El prestanombres

* “El caso de Luis Miranda es especial, además de amigo personal de Peña, conoce el manejo de las cuentas y la deuda pública, pues se encargó —con Luis Videgaray Caso, a la sazón ejecutivo estrella de la empresa Protego de Pedro Aspe Armella— de renegociar la deuda mexiquense en el sexenio montielista”, explica el periodista Francisco Cruz, en el libro los Golden Boy´s, escrito por él en el 2012 y publicado en Editorial Planeta.

 

Francisco Cruz Jiménez

A Luis Miranda también se le imputó su participación en desvío de recursos, lavado de dinero y delincuencia organizada al prestar su nombre para que Arturo Montiel comprara inmuebles. Se le documentaron las 123 propiedades en el Estado de México a nombre de sus familiares. Sin embargo, el 13 de enero del 2006, la Procuraduría estatal, dirigida por Alfonso Navarrete Prida, otro de los Golden Boy’s montielistas, exoneró a Montiel, la familia de éste y al propio Miranda Nava.

La versión que Navarrete ofreció fue precisa: “José Luis Cortés Trejo, décimo quinto regidor de Tlalnepantla, presentó ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) un escrito con fecha 6 de enero del 2006, en el cual pretendió desistirse de su denuncia con el argumento de que la misma fue presentada por él, basada en notas periodísticas y a través de internet, y que no le constan los hechos materia de la investigación […] dentro del marco legal, la Procuraduría está abierta a entregar copia de la Averiguación Previa a cualquier institución legalmente competente que lo solicite y así dejar en claro que la actuación de esta dependencia, fue en todo momento apegada a derecho”.

Cortés también entregó la lista de las 123 propiedades de la familia Miranda en la PGR, donde se abrió una investigación paralela. La denuncia del entonces regidor fue desestimada por la PGJEM, que citó a Miranda a declarar. Según la Procuraduría, el investigado rechazó las imputaciones y que sus familiares fueran dueños de las propiedades mencionadas. Presentó papeles de 23 de ellas, que sí eran de su familia, de las cuales 15 estaban escrituradas antes del 16 de septiembre de 1999, cuando Luis ingresó al servicio público.

Sólo dos propiedades acreditó con su nombre, registradas en 1983 y 1991, respectivamente. Otras tres tienen registros de 2001 a 2004, pero uno de ellos, del 3 de junio del 2002, correspondía a Luis Enrique, aunque a través de un poder “que se le otorga como representante legal de una empresa, en la cual participa con 30 acciones”. Con respecto a una casa en Tonatico, “su actuación en el mismo quedó acreditada y fue como poderdante, no para sí, sino para otra persona”.

Se estableció ministerialmente que, en la relación de 123 inmuebles presentada por el denunciante, Cortés Trejo, aparecen varios registros repetidos y Miranda Nava señaló que la mayor parte de los propietarios que aparecen en la lista no son sus familiares, a pesar de llevar apellidos similares, es decir, que se trata de homónimos, concluyó la procuraduría.

Respecto a Montiel, se presentó a declarar el 11 de enero de 2006, “acompañado de su abogado, respondió al interrogatorio formulado por el agente del Ministerio Público y negó los hechos que se le imputan. Declaró trabajar desde los 13 años en actividades empresariales, manifestó haber iniciado su vida laboral con su padre, quien fue concesionario de una cervecería y de varias marcas de refrescos en Atlacomulco, haberse desempeñado como director general del primer auto-lavado de vehículos automático en la Ciudad de México, siendo aún estudiante universitario; haberse dedicado al negocio de engorda de ganado, venta de autos usados y desde 1979 como accionista de una importante firma fabricante de cocinas integrales, proveedora de grandes empresas nacionales y transnacionales, a invitación de uno de sus profesores universitarios.

”Señaló que en 1982 creó una empresa dedicada a la explotación de materiales pétreos (Calefa Construcciones S.A.) habiendo vendido su parte accionaria en 1992; que entre 1982 y 1989 se dedicó a la construcción y venta de viviendas de interés social, interés medio y residencial en Toluca y Metepec, particularmente en los fraccionamientos conocidos como Residencial Las Flores y Residencial Los Cedros, que personalmente escrituró a nombre de los compradores ante notario público; señaló que participó en la construcción del centro comercial denominado Plaza Las Américas, en conjunto con empresarios michoacanos, dedicados a la construcción de salas de exhibición de películas; en el año de 1982, se dedicó también al transporte de carga y materiales para construcción para lo cual creó, junto con otras personas, una empresa que se liquidó a la muerte de uno de los accionistas.

”En 1984 creó la empresa Desvastes y Trefilados, S.A., cuyas acciones fueron vendidas a principios de los 90; señaló haber fungido como consejero y vicepresidente de la Asociación de Industriales del Estado de México y por su vinculación con ese sector, haber sido invitado a fungir como secretario de Desarrollo Económico en la administración de Emilio Chuayfett Chemor. Textualmente manifestó que ‘todo lo anteriormente señalado me permitió consolidar un patrimonio y una sólida posición económica antes de desempeñar el alto cargo como gobernador constitucional del estado de México, como queda acreditado con toda la documentación que exhibo y con las declaraciones de manifestaciones de bienes que por alta presenté ante la Secretaría de la Contraloría del Estado de México, declaración patrimonial que, reitero, fue certificada por Notario Público’”.

Montiel aceptó “haber adquirido, a través de Luis Enrique Miranda Nava, un inmueble en Tonatico; ello debido a que Miranda tenía una mejor relación con los señores Visetti, propietarios del inmueble y pudo obtener un mejor precio, agregó que dicho inmueble fue declarado en su oportunidad en su manifestación de modificación patrimonial”.

Al final, la Procuraduría estatal determinó que, “por todos esos hechos comprobados, la Dirección General de Responsabilidades de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, encargada de la indagatoria, ha determinado la reserva de la averiguación previa, al no encontrar datos que acrediten el cuerpo del delito y la probable responsabilidad en la comisión de los delitos de peculado y enriquecimiento ilícito por parte de Arturo Montiel, su esposa Maude Versini; la señora Paula María de Jesús Yáñez Villegas y el licenciado Luis Enrique Miranda Nava, ex secretario de Finanzas y Administración del gobierno del Estado de México”.

Anuncios

El regreso del PRI

* ¿Qué podemos esperar de un presidente como Peña Nieto, cuyo lenguaje no verbal es preocupante por su personalidad lineal e inalterable? Un político que todo el tiempo está en permanente actuación para las cámaras y los flashes. Un presidente que fue hechura de Arturo Montiel, que es uno de los símbolos de la corrupción.

 

José Martínez

México. Como en los cuentos de hadas la política mexicana está llena de leyendas ficticias y es rica y abundante en personajes, pero el regreso del PRI plantea para un periodista o un escritor un problema pues este tipo de historias tiene lugar en un período indefinido. ¿Por dónde empezar? Por el PRI de Miguel Alemán, por el PRI de Salinas, por el PRI de Peña Nieto. Al final es lo mismo, volvemos al laberinto de la corrupción.

¿Qué podemos esperar de un presidente como Peña Nieto, cuyo lenguaje no verbal es preocupante por su personalidad lineal e inalterable? Un político que todo el tiempo está en permanente actuación para las cámaras y los flashes. Un presidente que fue hechura de Arturo Montiel, que es uno de los símbolos de la corrupción.

Pero ocurre que la historia del PRI no es una historia ficticia aun cuando en ella conviven personajes de la picaresca política hasta perversos y tenebrosos —tales como presidentes, gobernadores, senadores, diputados, líderes, narcos, todos ellos representados en una secuencia inverosímil de eventos, pero a diferencia de los cuentos de hadas no todos los gobiernos terminan con un final feliz. Cada partido, cada sexenio, tiene sus arquetípicos en cada historia, solo que ahora se habla del desembarco de los Golden Boy’s, una forma elegante de referirse a los bebesaurios.

Esto me remite a Rayuela la emblemática novela de Julio Cortázar donde la historia no tiene ningún orden, así en el PRI su historia comienza a integrarse con piezas desordenadas de un puzzle que no termina nunca de completarse, ya veremos cómo con el arribo de Enrique Peña Nieto al poder el orden sucesivo de esta historia no será coherente para un patrón clásico de un gobierno democrático. Al final de cuentas, como en Rayuela no importa el orden sugerido al principio, pues siempre será la misma historia, cuando nos dispongamos a leer de nueva cuenta esta historia del PRI veremos aparecer viejos y nuevos personajes igual de incoherentes, no hay forma aleatoria de explicar este crucigrama político porque en realidad el PRI como Rayuela no tiene un principio ni un fin exacto.

Ahora bien, ¿cuánto va a durar esta nueva historia? ¿70 años como la primera?

PAN y PRD, ya sabemos, son piezas fundamentales del escenario y sus cuadros políticos y dirigentes forman parte del reparto. Pero hay de personajes a personajes. Uno de ellos es Carlos Salinas de Gortari.

Con el regreso del PRI al poder, el ex presidente Salinas anda muy ocupado asesorando a gobernadores.

No hace mucho, a mediados de octubre pasado, apareció en los medios de Aguascalientes y en algunos diarios de la ciudad de México una fotografía de Carlos Salinas en medio del gobernador Carlos Lozano de la Torre y su esposa, la primera dama del estado, en palacio de Gobierno.

De acuerdo al boletín que detalló parte de ese encuentro, ambos políticos “intercambiaron puntos de vista y experiencias sobre la situación política de México y del estado, así analizaron ampliamente los perfiles de quiénes deberán ser los candidatos del PRI durante la contienda del próximo año”.

En Quintana Roo como en Veracruz, el ex presidente Salinas ha venido desempeñando un papel decisivo en los gobiernos de ambas entidades. Los gobernadores Roberto Borge y Javier Duarte son dos ejemplos claros de la relación que guardan con el ex presidente.

Salinas en buena parte de los gobiernos estatales de extracción priista ha influido en los procesos electorales comenzando por la selección de candidatos, como ocurrió en el Estado de México con Enrique Peña Nieto, él fue (Salinas) uno de los diseñadores de la proyección política de Peña Nieto.

Salinas fue y sigue siendo un factótum de poder en el PRI.

La llegada de Peña Nieto es un ejemplo fehaciente.

No es un cuento, el regreso del proyecto salinista es una realidad. Al menos tres personajes conspicuos de la cofradía del ex presidente desempeñaron un papel fundamental en el equipo de Peña Nieto.

Fuera de los reflectores, aunque no ajenos a ellos Pedro Aspe, José Córdoba Montoya y Santiago Levy, fueron tras bambalinas los apuntadores y controladores de su campaña. Los tres junto con algunos colaboradores directos de Peña Nieto han definido las estrategias para los proyectos, ahora inminentes programas en materia de política energética y política social.

“No es un mito genial”, pero Luis Videgaray que fue el coordinador general de la campaña de Peña Nieto es, más que un alumno, una especie de clown de Pedro Aspe. Y será Videgaray el hombre más poderoso en el gabinete de Peña Nieto.

Del equipo de salinistas y el visto bueno de Videgaray van a salir las propuestas de reformas a los sectores energético y educativo, lo mismo que en el renglón de ciencia y tecnología y la reforma laboral.

En materia de seguridad nacional ya se han anticipado algunos cambios, pero será crucial la trayectoria, los conocimientos y los grupos políticos y de presión a quienes pertenecen los funcionarios que serán designados en esas áreas, habrá que ver hasta dónde mete las manos el equipo salinista.

Lo que está claro es que el triunfo de Peña Nieto partió de una paciente estrategia, de al menos seis años, luego del triunfo de Felipe Calderón.

Los priistas fueron confeccionando paso a paso la proyección de Peña Nieto. La parte mediática fue fundamental y operó tanto en lo interno como en lo externo. Más que como un político o un líder con un proyecto político-ideológico, Peña Nieto fue ofrecido como un producto.

No fue fortuita la visita del ex presidente Salinas a Televisa como tampoco lo fueron los encuentros secretos entre el ex presidente y el dueño de Televisa junto con los principales directivos de esta empresa mediática. Por lo menos hay constancia de un encuentro en la sede de esa televisora que se hizo público.

Por eso no fue extraño que el ex presidente Salinas haya operado un encuentro de Emilio Azcárraga y sus principales colaboradores Bernardo Gómez, Alfonso de Angoitia y José Bastón a finales del 2007 con el entonces todavía presidente de Cuba, el comandante Fidel Castro, reunión de la dio cuenta Televisa en su noticiero estelar.

Encuentro en el que el mítico comandante le dijo a esa cuarteta en su visita a Cuba: “los envidio por lo jóvenes que son, que tienen todo el siglo este casi por delante. Yo ya mi trabajo lo hice en éste, sembré un poco de semillita”.

En mucho el ex presidente Salinas fue una pieza determinante y vital en la conexión de Peña Nieto y Televisa, ahora Salinas se apresta a cobrar los dividendos políticos toda vez que al poder pronto arribará un continuador de su proyecto transexenal, comenzando así una vez más la misma historia del PRI, el de las complicidades y del reparto del poder.

Y si no fuera así, que a Peña Nieto las fuerzas vivas se lo demanden.

 

* Periodista y escritor. Es Consejero de la Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex). Es autor del libro Carlos Slim, Los secretos del hombre más rico del mundo, y otros títulos, como Las enseñanzas del profesor. Indagación de Carlos Hank González. Lecciones de Poder, impunidad y Corrupción y La Maestra, vida y hechos del Elba Esther Gordillo.

Fin de sexenio

* Cero aparecidos, cero casos resueltos, cero sentenciados, cero cumplimiento de sus compromisos con el movimiento después de un año y medio. Este es el balance que hacen las víctimas organizadoras del MPJD del final de sexenio de Felipe Calderón. Son ceros, más que las dolorosas cifras astronómicas de 80 mil muertos, 20 mil desaparecidos y 250 mil desplazados, cifras lastimosamente enormes que casi pierden significado de lo rápido que han crecido en los últimos 6 años.

 

Marta Molina/ Otramérica

“Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos”. Con este grito se alzaron madres y familiares de desaparecidos delante de la Secretaría de Gobernación de la Ciudad de México (SEGOB) el pasado 10 de octubre. Fue una iniciativa de las madres de desaparecidos y asesinados que forman parte del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) para visibilizar a aquellos que no están ni vivos ni muertos y para los que se sigue pidiendo justicia. Es la primera de una serie de acciones de denuncia que emprenderá el MPJD en los próximos meses para pedir una rendición de cuentas al gobierno de Felipe Calderón y evidenciar la situación de emergencia nacional en la que deja el país cuando faltan menos de dos meses para que acabe su sexenio.

Las razones son más de 20 mil, una de ellas, Yahaira Guadalupe Baena López, de 19 años, que sigue desaparecida. “Mi hija fue sacada de su domicilio en el estado de Oaxaca –yo soy de Michoacán- por un comando de hombres armados. Como muchas madres nos ha tocado investigar por cuenta propia y estoy también intentando saber si el cuerpo que dijeron que encontraron es el de mi hija. Y como yo estamos miles de madres”. Es la historia de Margarita López, organizadora del MPJD- quien recuerda también que “así como nuestros hijos tienen nombre y tienen rostro, las autoridades que no han cumplido con su trabajo también tienen un rostro y tienen un nombre. Queremos que todo el mundo sepa quiénes son los que no están haciendo su trabajo y están obstruyendo la acción de la justicia para poder dar con nuestros hijos desaparecidos o esclarecer los asesinatos que ha habido, incluso, dentro del Movimiento por la Paz”.

Cero aparecidos, cero casos resueltos, cero sentenciados, cero cumplimiento de sus compromisos con el movimiento después de un año y medio. Este es el balance que hacen las víctimas organizadoras del MPJD del final de sexenio de Felipe Calderón. Son ceros, más que las dolorosas cifras astronómicas de 80 mil muertos, 20 mil desaparecidos y 250 mil desplazados, cifras lastimosamente enormes que casi pierden significado de lo rápido que han crecido en los últimos 6 años. Cifras que llevan el nombre y apellido de desaparecidos o asesinados, los nombres que sus familiares gritarán las veces que haga falta para hacerlos presentes hasta que se haga justicia.

“Estos hilos negros representan el volumen de personas desaparecidas”, cuenta Laura Valencia, artista visual y parte del grupo de arte del MPJD. Ésta es la forma que ella ha encontrado para lograr el más grande de los oximoron: visibilizar una desaparición. El pasado 10 de octubre, miembros del MPJD fueron cubiertos con cuerdas negras de los pies a la cabeza delante de la Secretaría de Gobernación -SEGOB- de la Ciudad de México. “Esta acción se trabajó a partir de una reflexión seria de un caso de desaparición que viví cerca en mi familia y que me hizo pensar en cómo entender este hueco o este vacío que deja una desaparición”. Ante la imposibilidad de contarlo o medirlo -aunque haya cifras- es difícil hacer entender lo grave que es para una familia tener un desaparecido porque no pueden llenar este hueco hasta que haya justicia”.

Las víctimas de la guerra con la que Calderón empezó su sexenio en 2006 quisieron evidenciar que el presidente de la República ha más que suspendido la tarea de gobernar México. Quieren que se vaya a sabiendas de que no cumplió nada. Quieren demostrar la omisión y la falta de voluntad política para la resolución de los casos de desaparición, y quieren que lo sepa él y todos los mexicanos.

Las razones también son más de 80 muertos, seis de ellos, de la familia de Olga Reyes Salazar, del estado de Chihuahua y que acompaña el MPJD desde sus inicios. “Me han asesinado a cuatro hermanos, un sobrino y mi cuñada; hemos vivido el intento de asesinato de dos sobrinos, un niño de tres años y la esposa de uno de mis sobrinos. Mi familia estamos desplazados y otros en el exilio”. Hoy caminó hacia la SEGOB porque “no hemos obtenido ni una sola respuesta por parte del Gobierno Federal con quien nos sentamos a dialogar en dos ocasiones y se comprometió a cumplir unos mínimos que a dos meses de que se acabe el sexenio, no se han cumplido”.

Las razones también son “cero casos resueltos”. Los llamados “Diálogos” con el Ejecutivo Federal se llevaron a cabo en dos ocasiones, una el  23 de junio y la otra el 14 de octubre del año pasado para  evidenciar la falta de voluntad de los estados en atender y solucionar los casos de las víctimas. Como comenta Malú García Andrade, “tampoco se sabe nada sobre en qué punto están los casos, si se ha avanzado, si no. Nada. Y de los que presentamos en los Diálogos ninguno se ha resuelto”.

Es más, de hecho se abrieron casos nuevos por el asesinato o la desaparición de miembros del mismo movimiento: Don Nepomuceno Moreno –quién participó en el Segundo Diálogo- fue asesinado; Eva Alarcón y Marcial Bautista desaparecieron a finales del año pasado; Pedro Leyva y Don Trino quienes también formaron parte de las Mesas de Diálogo con el Ejecutivo y que, como Don Nepo le presentaron su caso a Calderón, fueron asesinados.

“Felipe Calderón no ha cumplido. Se comprometió también a la creación de un Memorial de Víctimas que llevara todos los nombres de las personas que han sido asesinadas en nuestro país, no cumplió con la Ley General de Víctimas y creó una Procuraduría de Atención a Víctimas que no funciona”, añade Malú García.

El saldo es cero, nada. “Nos queda claro que a menos de dos meses que termine su mandato no va a resolver a lo que se comprometió hace un año, pero es importante que reconozcan públicamente que fallaron ante los compromisos que adquirieron con las familias. No cumplieron”.

Las razones también son 250 mil desplazados como ella, que a raíz del asesinato de su hermana María Alejandra García Andrade en Ciudad Juárez a los 17 años tuvo que irse de Chihuahua. “Soy defensora de derechos humanos y desde que decidí apoyar a familiares que se encontraban en mi misma situación me han amenazado de muerte, han intentando secuestrar a mis hijos e intentaron asesinar a mi mamá en dos ocasiones”.

“Ante su omisión, está nuestra presencia; ante su injusticia, están nuestras voces, nuestros actos y nuestro dolor. Les volvemos a decir: estamos más hasta la madre que nunca; estamos más decididos que nunca a darle a nuestros hijos la vida de dignidad que todos merecen”. Esta es la voz del MPJD, de los que siguen organizando desde el dolor, de los que ahora no sólo piden justicia por “sus muertos y desaparecidos” si no por los asesinados y desaparecidos de México, porque, en palabras de Olga Reyes, “sólo así se puede cambiar el país, cuando tu caso deja de ser tu caso y se convierte en todos los casos”. Palabras que recuerdan a las de María Herrera, también organizadora del MPJD que comentó en una ocasión que tiene 20 mil hijos desaparecidos y no sólo cuatro.

El pasado día 10, la señora Paz Pavón de Núñez conocía por primera vez a las madres, esposas, hijos, hijas y maridos de desaparecidos en frente de la SEGOB. Hace poco menos de un mes que su marido desapareció. La tía de Mónica, desaparecida el 14 de diciembre de 2004 mientras iba a la Universidad, vino con su hija acompañando a su hermana Adelita quien hoy también conoció a las víctimas organizadoras del MPJD.

“Las autoridades no nos dan respuesta. Queremos saber qué ha sucedido con mi hija, ¿cómo está?, ¿dónde está?, ¿qué han hecho con ella? Viva o muerta, pero una respuesta, pues para nosotros es una muerte en vida”. Son las palabras de Adelita Albarado Valdés que, desde la desaparición de su hija Mónica combina su profesión de payaso con la de madre activista social en busca de justicia.

El Movimiento por la Paz está cumpliendo gracias a Margarita, Olga, Malú, la Señora Pavón y Adelita. Sigue uniendo a las víctimas de este país y convirtiéndolas en organizadores que luchan por la paz la justicia y la dignidad. Mientras, el gobierno de Felipe Calderón pretende dejar el sexenio con los pendientes de aprobar una Ley de Víctimas, construir un Memorial digno para las víctimas de la guerra, resolver los casos a los que se comprometió en los Diálogos -incluyendo la posterior desaparición y asesinato de personas que le entregaron su caso en mano- entre muchos otros pendientes y exigencias incumplidas de las víctimas de la guerra a nivel nacional.

Esta acción del reunir a las víctimas de los desaparecidos en frente de la SEGOB fue la primera de varias que organizarán en los próximos meses con la intención última de que se entregue un informe de rendición de cuentas ante la nación de lo que hizo y no hizo el presidente que, en menos de dos meses, desaparecerá definitivamente de Los Pinos –la residencia oficial del presidente de México-.

 

* Una versión de este artículo fue publicado originalmente en inglés por Waging non Violence.

Política y crimen

* Hace dos meses, el cártel de La Familia advertía en narcomensajes que los jefes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana eran sobornados por sicarios del grupo rival, Los Caballeros Templarios, que pelean la plaza a los michoacanos. Una “limpia” generalizada de miembros de La Familia se ha efectuado los últimos meses en la capital del Estado de México, que ha derivado en la focalización de pequeñas zonas de guerra en colonias de Toluca. La entrada del ejército a la ciudad no ha servido de nada, pues apenas patrullan 200 efectivos aunque uno de los barrios que rondan es el de San Buenaventura.

 

Miguel Alvarado

Enrique Peña Nieto inició una gira por América Latina en calidad de presidente electo mexicano. Para él, quedaron atrás los días de zozobra o al menos de incomodidad que le generaron las demandas y señalamientos por fraude en las jornadas del primero de julio del 2012.

Desde Sudamérica, Peña venderá su proyecto presidencial y hará negocios para su Grupo Atlacomulco aplicando la fórmula que por cerca de 60 años les ha funcionado. Ya no está el profesor Carlos Hank pero sus enseñanzas han permanecido como cánones inamovibles del quehacer político y económico.

La maquinaria publicitaria de Peña ya se ha movido y en su primer destino, Guatemala, su visita se anunciaba hasta en los parabuses, en carteles callejeros que le dieron la bienvenida. El fenómeno mediático del nuevo presidente no alcanza, sin embargo, para soslayar la violenta realidad que vive el Estado de México, territorio que gobernó por seis años y que le sirvió de plataforma para ocupar el cargo que supuestamente ganó sin trampas, aunque con todas las de la ley.

Así, mientras Felipe Calderón cerraba su sexenio con el Grito más custodiando de su administración y quejándose de las luces láser que la “prole” le reflejaba en los ojos, al PRI le mataban al diputado local por Neza, Jaime Serrano Cedillo, apuñalado a las puertas de su casa.

Toluca. Eruviel Ávila despachó su primer Grito como pudo. Bajo la lluvia, los asistentes preferían a los Tucanes de Tijuana que al rancio ecatepense y sus protocolos gubernamentales. Luego de su primer informe, parcializado para ocultar el narcotráfico imperante en la entidad. Ávila inundó de espectaculares las calles de las principales ciudades en una estrategia de todos conocida y que augura a un candidato a la presidencia. Era domingo y el desfile transcurría sin novedades. Al final, lo mismo de siempre. La pasarela política cumplía cabalmente el rito que legitima a los gobiernos emanados de aquella revolución.

Neza. Muy de mañana el diputado priista electo por el distrito XXV, Jaime Serrano Cedillo, iba a comprar su periódico. De regreso y a las puertas de su casa un hombre lo apuñaló. Serrano no aguantó demasiado y murió en un hospital de aquella localidad. Eruviel Ávila, encargado entre otras cosas de la seguridad pública, fue el primero en condenar el homicidio a través del informal Twitter, donde expresaba en menos de 140 palabras que “he dado instrucciones al procurador @Miguel_ACN, para que investigue los hechos”. El 17 de septiembre, la primera versión sobre un asalto se instalaba en el ámbito de lo oficial, sin mayores preámbulos o indagatorias. El pasado público de Serrano decía bien poco acerca de él. Pero, ex presidente del PRI en Neza, era el segundo priista asesinado en 48 horas. El otro, también diputado local tricolor pero de Sonora, Eduardo Castro Luque, fue ultimado a balazos. Uno más fue el ex legislador panista Hernán Belden, del PAN en Nuevo León.

Siempre del lado peñista como operador político para Eruviel y para el ahora presidente de México, ayudó en las elecciones del 2011 y las federales con relativo éxito. Serrano comenzaba a destacar al menos al ocupar cargos públicos de cierto peso, como en el 2006, cuando fue destinado como coordinador de Gobierno para la Zona Nororiente del Edomex. Luego, en el 2010, fue director general de Gobierno para Chalco y Valle de Chalco Solidaridad y antes de la tierra del gobernador Ávila, Ecatepec.

Serrano negoció, en febrero del 2006, la liberación de funcionarios estatales retenidos por ejidatarios de San Salvador Atenco. Fue uno de los encargados de parlamentar con el líder del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, Ignacio del Valle, quien luego fue condenado a más de 200 años de prisión, aunque liberado hace poco tiempo.

En Neza, la tierra desde donde controlaba al PRI, Serrano encontró oposición política y pública, pues se le señalaba de controlar el Organismo de Agua, una especie de caja chica política, y de intervenir las compras públicas municipales aliado con un empresario llamado Ernesto Chaires, a través del negocio Publicidad de Impacto. Chaires fue vocero de Comunicación Social en ese municipio y se le señala por tráfico de influencias para adjudicarse elevados contratos con la alcaldía. Luego trabajó en Comunicación Social de Valle de Chalco, desde donde presionaba para concretar sus negocios.

Serrano no le era simpático a parte de la clase política de Neza, la afiliada al PRI, que criticaba su falta de liderazgo. En el 2011, justo antes de la selecciones estatales, una comisión pidió a Luis Videgaray, en ese entonces jefe de la campaña de Eruviel Ávila, que removiera al ahora fallecido del PRI en Neza. Nada sucedió. Serrano consiguió el apoyo para una curul y ganó las elecciones de la mano de sus jefes. A Serrano se le ubicaba como el siguiente aspirante a la alcaldía de Neza.

El diputado electo fue víctima del sistema que defendió por años y en el que participó como administrador desde sus encargos públicos. Es, sin embargo, parte de la estadística más negra del Estado de México, donde el número de asesinatos lo ubica en el cuarto lugar nacional, según datos del Centro de Inteligencia de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial.

Según el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, Neza es uno de los municipios más violentos del Edomex. En el 2010 se registraron oficialmente en 10 meses, 94 homicidios. El año pasado, fueron denunciados 2 mil 332 asesinatos y para este año la tasa se ubica en 3.6 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Nadie sabrá si Serrano entendía que el partido en el gobierno ha prohijado la violencia en todo el estado, pero los ejemplos son reveladores. El barrio de San Buenaventura en Toluca es muestra de cómo el crimen organizado ha tomado las calles de la ciudad. La semana del 9 al 13 de septiembre, los habitantes de aquella zona fueron despertados por una balacera que duró al menos una hora y que se desató en plena vía pública. Ninguna patrulla acudió al lugar de los hechos y menos cuando fueron hallados dos ejecutados en la calle, cuyos cuerpos llevaban escritos, con su propia sangre, las amenazas de los grupos criminales.

Hace dos meses, el cártel de La Familia advertía en narcomensajes que los jefes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana eran sobornados por sicarios del grupo rival, Los Caballeros Templarios, que pelean la plaza a los michoacanos. Una “limpia” generalizada de miembros de La Familia se ha efectuado los últimos meses en la capital del Estado de México, que ha derivado en la focalización de pequeñas zonas de guerra en colonias de Toluca. La entrada del ejército a la ciudad no ha servido de nada, pues apenas patrullan 200 efectivos aunque uno de los barrios que rondan es el de San Buenaventura.

El 17 de septiembre el ciclo de ejecuciones continuaba todavía, pero esta vez en Chalco, donde un comando atacó a patrulleros con saldo de un agente muerto y dos civiles ultimados. Los policías acudían al ministerio público a denunciar el levantón de uno de sus compañeros.

Ávila cree que el ejército podría ayudar a la policía a controlar la violencia. Lo cierto es que tardará todavía más, al menos hasta que Peña Nieto asuma la presidencia del país y, entonces sí, deba cumplir con el ritual del reacomodo sexenal que cárteles y presidentes pactan y rompe religiosamente cada administración. Desde Colombia, Enrique Peña promueve a gritos la teoría de que no pactará con el crimen organizado, retórica esperada cuando se trata de una gira internacional pero que en lo real quedará solamente en legajos de buenas intenciones, todos ellos archivados convenientemente.

  • Calendario

    • noviembre 2017
      L M X J V S D
      « Ago    
       12345
      6789101112
      13141516171819
      20212223242526
      27282930  
  • Buscar