serían ‘acarreados’ a las urnas con un ejército de 27 mil 473 activistas.

”Dicho dispositivo contaba con un mapa y cronograma de las casillas seleccionadas para el acarreo, un contact center para llamar a cada uno de los 3.4 millones de acarreados, un teléfono celular para cada uno de los 27 mil 473 aviadores para que enviaran por mensaje SMS en ‘tiempo real’ y a escala de estado, distrito y sección sindical; una encuesta previa con fecha del 30 de junio de 2012, con 2 mil 500 casos y otra de salida para el día de la elección, un conteo rápido de los resultados, ‘según actas’, en 250 puntos monitoreados del país y un cuarto de mando desde donde se tomarían todas las decisiones. Todo por la módica cantidad de 151 millones 277 mil 750 pesos.”

Ni a los servicios de espionaje del gobierno federal les hubiera quedado mejor. Hoy se sabe que si todo salió a pedir de boca para Peña, es porque supo rodearse de la gente correcta para hacer del fraude, no sólo una cultura democrática, sino un camino para llegar a la silla presidencial.

Otro de los favores que la maestra prestaría a Peña es el servicio de los 10 pupilos que Elba Esther logró colocar en la Cámara de Diputados en San Lázaro, sin ser elegidos por ningún ciudadano— porque son parte del grupo de representación proporcional a que tiene derecho el partido por un determinado de votos— con los que el PRI suma un total de 250 diputados

Ciertamente, Elba Esther es una mujer sin escrúpulos que seguirá mercando con la educación y con la falta de dignidad de maestros educados en la cultura de la sinrazón y obediencia, fieles a un sistema corrupto que los denigra, mientras les hace  creer que los protege; pero cómo se califica a los millones de mexicanos que prefieren olvidar y prestarse a los juegos sucios del poder.

Como dato curioso, la revista electrónica Reporte Índigo señaló en una nota publicada el 27 de julio de 2012, que los legisladores del Panal recibieron un presupuesto millonario para cubrir los gastos que demanda su función. Sólo del 1 de enero al 30 de abril de ese año, se les otorgaron 12 millones 247 mil pesos, es decir, un millón 530 mil pesos para cada diputado en un lapso de cuatro meses, cifra que corresponde sólo a los incentivos, al margen de la dieta o salario legislativo.

Además, a través de un acuerdo secreto, los coordinadores parlamentarios se autorizaron 230 millones de pesos. De ese monto, al partido de “La Maestra”, como le dicen los propios legisladores, le tocaron 7 millones 350 mil pesos.

A partir del 1 de septiembre de 2012, la fracción del Panal tiene 10 diputados: el ex priista Rubén Benjamín Félix Hay, María Guadalupe Talamantes —activista del SNTE en la sección 28—, Fernando Bribiesca Sahagún —hijo de Marta Sahagún—, Yolanda Martínez Mendoza —ex diputada local del PRI por Nuevo León y quien abandonó ese partido cuando Elba rompió con Roberto Madrazo en 2005—, Lucila Garfias Gutiérrez —dirigente de Nueva Alianza en el estado de México—, Luis A. González Roldán —representante del Panal ante el IFE—, Cristina Olvera Barrios —dirigente del SNTE y lideresa de la Federación Democrática de Servidores Públicos—, René Fujiwara —nieto de Elba Esther—, José Angelino Caamal Mena —incondicional de Gordillo, ex secretario general de la Sección 4 del magisterio de Campeche—, y finalmente, Sonia Rincón Chanona— quien estuvo al frente de la dirigencia estatal del PRI en Chiapas, fue diputada federal por el PRI, y recientemente se pasó a las filas del Panal—.

Todos están listos para practicar las enseñanzas de su “maestra”, es decir, negociar posiciones y prebendas a cambio de su voto y constante presencia en la Legislatura. Pero hay territorios “gobernados” por otros líderes que, necesariamente, marcarán las acciones de la presidencia peñanietista, tal es el caso de la industria forjadora de sueños más importante del país: la televisión.

Para nadie es un secreto que esa televisión en México tiene todo el poder de inventar y legitimar la realidad —que “santo que no es visto en la tele no es alabado”—. Personajes de todo tipo existen gracias a la influencia de las dos principales empresas que controlan el espectro nacional abierto, Televisa y TV Azteca, las cuales han fomentado en sus espectadores una lógica simplista de blanco o negro, bueno o malo.

El bien y el mal, según el criterio de un medio de trasmisión, son entonces los argumentos que se esgrimen como válidos o incorrectos. Casi nunca hay términos medios ni matices. Las opiniones que después se integran al colectivo tienen, además, la característica de mutar sin explicaciones convincentes y, así como se adopta una postura, se abanderan otras, dependiendo de los intereses y criterios televisivos.

La influencia de los medios es tal que en apariencia no obliga a nada. Basta que la imagen aparezca y que alguien comente algo al respecto para que su efecto empiece a influir, no sólo el criterio individual sino en el colectivo.

Confiada en estas cualidades que han logrado posicionar a la televisión por encima de los libros, el 11 de marzo del 2010 Televisa —la empresa que había impulsado a Enrique Peña Nieto desde 2005— se apresuró a exponerlo como el priista que más cerca estaba de la candidatura presidencial.

Los medios en general y los periodistas en particular no se perdían ninguna de las apariciones públicas de Peña e incluían en sus ediciones y comentarios hasta el más insulso de sus dichos y la más simple de sus anécdotas. Su imagen alcanzó tal fuerza que hubo quienes, mucho antes de las elecciones de julio de 2012, lo consideraban ya no candidato, sino presidente electo.

Negociaciones por debajo del agua, manipulación de la información—encuestas de dudosa veracidad, exceso de los tiempos de televisión suscritos por el IFE, spots rosas que vendían la imagen de un candidato cuyos valores enmarcaban la más conservadora tradición en cuanto a la familia mexicana— y omisión sobre los descalabros de la administración de Enrique Peña en el Estado de México fueron los elementos que completaron la campaña presidencial perfecta.

Visto así, a Emilio Azcárraga Jean no hay quien le pueda disputar su título de Golden Boy.

El repudio

* En México, las frecuentes movilizaciones en contra de Peña Nieto han ido a la par del surgimiento del movimiento #YoSoy132 en mayo pasado. Sin embargo, mexicanos residentes en todo el mundo han formado células del mismo movimiento. En la Argentina, el #YoSoy132 realiza reuniones periódicas en las que se busca visibilizar el “carácter fraudulento de la elección” en esta parte del mundo. Con al menos cinco actos públicos desde mayo a la fecha, el grupo se ha logrado organizar con eficacia entre las decenas de mexicanos que viven en este país.

 

Fernando León/ Narco News Bulletin

Las giras internacionales para el presunto presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, han iniciado de forma escabrosa. En su paso por países sudamericanos, el equipo del ex candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ha enfrentado a las movilizaciones y actos de repudio que en México han sido habituales en cada lugar en el que Peña se presenta.

Luego de que el Tribunal Federal Electoral desestimara las múltiples evidencias de compra y coacción del voto y de lavado de dinero en la campaña de Peña Nieto y lo proclamara “presidente electo de México”, el ex candidato se ha enfrentado a una creciente ola de repudio. La asociación de personajes siniestros en su campaña, como el controversial ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, y su violento pasado como gobernador del Estado de México (en el período 2005-2011) en el que ordenó la brutal ocupación y masacre en el pueblo de San Salvador Atenco en 2006, son sólo algunos de los atributos que generan más repulsión hacia su partido y persona.

En México, las frecuentes movilizaciones en contra de Peña Nieto han ido a la par del surgimiento del movimiento #YoSoy132 en mayo pasado. Sin embargo, mexicanos residentes en todo el mundo han formado células del mismo movimiento. En la Argentina, el #YoSoy132 realiza reuniones periódicas en las que se busca visibilizar el “carácter fraudulento de la elección” en esta parte del mundo. Con al menos cinco actos públicos desde mayo a la fecha, el grupo se ha logrado organizar con eficacia entre las decenas de mexicanos que viven en este país.

El pasado viernes 21 de septiembre, en su paso por Sudamérica, Enrique Peña Nieto, tuvo que encarar las movilizaciones convocadas por grupos de mexicanos miembros del #YoSoy132.

Por la mañana de ese viernes, el ex candidato del PRI fue recibido en Santiago de Chile por el presidente de ese país, Sebastián Piñera. La reunión celebrada en el Palacio de La Moneda, se llevó a cabo ante los reclamos y el repudio de mexicanos que habitan en ese país. Ante ello, la tristemente célebre fuerza policial de los Carabineros detuvo a al menos cinco manifestantes mexicanos. Uno de los detenidos, estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y en una estancia académica en el país sudamericano dialogó con este reportero narrando la situación. Comentó que afuera de La Moneda se acercó un “cuerpo especial de los carabineros” para detenerlos y que los “tuvieron horas en las comisarías, cada que nuestro familiares llegaban, nos llevaban a otra y negaban que estuviéramos detenidos.” El estudiante mexicano aclara que fueron detenidos incluso después de que “me identifique cómo estudiante de la UNAM, y [con] copia de mi pasaporte”. Después de horas detenidos por la policía de Piñera fueron liberados “gracias a la movilidad de nuestra familia y a que los carabineros negaran, en todo momento, nuestra detención,” comenta.

Unas horas después de esos incidentes, Enrique Peña Nieto arribó a la ciudad de Buenos Aires, Argentina para reunirse con la presidenta de ese país, Cristina Fernández de Kirchner. En esta ciudad, estudiantes mexicanos adheridos a #YoSoy132Argentina, a Morena Argentina y a otros colectivos latinoamericanos prepararon acciones de repudio afuera de la Casa Rosada, lugar donde se llevaría a cabo la reunión.

Convocados desde las 4 pm, el grupo de mexicanos preparó grandes mantas, volantes y distintos performances con la participación de los transeúntes locales. Las actividades lograron atraer la atención e interés de ciudadanos argentinos y de otros países en su paso por el punto neurálgico de las actividades económicas y políticas de la Argentina.

Previo a la llegada de Peña a la Rosada, prevista para las 8 pm, funcionarios de la Embajada Mexicana en Argentina se acercaron a la Plaza de Mayo. Ahí fueron reconocidos y abordados por miembros del #YoSoy132Argentina. Al grito de “¡Juicio a Calderón!”, los funcionarios se retiraron del lugar.

Minutos después, el grupo de mexicanos decidió acercarse a la Casa Rosada, sin embargo, gente de civil acompañada de policías antidisturbios lo impidieron. La malla ciclónica dispuesta en la Plaza de Mayo para impedir el acercamiento de protestas en el lugar sirvió como contención para la movilización mexicana. Sin embargo, los gritos de ¡“Asesino! Asesino!” o “Detrás del copetón está el pinche pelón!” hacían eco por toda la plaza, retumbando en las paredes de la Rosada.

Sin incidentes, la movilización culminó con éxito. Sin embargo, el reclamo seguía presente, ¿por qué -a pesar de las medidas protocolares de diplomacia- la presidenta de la Argentina, cuya gestión se ha destacado por su compromiso con llevar a la justicia a los represores genocidas de la década del 70, recibió a un personaje con las manos manchadas de sangre y a quien se acusa de haber comprado la elección con apoyo del narcotráfico?

La visita de Peña Nieto por tierras sudamericanas culminó el lunes 24 de septiembre en la ciudad de Lima, Perú, sin embargo, el presunto presidente electo de México pasaría el fin de semana en Buenos Aires, en donde el #YoSoy132Argentina esperaba hacer de su paseo aquí uno no muy placentero.

El licenciado Luis

* De Luis Videgaray se sabe poco. Durante mucho tiempo su mayor blasón fue ser el hermano inteligente de Eduardo Videgaray Caso, un conductor y humorista de Televisa, y que salía en programas concursos o presentando videos musicales. Luis le iba al América y perdió una elección estudiantil. Estudiante aplicado del ITAM, encontró acomodo en el despacho-negocio de Pedro Aspe, un ex secretario de Hacienda cuyos días de gloria transcurrieron al lado de Carlos Salinas de Gortari.

 

Miguel Alvarado

Tres semanas antes del primero de julio, la sede priista del Estado de México en Toluca decidió hacer remodelaciones en su edificio, ubicado en la avenida Alfredo del Mazo, al norte de la capital. Para ello contrató a un albañil para que tirara una barda interna y ampliara el espacio. Este hombre había trabajado anteriormente para los priistas en la construcción de bodegas ubicadas en el valle de México y en el periodo electoral había participado en la construcción de al menos tres de ellas. Pero esta vez era distinto. Laboraría por la madrugada, en una sección que no conocía. Lo haría solo pero rodeado por al menos 20 policías, que se limitaban a observarlo derrumbar aquella pared. Finalmente aceptó las condiciones porque le pagaban bien y comenzó su tarea. No tardó mucho en echarla abajo. Detrás de aquella pared encontró un enorme cuarto lleno de bolsas negras, que empaquetaban algo. El escombro había caído cerca de algunas de ellas y le impedían trabajar adecuadamente, por lo que decidió quitarlas, reacomodarlas en otro lugar. Así, de un puntapié intentó hacerlo pero la bolsa se abrió. El contenido se desbordó y dejó boquiabierto al albañil. Decenas de fajos de billetes se desparramaron por el suelo al mismo tiempo que sonaba una alarma y los policías rodeaban y detenían al desafortunado alarife. Sin explicar nada, lo retuvieron ahí, amarrado, hasta que llegó “El General”,  jefe de seguridad de aquella zona fantasma y lo interrogó más divertido que preocupado. Como pudo, el trabajador le explicó lo sucedido. El General, con voz suave, ordenó a los policías que lo liberaran y al asustado hombre que siguiera su trabajo.

– Nomás no digas nada, cabrón –fue la recomendación final.

El albañil terminó la ampliación y se apresuró a salir. No pudo evitar, por más que quiso, mirar que aquellas bolsas de basura negras, del tamaño de un hombre, eran metidas a camionetas Van negras, con los vidrios polarizados. Luego llegó a su casa, se emborrachó y se lo contó a su mujer.

La sospecha, por decirlo de alguna forma, de que el aspirante priista presidencial Enrique Peña compró las elecciones del primero de julio, será imposible de probar a pesar de relatos, testimonios y facturas que se han recabado por todo el país y que demuestran esa ilegalidad.

Las empresas involucradas con ese negocio han sido investigadas periodísticamente y se han  encontrado verdades que no necesitan sino la voluntad de las instituciones para hacerlas legales. Televisa, Milenio y TV Azteca son los órganos informativos vinculados con Peña Nieto, cuyo equipo supo que aquellos escaparates serían insuficientes. Así, sumó los esfuerzos de Monex, una casa financiera que triangula dinero y se dedica al negocio de los depósitos electrónicos en tarjetas de prepago y los unió al de las tiendas Soriana, cadena de supermercados que trabaja habitualmente con el gobierno del Estado de México, que le ha comprado hasta 4 mil millones de pesos en mercancías los últimos años.

Por complicado que sea, el camino que sigue ese dinero y cuyas cantidades rebasan los topes de campaña autorizados por el IFE, el organismo encargado de organizar las elecciones federales, es rasteable y se ha conectado en algunos casos con fuentes relacionadas con el narcotráfico y el lavado de dinero. Otras compañías se sumaron al esfuerzo priista por ganar la presidencia de México. Incluso, hubo algunas que surgieron de la nada y cuyos dueños son obreros, albañiles y hasta un muerto. En otros escenarios, los dueños de aquellos negocios tienen nexos con personalidades priistas que operaron en todos los niveles la campaña del sobrino de Arturo Montiel, como sucedió con el Grupo Empresarial Tiguan S. A., involucrado con las tarjetas electrónicas de Monex y que ya en el 2011 le vendió al PRI mexiquense 2 millones 554 mil peso en relojes de mano, cilindros para agua y cubetas, para la campaña del actual gobernador del Edomex, Eruviel Ávila.

Luis Videgaray, coordinador de campaña de Peña, fue también el jefe de las ansiedades gubernamentales de Ávila.

De Luis Videgaray se sabe poco. Durante mucho tiempo su mayor blasón fue ser el hermano inteligente de Eduardo Videgaray Caso, un conductor y humorista de Televisa que salía en programas concursos o presentando videos musicales. Luis le iba al América y en broma le decían que tal vez por eso había perdido una elección escolar. Estudiante aplicado del ITAM, encontró acomodo en el despacho-negocio de Pedro Aspe, un ex secretario de Hacienda cuyos días de gloria transcurrieron al lado de Carlos Salinas de Gortari. Su tienda, Protego, se dedicaba a reinventar las deudas públicas de los estados mexicanos, entre otras cosas, y hasta Toluca llegó el joven Videgaray, enviado por Aspe para que le resolviera a Arturo Montiel y Luis Miranda el embrollo que habían hecho de la cuenta pública mexiquense. Tan bien le fue a Videgaray que pronto se codeó con la crema y nata del Grupo Atlacomulco y se integró sin dificultades a los autollamados Golden Boys, un selecto club formado por Montiel que escogía a lo más granado de la política y que exigía ser joven, más o menos guapo pero muy ambicioso y que sirviera sin chistar las órdenes de aquel ex gobernador. La inteligencia ni la educación eran necesarias. Así se fortaleció la carrera pública de muchos políticos como Enrique Peña, Miranda, Videgaray. Laura Barrera, los jóvenes Del Mazo y una larga lista que incluía, faltaba más, a los parientes dilectos de ese ambicioso Arturo.

Videgaray aseguró la Secretaría de Finanzas en el Edomex cuando Peña se encargó de administrar el negocio familiar desde el palacio de Lerdo en Toluca. Luego fue diputado local y federal y desde esos cargos aprendió lo que le faltaba, que fue poco pero que le dio estómago para desprenderse de lo que no necesita la exigencia política.

Falto, pues, de los valores elementales pero brillante, millonario y poderoso, será cuestión de tiempo para que Luis se encargue de la Secretaría de Hacienda federal y le lleve las cuentas al peñanietismo, como sucede desde hace años. De aquel Videgaray que llegó a Toluca serio y callado, muy trabajador y que luego se transformó en un iracundo funcionario que lo mismo estallaba porque le tomaban una foto abrochándose las agujetas de sus zapatos que por un error en los protocolos, queda muy poco. Ni siquiera se recuerda que fue bautizado por un editor local como “Harry Potter” por hacer “magia” con las finanzas locales. Atrás quedó la historia que muy pocas veces contó públicamente y que ofrecía a una familia Videgaray sin figura paterna, donde la madre sacó adelante a tres hijos. La miseria de la cual dice venir no cuadra con el actual político, comprador delirante de elecciones presidenciales, artista burdo que no pudo mantener en la discreción los tratos que terminaron de deslegitimar a su jefe eterno. Su padre biológico, Luis Videgaray Alzada, murió joven pero como empleado de la banca pública cultivó relaciones que años después aprovecharían los hijos. A ese padre le dio tiempo de fundar, en 1958, el Instituto Mexicano de Valuación junto a “Antonio Fraga Mañana, alto funcionario de la banca pública y hermano de Gabino Fraga Magaña, prominente jurista y magistrado de la SCJN que fue siempre destacado representante de las élites postrevolucionarias. Antonio Fraga fue tío de Gabino Fraga Peña, el abogado que desde su despacho en Polanco construyó el falso armazón jurídico de Comercializadora Efra que trianguló millones de pesos para el financiamiento ilegal del PRI”, recuerda el diario Pulso.

La Comercializadora Efra es una de las que triángulo, junto con Monex, el dinero para comprar votos para el priismo, como acusan perredistas y panistas. Los cobros de esa comercializadora alcanzan 91 millones de pesos.

Otro vínculo que se encuentra entre Efra y las elecciones recae en el consejero general del IFE, Sergio García Ramírez, quien reconoció una amistad por más de 50 años con la familia Fraga.

“El consejero reconoció que como resultado de su amistad, participó en la boda de Emilio Fraga con Sandra Acuña, ceremonia a la que también asistieron el ex presidente Miguel de la Madrid y su esposa, Paloma Cordero, así como Alfredo del Mazo, ex gobernador del Estado de México”, publicaba el diario Milenio.

El apellido Fraga sale por todos lados dentro de la estructura priista. Un anuncio en el Instituto Nacional de Administración Pública recuerda una mesa redonda a la cual asistió hace poco el secretario de Gobierno mexiquense, Ernesto Nemer. “La cita es en el Aula Magna “Gabino Fraga” del Instituto, para este miércoles a las 18:00”, reproducía el reportero local Pastor Tapia.

Los Fraga mantienen un despacho llamado Grupo de Abogacía Profesional. Gabino Fraga, uno de sus socios, fue coordinador de campaña de Peña en Tlaxcala. La misma dirección del Grupo es la que usa la Comercializadora Efra, Calderón de la Barca 78, Polanco, en el DF. Con los gobernantes mexiquenses siempre han realizado negocios. Así, dice el diario Reforma, consiguieron “entre 2004 y 2007… la construcción del Circuito Exterior Mexiquense, obra construida por el consorcio de origen español OHL y que dirige en México José Andrés de Oteyza, quien fue secretario de Patrimonio y Fomento Industrial durante la presidencia de José López Portillo, y más tarde en los tiempos de Carlos Salinas de Gortari fue director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares”.

También hizo trabajos para liberar derechos de vía en 12 municipios, en el 2004 y participó en la fase II de la construcción del Circuito Exterior Mexiquense. Desde 2008 tiene el contrato para implementar el tren suburbano La Paz-Texcoco

Gabino Fraga Mouret es ex secretario y ex subsecretario de la desaparecida Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología; ex director de Gobierno en la Secretaría de Gobernación, en tiempos de Jesús Reyes Heroles, de quien fue secretario particular.

Enrique Peña Montiel

* En el 2004, Arturo Montiel tío del nuevo mandatario de México, Enrique Peña, buscaba la silla de Los Pinos. Al igual que su sobrino, era catalogado como un político intelectualmente desfavorecido y representante de aquel viejo PRI que finalmente nunca se fue pero tampoco se transformó. La periodista Selene Hernández elaboraba el perfil hace 8 años de aquel ex gobernador mexiquense y las coincidencias resultan sorprendentes. A la distancia representa un retrato fiel de lo que será México con un hombre que tiene detrás suyo al propio Montiel y a Carlos Salinas de Gortari. Por fin, el sueño de Arturo se ha cumplido: despachar en Los Pinos sin necesidad de dar explicaciones.

 

Selene Hernández

Las cualidades de un político pueden ser fácilmente identificables, observables a partir de su desempeño público en el poder, de la capacidad para afrontar problemas y de la rapidez de respuesta a las demandas del sistema político y social en el que se desarrolla.

En contraparte, la decisión ciudadana está limitada a la solitaria participación a través del voto. Ya en el poder, cualquier acto por parte de los gobernantes es justificable y las leyes se flexibilizan para otros, no para la gente común.

La necesidad de tomar las riendas de la ley, la economía, educación a niveles nacionales es el juego político.

El discurso de Arturo Montiel Rojas, gobernador del Estado de México, el 2 de marzo de 2004 en el marco de la ceremonia conmemorativa de la CLXXX erección del estado, se vio opacado por los videos de corrupción que irrumpieron en la escena política nacional, pero deja clara su disposición de asumir la cabeza de un leviatán social fuera de control.

Lo cierto es que los medios nacionales, para quienes dirigió el pretendido autodestape, pasaron por alto el hecho, salvo pequeñas menciones en noticieros por internet, cuyo alcance es estrecho y limitado.

A su favor se cuenta el desenvolvimiento que ha tenido para sortear los obstáculos políticos. En ese estricto sentido, su origen dentro del Grupo Atlacomulco, uno de los principales operadores dentro del Revolucionario Institucional; su imagen como centro aglutinante de apoyo por parte de los miembros de la clase política estatal; la aparente debilidad y descomposición del grupo contendiente, liderado por Roberto Madrazo en el PRI nacional, y el apoyo del frente de gobernadores al que pertenece, le amparan.

 

En busca de la tierra prometida

 

Montiel como candidato no sólo tendría que recuperar una presidencia perdida el 2 de julio de 2000, tendrá también que demostrar que no sólo busca trasladar la lucha al campo más ordinario de la economía: el monopolio de cargos administrativos y sus jugosos sueldos, si no que su llamado a la reflexión se basa en una propuesta legítima por la instauración de una estructura política viable.

Si lo importante no es el político sino la estructura política que éste pueda establecer en un cargo de honor nacional, se concede el derecho al ciudadano para ver la acción con efecto político, más allá de una exhortación, y queda por analizar el contexto estatal del que parte.

El discurso de Arturo Montiel, su posicionamiento político, plantea la necesidad de un liderazgo político firme y eficaz, el crecimiento económico urgente, educación moderna, competitiva y de calidad, disminuir la desigualdad, lograr un desarrollo social y humano sustentable y vivir bajo el imperio de la ley.

Más allá de lo aparentemente correcto y preciso de la propuesta, se presenta con oportuno tono a lo que quiere y necesita escuchar el ámbito social y político mexicano.

El elemento de liderazgo proporciona a Montiel un elemento del que no puede prescindir la política, a pesar de ser una figura retórica del pasado pre democrático.

Estudiosos de los fenómenos políticos, como el sociólogo Sergio Zermeño, explican que las figuras de los líderes se vuelven apropiadas porque son los únicos que actúan como nudos que unen y solventan las fracturas y desajustes en los partidos políticos.

El liderazgo es un fenómeno que tiende a presentarse en escenarios oportunistas y, ni siquiera políticas como las europeas o las norteamericanas, pueden dejar de acudir a él.

 

¿Quién es Arturo Montiel?

 

Divorciado, vuelto a casar y padre de 4 hijos, dos de ellos recién nacidos de su actual esposa, la francocanadiense Maude Versini de 30 años, Arturo Montiel buscará ser postulado a la candidatura priista por la presidencia.

Montiel, de 60 años, fue visto como el líder natural rumbo al 2006 inmediatamente después de la derrota de Labastida, en el 2002, porque gobierna al estado más poblado del país y donde se decidirá las elecciones. No se trata en este caso de carisma o de capacidad, sino del abultado padrón electoral.

Arturo Montiel es oriundo de Atlacomulco; estudió Administración de Empresas y Contaduría Pública en la UNAM.

Fue presidente municipal de Naucalpan y secretario de Desarrollo estatal, así como director general de Protección Civil en Gobernación; fue representante de Gobernación ante la Comisión Intersecretarial de Investigación Oceanográfica y director general de Talleres Gráficos de México. Fue líder estatal del PRI y de allí surgió como gobernador, en 1999.

Montiel debía ser el punto de armonía entre los distintos grupos priistas que buscarán tanto la gubernatura en el Edomex como la silla presidencial, pero no es así. Al menos no todavía.

A Montiel Rojas se le apunta como el sucesor de Carlos Hank González. La fuerza política y económica de este grupo llevó a posiciones claves a sus integrantes durante décadas.

 

Las referencias

 

La imagen de Arturo Montiel no se ha visto envuelta en ningún escándalo de corrupción, todavía. Pero durante su ejercicio como gobernador, la deuda estatal ocupa la segunda posición a nivel nacional, con 31 mil millones de pesos y se espera que al dejar su mandato llegue a 40 mil millones. Cada habitante debe 2 mil 500 pesos al nacer. Sin embargo, el PIB es de 5.2 por ciento.

En educación, el estado ocupa el tercer lugar en desatención a la demanda del nivel escolar primario y de cada 10 estudiantes egresados de preparatoria sólo 3 podrán acceder a la universidad. Con 14 y medio millones de personas y con la tasa de crecimiento poblacional más alta de la nación, el desempleo aquí ha llegado a ocupar las filas más destacadas a nivel nacional durante su mandato.

Ejemplo de la falta de planeación al invertir en obra pública, el Centro Médico ISSEMyM, a un año de su construcción, no cuenta con recursos para mantenimiento de su equipo, a pesar de ser uno de los mejores hospitales del país. El hospital Adolfo López Mateos presenta una crisis de desabasto de medicinas y falta de material quirúrgico que lleva ya más de tres meses. En éste último se realizaron remodelaciones y se retiró equipo que nunca se utilizó por falta de personal capacitado para manejarlo.

 

El posicionamiento político

 

José Antonio Trejo, especialista en temas sociales y políticos, profesor de tiempo completo de la facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la UAEM, sociólogo y etnosociólogo, plantea que en el escenario a la candidatura se encuentran elementos como la competencia entre partidos y viejos grupos políticos y de poder de la clase tradicional del estado.

“El lanzamiento de Montiel como candidato, el 2 de marzo, presenta lo que llaman los mercadólogos posicionamiento. A pesar de haber sido importante su destape, donde propone toda una agenda política para hacer campaña, no fue cubierto por los reflectores que tenía esperado.”

Montiel ha sido un centro político, apunta Trejo, que ha podido aglutinar lo que en primera instancia fue un club de gobernadores, la Conago, y que se ha convertido ya en todo un frente en el que ya comienzan a confluir sectores de extracción panista.

La imagen de Montiel, en su condición de político regional, no lo expone a nivel nacional ante un movimiento político desfavorable. La manera en que venda la reforma de su partido político y la habilidad con que logre consolidar su imagen en este tiempo son, apunta Trejo, un capital político importante.

La efectividad política de Montiel Rojas radica, según el investigador, en permitir subsistir a la clase política del estado y en construirse una imagen política propia, que no tenía al principio del sexenio y en que, más que un político democrático, se muestra como un político eficiente, con oficio.

“Socialmente, todavía cultiva las viejas costumbres clientelares y corporativas. En ese sentido ha significado un retroceso, más que un avance en la cultura política. En lo social ha mantenido sólo una estabilidad política, que no social. Hay cantidad de organizaciones sociales de todo tipo, sobre todo campesinas, que están intentando romper este cascarón corporativo que todavía existe a nivel estatal. En el estado, a diferencia de lo que sucede a nivel nacional, la figura del presidente ya no liga a nadie ni es el centro político de la nación ni del Estado mexicano. Está en competencia hasta con su esposa, con la primera dama. Lo que ha permitido la legitimidad es la obra y la imagen del gobernador; y en ese sentido, la praxis. La virtud de este gobierno es mantener el centro político, con todo lo criticable que pueda tener.”

 

Madrazo de frente

 

Como contrincante político se puede observar que a Montiel se le inclina más favorablemente la balanza por las desventajas que presenta Madrazo, actual presidente nacional del PRI, que por fuerza propia.

Madrazo está disminuido porque no ha logrado construir un liderazgo nacional. Además del rompimiento que tiene con Elba Esther Gordillo.

”Pesan más ahora los liderazgos regionales y, en ese sentido, Montiel sería un fuerte contendiente”, dijo José Antonio Trejo.

“Recordemos que el Estado de México, como clase política, no le apostó a Madrazo en las elecciones internas del PRI nacional. Su candidata era Beatriz Paredes y desde allí existe una obvia competencia.

“Lo interesante del escenario priista es que son los políticos estatales quienes le muestran lealtad y fidelidad a Madrazo y, más allá, profunda eficacia política. Son los operadores más avezados que tiene el PRI y son los que le están sacando adelante los problemas.

”El aparato político del Estado de México es su aval y se ha mantenido firme a diferencia de los golpeteos y resquebrajamientos nacionales. Toda la maquinaria política estatal priista está con todas sus piezas. Sin embargo, esto mismo puede convertirse en un problema porque es una estructura y una clase política de viejo cuño.

“Montiel no es el candidato de la modernidad política que esperamos, es un candidato todavía hecho a la antigua, rodeado de corporativismos de la CTM, CNC. Hay que recordar la línea dura que representa su secretario de gobierno, sobre todo contra los movimientos sociales, esa forma de operar políticamente, acosando a los movimientos, no buscando el diálogo o su desmantelamiento. La manera de operar de este grupo todavía es muy tradicional, muy corporativa y sumamente autoritaria”, dice Trejo.

Para las votaciones del 2005, el investigador dijo que si la ventaja la llevan las regiones, sería Montiel el candidato más adecuado para una coyuntura de ese tipo. Si nuevamente se impone el centro, será Madrazo.

 

AMLO versus Montiel

 

Frente al actual jefe de gobierno del DF, Andrés Manuel López Obrador, el investigador observó que todo dependerá de cómo recomponga su imagen López Obrador. Si lo logra, Montiel no sería un contendiente tan fuerte y tan popular. Sin embargo, no hay que descartar sorpresas.

 

No nos interesan

 

A la pregunta, Trejo responde que “en general los políticos viven de la política, llámense como se llamen. Nos hemos quedado ya sin esos personajes que a pesar de todo vivían para la política. No hay un político que no se esté sirviendo de la política. El gran problema de los políticos es que desafortunadamente administran nuestro dinero. Si no, en la actualidad no tendrían ninguna importancia su vida ni su trayectoria. Fuera de que manejan nuestros recursos, ya su apuesta, su compromiso por la nación, la sociedad, los ideales democráticos, no nos interesan.

 

Las aduanas

 

Nuestro Tiempo: ¿Carisma?

José Antonio Trejo: Nulo. Tiene más carisma su mujer, e incluso por eso gran parte del juego de su imagen es poner siempre “y la esposa del gobernador…”

NT: Mago, profeta, jefe de bando o de partido…

JAT: Jefe de bando.

NT: Medios auxiliares con los que cuenta, el as bajo la manga…

JAT: La descomposición de su propio partido, él es el único que parece que está fuerte.

NT: Orientación a la obediencia hacia él…

JAT: Efectiva.

NT: El empresariado…

JAT: También se retrata con obispos.

NT: Personal administrativo y medios materiales de la administración…

JAT: Buenos.

NT: Determinantes de interés personal, retribución material, honor social

JAT: Buenos, en términos de legitimar y crear esa representación propia, es perceptivamente buena.

NT: Premios para el séquito…

JAT: Vida política y puestos muy bien remunerados.

NT: El monopolio de los cargos: estructura que puede ofrecer para trasladarla a nivel nacional…

JAT: Esa es la gran pregunta, porque todos los presidentes siempre han tenido que hacer una gran alianza con distintos grupos y gran parte de los gabinetes era producto de ese equilibrio con los grupos. Con el advenimiento de la posibilidad de alternancia en el poder, esto se ha roto. Pero aún así el propio Fox tuvo que hacerlo. Es difícil pensar que a nivel nacional se va a repetir la estructura de gobierno del Estado de México. Es más, corre el riesgo de llegar a su mínima expresión en un gobierno federal, porque de llegar Montiel a la presidencia tendría que equilibrar, negociar con otros grupos mucho más fuerte y mucho más dinámicos que los grupos que actualmente se encuentran en el gobierno del estado.

La crisis orgánica

* Los centros de decisión de la clase “fundamental”, dirigente del sistema hegemónico en México, están fuera de México, con muy pocas excepciones como las de Slim, “Cemex”, la principal productora de cemento, el narcotráfico y no muchas más. Que después de un catastrófico paréntesis de 12 años, durante los cuales ensayó con su expresión más conservadora y preconciliar (el Partido de Acción Nacional), este “Bloque Histórico” haya tenido que recurrir nuevamente a un partido, el “Revolucionario Institucional” (PRI) que perdió su razón de ser a mediados de los 80´s (“institucionalizar” la Revolución iniciada en 1910 lo cual, en la práctica, supuso “legitimar” la contrarrevolución que la sucedió) para dar paso al más depredador y corrupto de los neo-liberalismos (con Carlos Salinas de Gortari), es una confirmación en si misma de tal crisis e indica que carece de vías de escape.

 

Juan Gaudenzi/ Argenpress

¿Quién, sin apelar a la teología de la democracia burguesa, puede negar – y demostrar la verdad de su negación – que el voto es una mercancía? Una mercancía que se puede vender y comprar a cambio de un “pagaré” en forma de promesas o al contado, en dinero o especies.

Por supuesto, todos los sacerdotes y feligreses de la democracia (¿la primera o la segunda religión con más fieles en el mundo?) pondrán, como de hecho lo están poniendo desde aquí (México), el grito en el cielo.

Pero en este país, donde según el jefe de la misión de observadores electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA), el ex presidente de Colombia César Augusto Gaviria, “existe el sistema más robusto y con mayores controles de América Latina para garantizar la confiabilidad de los comicios del pasado 1 de julio”, resulta que entre un 50 y un 70 por ciento de la población es pobre. Y, como es sabido, la pobreza no se lleva bien con la moral y la ética burguesas. ¿Quién no ha visto imágenes de saqueos a comercios y supermercados en algún lugar del mundo, inclusive en los Estados Unidos de Norteamérica?

Después de haber detentado el poder político durante 70 años quien mejor lo sabe es el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Por eso, en estos comicios, en complicidad con una de las principales cadenas de supermercados, se dedicó a canjear miles de votos (con diversas triquiñuelas como fotografías tomadas con teléfonos móviles, dentro de las casillas de votación, de las boletas previamente marcadas sobre el símbolo de ese partido) por tarjetas de compra, por cantidades que oscilaron entre los 100 y los mil pesos mexicanos. En el caso de la corrupción la eterna discusión de café es acerca de la culpabilidad: ¿en quién recae, en el que soborna o en el sobornado?

En cuanto a las elecciones no hay dudas: quien (¡una vez más!) violó las nuevas reglas de juego de la democracia burguesa de México, de la cual se supone que ha sido y es uno de sus componentes estructurales, fue el PRI, uno de los principales artífices y beneficiarios de la pobreza en este país. Un partido o movimiento, como el Peronismo, en la Argentina, para quien el propósito fundamental de la lucha por el poder, por cualquier medio (todo está permitido, lo que importa es el éxito) es el poder mismo; para desde él construir más poder. “Como sea (manipulación mediática y compra de las encuestas; compra de credenciales de elector y directamente de votos; gasto de fondos de campaña, de dudoso origen, muy por encima del límite permitido por la ley, etc.) ganamos y eso es lo que importa”.

La misma lógica del poder desde la cual sus adversarios de derecha y casi todos los mandatarios del mundo, comenzando por el actual mandatario mexicano (el gran derrotado) Felipe Calderón, y Barck Obama, se apresuraron a felicitar al supuesto futuro presidente de la República (Enrique Peña Nieto), sin esperar el resultado final e indiscutible del escrutinio.

Pero este delito y semejantes pruebas de la impunidad nacional e internacional de la que goza , que el propio sistema hegemónico hace posible para después censurarlo aunque rara vez lo castigue – equiparable al de la pederastia de tantos sacerdotes, sin que la excomunión aparezca por alguna parte – son sólo la punta del enorme iceberg contra el que el sistema de dominación ha colisionado y se está desmoronando.

Se trata de la más reciente demostración de la crisis orgánica del “Bloque Histórico” en México, para enfocar la situación desde una perspectiva gramsciana.

Del lado de los vendedores de votos hubo algo más que una necesidad material. Además de un olímpico desprecio por los” valores” de la democracia burguesa (y esto es digno de rescatar y analizar), un “algo” intuido por el sentido común – en el extremo opuesto a la filosofía – que les hizo descartar la posibilidad de que un grupo de partidos políticos que se reclaman de “izquierda”, de las clases medias urbanas, ilustradas y politizadas, encabezado por el más honesto y sincero de los pequeño-burgueses humanistas y reformistas (Andrés Manuel López Obrador -AMLO -) pueda salvar, como en términos más populares lo propuso durante toda su campaña, a dicho “Bloque Histórico” de su crisis profunda e irreversible.

Muchos – por no decir todos – los “intelectuales orgánicos” de las clases subalternas que hicieron y hacen posible el fenómeno “AMLO”, nucleados en torno al periódico “La Jornada”, no son otra cosa que lo que el filósofo eslovaco Slavoj Zizek llama “delicados comunistas liberales”, los verdaderos enemigos de cualquier lucha revolucionaria. Precisamente, porque su principal preocupación consiste en denunciar, combatir y tratar de resolver las disfunciones secundarias del sistema global (los golpes de Estado y las dictaduras, la pobreza, el desempleo, el racismo y la exclusión social, la homofobia, la “excesiva” concentración de la riqueza en pocas manos, las violaciones al paradigma democrático, la extinción del concepto de soberanía nacional, los monopolios, la corrupción, la depredación ecológica, etc.), sin cuestionar la esencia del sistema socio-económico-cultural que las hace -y los hace – posibles.

“El resto de los enemigos – fundamentalistas religiosos y terroristas, ineficaces y corruptas burocracias del Estado – son personajes concretos cuyo auge y caída dependen de circunstancias locales contingentes. …En cambio, los comunistas liberales son la encarnación de lo que está mal en el sistema como tal”, afirma Zizek. Al nivel de la sociedad civil en su estado actual, aclararía yo, remitiéndome a Gramcsi.

Inconscientes tanto de la contradicción fundamental como de las secundarias (en este segundo caso porque miran TV y no leen “La Jornada”) los vendedores de votos optaron por algo concreto y tangible como puede ser una “canasta familiar” o un colchón en lugar de apostar a una utopía (lo que está en contradicción con la realidad). Aunque con esa opción contribuyeran objetivamente a acelerar la descomposición del “Bloque Histórico”, entendiendo por tal el sistema hegemónico bajo la dirección de una clase “fundamental”. Algo que los tiene sin cuidado, obviamente.

Pero, ¿qué es más precisamente este “Bloque Histórico”? y ¿cuál es la clase “fundamental”? Para el primer concepto no existe una definición ni una interpretación únicas. En términos muy generales podemos entenderlo como la unidad (en determinado momento de la historia y en una realidad específica) de la estructura socio-económica, la superestructura y las relaciones entre ambas.

En cuanto a la idea de “clase fundamental” podemos equipararla a la de “clase dominante” ¿Cuál o cuáles son las clases dominantes en México? Para establecerlas podemos recurrir al descarte: no es agraria por cuanto en el 2010 el campo solo aportó el 4,2% del PIB; y tampoco es industrial (treinta y tres%). Pese a que la estructura socio-económica tiene poco que ver con la de los países más desarrollados, la de México es una economía, fundamentalmente, de servicios (62.5%), dentro de la cual se incluye, por supuesto, el capital financiero internacional (banca) y el sector de las telecomunicaciones, como los preponderantes. En tanto que la empresa petrolera Pemex – la más grande del país – pertenece al Estado , al igual que la empresa generadora y distribuidora de electricidad, se podría concluir que la clase “fundamental” o grupo privado dominante, está integrado por el capital trasnacional (finanzas, telecomunicaciones, turismo y alimentos y bebidas, especialmente), asociado en algunos casos con un minúsculo grupo de empresarios mexicanos. Ej: Carlos Slim, considerado el hombre más rico del mundo. Sin embargo, en el “Bloque Histórico” mexicano existe otro componente (inexistente en Italia en los tiempos en que Gramsci escribió sus “Cuadernos de Cárcel”)también de carácter trasnacional (la mayor empresa trasnacional mexicana) pero con sus comandos estratégicos dentro de las fronteras nacionales: el narcotráfico, una actividad formalmente delictiva, proscripta y combatida, pero de la cual el “Bloque Histórico” no puede prescindir (sin el lavado de los narco-dólares el sistema financiero colapsaría).

En conclusión: los centros de decisión de la clase “fundamental”, dirigente del sistema hegemónico en México, están fuera de México, con muy pocas excepciones como las de Slim, “Cemex”, la principal productora de cemento, el narcotráfico y no muchas más.

Que después de un catastrófico paréntesis de 12 años, durante los cuales ensayó con su expresión más conservadora y preconciliar (el Partido de Acción Nacional), este “Bloque Histórico” haya tenido que recurrir nuevamente a un partido, el “Revolucionario Institucional” (PRI) que perdió su razón de ser a mediados de los 80´s (“institucionalizar” la Revolución iniciada en 1910 lo cual, en la práctica, supuso “legitimar” la contrarrevolución que la sucedió) para dar paso al más depredador y corrupto de los neo-liberalismos (con Carlos Salinas de Gortari), es una confirmación en si misma de tal crisis e indica que carece de vías de escape.

AMLO, con su propuesta de un “cambio verdadero” y “amoroso” señaló una: la más políticamente correcta y coherente, dentro de la lógica capitalista de los países más avanzados en términos de desarrollo humano y sustentable (¿las naciones nórdicas de Europa?). Hasta se esforzó por destruir su falsa imagen de anti-sistema para mostrarse tal cual es: él más convencido de que a la democracia liberal y la economía de mercado (los intocables dioses del Olimpo) puede despojárselos de sus excesos y contradicciones para ponerlos al servicio de la sociedad. El cree en la posibilidad de aportarle racionalidad a esos dioses. Es decir, proporcionarles, más que un rostro, un alma humana, para salvarlos de sí mismos. Y le transmitió esa fe a millones de mexicanos, sobre todo a los jóvenes.

Jóvenes avergonzados del sistema social en el que están inmersos; críticos por lo tanto, de la ideología de la clase dominante; quienes – muchos de ellos – experimentaron por primera vez un proceso electoral sin otro referente más “progresista” que el de AMLO. Es decir, sin ninguna formación, ni experiencia, ni orientación de carácter revolucionario, si no, precisamente lo opuesto: el conservadurismo y la anti-revolución.

Pero el “Bloque Histórico” posee en sí mismo, no sólo las causas de su propia destrucción, sino también, las pruebas inocultables de estas ¡Y, sobre todo los jóvenes parecen dispuestos a percibirlas y procesarlas en su conciencia!

Si las cosas no fueran lo que son y lo que serán (aún creo en el materialismo dialéctico y en la historia); es decir, si los medios de comunicación no hubiesen intervenido activamente en favor del comprador de conciencias y votos; si las elecciones se hubiesen correspondido con la mitología democrático-burguesa y el “Bloque Histórico” (el poder trasnacional y el narcotráfico) hubiese reconocido el triunfo de AMLO, los jóvenes mexicanos pensarían hoy que la crisis orgánica de aquel no es tal (que apenas se trata de una expresión de deseos de algún viejo radical, nostálgico y trasnochado) y que dicho “Bloque Histórico” aún posee la capacidad de autocriticarse, oxigenarse, recomponerse, con menos corrupción, algunas reformas sociales; menor pobreza e impunidad; los militares en sus cuarteles; las calles sin el ornamento de decapitados y los puentes sin ahorcados; amor, comprensión y solidaridad; consenso en lugar de coerción.

Es decir, la ideología (maquillada) de la clase dominante hubiese vuelto a funcionar.

Pero fueron esos propios dioses, blancos, rubios y de ojos claros, por un lado; mestizos, multimillonarios y armados hasta los dientes, por el otro -en realidad el “Bloque Histórico” que se niega a reconocer su mal terminal dentro de la geografía mexicana-, mediante los mitos de la libertad de prensa, las elecciones “democráticas y transparentes” y el sufragio “libre” los que (nuevamente) le dijeron NO.

 

Ni estructura ni ideología

 

Ni a vendedores ni a compradores ni a toda la parafernalia electoral montada desde el gobierno y los partidos políticos (avalada por decenas de burócratas internacionales) para hacer posible este mercado les importa tres pepinos la situación y las perspectivas del sistema social mexicano.

Ni siquiera a los componentes de la llamada “estructura ideológica” (la red de organizaciones y mecanismos mediante la cual la clase dirigente difunde su ideología) simplemente porque tal red prácticamente no existe y porque – esto es lo más importante – no tiene ninguna ideología “orgánica” que difundir.

Cuando escribo “ideología orgánica” estoy pensando en un conjunto de valores culturales y determinada forma de comprender el mundo, para cuya reivindicación y desarrollo México es una de las naciones más privilegiadas y que, sin embargo, la clase dirigente ignora o desprecia o porque no pertenece a México (el capital financiero trasnacional) o porque cree que le resulta más funcional a sus intereses la importación (como si se tratase de bienes de capital o tecnología de punta) de la ideología del imperio. “Cree” porque en su descomunal miopía no percibe la contradicción entre una ideología de “la sociedad del consumo”, por ejemplo, en un país en el que, salvo para la compra de tres o cuatro alimentos básicos, no hay consumidores porque el salario mínimo está entre los más bajos del mundo y los precios de esos alimentos aumentan día a día.

¿Y por qué afirmo que, aunque se trate de ideología importada, prácticamente ha dejado de existir una “estructura ideológica” de la clase dirigente, destinada a mantener, defender y desarrollar el frente teórico e ideológico (como si existió durante el viejo régimen del PRI)?

En primer lugar por la falta de verdaderos intelectuales “orgánicos” del “Bloque Histórico”, entendiendo por tales a cuadros profesionales de alto nivel e identificación con la clase dominante en la burocracia (Estado/gobierno), el sistema educativo, las entidades culturales, los medios de comunicación, la filosofía, la literatura , las artes y las diferentes ramas de las ciencias.

Pero también porque, sin poder contar con los centros de enseñanza superior e investigación científico-tecnológica – orientados hacia la centro-izquierda -, y con el poder de convocatoria e influencia de la Iglesia Católica en franco retroceso, tal “estructura ideológica” ha tenido que recurrir a los medios de comunicación, especialmente la televisión, prácticamente como su único instrumento ideológico.

Medios, como ha quedado de manifiesto en estos últimos días, que con abrumadora mayoría están en manos de mediocres y corruptos mercachifles de la información, carentes de credibilidad y respeto. ¡Que toda o casi toda la “estructura ideológica” descanse actualmente en un monopolio con la siniestra trayectoria de “Televisa” y de su principal presentador de noticias, Joaquín López Dóriga, quien -según The Guardian”, de Londres, habría recibido enormes cantidades de dinero a cambio de promover la campaña del supuesto ganador de las recientes elecciones (el comprador de votos) – es un dato significativo de la crisis en la superestructura del “Bloque Histórico”!

He aquí otro ejemplo: Ciro Gómez Leyva, director editorial de Grupo Milenio y conductor estelar de Milenio Televisión, considerado un tránsfuga de la izquierda reformista mexicana, tuvo que disculparse públicamente porque durante 90 días el periódico de ese grupo, reprodujo los resultados de una encuesta pagada que invariablemente dieron como ganador con márgenes aproximados de 20 puntos al candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

“Incluso ante quienes nos difaman e insultan aceptaremos que esta vez fallamos. Los números, editorialmente, son muy difíciles de justificar”, expresó.

Con el 95% de las casillas computadas, las cifras del PREP del Instituto Federal Electoral (IFE) demostraron que la gran mayoría de las encuestas publicadas por los medios mexicanos tuvieron un altísimo grado de error, siempre a favor del candidato del PRI a la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto.

Entre los medios impresos y electrónicos que difundieron encuestas durante los 90 días de campaña, los que manejaron las cifras más altas a favor de Peña Nieto -y que tuvieron desaciertos de entre 18.5 y 15.2 puntos porcentuales- fueron Milenio, El Universal, Televisa, Excélsior y El Sol de México.

 

El accionar político-militar

 

Todo esto en el seno de la “sociedad civil”, según la entendió Gramsci. Mientras tanto, en el nivel de la “sociedad política” (Estado) su relación con la primera – teóricamente una unidad dialéctica donde consenso y coerción son utilizados alternativamente – se caracterizó en los últimos seis años por el fallido intento de legitimarse por medio del accionar político-militar (dirección política de la coerción), demostrado así el carácter orgánico de la crisis.

En la medida en que sucesivos fraudes electorales fueron separando a la sociedad civil de la sociedad política, con lo cual los instrumentos de consenso comenzaron a demostrar su fragilidad, y que, simultáneamente, diversas y poderosísimas organizaciones delictivas desconocieron – y desconocen – la dirección de la clase fundamental (desconociéndose a si mismas en tanto integrantes del Bloque Histórico), desde los mencionados centros de decisión allende las fronteras nacionales llegó la orden de militarizar al país. La más terrible de las consecuencias, aunque no la única: alrededor de 60 mil muertos, mexicanos.

Repudiado por más de la mitad del electorado, carente de legitimidad aún antes de iniciar su mandato, obligado a negociar en el Legislativo, sin funcionarios-“intelectuales” capaces de establecer un dialogo con la oposición y de recomponer las relaciones con la sociedad civil, rodeado de una aureola de ignorancia y frivolidad, lo único que puede esperarse seriamente del “comprador de votos” es un avance sobre los bienes de la Nación y los derechos histórica y legítimamente adquiridos de trabajadores, jubilados y pensionados, beneficiarios de los sistemas de seguridad social, etc., por medio de las famosas “reformas estructurales” pendientes. Además, un pacto con los carteles del narcotráfico para delimitar territorios y rutas a respetar por todos los participantes en el diabólico juego, logrando así reducir los niveles de violencia e inseguridad (como en los viejos y “dorados” tiempos).

¿Todo esto en beneficio de las clases dominantes? Podría ser en el corto plazo. En el mediano y largo, hacia una profundización de la crisis orgánica del “Bloque Histórico” y la construcción de uno nuevo de las clases subalternas.

¿Quién es Enrique Peña Nieto?

* Una de las mayores losas de Peña Nieto es la historia. Por un lado, su historia personal: desde una familia vinculada con ex gobernantes corruptos (como Arturo Montiel), hasta oscuros rumores claramente dirigidos a desprestigiarle (como un hijo no reconocido o la muerte de su esposa), pasando por una asociación directa con un impopular padrino político como es Salinas de Gortari.

 

Víctor Martín Gómez/ Rebelión

Enrique Peña Nieto (EPN) es el candidato de la coalición “Compromiso por México”, formada por el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Verde Ecologista de México. Con 45 años y abogado de profesión, lleva desde 1984 en el PRI, donde ha ido escalando cargos y ganando mayores responsabilidades hasta llegar a ser en el último sexenio gobernador del Estado de México.

Precisamente, su campaña actual se basa en resaltar los logros conseguidos durante ese último cargo. Con la constante palabra “compromiso” por bandera, Peña Nieto se dedica a elogiar su propio trabajo en el Estado de México, como prueba de que tiene la capacidad y la sabiduría para trasladar ese éxito a todo el país. No obstante, no tardó en salir a escena una campaña crítica con este supuesto éxito. Con el lema “Peña no cumple”, los spots van desmontado uno a uno los compromisos en teoría cumplidos por el candidato priista al más puro estilo “esto es lo que dice Peña Nieto que ha hecho y esto es lo que realmente (no) ha hecho”.

En su camino a la Presidencia, Peña Nieto apuesta por políticas de buen ver: lucha anticorrupción, una seguridad social universal, crecimiento económico, estabilidad macroeconómica, potenciar el comercio exterior y la competitividad, reformar el control de los hidrocarburos, una reforma fiscal o la reducción del número de diputados, entre otras. Sin embargo, bajo estos atractivos lemas hay un programa neoliberal que trata de privatizar lo público, hay una mayor apertura de México a la entrada de capital extranjero, hay un endurecimiento de la presencia militar, del control social y de la seguridad, etc. Por no hablar de la demagogia en la que caen todos y cada uno de los aspirantes a Los Pinos cuando hablan de anticorrupción, transparencia democrática o educación de calidad, sin aclarar exactamente a qué se refieren.

A sus propuestas, EPN suma las del Partido Verde: vales de medicinas para todos, acabar con las cuotas en las escuelas o cadena perpetua para los secuestradores son algunas de las más llamativas, aunque de nuevo vuelve a recurrir a lemas tan ambiguos como “agua para todos” y “voy a acabar con la pobreza”.

Peña Nieto ha sabido conjugar dos ejes en torno a su candidatura: la persona y el partido. En el caso de Andrés Manuel López Obrador, muchos de sus votantes lo son por la devoción que le tienen y no por los partidos que hay detrás de su candidatura (PRD, PT, MC). En el caso de Josefina Vázquez Mota (PAN), es precisamente su personalidad lo que está haciendo que sus posibles votantes dejen de serlo. No obstante, Peña Nieto es una cara famosa, joven y atractiva que se ha difundido por todo el país en anuncios, entrevistas e incluso series de televisión. La presencia mediática ha sido tal que prácticamente todo el país le reconoce, lo cual en México puede significar una cantidad de votos considerable. Para ello, ha contado con una publicidad abrumadora en todos los sentidos, lo que le ha valido las protestas de ciertos sectores de la población que critican el posible favoritismo que hay en los medios de comunicación en torno a la figura del político priista.

Al mismo tiempo, su partido, el PRI, es una formación histórica, una marca consolidada. Muchos de sus votantes lo han sido toda la vida y lo seguirán siendo. En muchos Estados de la República, el PRI es el partido dominante desde hace décadas, lo que lleva a sus votantes a una inercia automática cuando van a las urnas. Por una parte, el priismo es un sentimiento apegado a la personalidad de muchas personas desde que nacen (como por ejemplo lo puede ser el peronismo en Argentina). Por otra, la información que reciben los ciudadanos proviene del duopolio televisivo, de modo que tienen una visión parcial de la realidad y de lo que representa este candidato y este partido. De hecho, hay sitios donde lo único que se conoce es el PRI, con todo lo que ello supone. No ocurre igual en la capital del país, donde las vías de comunicación son más amplias y donde la izquierda lleva años asentada.

En ese sentido, mientras el país entero está plagado de propaganda con la cara de Peña Nieto junto al emblema del PRI, en la capital de México la propaganda mayoritaria es con el mismo rostro pero con el logo del Partido Verde. Peña Nieto no quiere que, en el escenario capitalino, se le relacione con el PRI para no crear más rechazo del que ya tiene. Así, su rostro bajo el eslogan del Partido Verde podrá arrancar algunos votos de más en la capital del país.

De la misma manera, Peña Nieto ha de lidiar con un antipriismo permanente que teme la vuelta de un PRI con un oscuro pasado en el poder. Ese antipriismo hoy está dividido, anda indeciso entre el PAN y el PRD y es esa indecisión (que ronda el 20%) la que más beneficia a Peña Nieto, que prefiere que esa masa electoral se diluya entre el resto de candidatos y no forme un bloque unitario que elija a un único candidato que le pueda discutir la presidencia.

Siguiendo con esa idea, una de las mayores losas de Peña Nieto es la historia. Por un lado, su historia personal: desde una familia vinculada con ex gobernantes corruptos (como Arturo Montiel), hasta oscuros rumores claramente dirigidos a desprestigiarle (como un hijo no reconocido o la muerte de su esposa), pasando por una asociación directa con un impopular padrino político como es Salinas de Gortari (ex presidente de México). Por otro lado, el candidato del PRI tiene que afrontar que se le relacione con los 70 años que estuvo su partido en el poder. Esto supone una vinculación directa con casos de corrupción, de falta democrática, de caciquismo y de represión. En esto último, son especiales tres casos: los sucesos del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, la masacre estudiantil del 10 de junio de 1971 y, el que toca directamente a Peña Nieto, la represión de San Salvador de Atenco (Estado de México) en mayo de 2006. Los tres se produjeron bajo diferentes mandatos del PRI, pero el último afecta a EPN en tanto él era el gobernador del Estado cuando sucedió. Sus críticos le achacan que, aunque se consideró responsable y a pesar de haber defendido la legitimidad del operativo policial, no ha tenido ningún coste político ni penal por ello.

Así, en las últimas semanas, de manera inesperada, su popularidad -que parecía mediáticamente intocable- ha descendido notablemente. Se ha trasladado a la arena pública el debate sobre su personalidad, su pasado y lo que representa una candidatura como la suya. En otras palabras, un camino que él mismo veía de rosas hacia la Presidencia se le está haciendo más largo y complicado de lo que esperaba. Son los estudiantes universitarios quienes lideran esta campaña paralela que trata de resaltar la otra cara del priismo y de su líder. Un líder que no se maneja muy bien en los espacios y declaraciones públicas. Que esto tenga o no repercusión en la jornada electoral del próximo 1 de julio aún no lo podemos saber. Si la tiene, desde luego será desfavorable para EPN. Para que así sea, el movimiento juvenil #YoSoy132, que nació en la Universidad Iberoamericana contra la manipulación informativa por la visita de EPN a dicha Universidad y los hechos que allí sucedieron, ya se ha declarado abiertamente anti Enrique Peña Nieto y dirige sus dardos contra un político que no quieren ver como presidente.

Aunque posiblemente Enrique Peña Nieto se vea ya con ese cargo, es seguro que no puede descartar una sorpresa de última hora que dé la victoria a López Obrador. Mal haría si lo diese todo por ganado y vendiese la piel del oso antes de cazarla. Las encuestas le dan una clara ventaja, el apoyo que tiene en la mayoría de los Estados también pero, como ya ocurrió en 2006, todo puede pasar. Está a un paso de ser el próximo Presidente de la República, pero tendrá que esperar a que las urnas demuestren lo que mucha gente ya da por hecho y lo que mucha otra gente prefiere no pensar.

 

* Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

  • Calendario

    • junio 2018
      L M X J V S D
      « Ago    
       123
      45678910
      11121314151617
      18192021222324
      252627282930  
  • Buscar